Alto Comisionado reitera que el uso de escudos humanos en Mosul es un crimen de guerra

01 de noviembre, 2016 — La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó hoy gran preocupación por la seguridad de miles de civiles que fueron reubicados forzosamente en la ciudad iraquí de Mosul durante las últimas dos semanas por el grupo terrorista ISIS.


Según informes recabados por esa Oficina, apenas este lunes, el ISIS intentó transportar por la fuerza a 25.000 civiles de la ciudad de Hamam al-Alil hacia otras localidades cercanas a Mosul, utilizando camiones de gran porte y autobuses pequeños.

El operativo no pudo completarse debido a enfrentamientos con las fuerzas iraquíes, que detuvieron los vehículos y los forzaron a regresar, aunque algunos de esos transportes lograron avanzar hasta una localidad 15 kilómetros al norte de Mosul, indicó Ravina Shamdasanila, portavoz del Alto Comisionado en Ginebra.

“Usar a los civiles como escudos humanos es un crimen de guerra. El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional establece que tomar rehenes en un conflicto armado no internacional es un crimen de guerra, además estipula que el desplazamiento forzado de civiles por razones no relacionadas con su seguridad o por imperativos militares también constituye un crimen de guerra”, puntualizó la portavoz en una conferencia de prensa.

La oficina de la ONU urgió a las partes a asegurar el estricto respeto de las leyes internacionales, especialmente en cuanto a los principios de distinción, proporcionalidad y precaución de ataques contra civiles.

México presentó 3 mil 549 víctimas de trata en los últimos tres años

 

 

En los últimos tres años México registró 3 mil 549 víctimas de trata, únicamente 108 de los tratantes recibieron sentencia condenatoria a nivel local, y sólo 12 fueron sentenciados a nivel federal, de acuerdo a datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

 

La presidenta de la Comisión Especial de Trata de Personas, diputada Julieta Fernández Márquez (PRI), dio a conocer lo anterior al destacar que no existe relación entre cantidad de casos que se presentan y los atendidos, por lo que “no podemos hablar de cifras oficiales sobre la cantidad de víctimas en el país”.

 

En reunión de trabajo, la legisladora dijo que el presupuesto para el 2017 no prevé asignación de montos para el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral de las víctimas, por lo que se requiere asignar recursos.

 

Luego de ser aprobado el Programa Anual de Trabajo de la Comisión correspondiente al Segundo Año de Ejercicio de la actual Legislatura, Fernández Márquez resaltó que el daño moral, social y corporal que sufren las víctimas es tan grande que requieren una reparación del daño y rehabilitación integral.

 

Precisó que se necesitan más albergues que brinden una atención adecuada, por lo que pugnarán para que se asignen recursos al fondo en mención. “Sabemos que hay recortes presupuestales, pero es indispensable que escuchemos a las víctimas”, acotó.

 

El Plan de trabajo destaca que de las víctimas a nivel local, 93 por ciento son mujeres y 26 por ciento menores de edad, de estos 88 por ciento son mexicanos y sólo 8 por ciento extranjeros.

 

Agrega que las entidades federativas con mayor número de averiguaciones previas fueron Puebla, 375; Chiapas, 315; Ciudad de México, 113; Oaxaca 108; Baja California, 95 y Estado de México, 95.

 

De acuerdo a cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en su Diagnostico Nacional sobre la Situación de Trata de Personas en México de 2014, la mayor parte de las víctimas de trata son mujeres con fines de explotación sexual, se menciona en el plan de trabajo.

 

Señala que el combate contra la trata de personas no ha sido un camino sencillo, ya que antes del 2003 México no contaba con un instrumento jurídico a través del cual se pudiera atacar el fenómeno.

 

Sin embargo, refiere, el escaso número de averiguaciones previas y sentencias motivaron que en el 2012 se incorporarán reformas a la Carta Magna, mediante las cuales se facultó al Congreso de la Unión a expedir una ley general en materia de trata de personas.

 

Motivo por el que el 14 de junio de ese año se publicó la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas, a través de la cual se permitió un enfoque del fenómeno con miras a combatirlo de manera global, no sólo tipificando y penalizando el delito, sino introduciendo acciones y medidas de prevención, protección y asistencia a las víctimas, puntualiza el documento.

La situación de la comunidad intersexual de México*

Foto: Morgan Carpenter, 13o Foro Internacional de AWID.


