Vislumbres

Nota Previa

Aprovechando “la tregua de Navidad”, quiero comentar un poco acerca de dos acontecimientos históricos que, independientemente de su trascendencia (pues uno es mundial y otro local), le pueden interesar a muchos paisanos. Y comenzaré con el más antiguo y universal, que alude al primer intento para matar a Jesús:
LA MATANZA DE LOS INOCENTES.
La dinastía de Herodes el Grande, está históricamente vinculada con el nacimiento, la vida y la muerte de Jesús. Puesto que todo ello ocurrió mientras gobernaron la región del Jordán Herodes y sus descendientes.
Traigo estos datos a colación porque cada 28 de diciembre se conmemora (al menos entre los cristianos católicos), la muerte de los llamados “Santos Inocentes”. Misma que según la dos veces milenaria tradición, habría sido propiciada por el primero de los Herodes, nacido en Palestina hacia el año 73 a. C. y muerto el año 4 d. C.
Establecido como procurador de Judea por Julio César en el año 47 a. C. y reconocido como rey de la región por el Senado romano en el año 39, Herodes el Grande no había sido un rey cualquiera, pues había tenido vínculos con Cleopatra, reina de Egipto, Marco Antonio y Octavio Augusto, quien lo ratificó en el trono en el año 31. Como rey obediente a los dictados romanos era, sin embargo, considerado como traidor ante la nación judía, no obstante que entre sus obras notables había dado inicio a la reconstrucción del templo de Jerusalén, máximo centro de culto de aquel pueblo.
Según lo refieren los Evangelios de Lucas y Mateo, fue precisamente en tiempos de Octavio Augusto y el primer Herodes cuando, acatando un edicto del emperador romano, María y José concurrieron a Belén para ser empadronados. Habiendo sido allí mismo donde nació su hijo y a donde, siguiendo una señal celeste, habrían concurrido los famosos “tres magos de oriente” (a quienes algunos consideran eminentes astrólogos mesopotámicos), para rendir honores al niño que había nacido y que las Escrituras habían largamente anunciado.
De conformidad con el Evangelio de Mateo, los magos se presentaron en primera instancia ante el rey Herodes, tanto para notificarle que el niño de las profecías había nacido en su tierra, como para pedirle el permiso de visitarlo. Dice Mateo que “en oyendo” toda esa información “el rey Herodes se turbó y con él toda Jerusalén”, por lo que convocó a todos los sabios, escribas y sumos sacerdotes del judaísmo para que le dijeran en qué sitio preciso decían las Escrituras que habría de nacer aquel niño, contestándole éstos que, como lo había anunciado el profeta Miqueas, sería en Belén. Por lo que, temiendo que todo aquello fuera cierto y que las profecías se cumplieran en el sentido de que aquel pequeñito habría de convertirse en un “rey poderoso”, capaz por ende de quitarle el torno, hipócritamente les pidió a los magos que fueran a Belén a informarse “bien sobre el niño” y le vinieran a avisar cuando lo encontraran “para ir también yo a adorarle”.
Engañados por la amabilidad de Herodes los magos fueron a Belén, vieron al niño, lo reconocieron como producto de un embarazo milagroso, le rindieron respeto y le dejaron regalos pero, luego, advertidos según La Biblia “en sueños”, de la verdadera intención de Herodes, decidieron no informarle y “se retiraron a su país por otro camino”.
Lo que pudiera ser la parte más importante de esta narración evangélica es que a partir de ese momento se inicia un extraño vínculo entre Herodes, sus hijos, el propio Jesús y sus apóstoles, convirtiéndose los unos en perseguidores y otros en perseguidos. Tal y como si, muy al margen de unos y otros, incluido el propio Jesús, alguien atrás y antes que ellos hubiese escrito una trama en la que todos habrían de ser actores involuntarios.
La tradición afirma que Herodes montó en cólera al enterarse de que había sido burlado por los magos pero que, en vez de perseguirlos o mandarlos aprehender, ordenó la desaparición del niño, a quien veía como su futuro competidor por el trono. Y que, al no hallarlo, y sin saber que él había sido sacado de Belén por su padre (José), yéndose con rumbo a Egipto, Herodes mandó sacrificar a todos los niños del poblado que tuviesen dos años y menos, para asegurarse de que la amenaza sobre su poderío acabara de una buena vez.
En el anuncio, por otra parte, que se le había dado a José, iba implícito el cumplimiento de otra de las profecías, en este caso de Oseas, el cual había escrito: “De Egipto llamé a mi hijo”. Cosa que se habría cumplido sin José saberlo cuando, igualmente “el Señor se le apareció en sueños y le dijo: ‘Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; allí estarás hasta que te avise. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle”.
