¿Es difícil ser mujer? Una guía sobre depresión

 

 

Ciudad de México.  2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Pese a ser la depresión una enfermedad incapacitante, capaz de restar años de vida saludable, a la fecha continúa siendo subvalorada y, en consecuencia, subatendida. De ahí la relevancia de haber desarrollado un programa psicoeducativo integral al alcance de ciertos grupos que, al proporcionar información sobre el tema, contribuye a la prevención y favorece una mayor búsqueda de tratamiento, puesto que nacional e internacionalmente existe una subutilización de los servicios de salud mental, comentó María Asunción Lara Cantú, doctora en ciencias de la salud por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


Integrante nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), la doctora Lara Cantú refiere que la depresión afecta dos veces más a las mujeres que a los hombres. De acuerdo con estudios del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, lugar donde la especialista se desempeña como jefa de Modelos de Intervención, hasta 10 por ciento de las mujeres y cinco por ciento de los hombres en México sufre depresión. A nivel mundial este padecimiento es la cuarta causa de discapacidad pero la primera en el caso de las mujeres.


“No significa que el género femenino sea más patológico, solo que enfermamos de forma distinta. Tan solo durante la adolescencia algunas mujeres enfrentan sucesos estresantes que el hombre no, a quien desde la infancia se le cataloga de valiente, fuerte e independiente. Por lo tanto, la condición social y de género también determina esta disparidad”, explicó.

Conforme con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estado de salud de las mujeres está ligado al rol que desempeñan en la sociedad y a la posición que ocupan dentro de esta, máxime cuando viven en pobreza, cualidad que suele ser generadora de situaciones como baja autoestima, violencia doméstica, mayor exposición a enfermedades, poca posibilidad de recreación o entretenimiento, trabajo arduo con frecuencia no remunerado, falta de convivencia o socialización, etcétera, aludió la entrevistada.

 

¿Es difícil ser mujer? Una guía sobre depresión

A decir de la maestra en psicología aplicada por la Universidad de Aston, en Birmingham, Inglaterra, María Asunción Lara, en México, como en otros países de bajo y mediano ingreso, menos de 20 por ciento de quienes presentan un trastorno afectivo busca ayuda para contrarrestarlo. “Se calcula que hay quienes tardan hasta 14 años en acceder a un servicio de salud y solo 50 por ciento recibe tratamiento adecuado. Ante tal problemática, el proyecto de investigación se enfocó hacia la prevención y con base en ello se elaboró un material educativo, sensible a la condición social de mujeres con pocos ingresos y mediana escolaridad”.


El libro ¿Es difícil ser mujer? Una guía sobre depresión —del que a la fecha se han impreso más de 60 mil ejemplares— describe con caricaturas, lenguaje accesible, ameno, la fenomenología y factores de riesgo de este trastorno. Asimismo, brinda algunas estrategias de autoayuda a manera de ejercicios que sirven para identificar circunstancias capaces de influir en la detonación del padecimiento, a saber: pérdidas, duelos, desempleo, abuso sexual u hostigamiento, ideas negativas que a veces ni siquiera ocurren en la realidad, entre otras, sobre las que es preciso que las afectadas aprendan a reflexionar, indicó la especialista.

“Con la finalidad de evaluar si el volumen era claro y si las ilustraciones gustaban, se utilizó la técnica de grupos focales. Sin embargo, resultó sorprendente que las mujeres, en lugar de opinar del libro, hablaron de problemas relacionados con su pareja, sus hijos o sobre su infancia. Comentando cosas como: ‘Yo nunca había pensado que se sufre mucho estrés cuando hay que dejar a los hijos, siento culpa por dejar a mi hijo en la guardería...’. Resultado que nos condujo a diseñar una intervención que incluyera el libro para ayudarlas, factible de utilizarse en servicios de salud de primer nivel y por personas que trabajan con mujeres”.