Ciudad de México, octubre 26 de 2016..- En México y en Latinoamérica la comunidad intersexual enfrenta problemas similares a los que enfrentan personas intersexuales de otros lugares del mundo, aunque con algunas particularidades que a continuación expongo.
El protocolo médico a personas con variaciones intersexuales incluye la mutilación de genitales y éstas prácticas se justifican al ser identificadas como cirugias necesarias que tienen el objetivo de “normalizar” las formas genitales y con ello evitar problemas en las relaciones sociales. Estas cirugías alteran irreversiblemente tejidos y órganos sanos, o se extraen gónadas sin indicios de enfermedad que pueden derivar en la esterilización de las personas. Los procedimientos médicos implican que durante la niñez se lleven a cabo frecuentes revisiones de genitales en presencia de varios médicos y toma de fotografías del cuerpo o de partes de éste sin el debido consentimiento informado. También son habituales los tratamientos psicológicos que no responden a las necesidades de las personas intersexuales. No se estudian las secuelas de insensibilidad genital o infecciones recurrentes que son frecuentemente reportadas por las personas en la edad adulta. Las intervenciones médicas antes mencionadas se realizan desde que las personas acuden o son llevadas al médico, es decir, se practican en bebés de pocos meses, niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

Brújula Intersexual inició en 2013 y desde entonces se ha comenzado a abrir la discusión acerca del derecho a la integridad corporal, autonomía física y auto-determinación que deben tener las personas intersexuales en México, hemos intentado acercarnos a algunos médicos y ofrecerles información, pero generalmente encontramos que tienen poca disposición para escuchar y cuando lo hacen no están de acuerdo en que la intersexualidad en sí misma no es una patología. Son muy pocos los doctores que en realidad nos han escuchado y que ven la intersexualidad desde otro punto de vista. En Brújula Intersexual, contamos con el apoyo de uno de esos doctores, que está sensibilizado con el tema y no ve a la intersexualidad como patología, y con él canalizamos a las personas intersexuales que lo necesitan, para que reciban orientación médica con dignidad y libre de discriminación. Desafortunadamente es el único médico que nos apoya, y muchas personas intersexuales viven muy lejos, y no cuentan con los recursos para viajar y acudir a su consulta cuando lo requieren.

En México existe una evidente falta de médicos especialistas capacitados y sensibilizados que puedan ofrecer una atención digna y eficiente. Esto sucede incluso cuando las personas intersexuales adultas tienen el cuerpo intacto y no han sido sometidas a cirugías en la infancia. Sabemos de personas que al acudir con un médico por algún motivo ajeno a su variación intersexual, fueron cuestionadas acerca de su apariencia física y se les recomendaron tratamientos hormonales para “normalizar” su apariencia. Sí la atención requerida es en el área de ginecología, generalmente estos especialistas desconocen las diferencias genitales que pueden existir en los cuerpos intersexuales. Esto produce que cuando se topan con un cuerpo intersexual intacto, no saben exactamente cómo tratarlo, y no cuenten con instrumentos médicos adaptados para algunos de los cuerpos intersexuales con genitales que varian del promedio masculino o femenino. Lo que sí es muy frecuente es que aunque la consulta es por otra situación, se les recomiende o indique la realización de una cirugía genital o de tratamientos hormonales que “normalicen” su apariencia.

Estos son algunos de los testimonios que encontramos al respecto, que se han compartido en las historias de vida recabadas y publicadas en Brújula Intersexual:

“… tengo la uretra y la vagina en un mismo conducto, llamado urogenital… fui al ginecólogo y me puso anestesia general, después me enteré que introdujo en mi un aparato que se usa solo para mujeres con una vagina típica. Me desgarró, sangré mucho, durante días me dolía mucho al caminar y sentarme, sentí que había sido violado.”

“[aunque fuera por otros motivos de salud, los doctores] terminaban preguntándome cosas inapropiadas debido a sus prejuicios por mi apariencia, cosas como ¿cuál es tu preferencia sexual?, ¿cuándo te vas a decidir? (Refiriéndose a mi género) ¿Por qué no tomas hormonas femeninas o vas con un endocrinólogo?”

En México y Latinoamérica en general, la mayoría de las personas intersexuales mayores de edad que tuvieron contacto con los hospitales y recibieron un diagnóstico, tienen en sus expedientes médicos la anotación “pseudo hermafrodita femenino”, “pseudo hermafrodita masculino” o “hermafrodita verdadero”. Por lo tanto muchas personas intersexuales están familiarizadas con esos términos y no con la palabra “intersexual” por lo que al buscar información sobre su variación corporal, se encuentren con un discurso poco comprensible y patologizante. Usualmente, al buscar esos términos, la información médica refuerza el malestar asociado a las experiencias sociales adversas relacionadas con su corporalidad.

Actualmente, al igual que en otros lugares del mundo, en los centros médicos se ha adoptado la nueva nomenclatura de 2006: Trastornos del Desarrollo Sexual. Aún no me he encontrado con alguna persona intersexual en México, que use esa terminología para describir su variación intersexual, ni que la haya escuchado de sus médicos. Únicamente sé que se ha empezado a usar en México por charlas que he tenido con padres de bebés intersexuales, con estudiantes de medicina y con algunos académicos en el país.