Como Herodes murió finalmente en el año cuatro, bien podemos suponer que muy poco tiempo después ocurrió el regreso de María, José y el niño hasta Judea, pero al enterarse José que Arquéalo reinaba “en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí y... se retiró a la región de Galilea, y fue a vivir a una ciudad llamada Nazaret”, con lo que, todavía según San Mateo, pudo cumplirse otra profecía que anunciaba que el Mesías “será llamado Nazareno”.
Concluyo con esto el origen de “La Matanza de los Inocentes”, pero quiero resaltar que esta historia evidentemente no terminó allí, y que fue durante el reinado del segundo Herodes (Herodes Antipas), cuando ocurrió la crucifixión de Cristo.
Y ahora me referiré al tema local:
LA VIDA Y LA MUERTE DE DON FILOMENO BRAVO
Nuestros posibles lectores se preguntarán, tal vez, quién fue este señor y por qué nos referimos a él hoy… Para disipar esas dudas déjenme decirles que don Filomeno Bravo fue el único gobernador de Colima al que le tocó tener enfrente tanto a don Benito Juárez como a Maximiliano de Austria, en dos momentos que para él y nuestro país fueron trascendentales. Pero que fue arteramente fusilado un día de finales diciembre de 1878.
Nacido en la pequeña ciudad de Colima el 5 de julio de 1839, todo parece indicar que fue uno de los muchos jóvenes colimenses que el General José Silverio Núñez reclutó a principios de 1858, para irse a Guadalajara, a formar parte de lo que no tardaría en ser el ejército que apoyaría al futuro presidente Juárez. Pero que ya estando Filomeno en esa ciudad, al reorganizarse el ejército que se conformó con los hombres que asimismo aportaron los gobernadores de Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes y Zacatecas, el joven colimense fue adscrito a un destacamento que se quedó en dicha ciudad, bajo el mando de un coronel que dos meses después se opuso a don Benito, quedando, por ende, marchando también en contra del prócer.
La primera y más importante participación histórica que tuvo el joven teniente Filomeno Bravo, se suscitó la mañana del 13 de marzo de 1858, cuando una fracción de la oficialidad que momentáneamente estaba en Guadalajara se negó a reconocer a Juárez como presidente de la república y decidió tomarlo preso, enviando para esos efectos, al dicho teniente Bravo para que, al mando de un grupo de aproximadamente 20 soldados, se presentara en el despacho que el oaxaqueño tenía en el Palacio de Gobierno, y lo capturara vivo o muerto.
Habiendo sido aquel el momento en el que, ya con ese batallón apuntándole al pecho del presidente, don Guillermo Prieto se interpuso entre él y los fusiles, arengó a los soldados y supuestamente les gritó: “¡Los valientes no asesinan!” Convenciendo a Bravo, para bajar sus armas y no perpetrar el crimen que estuvo a punto de cometer.
Dicen esas mismas fuentes que, agradecido por aquel gesto, don Benito en persona le entregó al teniente Bravo una de sus tarjetas de presentación con la frase “Reciprocidad en la vida”, que rubricó. Frase y tarjeta que unos meses después le sirvieron al joven militar colimense para salvar ahora él su vida, en una ocasión que por el rumbo de Zacatecas fue capturado por un general republicano.
Más tarde, ya cuando estaban Carlota y Maximiliano ocupando la residencia de Chapultepec, Bravo, no sabemos cómo, empezó a formar parte del cuerpo militar que los cuidaba, hasta que un día formó parte del grupo selecto que se constituyó en la escolta de la emperatriz.
Por el retrato que de don Filomeno Existe en Salón de los Gobernadores del Palacio de Gobierno de Colima, podemos inferir que este intrépido paisano debió de ser muy guapo en su juventud y que, entre otros detalles, tal vez fue por eso que fue incorporado a la escolta imperial. Teniendo tiempo él de darse cuenta que doña Carlota y don Maximiliano dormían en habitaciones separadas.
Nos es imposible saber qué fue lo que ocurrió en el ánimo de aquel joven y guapo militar colimote durante los días, semanas o meses que estuvo al pendiente de la bella Carlota, pero sí nos es posible imaginar que, tal vez por sentirse sola, ella comenzó a fijar más su mirada en algunos de aquellos gallardos mexicanos puestos a sus órdenes, llegando a entusiasmar tanto al joven colimense que, según se sabe también, un día se atrevió a ser galante con ella, pero en vez de recibir, como se decía, “sus favores”, acabó siendo transferido a otro cuerpo militar, frustrando sus sueños de convertirse en amante de la emperatriz.
