Aumentan casos de obesidad mórbida en México

Entre la población mexicana se ven con mayor frecuencia casos de obesidad mórbida o grado 3, el mayor en la clasificación que de esta enfermedad estableció la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según la más reciente Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, publicada en 2012, la obesidad mórbida la padece el tres por ciento de la población.

Lo anterior representa una gran carga para los hospitales y servicios de salud, así como una enorme fuente de problemas para el mercado laboral y la sociedad en su conjunto”, señaló Juan Pablo Méndez Blanco, académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

La OMS fijó los tres grados de la obesidad de acuerdo con el índice de masa corporal (IMC) de los individuos, que se obtiene al dividir el peso de la persona entre el cuadrado de la talla o estatura. Se considera normal si el resultado es de 20 a 24.9; sobrepeso de 25 a 29.9; obesidad grado 1, de 30 a 34.9; obesidad grado 2, de 35 a 39.9, y obesidad grado 3 o mórbida, de 40 en adelante.

“Estos últimos son los que presentan mayores complicaciones no sólo metabólicas (se ven desde los primeros grados de obesidad), sino también locomotoras por osteoartrosis e inmovilidad, y por consiguiente, los que requieren mayor atención médica”, apuntó el también coordinador de la Unidad de Investigación en Obesidad que la FM tiene en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. 

Se han asociado muchos genes al desarrollo de esta afección, pero se ha demostrado que pocos son causales directos. Realmente no se puede hablar de una sola obesidad, sino de varias, porque es diferente una mórbida en un joven, que una grado 1 en adultos de 50 a 60 años de edad. “Son entidades patológicas diferentes. El sexo y la edad, así como el grado que alcance, determinarán los factores de riesgo, los pronósticos y la calidad y esperanza de vida”, refirió

Desde el punto de vista genético, existen tres tipos de obesidades: las primeras, son las que forman parte de un síndrome, como el de Prader-Willi o el de Laurence Moon Biedl, que aparecen como consecuencia de factores genéticos claros (la falta de un pedazo de cromosoma o de un gen, o la mutación de este último).

Las segundas, con las monogénicas, resultado de la mutación de un solo gen (de la leptina, del receptor de la leptina, o del MCR4), y las terceras, las comunes, en las que no se ha demostrado que algunos genes las causen de manera directa, pero en las que sí se han encontrado variaciones genéticas, lo que significa que, en ciertas poblaciones, gran porcentaje de obesos presenta un cambio genético que no tiene –o presenta muy poco– la gente que no lo es.

“Lo único que probablemente demuestra esto último, es que no se ha podido determinar que muchas de estas obesidades comunes no son poligénicas, es decir, no son ocasionadas por la alteración de muchos genes, sino monogénicas, pero aún no se ha encontrado su alteración específica”, comentó Méndez Blanco.

Estudios han comprobado que de 40 a 60 por ciento de los casos son secundarios a alteraciones genéticas, aunque éstas no hayan sido identificadas con precisión. Por otro lado, ello no indica que alguien tenga un gen que lo hace tener un metabolismo diferente y ser obeso. Sí hay alteraciones del metabolismo predeterminadas genéticamente que condicionan la obesidad, pero son pocas.

Lo que sucede es que el obeso no puede parar de comer, lo hace en exceso, y un gran componente de este comportamiento está determinado también genéticamente, explicó.

Así pues, mientras las personas delgadas se restringen y no ingieren alimento hasta saciar por completo su apetito, los obesos lo hacen sin parar hasta sentirse muchas veces más que satisfechos, y eso es lo que deriva en su condición.

“Lo ideal es tener un balance entre ingesta de calorías y utilización de éstas. Es como una cuenta en el banco, si meto dinero en ella y no lo saco, voy a acumularlo cada vez más, pero si lo retiro poco a poco, alcanzaré un equilibrio financiero. Así de sencillo y de complejo es este asunto, porque se dice con facilidad que hay que comer menos, pero esto se vuelve difícil para la gente”, reconoció.

Los casos han aumentado, debido, entre otras razones, a que ya es raro que en los hogares se preparen alimentos de calidad, variados, con bajo contenido energético, y que los miembros de una familia coman juntos.

“Ya no se preparan como antes porque no hay tiempo; además, en incontables ocasiones los padres comen en su sitio de trabajo y los niños lo hacen en la escuela, o más tarde. Esto es parte de lo que necesitaríamos revertir para controlar el peso de la gente. Tanto los gobiernos del mundo, como la sociedad civil, los comerciantes y la industria alimenticia deben sumar esfuerzos”, detalló.

Alarma durante el embarazo: dolor abdominal


Colima, México (TMMX).- El dolor abdominal es otra de las alarmas que durante el transcurso del embarazo puede presentarse y que significa que hay riesgo de sufrir alguna anormalidad en el transcurso del mismo.