En Brújula Intersexual, hemos tomado una postura en contra de las anteriores y nuevas nomenclaturas usadas por los médicos. El término ‘hermafroditismo’ o ‘hermafrodita’, en el pasado, fue usado como un diagnóstico médico en México – y este término aún es usado para describir a las personas intersexuales en las notas periodísticas y por algunos servidores públicos. Hermafrodita es un término inexacto, porque se presta a malentendidos, las personas suelen confundirse y pensar que se refiere a quienes tienen “dos sexos”, es decir, dos equipos completos de órganos reproductivos: uno masculino y uno femenino, lo cual es imposible en un ser humano. El término “trastornos del desarrollo sexual” o DSD (por sus siglas en inglés) es un término evidentemente patologizante porque designa como parte de una enfermedad a los rasgos intersexuales con lo cual se continúa pensando que las cirugías genitales “normalizadoras” y los tratamientos hormonales son necesarios.

Cabe destacar que en la actualidad, al igual que en otros países, algunos médicos en México han optado por decirle a los padres de bebés con cromosomas XX e Hiperplasia Suprarrenal Congénita, que nacen con características sexuales atípicas, que sus hijas no son intersexuales. Pienso que esto tiene el objetivo de que los padres no busquen en internet el término “intersexual” y no se encuentren con información producida por activistas intersexuales. El desconocimiento sobre qué es la intersexualidad, y la forma patologizante en la que los médicos le presentan esta situación a los padres, influye para que estos se angustien y tomen decisiones apresuradas, accediendo a los tratamientos que les proponen los médicos.

Al ser México un país con grandes desigualdades económicas y sociales, he encontrado casos en los que los médicos, tratan a las personas que acuden a los servicios de salud de acuerdo a su estatus social y económico. A los padres de niñxs intersexuales que tienen un estatus económico o social bajo y acuden a los servicios de salud, es común que no se les informe sobre la variación intersexual de su hijx o que la información sea parcial, o simplemente se les digan mentiras, e incluso se les realicen procedimientos quirúrgicos y otros tratamientos médicos sin informarle a los padres lo que le están realizando a su hijx exactamente. Por ese motivo, en Brújula Intersexual tenemos espacios en los que los padres pueden entrar y despejar sus dudas acerca de variaciones intersexuales específicas, en particular sobre la Hiperplasia Suprarrenal Congénita, ya que según lo que hemos podido percibir, es la variación intersexual más común en México.

Esta situación no solo ocurre con los padres de niñxs intersexuales, sino también a intersexuales en edad adulta que acuden a los servicios de salud y tienen un estatus económico o social bajo. Por ejemplo, el año pasado, una genetista en un programa de radio, en el que también participó Brújula Intersexual, habló del caso de una señora de 35 años que fue a consulta por quejarse de dolor al mantener relaciones sexuales coitales con su esposo y debido a que nunca había menstruado, por lo cual le realizaron exámenes médicos que detectaron testículos internos y cromosomas XY, un diagnóstico de Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos. Según lo que relató la genetista, esta persona vivía en una comunidad apartada y su esposo se dedicaba al campo, por lo que la genetista decidió no informarle sobre su variación intersexual porque “no lo iba a entender”. No obstante la misma genetista reconoció que la señora corría riesgos por ese desconocimiento, ya que, si llegaba a tener algún problema de salud asociado a sus testículos, obviamente podría complicarse por no saber su variación intersexual, y aun así comentó que decidió no informarle porque “se trata de gente de campo que no entenderían”. A mí me parece que lo correcto es siempre informar a la persona, no hay razones válidas para ocultar información, el trabajo del médico es explicar a la persona tantas veces como sea necesario, de una forma que haga ver su variación intersexual como lo que es, algo natural. Y que la señora decidiera a quien le compartía esa información, pero no tenían el derecho de ocultarle esto. Desafortunadamente la entrevista con esta genetista fue posterior a la entrevista que le realizaron a Brújula Intersexual y no tuvimos oportunidad de comentar nada al respecto, aunque sí lo hicimos a través de las redes sociales.

Este tipo de situaciones y de malos tratos por parte de quienes conforman la institución médica, dirigidos a personas que tienen un estatus económico o social bajo, es algo extremadamente común en México, y no solo afecta a las personas intersexuales, sino a la población en general.

Otra situación que produce el elevado índice de pobreza, es un sistema de salud deficiente al cual no todos pueden acceder. La calidad de la atención médica es desigual y muchas de las personas con corporalidades intersexuales, a diferencia de los países del norte, no han sido intervenidas en el hospital y conservan su integridad corporal. Muchas zonas del país no cuentan con hospitales y los nacimientos ocurren en las casas, en otras comunidades las clínicas son muy rudimentarias y no cuentan con los recursos necesarios, ni con médicos especialistas. Al nacer un bebé intersexual en estas circunstancias, sin un problema de salud evidente, simplemente se le manda a su casa esperando lo mejor, sin ofrecer muchas explicaciones.