Algún tiempo después, muerto Maximiliano y vuelto don Benito a Palacio Nacional, Bravo regresó a Colima ya como capitán. Se levantó después en armas (1871) en contra de don Benito y a favor de Porfirio Díaz, con el Plan de Tuxtepec; se convirtió en diputado en 1873 y en gobernador, primero interino, a partir del 15 de diciembre de ese mismo año, y luego en constitucional o electo, a partir del 16 de septiembre de 1875. Pero sus enemigos comenzaron a intrigar en su contra y, aprovechando una visita que don Porfirio hizo a Guadalajara, se presentaron con él llevándole algunos documentos presuntamente inculpatorios y un pliego firmado por un montón de paisanos disconformes, y aquél decidió relevarlo del mando, enviando en su lugar al Gral. Doroteo López, quien no gobernaba muy a gusto que digamos, porque don Filomeno tenía ya para entonces una gran popularidad entre sus paisanos.
Las intrigas siguieron su curso y, tras unos hechos sangrientos ocurridos en las elecciones de 1878, acusaron a Bravo de ser su instigador, y el general López lo mandó tomar preso. Dándole por cárcel una casona que había por la calle Hidalgo, a donde la madrugada del 15 de diciembre de ese mismo año, llegaron a rescatarlo algunos de sus simpatizantes armados, matando a los vigilantes.
Huyeron todos ellos a continuación, hacia el rumbo de Coquimatlán, donde anduvieron recolectando víveres e invitando algunos amigos a participar, para alzarse después en contra del gobierno, pero el general López mandó a un batallón a buscarlos, se toparon alguna vez por los rumbos del Agua Zarca, pero se vieron obligados a huir por La Sidra hasta trastumbar los cerros que hoy forman parte de los límites entre Coquimatlán y Minatitlán, siempre acosados por sus perseguidores, quienes les dieron alcance mientras reposaban en unas lomas cercanas a la ranchería de El Agua Fría, donde precisamente el 25 de diciembre de ese año, trabaron el último de los combates.
Don Filomeno, en su larga vida de militar, se había expuesto muchísimas veces a los cambios climáticos de los diferentes lugares en donde había combatido, y ya para entonces padecía fuertes dolores de piernas por el reumatismo y viejas heridas. Siendo eso lo que, viéndose ya casi derrotados en el combate, le llevó a decir a sus amigos que se fueran y lo dejaran allí, porque simplemente ya no podía cabalgar, debido a los fuertes dolores que lo aquejaban.
Con tristeza, pero con realismo, así sucedió y dejaron a don Filomeno sentado en alguna parte de esa selvática zona, hallándolo posteriormente sus perseguidores, a los que pienso que debió de haber disparado porque cuando lo capturaron, ya solo, en vez de llevárselo preso a Colima, lo fusilaron allí mismo, dejando expuesto su cuerpo a los zopilotes.
Hay viejas versiones transmitidas de voz en voz, en el sentido de que algunos rancheros del rumbo se compadecieron del cuerpo de aquel hombre y, aun sin saber quien era, le dieron sepultura en lo más alto de una lomita, a donde un día, por cierto, me tocó ir con la guía de Efraín Naranjo.
Forzado, sin embargo, el gobernador, por la gente crispada de Colima, se sabe que mandó exhumar el cadáver y traerlo a sepultar a la ciudad, en donde lo enterraron el día 29, en el cementerio municipal que había entonces por el rumbo de El Moralete. Hace exactamente 139 años.

 

 

Con los ojos en la cara

Hoy, muy a mi pesar, salimos mi esposa y yo casi a las 9 de la mañana, sábado, después de una desvelada tan absurda como innecesaria. Destino, una tienda departamental. Como nos fuimos temprano tuvimos que esperar a que abrieran la tienda de elección. Objetivo: comprar el regalo para un niño que cumplía años. Pasó una hora y nosotros pasamos a la enorme tienda que además, estaba de moda. Ya una vez adentro observamos la enorme variedad de artículos, expuestos para que nuestros ojos se abrieran a todo lo que daban, a riesgo de que se salieran de su órbita. Resultado, en ocasiones se nos despierta el apetito por el consumo. Sin embargo, aclaro, nosotros fuimos sólo a comprar un regalo y a pagar un abono a punto de vencerse gracias a una deuda contraída conscientemente por una compra que hice a 18 meses sin intereses. Con seguridad, el día de la adquisición pensé: "de que otra manera puede uno hacerse de cosas que se necesitan y también de cosas que no se necesitan". Eso decimos todos lo que compramos a crédito y que todo el tiempo estamos encharcados. Ese día, haciendo conciencia revolucionaria, no compré nada y eso ya fue ganancia. Mi esposa pagó el regalo.
