Exigen sentencia para feminicida en Sonora


Imagen de Silvia Nuñez Esquer


Cimacnoticias | Hermosillo, (18/01/2017).- A unos días de que se conmemore el segundo aniversario luctuoso de Jessica Rosario Vega Borbón, enfermera asesinada por su esposo en el municipio de Navojoa, Sonora, ubicado al sur de la entidad, en 2015, la Procuraduría estatal subsanó las fallas, omisiones y errores en el expediente y se espera una sentencia para el feminicida.

Este 20 de enero se cumplen 2 años del feminicidio de Jessica Rosario Vega. Desde entonces sus padres, familiares, amigas y compañeras de lucha por los derechos de las mujeres, integrantes de Cobanaras (gobernadoras en lengua mayo) y de la Casa de la Mujer indígena “La Paloma”, no han dejado de insistir en que se haga justicia por su feminicidio.

La presidenta de Cobanaras, Patricia Alonso Ramírez, así como integrante de la Casa de la Mujer indígena “La Paloma” anunció que harán otras movilizaciones ciudadanas, como lo han hecho durante estos 24 meses.

Después de mucho peregrinar, fue el procurador de Sonora Rodolfo Montes de Oca quien se comprometió a revisar el expediente que había sido integrado en forma deficiente, por lo que instruyó para que se trabajara en fortalecerlo de acuerdo con la legislación y protocolo de investigación del delito de feminicidio correspondientes.

Ante la presencia de la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, Lorena Cruz Sánchez, la gobernadora del estado Claudia Pavlovich Arellano, la directora del Instituto Sonorense de la Mujer, Blanca Saldaña López, el Secretario de gobierno, Miguel Pompa, el presidente del poder judicial, Francisco Gutiérrez, entre otros, Alonso Ramírez asistió hoy a la toma de protesta del subcomité de igualdad de género de Coplades portando un cartel con el rostro de Jessica, y con la demanda de justicia.

Y es que si bien la investigación se fortaleció con las pruebas y elementos necesarios para acreditar el feminicidio, hasta la fecha el responsable no ha sido sentenciado, está recluido en prisión pero sin sentencia.

Familiares e integrantes de Cobanaras y la Casa de la Mujer Indígena, expresaron su preocupación y temor de que pueda ocurrir alguna posibilidad legal para que éste quede libre y con ello impune la agresión que perpetró no sólo contra la vida de Jessica, sino contra toda la familia que ha visto trastornada su cotidianidad.

Para Patricia Alonso el caso está estancado, ya que después de que los padres de Jessica sostuvieron reuniones con el procurador del estado, han tenido la información desde diciembre de que esa institución ya hizo su trabajo de investigación para proveer al juez de suficientes elementos para que dicten sentencia. Sin embargo, a la fecha esto no ha ocurrido.

Desde entonces las integrantes de Cobanaras y de la Casa de la Mujer Indígena “La Paloma”, ubicada en San Ignacio Cohuirimpo, municipio de Navojoa, acordaron retomar las acciones que venían realizando a partir de su asesinato.

Anunciaron que continuarán con las manifestaciones en Navojoa, cada día 25 del mes, uniéndose al día naranja y dedicándolo a la exigencia de justicia para Jessica.

De igual forma continuarán exigiendo que el feminicida sea castigado de acuerdo a la magnitud de su acto, ya que no sólo fue la privación de la vida, sino un conjunto de actos de tortura y sufrimiento a los que la sometió antes, durante y después de su muerte.

Otra de las actividades consiste en que a partir de este día en eventos públicos portarán el cartel que exhibe el rostro de Jessica Vega Borbón, con la leyenda:

“Exigimos justicia plena para Jessi ya. A 24 meses de su feminicidio. Soy Jessica Rosario Vega Borbón, fui asesinada por mi esposo el 20 de enero de 2015. Navojoa, Sonora, México, Vivas nos queremos”.

Es por ello que el día de hoy Patricia Alonso portaba el cartel para visibilizar ante los tres poderes del estado la necesidad de que haya justicia, pues considera que cada feminicidio no resuelto con su respectiva sentencia para el responsable, es un mensaje de impunidad para los hombres, lo cual constituye un permiso social para asesinar mujeres.

De igual forma, continuarán con la solicitud de reuniones con las instancias correspondientes para conocer el estatus del caso, y se retoma la movilización tanto en la cabecera municipal de Navojoa, como en los diversos lugares en donde la Casa de la Mujer Indígena tiene integrantes con el fin de difundir los derechos de las mujeres indígenas.

Informó que un abogado mediador de la Secretaría de Gobierno se acercó para proponer una reunión con un subprocurador, pero tanto la familia como sus compañeras pretenden hablar directamente con el procurador del estado.

Con quien sí pudo conversar, dijo, fue con diversas funcionarias a quienes advirtió que las acciones para prevenir la violencia contra las mujeres pueden sufrir un revés si continúa la impunidad como en el caso de Jessica. Mientras no haya justicia, los hombres tienen las manos libres para seguir maltratando y asesinando a las mujeres, lamentó.