 

La unión hace la fuerza

A través de una intermediación organizada y estructurada para prevenir la depresión o atender a quienes ya la manifiestan de manera moderada, se diseñó el manual Ayudando a mujeres con depresión, dirigido a facilitadores de grupo, a quienes se capacita previamente y cuyo principal elemento de trabajo es la obra ¿Es difícil ser mujer? Una guía sobre depresión.

“Al comprobar la importancia de los grupos en este tipo de intervención, donde las mujeres se apoyan y experimentan no estar solas porque no es extraño que muchas atraviesen por lo mismo, se organizaron sesiones cognitivo-conductuales —actualmente se imparten ocho— donde la socialización de la información, el intercambio de testimonios y la reflexión derivó en resultados muy favorables, como la reducción de síntomas depresivos o de ansiedad, somáticos, aparte del incremento o mejora de la autoestima, la cual constituye un factor esencial para prevenir o aminorar la depresión”.


La doctora María Asunción Lara Cantú aseveró que gracias a este programa psicoeducativo, las participantes afirmaron conocerse y aceptarse más, a la vez que manifestaron mejoría en su estado de ánimo y cambios en su forma de pensar que influyeron en toma de decisiones importantes como buscar empleo, seguir o no con su pareja, etcétera. Una vez que se evaluó este procedimiento a largo plazo, los síntomas depresivos no aumentaron y la autoestima se mantuvo en buen nivel, incluso a los dos años de su aplicación.

 

Traspasando la frontera

Cuando el libro ¿Es difícil ser mujer? Una guía sobre depresión comenzó a difundirse, se recibieron solicitudes de capacitación en la intervención grupal de Centros Comunitarios de Salud Mental en la Ciudad de México, de un centro de salud de primer nivel del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del Sistema de Servicios Comunitarios Integrados (Secoi) de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Ciudad de México; así como de trabajadores sociales y comunitarios, psicólogos, médicos, antropólogos, sociólogos, abogados, entre otros profesionistas capacitados en salud mental de diferentes estados del país; aparte del Sistema Nacional para del Desarrollo Integral de la Familia del Estado de México (DIFEM) y hasta de promotoras de la salud en San Diego, California, Estados Unidos, desde donde se coordinó la región sur (California, Texas, Arizona y Nuevo México), afirmó la investigadora Lara Cantú.

“La capacitación es clara, proporciona herramientas para trabajar con mujeres y permite realizar un seguimiento a fin de analizar cómo están las mujeres antes y después. Inicialmente se hacía presencial, años después fue por medio de videoconferencias y, actualmente, gracias a financiamiento de la Fundación Gonzalo Río Arronte, se imparte por Internet a personal de diversas instituciones alrededor del país y fuera de este. La capacitación en línea dura dos meses y tiene un foro para intercambiar experiencias”.

Innova mexicano cerebro-máquina que ayuda a personas a controlar dispositivos con la mente

Su fin, que a través de inteligencia artificial el desarrollo ayude a evitar la fatiga mental en pacientes con atrofia muscular

 


El concurso de innovación Technology Review Innovators, llevado a cabo por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), otorgó un reconocimiento a los 10 mejores proyectos realizados por mexicanos menores de 35 años que tuvieran potencial de tener un impacto positivo en la sociedad. Entre ellos, destaca un trabajo que tiene como finalidad mejorar la calidad de vida de personas que presentan parálisis motora, y que debido a ello no pueden moverse ni comunicarse.

El desarrollo del neurocientífico mexicano es una interfaz que mide ondas cerebrales, las procesa y traduce en el movimiento de algún dispositivo como prótesis robóticas o electrodomésticos. Además, con el objetivo de evitar fatiga mental por concentración prolongada al usar este tipo de sistemas, el software contiene inteligencia artificial, misma que con el tiempo aprende los patrones de pensamiento y automatiza sus acciones.

Christian Peñaloza, quien se desempeña como científico investigador en la Universidad de Osaka Japón, explicó que el proceso de captación de señales de electroencefalograma, es decir, de actividad cerebral, se puede realizar gracias a la colocación de electrodos en varias partes de la cabeza. De esta manera, se detectan patrones producidos por distintos pensamientos y estados mentales, como fatiga, nivel de concentración e incluso emociones.