Esta señal de alarma, explicó el ginecólogo obstetra, Jorge Bayardo Parra, se presenta como un dolor abdominal o abdomino-pélvico intermitente que generalmente se acompaña con un aumento del tono del útero, “y el paciente lo refiere como que se le pone duro el abdomen”.

Si este dolor pélvico se presenta con mayor frecuencia en el transcurso de una hora, se requiere atención inmediata, “por eso es conveniente saber identificar las contracciones normales a las que sugieren alguna complicación”.

Al respecto, el especialista explicó que se pueden considerar dentro de la normalidad las contracciones leves que podrían sentirse cuatro a ocho veces durante el día y que también retraen el abdomen y eso es normal.

“Pero si son antes de cada hora y con dolor en la cadera, con molestias y cada vez más frecuentes, ahí no debe de esperarse para dar a atención a las pacientes, porque significa que podría adelantarse el parto”.

Asimismo, explicó que la frecuencia con la que se mueve el producto también deberá ser un signo normal en el embarazo, pero no así como es acompañado de las contracciones, ya que significa que se está teniendo otro tipo de complicaciones con el embarazo.

En ese sentido, señaló que cuando se inicia el trabajo de parto, la percepción de los movimientos disminuye porque el tono del útero aumenta, pero deberá ser verificado por el especialista tratante.

 

DR. JORGE BAYARDO PARRA

GINECÓLOGO

XICOTÉNCATL NO. 8

C.P. 28500; COLONIA CENTRO

CUAUHTÉMOC, COLIMA.

TELÉFONO: (312) 32-8-10-91.

http://www.tmmx.mx/jbayardo

Profesionales de la cirugía estética investigan estados comórbidos antes de operar


Colima, México (TMMX).- Afrontar una operación de cirugía estética no siempre es fácil, ante los temores normales que suelen surgir en este tipo de ocasiones, se unen las carencias de información y la ansiedad, pero sobre todo la proliferación de charlatanes, que en lugar de otorgar un servicio para mejorar la apariencia física de una persona, la daña aún más.

Para elegir un especialista certificado, actualmente hay referencias de los médicos cirujanos en diversos portales de internet, así como la facilidad de este medio en la búsqueda de cédulas profesionales, certificaciones de especialidad y de actualización, entre otras.

Al respecto, el cirujano plástico Michael Johannes Hirsch Meillón explicó que para evitar que la población se deje engañar por charlatanes, es necesario que el paciente conozca el procedimiento oficial normativo que se debe llevar a cabo para practicar una cirugía estética.

En ese sentido, comentó que todas las personas que van a someterse a una cirugía, deben de tener una historia clínica completa, es decir, un expediente médico completo, con una evaluación y un diagnóstico.

Posteriormente, se deberán hacer los estudios preoperatorios necesarios y en pacientes mayores de 40 años, dicta la norma oficial de anestesiología, deberán practicarse estudios del corazón y pulmones.

También se debe identificar estados comórbidos. Los estados de salud del paciente que pueden agravar su padecimiento o su procedimiento quirúrgico, como lo es la obesidad, el tabaquismo, uso de medicamentos, drogas y la realización de cirugías previas.

“Si encontramos datos que de acuerdo a nuestra preparación y especialidad nos indican que es un paciente con alto riesgo de afectar su salud, ante un procedimiento estético electivo, sería una necedad hacerlo, podría hasta considerarse criminal hacerlo”.

Es por eso que se necesita que el paciente sea totalmente sincero con su médico, al exponer todo el historial clínico, ya que son de vital importancia para el médico aspectos como si consume alguna medicación o si padece de alguna enfermedad, incluso aquellas que ha padecido, sus hábitos alimenticios y forma física.

Resaltó que el consumir tabaco aumenta sustancialmente los riesgos de sufrir complicaciones tanto en la operación como en el post-operatorio, ya que actúa reduciendo la cantidad de oxígeno que llega a las células, y por tanto realizan una cicatrización sustancialmente más lenta.

Finalmente, Hirsch Meillón alentó a la población para que previo a realizarse una cirugía estética, tome en cuenta estos señalamientos, para obtener resultados óptimos, ya que a pesar de ser este un procedimiento voluntario, no se trata de operar por operar, “no es por la cuestión del dinero, porque los cirujanos que tenemos mucho trabajo no nos fijamos en eso”.

 

Dr. Michael Johannes Hirsch Meillón

Antonio Ocaso 401, interior 6

Colonia Lomas de Circunvalación.

C.P.28010

Teléfono: (312) 313-20-01

www.tmmx.mx/michaelmeillon

Embarazo psicológico, una patología infrecuente


Colima, México (TMMX).- Las pacientes que desarrollan embarazo psicológico, denominado pseudociesis en términos clínicos, ameritan manejo terapéutico profesional, además del apoyo familiar para mayor aceptación al tratamiento y preservar la salud mental.