Un cuerpo intersexual no intervenido, no implica automáticamente la sensación de bienestar. Las variaciones corporales despiertan la crueldad social, el desagrado y la burla. Muchas personas intersexuales pueden ser sometidas a discriminación y violencia cuando en su entorno se conoce su variación intersexual. La violencia puede surgir en su entorno familiar o con su pareja, quienes pueden obligarlos u hostigarlos para que, se sometan a intervenciones “normalizantes”. También hemos encontrado casos de discriminación en las escuelas o en los lugares de trabajo. Todo esto puede hacer que una persona intersexual que no ha sido intervenida quirúrgicamente —y que en otras circunstancias hubiera decidido conservar su cuerpo intacto con sus rasgos intersexuales— se vea obligada o presionada a someterse a intervenciones quirúrgicas irreversibles que les puedan causar problemas de salud. Es frecuente que quienes se operan bajo estas condiciones después se arrepientan debido a los problemas asociados a las intervenciones, además de que se percatan que esto no soluciona el problema del estigma, la discriminación y la violencia social. Aunque estas intervenciones están destinadas a “solucionar”, solo acarrean más conflictos y problemas a la vida de muchas personas intersexuales. Creemos que esta violencia y discriminación surge de la ignorancia, de la falta de información, y que la solución no es modificar y mutilar los cuerpos sanos, sino educar las mentes de las personas que discriminan a todo aquel que no se adecúa a las normas de género. El camino es generar una conciencia en torno a cuestiones intersexuales y a los derechos de las personas intersexuales en el contexto de la sociedad en general, en Brújula Intersexual informamos a las personas, difundir nuestros puntos de vista y terminar con un ambiente de ignorancia y desinformación.

He conocido a personas intersexuales mexicanas y de otros lugares de Latinoamérica, cuyos cuerpos no han sido intervenidos. Por estos casos sé que los rasgos corporales intersexuales y las diferencias físicas en los genitales no provocan necesariamente problemas de salud. Por ejemplo, yo nací con genitales ambiguos y los médicos me dijeron que por la forma de mis genitales era propensa a infecciones vaginales, esto por estar juntas la uretra y la vagina. La realidad es que sólo he sufrido una leve infección vaginal, eso pasó hace más de diez años y fuera de eso no he tenido ningún problema. Al consultar esto con otras personas intersexuales no intervenidas, que cuentan con una corporalidad similar a la mía, me han confirmado lo mismo: sus cuerpos intactos no les han producido ningún problema de salud. Los problemas de salud generalmente estan relacionados a desajustes metabólicos, pero de todas las personas intersexuales con las que he hablado, sólo un porcentaje realmente pequeño tiene dificultades de este tipo. Con claridad estas situaciones no están relacionadas con tener genitales intersexuales, ni con tener otras características físicas sexuales secundarias que varíen del promedio.

Conozco además a personas con rasgos intersexuales en México , que nunca han sido sometidas a cirugía o, incluso, que nunca han ido al doctor y nunca han recibido un diagnóstico y llevan vidas saludables. Muchas personas, tanto las que han sufrido cirugías como las que no, llegan a la página de Brújula Intersexual. Acercarse al proyecto les permite entrar en contacto con información que no patologiza sus cuerpos y que incluso los celebra, ganan autoestima, comienzan a darse cuenta que el problema no son sus cuerpos, sino ese ambiente de ignorancia y discriminación. Esta información hace que vean sus cuerpos de otra manera, por ejemplo, cuando llegan a tener una pareja pueden explicarle sus rasgos intersexuales de una manera no patologizante y que celebre su diferencia. Además si quieren explicar sus rasgos intersexuales a amigos o familiares, pueden superar la explicación médica y hablar de sus cuerpos como lo que son, variaciones naturales en la corporalidad humana. Estas personas toman la situación de una manera sana, no como algo “malo” sino como algo natural. Es interesante ver como construimos nuestra autoestima influenciados por las opiniones ajenas. Al darnos cuenta que el problema no es nuestro cuerpo intersexual, sino la ignorancia y desinformación generalizadas, sanamos.

Paloma, quien compartió su historia con Brújula Intersexual, y es una mujer intersexual que no fue sometida a cirugía y conserva su cuerpo intacto, comenta:

“Ahora me gusta mi cuerpo, disfruto de él, soy consciente de los potenciales que tiene, y de que puedo hacer y disfrutar cosas con mi pareja que no serían posibles si fuera solo una mujer con un cuerpo típico. Nunca volvería a pensar en cambiar el cuerpo que tengo, ahora puedo decir que prefiero tener el cuerpo intersexual con el que nací, que haber nacido con un cuerpo considerado “normal”.”

Los médicos piensan que las personas que poseen cuerpos diferentes serán seres humanos infelices y desdichados, entonces llegan a la conclusión de que con su intervención nos están haciendo un favor, que nos están regalando la llave para ser felices, incluso sexualmente. Nada puede ser más inexacto y estar más alejado de la realidad que esa manera de pensar, como escribió Gabriel J Martin, quien nació con rasgos intersexuales: “hay muchas más cosas en la sexualidad que la penetración”. Habemos personas que simplemente no encajamos en las descripciones típicas de lo que debe ser un hombre y una mujer. Sabemos que no es fácil sentir que no encajamos, pero lo que importa es que nos dejen crecer y decidir por nosotrxs mismxs. Lxs niñxs intersexuales tal vez al crecer encuentren, como yo, que no tiene nada de malo ser diferente, que la sexualidad se puede experimentar de diversas maneras. Penetración y placer no son la misma cosa, un cuerpo intersexual invita a la imaginación, a explorar nuevas posibilidades eróticas. El binarismo de género se desarma en la cama, no en los quirófanos. Y todas las personas, tengamos los cuerpos que tengamos, podemos experimentar más allá del performance típico de la relación sexual, representado y repetido una y otra vez en las pantallas de cine, en las producciones de Hollywood difundidas globalmente, en la pornografía, en las telenovelas, etcétera.