Cabe señalar que la ubicación de electrodos al momento de colocarse en la cabeza dependerá de la actividad que se desea realizar, ya que el cerebro produce diferentes señales en cada una de sus zonas según la intención del usuario.

Asimismo, para procesar los patrones cerebrales captados por el sistema de electrodos, éstos cuentan con conexión vía inalámbrica, por la cual envían los datos recogidos del cerebro del paciente a un ordenador. Allí, gracias a un software creado por Peñaloza, se procesan y traducen los pensamientos y se envían a los dispositivos meta, que son previamente conectados a la computadora. Para poder llegar a completar la acción de encender o apagar un aparato, éste debe contar con algunos sensores que reciban la indicación y las realice.

A decir del doctor en neurociencia cognitiva aplicada a la robótica, anteriormente el proceso para completar todas las acciones provocaba en el usuario fatiga mental, ya que se requería estar concentrado por un tiempo prolongado para lograr concretar una acción. Por ello se adicionó inteligencia artificial al software, lo que le permite aprender los comandos generados previamente, clasificarlos y de esta manera predecir la acción de la persona sin necesidad de tanto esfuerzo mental.

“El tiempo de aprendizaje de la máquina depende del tipo de actividad, por ejemplo, si es una función fácil, con ocho o nueve veces de uso el sistema aprende, sin embargo, para tareas más complejas, al software puede costarle mayor tiempo, pero una vez aprendidas, el aparato puede realizar las funciones de manera automática”, subrayó el científico, quien forma parte de la Red de Talentos Mexicanos en el exterior capítulo Japón.

Por otro lado, con el objetivo de reducir costos de producción y hacer la tecnología más accesible al público, el investigador ha fundado una compañía en México llamada Mirai Innovation, en ella se trabaja en la creación de una interface cerebro-máquina que funcione con dispositivos móviles, los cuales realizarían la función de la computadora. Además, se busca realizar una banda que contenga electrodos para colocarla dentro de una gorra.

A partir de esta tecnología se busca tener más aplicaciones como evitar los accidentes automovilísticos y en fábricas utilizando el sistema para enviar una alerta al vehículo o máquina en caso de que el conductor se duerma.

Estudian factores de riesgo en cáncer de mama

 

 

Xalapa, Veracruz. 29 de noviembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Con el propósito de encaminar la investigación científica para beneficio directo de la sociedad, el Instituto de Salud Pública (ISP) de la Universidad Veracruzana (UV) desarrolla líneas de estudio orientadas a resolver problemáticas de salud en el estado. De acuerdo con esta premisa, la doctora María Teresa Álvarez Bañuelos inició un estudio que tiene por objetivo indicar los factores de riesgo que favorecen la incidencia del cáncer de mama.


La especialista en biología, Teresa Álvarez, se desempeña como profesora e investigadora del Instituto de Salud Pública de la UV, mismo que respalda su reciente investigación, denominada Factores pronósticos asociados a la supervivencia de cáncer de mama en mujeres de Veracruz. Mediante estas pesquisas, Teresa Álvarez expone los factores de riesgo que contribuyen a la aparición de cáncer de mama, además de la predisposición genética.

“El cáncer de mamá es un problema de salud pública, y actualmente figura como el tipo más frecuente diagnosticado en mujeres mexicanas. Es por ello que es importante estudiar los factores de riesgo asociados y las estrategias de prevención. Para la investigación, se tomó en cuenta la predisposición genética y los factores ambientales”, precisó Teresa Álvarez.

Los factores ambientales tomados como referencia en la investigación corresponden a condiciones reproductivas, antropométricas y de comportamiento. En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la investigadora explicó que se trata de características como consumo de alcohol, actividad física, lactancia, índice de masa corporal, entre otras.