Después de las dos de la tarde, nos fuimos a la fiesta que se celebraría en un agradable local que está ubicado frente a la llamada “zona mágica” que está entre Comala, también mágico y Suchitlán. Ya en el lugar de los hechos y con el regalo en mano y sonrientes, buscamos a los anfitriones y cuando los encontramos iban acompañados del cumpleañero y entonces exclamamos: “oigan, pero que grande está, la última vez que lo vimos estaba chiquininito”. Ellos, complacidos contestaron: "sí, parece que los abonan". Una vez concluido el cariñoso ritual, buscamos una mesa no sin antes echar una ojeada disimulada a los demás invitados. Una vez sentados, llegaron los meseros con un platón de frituras: cacahuates, habas, churritos, chicharrones de cerdo y de harina. El panorama era poco menos que excelso. Después de eso, llegaron la jícama y el pepino. Minutos más tarde, el limón, la cebolla y la salsa. Ya se lo habrán imaginado, detrasito llegaron los platos de pozole seco. Hecha la preparación correspondiente, dimos cuenta de ese manjar y hasta me pareció están en el banquete mesiánico a la más pura usanza colimota. Habíamos entre los comensales una buena cantidad de personas, que a fuerza de comer sin misericordia cargábamos ya con un evidente sobrepeso. Para ya no hacer tan largo el cuento, después del pozole hubo quienes arremangaron uno o dos hot-dogs acompañados de un exquisito refresco de color negro. Pozole sin refresco negro no es pozole escuché antier.
En la tienda departamental, como dije al principio no caí en la tentación pero en la fiesta…… claro que caí. Después de un tiempo prudente de tregua, llegaron las chocobananas, las chocofresas, las paletas, los bombones. A partir de ese momento, no sé si disfruté o padecí la pasarela de gorditas y gorditos irredentos, implacables y sin un dejo de arrepentimiento. Esto no sucede todos los días. Entre nosotros los mexicanos, los colimotes, los comaltecos, una fiesta sin comida no tiene sentido. Los velorios tampoco.
Pasas por la calle y sientes el ataque del aroma a sabrosos tacos de adobada, carnaza, cabeza tripitas, chorizo, labio; las quesadillas adornadas con cebolla, cilantro, rabanitos, lechuga y las salsas de tomate, aguacate, a la mexicana. Mas delante, las cenadurías y en ellas, otra vez el pozole, los sopes gordos, las tostadas de lomo, pata y costilla; los tamales, los tacos dorados y las flautas de papa o panela, las enchiladas y entonces aquello se convierte en gozo, en disfrute, en paladeo y en darle gusto al cuerpo y “que se note que no hay pobreza”. Si la pobreza se nos atraviesa también nos la cenamos. En el mismo camino, están los mariscos, las pizzerías, la comida china, la japonesa, y las carnitas al estilo Michoacán. El menudo se cuece aparte al igual que la pepena. Ahora, hay tacos tuxpeños en cada esquina y cada media cuadra. Todo esto es poco, si tomamos en cuenta la birria, la barbacoa, los frijoles puercos, los frijoles charros, el queso seco rociando los chilaquiles, la crema, el jocoque, la rebanadita de panela. Ya como estocada final, las carnes frías, las tortas, los huevos en combinaciones certeras y certificadas. Ahora, ya cerca la navidad habrá para todos los gustos. La lista de cenas sería interminable y luego los recalentados…
Lo gacho de todo esto, lo deprimente es que luego del año nuevo y las posadas vienen los reyes para rematar con la Candelaria y empezar a ver que va a pasar con la cuaresma. Pero ahora, ya pasada la avalancha, vas con la nutrióloga o el nutriólogo y de teja ir una dieta criminal y grosera que sientes que te mata para que vivas. Entristece y da pena reconocer que no hay nada mejor que la comida sana. Deberás la chingan.
Realmente fue poco lo que se pudo mencionar de la gastronomía mexicana porque debo confesar que no sé qué es lo que los ricos comen en estas fechas y en otras porque debe ser de pechuga de ángel para arriba.
Felices fiestas de navidad y de año nuevo. Ah se me olvidaba decir que en la fiesta infantil a la que asistimos al final nos compartieron una generosa rebanada de pastel. Como dijo mi suegra: ”para que rechice” O como dijo doña Luz una ilustre tepamense, ”hay que comer hasta quedar bien butagos”. Buen provecho.

