Policía gravemente herida al frustrar secuestro; “nos mandan al matadero”, se quejan


Imagen tomada del Facebook de la asociación Seguridad y Dignificación Policial de Colima.
Colima, México, Avanzada (23/03/2017).- Un intento de secuestro ocurrido la tarde de este jueves en el municipio conurbado de Villa de Álvarez provocó una persecución policiaca que culminó en una de las principales avenidas de la ciudad de Colima, con un saldo de tres personas heridas: dos policías y un presunto delincuente.
De acuerdo con versiones preliminares, entre los lesionados se encuentran una mujer integrante de la Policía Estatal, quien debido a la gravedad de las heridas se encuentra en riesgo de morir, y un agente de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que habría sido declarado fuera de peligro, en tanto que se desconoce el estado de salud del detenido.
Los sucesos ocurrieron luego de que un grupo armado privó de la libertad a una persona en la avenida Benito Juárez de Villa de Álvarez, que fue rescatada después de un operativo en el hubo varios enfrentamientos a balazos entre elementos de corporaciones de seguridad y los captores, en un recorrido que los llevó hasta el jardín de San Francisco y las calles aledañas a la Normal de Maestros, en esta capital.
Hasta esta noche, las autoridades no habían difundido información oficial al respecto, pero la asociación Seguridad y Dignificación Policial de Colima denunció, a través de su espacio en la red social Facebook, que por las condiciones en que trabajan los policías el gobierno estatal los “está mandando al matadero”.
En menos de cinco meses han sido asesinados nueve policías de corporaciones estatales y algunos más han resultado heridos, por lo que en enero pasado surgió públicamente esta agrupación, presidida por el policía estatal Juan Nazario Alfaro Palacios, con demandas de mejoramiento de equipo y de las condiciones laborales de los elementos de seguridad.
En el texto de hoy, la organización le reprochó al gobernador, José Ignacio Peralta Sánchez:
“¿Está consciente que por no dignificar el trabajo de los y las policías está entregándole a la delincuencia organizada el estado que lo vio nacer? (…) Señor Gobernador, cada policía caído en el cumplimiento de su deber será una mancha en su gobierno y una deshonra en su vida.”
Añadió: “Nuestra valiente compañera, quien hoy se debate entre la vida y la muerte, no dudó en defender el lugar que tanto ama e hizo frente a delincuentes que la superaban en armamento. Que su valor le sirva de ejemplo y lo avergüence frente a la gente del estado que representa. Seremos claros, ¡lo hacemos responsable de su vida!”
No obstante, el grupo Seguridad y Dignificación Policial de Colima reafirmó que los elementos de las corporaciones no permitirán que la delincuencia haga daño a ningún ciudadano o policía, “aunque nos superen en todos los aspectos… aunque, literal, nos manden a la guerra sin fusil”.