Los recintos encargados de integrar la investigación son la Universidad Veracruzana, el Centro Estatal de Cancerología, el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología de La Habana, Cuba, y la Universidad Autónoma de Yucatán. El estudio se delimitó geográficamente a la población femenina del estado de Veracruz, particularmente mujeres con premenopausia y menopausia.

“Cuando se analizó el riesgo de cáncer de mama en las mujeres posmenopáusicas, comparado con las premenopáusicas, se observó que la obesidad y el metabolismo lipídico alterado son factores de riesgo para el cáncer de mama”, agregó la investigadora.

Una de las principales metodologías aplicadas en la investigación es el estudio de casos y control. Los resultados obtenidos arrojaron que factores como triglicéridos y colesterol elevados elevan el riesgo de padecer cáncer de mama 2.37 veces, considerando los grupos estudiados.

“La mayoría de las mujeres participantes en el estudio son amas de casa y/o trabajan en servicio doméstico, por tanto, se encuentran expuestas a sustancias como cloro y ácido muriático en su mayoría; asimismo, hay quienes trabajan en el campo y se exponen también a las sustancias mencionadas anteriormente, agregándole la exposición a pesticidas y fertilizantes; para ello, los resultados evidenciaron asociaciones para cáncer de mama”.

Derivado de la investigación, Teresa Álvarez publicó recientemente el artículo “Prognostic Factors Associated with Survival in Women with Breast Cancer from Veracruz”, en la revista especializada Journal of Cancer Science & Therapy.

La investigadora y su equipo de trabajo continúan en el estudio de los factores de riesgo asociados al cáncer de mama, por lo que expresó que se necesitan más investigaciones para comprender y caracterizar el escenario real de este grupo de pacientes en el país.

Proponen analizar efectos adversos de radiación de antenas de telefonía móvil instaladas en viviendas

 

 

La diputada Lluvia Flores Sonduk (PRD), secretaria de la Comisión de Comunicaciones, señaló que el crecimiento de la telefonía móvil ha generado una preocupación latente, a nivel mundial, sobre los efectos a la salud que conlleva el uso de estos aparatos y las estaciones base que están cada vez más cercanas a los hogares.

 

Precisó que las estaciones base son instalaciones fijas que se interconectan con los teléfonos móviles mediante ondas electromagnéticas de radiofrecuencia y las personas en las cercanías tanto de los teléfonos como de las estaciones base, están sometidas constantemente a radiaciones electromagnéticas.

 

A través de un punto de acuerdo, la legisladora destacó la importancia de que las personas conozcan con certeza si las emisiones de este tipo de radiación son un peligro para la salud, ya que es un tema poco explorado y la desinformación que existe es mucha.

 

Planteó exhortar a la Secretaría de Salud a realizar un análisis sobre los efectos a la salud que producen las ondas electromagnéticas producidas por las antenas de telefonía móvil, radio y televisión.

 

Explicó que la telefonía móvil opera bajo el principio de la red celular, la cual, en vez de utilizar un transmisor de gran potencia y amplia cobertura, subdivide ésta en áreas más pequeñas llamadas células, que tienen como elemento central a las estaciones base.

 

La legisladora refirió que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, desde su introducción en los años 80´s el crecimiento en el uso de los teléfonos móviles y sus estaciones base ha sido continuo y con una tasa de crecimiento cada vez mayor. Ejemplo de ello es China, que a pesar de tener una penetración relativamente baja, ya bordea los 150 millones de usuarios.

 

Flores Sonduk afirmó que el desconocimiento sobre el tema tiene como consecuencia que las personas se sientan atraídas sobre las ofertas de las compañías de telefonía celular, con una cantidad importante de dinero, a fin de poder colocar en los techos de sus hogares las estaciones base.

 

Por ello, dijo, resulta importante que las autoridades de salud de nuestro país se aboquen a realizar estudios e investigaciones que diluciden si este tipo de radiación tiene algún impacto en la salud de las personas.