Indira Vizcaíno y El Castillo de la Pureza

El presente se inspira en una entrevista que describe un “ejemplar” estilo de hacer política.
En el período de transición por el que pasamos, el compromiso político, nos lleva a referir al pragmatismo, palabra que encubre en bastantes casos el oportunismo sin principios, la resignación ante la quiebra que se juzga inevitable de valores ajenos a la práctica ordinaria, o la indiferencia ante lo que rebasa a lo común y placentero.
El pragmatismo equivale a seguir el camino más fácil para vivir mejor o con menos preocupaciones. En una sociedad que invita a eludir el esfuerzo y cultivar lo trivial, que despoja a la política de ideales superiores, es añadir error sobre error y flaqueza sobre flaqueza.
Únicamente un pueblo que cultiva la imaginación, y con frecuencia el idealismo, sabe poner límites a la noción divulgada de lo pragmático. De este modo, cuando toca sufrir con entusiasmo en crisis bélicas o económicas, por defender la integridad nacional o los principios democráticos, se hace altivamente sin que la toxina haya malogrado las respuestas oportunas respecto de ideales superiores.
Es incuestionable que tenemos que, ir quitando de nuestra enseñanza política, y también de nuestra propaganda política, la idea de que hemos de apegarnos a lo más útil, inmediato y agradable, dejando para después u olvidándonos de que hay realidades que no son inmediatamente útiles ni placenteras, que no pueden darse de lado o rechazarse.
El desencanto político del que tanto se habla está condicionado, por la idea, que han extendido quienes debían haber tenido cuidado de no salirse de los límites adecuados, de que los políticos son unos pragmáticos que van a lo suyo y que la política no pasa de ser el arte de sobrevivir, medrar y seducir.
Si la política fuera esto, nunca lograríamos la normalidad democrática ni el aprecio de nuestros conciudadanos. Y por otra, que el pragmatismo es la muerte del entusiasmo, y si a la política se la desposee de entusiasmo, se desposee de sustancia y de futuro.
Nadie que sea pragmático en el sentido que la expresión está adquiriendo en boca de todos, es propiamente ni, ciudadano, ni demócrata. (El País)
Va la entrevista. La Mejor FM Noticias. Red Ciudadana “Indira Vizcaíno y el Castillo de La Pureza” con Miguel Ángel Chávez Valencia entrevista Max Cortés 14/11/17. Max Cortés Press (Max) Vamos con cosas interesantes y es que, déjeme decirle que parte del trabajo que se está desarrollando actualmente en el análisis, nos llega a la mente muchas cosas, una de ellas principal, es lo que está ocurriendo, hay un caso muy específico, muy concreto que, se le ha dado seguimiento, que se da seguimiento y al que se atiende directamente, estamos esta mañana con mi buen amigo Miguel Chávez, y vamos a platicar sobre este tema. Indira Vizcaíno y el Castillo de la Pureza, de qué se trata mi querido Miguel, buenos días.
Miguel Chávez (MCH) Hola Max, amable auditorio, muy buenos días tengan todos ustedes, bien, eh … quisiera empezar con lo siguiente, sabemos que Indira Vizcaino Silva es una política reconocida con un capital político muy muy importante, que en una trayectoria por así decir rápido, ha ascendido y goza pues de la aceptación de una parte importante del electorado, su estilo de hacer política, su forma de hablar llama la atención, es muy mediática, trae digamos ciertas características que gustan a un sector importante de la población.
Sin embargo en las últimas fechas ha sido señalada, y ha sido también protagonista de distintos escenarios bastante polémicos, eh … quisiera yo remontarme al momento en que se lleva a cabo la elección extraordinaria para gobernador, en el que se le empezó a asociar con Rogelio Rueda, termina la campaña, gana Ignacio Peralta la elección, es invitada a formar parte de la Secretaría de Desarrollo Social, y por ahí surge a la luz pública una carta, muy muy fuerte de Martha Zepeda, quien fuera la candidata del PRD a la gubernatura, haciendo señalamientos directos, acusándola de ser operadora política de Rogelio Rueda y de haber antepuesto sus intereses personales a los del partido, entre otras cosas.