La falta de reconocimiento que implica la medicalización y la estigmatización de personas intersexuales produce traumas significativos y problemas de salud. Al igual que en casi todos los países alrededor del mundo, en México, continúa existiendo una falta de reconocimiento al sufrimiento y la injusticia causada a personas intersexuales en el pasado, principalmente de parte de la institución médica. A pesar de todas las injusticias y violaciones de derechos humanos perpetradas en contra de las personas intersexuales, no se conoce ningún caso en el que una persona haya demandado a una institución médica o a sus doctores, para obtener una indemnización por los daños causados. Esto debido en gran medida a la falta de información no patologizante que existe sobre la intersexualidad, y a la desconfianza generalizada que se tiene en el deficiente y corrupto sistema legal mexicano. No hay vías claras de acceso a la justicia para, por ejemplo, defender el derecho a la verdad y tampoco para la compensación o reparación del daño.

Sé que en Chile existió un caso en el que ‘Juan Carlos’, una persona intersexual, demandó a sus médicos y al hospital en el que le asignaron un sexo femenino y le realizaron una cirugía “feminizante” en la que le extirparon sus testículos, cirugía que era médicamente innecesaria. Producto de esta demanda, consiguió una cantidad de dinero significativa como indemnización .

En el campo jurídico encontramos que en México generalmente no se menciona a las personas intersexuales, cuando se llegan a mencionar es desde la ignorancia, y sin una previa consulta a lo que las personas intersexuales tenemos que decir. Es frecuente que cuando se realiza una mención se haga uso de la intersexualidad como una bandera política, y no para realmente ayudar a las personas intersexuales, a las que ni siquiera se toma en cuenta o se las escucha. Con ello se produce una gran desinformación, pues se ignoran los problemas que enfrentamos las personas intersexuales. He conocido que se han realizado intentos de reformas o iniciativas de ley que pretenden “dar solución” a problemas que no están relacionados con la experiencia de las personas intersexuales y que, en muchas ocasiones, más que beneficiar a la comunidad intersexual la pueden perjudicar. Los instrumentos e instituciones que trabajan para evitar la discriminación rara vez conocen las situaciones reales por las que atraviesan las personas intersexuales.

Algunas personas intersexuales no se identifican con el sexo asignado al nacer. En la mayoría de los estados de la República Mexicana, los trámites para cambio de sexo o género en los documentos oficiales son laboriosos y muy tardados. El sexo o el género no deberían ser categorías jurídicamente relevantes, sin embargo éstas continúan apareciendo en los certificados de nacimiento y los documentos de identificación oficiales. La excepción es la Ciudad de México, en donde a partir de la reforma de ley de 2014, el cambio de sexo/género ya puede solicitarse como un trámite administrativo, facilitando la situación a las personas trans* en general (tengan una corporalidad intersexual o no). Esperamos que esta medida se adopte pronto en todo el país.

Por otra parte, la mayoría de las asociaciones identificadas como LGBTI en México, creen que el principal problema de las personas intersexuales es la asignación de un género binario al nacer, y creen que la solución es agregar una tercera casilla en las actas de nacimiento e inscribir a lxs niñxs intersexuales en esta tercera categoría. En Brújula Intersexual pensamos que esa medida solo generaría discriminación hacia lxs niñxs intersexuales, al catalogarlos como pertenecientes a un “tercer género”; posiblemente, esto provocaría que padres, madres y médicos buscaran apresurar las cirugías y tratamientos hormonales “normalizadores” con la finalidad de poder inscribir a sus hijxs en uno de los dos géneros binarios.

Yo imagino una sociedad utópica en la que se elimine la casilla de “sexo” en las actas de nacimiento y otros documentos oficiales, esto evitaría muchos problemas legales a muchas personas, no solo a las personas intersexuales. Desgraciadamente, aún no vivimos en esa sociedad y un cambio así con seguridad tardaría años. Nuestra sociedad es sumamente prejuiciosa e idiosincrática y tiende a discriminar lo que no entiende o a quien es “diferente”, por ello pienso que por el momento lxs bebés intersexuales pueden asignarse como niños o niñas; eso los ayudará a no crecer señalados, a no cargar con un estigma, pero eso no significa que puedan intervenir sus cuerpos de manera irreversible. Cuando crezcan esxs niños y niñas, tendrán la oportunidad de elegir si quieren o no someterse a una intervención quirúrgica, y tendrán la capacidad de asumir el género al que quieran pertenecer.

Por último, si en algún momento se añade una tercera casilla de sexo a los documentos oficiales, pensamos que solo debe utilizarse a petición del interesado independientemente del cuerpo que posea.