El experto en ginecología y obstetricia, Eduardo González Valencia indicó que el embarazo psicológico es una patología que es rara y poco frecuente, afecta a mujeres con tendencias depresivas o que tengan un deseo extremo de convertirse en madres sin haberlo logrado por diversas situaciones e incluso puede producirse ante el mismo temor a quedar embarazada.

Los síntomas de embarazo se producen de manera real, por lo que la pseudociesis también es un trastorno de somatización y generalmente existen los antecedentes que son mujeres que tienen problemas para embarazarse y tienen mucho anhelo de hacerlo, a pesar de que no lo han logrado. Pueden tener problemas psicológicos, de índole familiar, problemas de aprensión, neurosis, de tipo obsesivo-compulsivo,  entre otros.

Señaló que incluso puede ser tan importantemente sugestivo, que la paciente empieza a tener incremento del volumen de su abdomen y puede llegar a referir que siente movimiento del producto, de tal forma que el único tratamiento es a través de imagenología, demostrarle a la paciente que no está embarazada.

No obstante, destacó que algunas pacientes, después de mostrarles el ultrasonido, se niegan a aceptar el hecho de que no están embarazadas, “la paciente llega a dudar del médico y puede llegar a pedir una segunda y hasta tercera opinión porque no queda completamente satisfecha del resultado que le otorgamos, de tal forma que son pacientes que generan problemas y que hasta que no consiguen esas dos o tres opiniones y todas son coincidentes es que entonces se dan por vencidas”

Del crecimiento abdominal que presentan algunas pacientes con pseudociesis, apuntó, se trata de líquido y aire, “y en el momento en que hace el ultrasonido, simplemente  se encuentra que el útero que está en dimensiones normales y que la distensión abdominal no es secundaria”.

El tratamiento en estos casos es más psicológico o terapéutico que medicinal, ya que es necesario de entrada, comprender a la paciente y el por qué de su deseo desesperado, se debe solicitar otro tipo de ayuda profesional.

 

EDUARDO GONZÁLEZ VALENCIA

CONSULTORIO CONSTITUCIÓN 2041 – 8

MÉDICA NORTE

COLONIA PUERTA DEL SOL

C.P. 28017

CITAS: 3138833

URGENCIA: 312 31 72930

http://www.tmmx.mx/evalencia

Intervención quirúrgica, la mejor opción contra obesidad clínicamente severa


Colima, México (TMMX).- La mejor opción en la actualidad para el tratamiento de la obesidad clínicamente severa y sus enfermedades asociadas como diabetes mellitus 2 es la intervención quirúrgica, aseguró Luis Eduardo Meza Sevilla, especialista en cirugía de Obesidad y Laparoendoscopía Avanzada.

Y es que según explicó el especialista, basados en investigaciones científicas los expertos han establecido guías para el tratamiento de la obesidad clínicamente severa, la cual según la norma oficial de salud, es cuando un individuo presenta un índice de masa corporal mayor a los 35 puntos y más aun cuando presenta una enfermedad asociada, como diabetes, hipertensión, trastornos de las rodillas, problemas para dormir, reflujo, ovario poliquístico.

“Si presentas cualquiera de estas enfermedades, tu mejor opción es operarte, aun todavía más si tienes un índice de masa corporal superior a los 40, pero insisto, estas guías son norteamericanas, y nosotros con ascendencia mestiza genética, con un índice de masa corporal de 32, nos enfermamos más que los zajones”.

Esta opción para el tratamiento de la obesidad clínicamente severa deberá estar acompañada por un grupo multidisciplinario para obtener los mejores resultados, e incluye las especialidades en psicología, nutrición, medicina física y rehabilitación, internista y endocrinólogo, dependiendo de las patologías asociadas.

Además, se tiene el acompañamiento de fármacos, que van desde las vitaminas básicas hasta los que auxilian en la disminución de la masa corporal, sobre todo a las personas que solo cuentan con un sobre peso pero que tienen una enfermedad asociada, “pero la obesidad clínicamente severa, el tratamiento es inminentemente quirúrgico”.

Eduardo Meza Sevilla aclaró que es por eso de la importancia de contar con el respaldo de un equipo multidisciplinario para llevar a cabo este tratamiento y no solo dejarlo con la visita a un solo médico que no tratará de manera particular esta problemática.

 
 

LUIS EDUARDO MEZA SEVILLA

PALMA ARECA 1453

COLONIA SANTA BÁRBARA

COLIMA, COL. 28017 MÉXICO

TELÉFONOS: (312) 3116017 CONSULTORIO

(312) 1071080 CELULAR

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
intellimedgroup.blogspot.mx

http://www.tmmx.mx/lmeza