Inteligencia artificial para la detección de enfermedades

 

 

Zacatecas, Zacatecas. 25 de noviembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- En búsqueda de la detección temprana, diagnóstico precoz y pronóstico para osteoartritis, cáncer de mama y pie diabético, un equipo multidisciplinario de especialistas del programa de Ingeniería en Comunicaciones y Electrónica de la Unidad Académica de Ingeniería Eléctrica (ICE-UAIE), en coordinación con la Escuela de Medicina Molecular, de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), trabajan en el desarrollo de biomarcadores imagenológicos para estas enfermedades crónico degenerativas, mediante el uso de inteligencia artificial (IA).


En este proyecto participan los doctores Jorge Issac Galván Tejada, Carlos Eric Galván Tejada —ambos candidatos al Sistema Nacional de Investigadores (SNI)— y José María Celaya, quien recientemente se integró a la UAZ a través del programa de Cátedras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Jorge Galván, líder del proyecto, informó que inició con este desarrollo en 2014; sin embargo, es a partir del presente año que fue financiado por el Fondo Sectorial de Investigación en Salud y Seguridad Social (SS/IMSS/ISSSTE-Conacyt).

“Lo que nosotros pretendemos es, por medio de técnicas de visión computacional, detectar biomarcadores imagenológicos que sean económicos y permitan detectar tempranamente cuando una persona presenta incipientes señales o cambios estructurales de riesgo que predisponen al desarrollo en edad temprana de alguna de estas enfermedades”, manifestó.

Modelo matemático para detección de las enfermedades

El doctor Jorge Galván, coordinador del programa en ICE, describió el proyecto como un modelo matemático que relaciona variables clínico radiológicas —mediciones sobre imágenes radiológicas específicas—, cuyos resultados pueden dar indicios y orientar en qué aspectos se requiere dirigir especial atención al paciente.

“En este caso, el modelo matemático se denomina ‘biomarcador imagenológico’, en término y lenguaje médico. El desarrollo de esta relación de variables de biomarcadores funciona como un punto de referencia de efectividad predictiva, lo que aligera la carga de trabajo del médico radiólogo, dado que es muy bajo el número de radiólogos en México que tienen la capacidad de la interpretación clínica diagnóstica de imágenes radiológicas en enfermedades como la osteoartritis. Por eso, este modelo es un auxiliar computacional que promoverá el diagnóstico y detección temprana, para el eficiente y eficaz uso de recursos sanitarios, como impacto directo en la vida de los pacientes”.

Manifestó que posterior al desarrollo e investigación del modelo matemático, se creará una aplicación móvil e-Health para smartphones, en donde se introducirán los datos clínicos del paciente y mediante IA se genere un prediagnóstico sobre el factor de riesgo del paciente.

“En el mundo hay más investigadores buscando biomarcadores, nuestra aportación y punto de diferenciación es el uso de herramientas de IA y hemos tenido muy buena aceptación en el sector médico, ya que se potencia el abordaje mediante innovación en las técnicas imagenológicas que utilizamos en estas enfermedades, así como los sistemas para la creación de diagnóstico asistido, Computer Aided Diagnosis (CAD)”.

Detección de osteoartritis por medio de rayos X

El docente investigador de la UAZ refirió que el modelo matemático en osteoartritis es donde se presenta un mayor avance dentro del proyecto. Informó que el equipo de investigadores trabaja en coordinación con el médico Rolando Espinoza, jefe de Reumatología del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).

Describió que en este caso el equipo busca por medio de la imagenología de rayos X o resonancia magnética encontrar evidencia clínico radiológica temprana, que indique el porcentaje de factor de riesgo que presentan los pacientes de desarrollar osteoartritis.

“Si bien esto no es para la detección y predicción temprana de la enfermedad, sería una herramienta útil para la identificación de factores de riesgo. Lo hacemos con imágenes radiológicas de rayos X dado que es una tecnología de uso convencional, rutinaria, económica y accesible; con esto se podrá hacer un tamizaje en la población objetivo por rango de edad de forma periódica mediante radiografía de rodilla y poder identificar factores de riesgo y cierta predisposición a la enfermedad”.