Fue una, una, una decisión pragmática tanto de Indira como, como del mismo PRI que tuvo sus costos, en este caso para Indira, en ese sentido, con, con un alejamiento de un sector importante del PRD, incluso desde la misma designación como candidata de Marta Zepeda, este, pues salió una pugna interna ahí de la que también hace referencia la carta de Martha, y al interior del PRI y en el grupo político que llevó a Ignacio Peralta a la gubernatura, sin duda también generó cierto resentimiento, porque, eh… había una serie de señalamientos de que, inmerecidamente se le daba un espacio a alguien, cuando pudo habérsele otorgado a alguien del equipo de Gabriela (?), o algún mismo priísta que, que de manera más, más puntual haya estado sumando votos a la campaña.
Sin embargo, este, mmm, pasó el tiempo, y surge o resurge el tema de lo que, de lo que sucedió en, en Altozano, eh … emigra Indira Vizcaíno al proyecto de López Obrador, sin renunciar al PRD surge esa suspensión de derechos y de manera muy oportuna y astuta, Indira renuncia a su militancia antes de que, de que la echen fuera, me pareció que ahí se adelantó, hizo, hizo bien la jugada, pero ahora un grupo de ciudadanos, sin duda saca, cercanos, cercanos se ve, se ve porque tiene el tufo político de morena, saca, vuelven a sacar a la luz pública, ese tema de la famosa permuta de un terreno del fraccionamiento Altozano, se trata de 7 hectáreas de una donación que se hizo allá por el año de 2009, fue una donación de la que no se han hecho cuestionamientos en los términos en que se llevó acabo, pero lo que si se denuncia es que hubo una permuta, una permuta de ese terreno cambiándolo por otro, este, que se encontraba más cercano a la población de Cuauhtémoc, y aquí digamos lo que se cuestiona no es, no es tanto, aunque la ley también parece que no permite permutas entre terrenos, se cuestiona la diferencia del valor, del precio señalando este grupo de ciudadanos que hubo una afectación de alrededor de 90 millones de pesos a las arcas municipales, este anuncio salió el año pasado incluso en el Congreso fue abordado, salió en los medios, y ahora es retomado porque en el Ayuntamiento de Cuauhtémoc, se les negaba a estos ciudadanos el acceso al expediente, tienen, tienen acceso a él gracias a un amparo de un Juez federal, y bueno, ellos empiezan a checar la información, y bueno entre otras cosas también están dando a conocer que de un valor que debió de haber tenido ese terreno o esa valuación de 1,500 pesos el metro cuadrado, se evaluó en 154.67; además de que el perito que, que hizo la valuación no fue autorizado al, por el cabildo, y que la ley no permite permutas entre terrenos.
Al respecto pues ha habido, ha habido silencio de muchas partes, hay otros temas también muy interesantes que han absorbido el interés de la opinión pública, y en medio de esto bueno, nos encontramos con una gran pasividad, con un silencio que hasta se antoja un poco sospechoso del mismo alcalde Rafael Mendoza que no ha dicho nada, no ha defendido este... esa supuesta...
(Max) Le hace falta contundencia, ¿no?
(MCH) Si, esa supuesta pérdida de 90 millones de pesos, o sea, déficit que afectó con la permuta a las arcas municipales. Eh... recientemente también el General Gallardo, recuerdo estuvo en los micrófonos en un enlace telefónico en esta estación, señalando una, una censura de la que fue objeto por una columna que el envío con algunas pruebas, señalando lo que los ciudadanos decían, no añadiendo algo nuevo.
(Max) Además los tribunales...
(MCH) Así es, con documentos legales y que curiosamente el contenido de esta columna que no fue publicada fue, fue, fue dada...
(Max) Ventilada ...
(MCH) Así es, se dio a conocer...
(Max) Se dio en corto al papá de la inculpada, perdón de la que señalan ahorita, perdón...
(MCH) Si, que resulta un tanto extraño, fíjate que el sábado pasado vi en el canal, en la página de facebook de Colima TV, una entrevista que hizo la periodista Karla Gómez Torres a Indira Vizcaíno, donde me parece...
(Max) Que tiene un nombre del programa medio.... (Risas)
(MCH) Hizo una serie de declaraciones me parece un tanto desafortunadas.
(Max) ¿Qué dice?
(MCH) Mira, creo que, al General, al General Gallardo se le puede señalar de ser intransigente, de ser una persona quizás muy extrema, de tener una, una ideología muy apegada muy, muy ciega, muy seguidora de Andrés Manuel, pero no se le puede decir que sea deshonesto, que sea incongruente.
(Max) Porque, además los tribunales ya dijeron que no es deshonesto.
(MCH) ¡Claro!
(Max) O sea, de Indira sino han dicho nada.
(MCH) No.
(Max) Del General si le dijeron que no es deshonesto.