*Publicado en el sitio web http://intersexday.org/es/ con motivo del 26 de octubre, día de la visibilidad intersex. Laura Inter es fundadora y administradora de Brújula Intersexual

Mexicanas, entre las más pobres de 18 países de AL: Cepal


CIMACFoto: César Martínez López

Cimacnoticias | Ciudad de México.-  Las mexicanas se encuentran entre las más pobres de 18 países de América Latina y el Caribe, ya que de 2005 al 2014 la pobreza se incrementó al pasar de 35.5 por ciento a 41.2 por ciento respectivamente, reveló el documento “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible”, presentado durante la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).

Durante la inauguración de la XIII Conferencia Regional sobre la Mujer en Montevideo, Uruguay, la cual reúne a representantes de 20 países, sociedad civil y de las Naciones Unidas para trabajar sobre la agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la secretaria general de la Cepal, Alicia Bárcena Ibarra, sostuvo que las mujeres son las más pobres de los países de América Latina.

En el documento “Autonomía de las mujeres e igualdad en la agenda de desarrollo sostenible”, México aparece entre los países con altos índices de pobreza que no pudieron disminuirla, lejos de ello se incrementó.

El documento también contempla un análisis del tiempo dedicado al trabajo remunerado y no remunerado en México, y destaca que durante 2014 las mujeres de entre 20 a 59 años de edad dedicaron 59.9 horas semanales al trabajo no remunerado (cuidado de otros y labores domésticas) mientras que los hombres dedicaron19.9 horas semanales a la misma actividad.

En el trabajo remunerado cambia la situación ya que los hombres dedicaron un total de 52.8 horas semanales en el 2014 a este trabajo y las mujeres 24.8 horas semanales, lo que significa que persisten desigualdades de oportunidades en el ámbito laboral por motivos de género y una división del trabajo no remunerado por el mismo motivo, agrega el documento.

El informe aborda la situación de 18 países de América Latina y el Caribe y advierte que una de cada tres mujeres en la región no tiene ingresos propios, y en aquellos países donde se han mejorado las políticas públicas que promueven la inclusión de las mujeres en el ámbito laboral, como el caso de Argentina, hay un “estancamiento” como resultado del “techo de cristal” (que son las limitantes sociales y políticas para el avance de las mujeres).

La Cepal informó que en estos países latinoamericanos, 28.9 por ciento de las mujeres no tiene ingresos propios, mientras que los hombres sin ingresos propios representan un 12.5 por ciento de su población.

La secretaria general de la Cepal, Alicia Bárcena Ibarra dijo que las mujeres que estudian una carrera y no encuentran trabajo remunerado, se regresan a sus hogares a dedicarse a labores domésticas no remuneradas.

Lo anterior, agregó, se refleja en la población de jóvenes de 15 a 29 años de edad que no estudian, ni trabajan y que representan 21.9 por ciento de la población en América Latina y El Caribe, de ellos 51 por ciento son mujeres.

En cuanto a salarios y ganancias indicó que existe una brecha salarial entre hombres y mujeres de 16.1 por ciento, por lo que los gobiernos deben implementar programas y políticas laborales que reduzcan la discriminación y desigualdad por motivos de género.

Por último indicó que los derechos que se buscan garantizar en la construcción de la agenda para lograr la igualdad y autonomía de las mujeres son: a una vida libre de violencia y discriminación; sexuales y reproductivos; así como los civiles, políticos, económicos y socioculturales.

A 40 años de la celebración de esta conferencia, este año se centrará en la igualdad de género, la autonomía de las mujeres y el desarrollo sostenible, temas que trabajarán los días 26, 27 y 28 de octubre.

Llaman a perfeccionar marco jurídico contra la tortura; aún existen prácticas recurrentes

 

En el foro “La tortura, práctica recurrente en México”, diputados, especialistas y defensores de derechos expresaron que a pesar de que existe la normatividad contra este delito, la ley debe perfeccionarse, pues en los hechos están involucradas autoridades, generándose una cadena de impunidad.

 

En la inauguración, la coordinadora del grupo parlamentario de Morena, diputada Rocío Nahle García, señaló que el tema de los derechos humanos es prioritario, es base y esencia de cada ciudadano, sobre todo ahora que “vivimos sometidos a una guerra y tenemos más de seis años con una violencia que ha escalado niveles inimaginables”.

 

A nivel mundial, dijo, “México tiene el primer lugar en violencia, mientras hay guerra en Medio Oriente, lo que nos dice que la situación no es nada halagadora; eso va de la mano, con la violación constante de los derechos humanos y la descomposición social”.

 

Nahle García precisó que se trabaja todos los días para reivindicar y buscar el bienestar de los mexicanos, con empleo digno, libertad y soberanía nacional que enorgullezca; este foro ayuda a tener mayor información para legislar en esta materia.