El doctor en tecnologías de la información y comunicación, con especialidad en bioinformática, por parte del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), hizo hincapié en que el equipo involucrado no está buscando la cura, pues no existe una definitiva para esta enfermedad; pero lo que sí buscan es detectar pacientes con cierta predisposición a su desarrollo y otorgarles los tratamientos oportunos y necesarios para controlar, retardar o postergar el avance de la enfermedad hacia la manifestación incapacitante, todo lo anterior mediante biomarcadores imagenológicos.

El también maestro en procesamiento de señales informó que para la primera etapa de la investigación, el equipo utilizó una base de datos estadounidense, por lo que el interés del equipo es generar una base de datos mexicana que coincida con el fenotipo y características físicas de la población objetivo para generar el biomarcador imagenológico.

“Por esta razón buscamos generar una base de datos mexicana y poder hacer un modelo de predicción de osteoartritis de y para mexicanos, pues el INR ha indicado que la enfermedad va en aumento y cada vez en edades más tempranas”.

Visión computacional para clasificación en pie diabético

Por su parte, el doctor Carlos Eric Galván Tejada refirió que el enfoque de este proyecto sobre el pie diabético se realiza en coordinación con el médico Miguel Ángel Cid Báez, docente investigador y colaborador del Laboratorio de Medicina Molecular de la UAZ, así como responsable técnico del proyecto Fondo Sectorial FOSSIS/Conacyt 2016, en vinculación con el Hospital General de Zacatecas.

En este proceso se busca desarrollar una herramienta de software móvil e imagenología, mediante la cual el profesional de la salud pueda clasificar, estatificar, diagnosticar, pronosticar y facilitar la toma de decisiones sobre el pie diabético.

“Nuestro objetivo es que a través de algoritmos de visión computacional, reconocimiento de patrones y de inteligencia artificial se detecte el perímetro, área, ubicación y demás variables de la herida de pie diabético, así como el tipo de tejido que presenta, en qué estado se encuentra y ofrecer al profesional de la salud una herramienta que emita clasificación, estratificación, diagnóstico, pronóstico y facilite la toma de decisiones. Todo esto sería a través de una fotografía simple, tomada desde un teléfono celular inteligente”.


Participación en el SPIE Medical Imaging Conference 2017

El doctor Jorge Galván indicó que durante el Verano de la Ciencia 2016, los investigadores de la UAZ trabajaron en conjunto con tres alumnos de estancia: Laura Zanella, de ingeniería en biomédica, de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP); Carlos Luna, de ingeniería bioquímica, del Instituto Tecnológico de Celaya, que forma parte del Tecnológico Nacional de México (Tecnm); Ángel Acosta, Daniel Cervantes y Fabián García, de ingeniería en mecatrónica de la UAZ.

“Durante el verano trabajamos en conjunto con estos alumnos de estancia y logramos varios avances importantes en cuanto a biomarcadores imagenológicos. Recientemente recibimos la notificación de la aceptación para publicarse en el SPIE Medical Imaging Conference, el segundo congreso más importante de imagenología médica en el mundo, que será efectuado en febrero de 2017 en Orlando, Florida, en Estados Unidos. Este es un logro muy significativo para nosotros, porque hay muy pocos alumnos de nivel licenciatura que pueden publicar en congresos de este nivel, esto es resultado del esfuerzo que ellos hicieron durante el verano”.

El docente investigador informó que el trabajo que los estudiantes enviaron al SPIE consistió en la generación de modelos multivariados basados en una medición llamada MOAKS para predecir dolor de rodilla.

“MOAKS es una medición clínica que hacen los médicos radiólogos sobre resonancia magnética, de manera automática o semiautomática. Basados en estas mediciones, los estudiantes encontraron modelos de predicción que a futuro podremos utilizar para generar los biomarcadores. Este trabajo también fue aceptado en el Encuentro Nacional de Cáncer de Mama, en México”, finalizó.