(MCH) Así es exactamente. Creo que tiene una integridad, tiene un nombre, construido con la lucha que de todos es conocida, y no se le puede creo que, hacer señalamientos tan a la ligera por la, por lo que representa el mismo General en esa lucha histórica de la izquierda, y en esa lucha personal en la defensa de sus derechos. Creo al señalar Indira que el General está mal asesorado, que sus comentarios son negativos, que se deja llevar por comentarios que le llegan, o que no pone por encima del interés propio el interés de la nación, como si ventilar o esclarecer este asunto fuera a ir en contra de la nación ¿verdad?, me parece que, que es desaprovechar una oportunidad para esclarecer esto.
(Max) Para decir "no es cierto".
(MCH) Así es.
(Max) Y qué, qué no lo dijo.
(MCH) Creo que falta contundencia.
(Max) Contundencia.
(MCH) Contundencia, y bueno eh … ha habido una serie de críticas a morena, sobre todo en los últimos meses.
(Max) Sí.
(MCH) Por qué ha sido refugio de gente que ha cometido actos de corrupción, o que ha sido señalada de manera muy insistente, muy fuerte, este… y que ahora al irse este…, a apoyar a Andrés Manuel López Obrador es recibida, y todas sus culpas son redimidas, sus este…, excesos y abusos y actos de corrupción son perdonados, a nivel nacional incluso se le ha llamado, el "El Castillo de la Pureza", y ha habido señalamientos muy críticos hacia Andrés Manuel.
Creo que el intento que hace el General Gallardo y un grupo de ciudadanos aquí en Colima, este…, es por tratar un poco de lavar al, el nombre de su partido, y la figura de Andrés Manuel de esta serie de acusaciones, aquí la pregunta es ¿Qué papel va, va a jugar Indira?, si va a ser ella una beneficiaria de ese Castillo de la Pureza, o si va a aprovechar la oportunidad para aclarar las cosas y llegar hasta las últimas consecuencias.
(Max) Ahí está el tema que nos deja un buen cuestionamiento, Miguel Chávez, ojalá que, pues en los próximos días se aclaren muchas cosas, pero yo lo dudo mucho, dudo mucho que ocurra esta situación con Indira Vizcaíno, que insisto, mediáticamente, como dices tú efectivamente, se ha manejado muy bien, aunque le ha faltado contundencia, y esa contundencia no le va a permitir en lo próximo tener un reconocimiento social, no sabemos si vaya por la vía plurinominal, porque si va por la vía uninominal con esta tendencia que hay de crecimiento, pues entonces Andrés Manuel López Obrador va a beneficiar a unos cuantos aliados, ¿no?, que se acaban apenas de subir al, al carro de morena, cuando hay muchos que le han taloneado, como dicen por ahí, durante muchos años y que han estado en la adversidad y que bueno ahora han sido desplazados por esta nueva, este..
(MCH) Ola de politicos.
(Max) Ola de políticos oportunistas, gracias Miguel. Gracias a todos. Buen día, buen día, gracias.
El fundamento filosófico del “pragmatismo” está en la idea de que el único criterio válido para juzgar el valor o la verdad de cualquier doctrina, decisión, etc., es tomar en cuenta sus efectos prácticos. En palabras más simples, es decir, lo cierto es lo que funciona. En política, equivale a actuar con exclusión de ideologías principistas y de cosmovisiones teleológicas, haciendo lo que parece más adecuado de acuerdo a cómo se presentan las circunstancias de cada momento.
El pragmatismo, sin embargo, es también una ideología cuyos límites están en la dificultad para prever las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones y en la tendencia a desentenderse de realidades que no encajen en nuestra corta visión de las conveniencias momentáneas.
Indira- altozano, es un caso de la alta corrupción política, que salpica a todos lados, se encubre bajo el manto del poder y agravia severamente a la sociedad colimense.

* General Brigadier del Ejército Mexicano
Doctor en Administración Pública/UNAM
Defensor de Derechos Humanos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

Vislumbres. Adefesio

En la tarde del día 12 de este último mes del año, los medios más apresurados de Colima comenzaron a difundir la noticia de que durante la mañana de esa misma fecha se realizó una ceremonia oficial para develar un nuevo y gigantesco monumento en honor al ex presidente de la república, Miguel de la Madrid Hurtado, “único colimense que ha alcanzado tan alta magistratura”.
A esa ceremonia asistieron el gobernador Peralta Sánchez; su primo Enrique de la Madrid Cordero (secretario de Turismo e hijo del ex presidente); Gerardo Ruiz Esparza (secretario de Comunicaciones y Transportes y ex jefe de Nacho) y un gran cúmulo de funcionarios estatales y federales más.