 

De ese mismo grupo parlamentario, Juan Romero Tenorio expresó que, a pesar de que hay un marco internacional que ha avanzado en la prevención y contención de esta práctica desdeñable de violación de derechos humanos y que en el sistema jurídico nacional se cuenta con una Ley Federal contra la Tortura, aún existen prácticas recurrentes.

 

Organizaciones de la sociedad civil y la visitaduría de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han dado cuenta de violaciones a los derechos humanos; urge reflexionar, analizar, revisar y proponer nuevos esquemas para atender este problema de la práctica recurrente de la tortura en México.

 

Aún está pendiente combatirlo y hacerlo visible; no es perceptible porque están involucradas autoridades en el ejercicio de sus atribuciones, lo que genera una cadena de impunidad que marca todo proceso penal si no se llega a una verdad con elementos objetivos y aplicando la justicia en cualquier asunto.

 

Romero Tenorio subrayó que prevalecen puntos por regular en la Ley General de la Tortura, aprobada por el Senado de la República y actualmente se encuentra en comisiones de la Cámara de Diputados. Se pronunció por la urgencia de dictaminar en los próximos días y en favor de que se dé una discusión abierta para subsanar las omisiones que haya.

 

Su compañera de bancada, Araceli Damián González, refirió que el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa es un “delito que lleva más de dos años sin esclarecerse” y hay un proceso en el cual varios de los implicados argumentan una cuestión de tortura.

 

El titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, de la PGR, José Guadalupe Medina Romero, refirió que en octubre del año pasado se creó la Unidad Especializada en Investigación del Delito de Tortura, con la cual se acordó establecer los parámetros con los que deberá actuar el Ministerio Público de la Federación para atender la investigación de este delito.

 

Destacó que mucho de lo encontrado son estrategias de defensa vinculadas con el crimen organizado, sobre todo porque se ha podido concentrar de manera estadística, los principales estados donde se da la denuncia del delito de tortura: Veracruz, Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León, fundamentalmente, una correlación entre elementos de delincuencia organizada y el tema de tortura.

 

Con este diseño se ha tenido la posibilidad de tener esquemas de prevención e identificación plena de lo que está vinculado con la probable comisión del delito de tortura y lo que no, pero que ha sido considerado dentro del catálogo de un delio federal; por ejemplo, abusos de autoridad y ejercicio indebido del servicio público.

 

El funcionario subrayó que es un esquema de defensa en el que no se puede criminalizar a quien defienda a una persona, independientemente de la comisión del delito que se le haya acreditado. La “tortura es un tema que debe correr de manera paralela e independiente con el delito imputado a la persona que se encuentra sujeto a proceso”.

 

El director general del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Alfredo López Martínez, calificó como desdeñable la práctica de este delito y afirmó que la tortura no debe ser aceptada ni regulada; erradicarla, advirtió, es uno de los grandes desafíos que enfrenta la defensa de los derechos humanos.

 

Puntualizó que en México existen alrededor de 5 mil lugares que albergan personas privadas de la libertad, tales como cárceles, separos de seguridad pública, instituciones psiquiátricas, centros de entrenamiento para adolescentes, estaciones migratorias, agencias del Ministerio Público, fiscalías, entre otros.

 

En nueve años del Mecanismo Nacional, se acudió a todos los estados del país y se llevaron a cabo 4 mil 546 visitas tanto iniciales como de seguimiento, con un total de 126 informes. Hay que conocer no sólo la parte reactiva de los casos de tortura que ya fueron perpetrados y dijo que Naciones Unidas, en un momento dado, viola la necesidad de ir más allá de una situación reactiva pues se avocó a establecer un instrumento preventivo.

 

José Mosqueda, secretario de Estudio y Cuenta en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), expresó que México tiene un bloque de constitucionalidad que “nos lleva a tener en cuenta que de acuerdo con el artículo primero de la Carta Magna, es un gran ordenamiento y es protector de los derechos humanos”.

 

Planteó redundar en más leyes secundarias, circulares e instrumentos internos para los operadores jurídicos y que estén en armonía con todos los marcos internacionales, a fin de tener un marco jurídico de mayor protección; sin embargo, dijo, se está obligado “desde ahora a seguirlo más allá de las leyes que vienen en camino”.

 

A partir del caso Acteal, expuso, se dan los lineamientos que obligan a las juzgadoras y juzgadores a atender violaciones a derechos humanos como la tortura. Afirmó que México tiene un sistema sistemático en este delito, pues las infracciones ocurren de manera concomitante con las detenciones arbitrarias y eso “nos coloca en un grado muy lejano de un Estado democrático y de derecho”.

 

Adrián Ramírez López, presidente de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh), aseguró que este problema no se acota de manera jurídica, pues “ya son cinco años de reformas constitucionales y no se puede delimitar”.

 

La corrupción y el tráfico de influencias son los principales problemas de la seguridad y la justicia, y los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial “perpetúan y legitiman la tortura, ya que en Ayotzinapa se atormentó para que los que sabían la verdad se callaran y replicaran una verdad a modo”.

 

Se manifestó a favor de una iniciativa contra la tortura que ponga a la persona por encima de todo, que logre tipificarla como un ilícito contra la humanidad en el Código Penal Federal y, con ello, tener todas las sanciones que establece el modelo internacional, pues son delitos que se investigan de oficio, no tienen la amnistía, asilo e inmunidad y, por lo tanto, deberán tener graves penalidades.

 

Andrés Díaz Fernández, de Fundar, Centro de Análisis e Investigación A.C, sostuvo que diversos “estados cometen tortura y desapariciones” y subrayó que la primera se ha vuelto en un método de investigación. “Aunque en nuestro marco normativo es de prohibición absoluta, pareciera que las actitudes de los juzgadores o de quienes persiguen los delitos como el Ministerio Público, la regulan”, apuntó.

 

Afirmó que “es un crimen de Estado la desaparición forzada o la ejecución extrajudicial, pero no podemos seguir manteniendo un esquema donde se pueda torturar abiertamente, no se tome con seriedad la prohibición absoluta de la tortura y no haya ningún mecanismo de prevención en general”.

 

Recalcó que la tortura no es una argucia legal, es un delito, es una violación a los derechos humanos y es una práctica que se sigue presentando en este país.

 

El defensor de Derechos Humanos, Alfonso García Castillo, señaló que en la mayoría de los estados existen quejas por tortura, por lo que se podría decir que es una “práctica generalizada”. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos reportó que entre 2006 y 2014 hubo cerca de 11 mil quejas.

 

Resaltó que “vivimos en un país donde la tortura ha sido normalizada y parece que no nos sorprende que haya miles de quejas y muchísimas recomendaciones”. Se pronunció por que se tenga un sistema de justicia confiable y garantice los derechos humanos tanto de las personas imputadas como de las víctimas de los delitos. Consideró que la nueva ley debe contemplar, por una parte, a quienes están acusados de cometer tortura, pero también los impactos de la gente que alega haber sido torturada.

 

Juan Carlos Gutiérrez Contreras, director ejecutivo de Idheas, señaló que no se requieren modificaciones normativas, porque ya se tiene un cúmulo de avances, como la Convención Americana y el Pacto de Derechos Civiles y Políticos. “Si se atendieran, darían los elementos necesarios para avanzar en la investigación adecuada de la tortura. El problema ha sido la falta de voluntad para investigar estos hechos y algunos vicios en la investigación de los temas de tortura”, explicó.

 

Consideró que un Estado democrático de derecho no puede fundamentar, bajo ninguna circunstancia, pruebas obtenidas en confesiones bajo tortura. Tampoco, “bajo ninguna circunstancia, puede favorecer a los derechos de las víctimas un proceso plagado de irregularidades o de violaciones a derechos humanos”. Enfatizó que la mejor manera de garantizar estas garantías de las víctimas, es la certeza del debido proceso en cualquier investigación.

 

Alejandro Lugo, víctima de tortura en la Ciudad de México, aseguró que del 1 de diciembre de 2012 al 1 diciembre de 2015 se detuvo a 500 personas en el contexto de protestas y manifestaciones sociales en la capital, de las cuales 400 declararon haber sido víctimas de tortura.

 

De ese total, 200 son procesados por detenciones arbitrarias, sin fundamento y con acusaciones fabricadas. Existen 34 documentos de acompañamiento; de ellos, siete han terminado en una recomendación de derechos humanos, la cual tardó entre uno y tres años, y solo tres contienen casos de tortura. “Las comisiones de derechos humanos, en muchas ocasiones, promueven y son tolerantes a la tortura”, añadió.

 

El abogado y asesor del grupo parlamentario de Morena, Luis Álvaro López Trinidad, precisó que el plazo para emitir una ley contra este delito, ya venció el pasado 10 de enero de 2016, “por lo que el Congreso se encuentra ante una gran omisión legislativa”.

 

Edith Escareño, de la Red Todos los Derechos para Todos, señaló que en los peritajes médico-psicológicos para casos de posible tortura, los exámenes se deben practicar con plena garantía y seguridad para las personas examinadas. Subrayó que la ausencia de lesiones físicas en el momento de la documentación, no significa que no haya habido tortura, y planteó que las personas examinadas desde el punto de vista clínico deben tener derecho a impugnar jurídicamente el resultado del dictamen.

 

Stephanie Erin Brewer, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, estimó necesaria una ley que deje en claro el tema de la exclusión de la prueba obtenida bajo tortura, pues de no hacerlo sería contraproducente y “muy poco servirá tipificar bien a la tortura y ordenar investigaciones si, por el otro lado, estamos enviando el mensaje de que se puede usar la tortura para generar pruebas o tener sentencias condenatorias”.

 

Lucía Chávez, integrante de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C, resaltó que de acuerdo con la PGR y desde 2006 al 2014, se presentaron más de 4 mil denuncias de tortura y solo hay 15 sentencias. “Hay impunidad, lo que quiere decir que se incentiva o se comete muy seguido; no se investiga y menos del 1 por ciento de las personas torturadas son las que acceden a la justicia. Celebramos que el Legislativo haga una ley que abone a erradicarla y prevenirla” ”.