Pero que no habían pasado ni dos horas del evento cuando en las redes sociales comenzaron a circular unos memes haciendo burla de la estatua por desproporcionada y cabezona, y por no parecerse ¡nadita!, a don MMH, que “no era feo”, según el decir de unas señoras.
Durante la ceremonia no hubo, sin embargo, nadie que, habiendo visto la estatua se atreviera a comentar sobre su desproporción y mal hechura, y sí, en cambio, todos los ahí presentes se dedicaron a aplaudir “la obra de arte” y los empalagosos y falaces discursos que, obnubilados por su parentesco y cariño, pronunciaron hijo y sobrino, agregando al ex presidente muerto méritos que no tuvo y logros que no alcanzó.
Al meditar un poquito en esto, es fácil deducir que la idea de erigir y develar la estatua que comentamos fue un plan que se había fraguado desde muchos meses atrás, primero porque no se lleva unas horas construir un monumento como ése aunque salga feo; segundo, porque se escogió para develarlo justo el día 12 de diciembre, fecha en que, de vivir, MMH habría cumplido 83 años y, tercero, porque a los secretarios de Estado no se les convoca de un día para otro, así sea uno de ellos el hijo del homenajeado, y así sea el otro, el ex jefe del gobernador.
Hasta ahí la gente toleró el desplante. Pero no las mentiras que se profirieron al discursar, como cuando el ciudadano Peralta, se atrevió a decir que su tío es para él “un ejemplo” como gobernante; que su mandato constituyó una “notable pedagogía institucional”, y que tanto a él (a Nacho) como a otros gobernantes priístas les “sigue brindando alicientes” para enfrentar “escenarios críticos similares”. O como cuando el vástago de De la Madrid, se animó a declarar a su vez que durante el mandato de su padre “se sentaron las bases de un crecimiento sostenido de largo alcance”. Porque según eso su progenitor, “aprovechó la crisis para introducir gradualmente cambios estructurales” y para “construir fortalezas para que México enfrentara mejores condiciones”. Olvidándose estos dos muchachos que, si bien don Miguel recibió, como dicen, la banda presidencial estando México sumido en una crisis económica, lo dejó peor cuando se la entregó a Charlie Salinas.
Sacar al buey de la barranca.-
Y aunque sé que estos dos inteligentes muchachos nunca habrán de leer estos renglones, me gustaría recordarles (si es que se diera la chiripa de que los leyeran) que a principios del sexenio de MMH, cuando ellos eran unos niños, se puso de moda una canción que hablaba de que una tarde cualquiera, cierto ejidatario se percató de que el buey más grande de su yunta no volvió al corral y, que, preocupado, salió a buscarlo. Encontrándolo vivo, pero hundido en una barranca de la que por sí sólo no podría el buey salir, y de la que tampoco su dueño podría sacarlo sin ayuda. Así que el hombre fue a buscar a sus amigos y, ya montados y con sogas, se fueron optimistas a buscar al buey, mientras cantaban: “Sacaremos a ese buey de la barranca, de la barranca sacaremos a ese buey”.
Y decirles también que cuentan las leyendas de aquel tiempo, perdón, quise decir las noticias, que don Miguel de la Madrid Hurtado, viendo asimismo desbarrancado al país en el desgarriate económico, en uno de sus numerosos discursos (posteriores a los que nos había recomendado “apretarnos el cinturón” para no sentir tanta hambre), pretendiendo igualmente ser muy optimista, anunció, entre bullanguero y solemne: “Sacaremos a ese buey de la barranca”… Pero cuentan la historia y los que padecieron esa época, que en vez de sacar al buey lo hundió más, al grado de que cuando finalmente concluyó su sexenio, el dólar se cotizaba a ¡tres mil doscientos pesos por uno!
El complejo de los faraones. –
Estando en pleno siglo XXI, y justamente también en otra crisis, uno podría llegar a creer que el complejo de los faraones no tendría por qué aquejar a nuestros gobernantes, pero resulta que nos equivocamos de extremo a extremo, porque de cuando en cuando aparecen algunos que quieren perpetuar su memoria mandando hacer monumentos y colocándolos por todas partes, como sucedió con el chaparrito aquel que, hiperactivo y voluntarioso, contrató al escultor Sebastián para que llenara de arte, con sus gigantescas estructuras de acero (“mientras más grandes, mejor”), el antiguo Playón de Manzanillo, la entrada norte de Colima y la entrada principal de Tecomán. O como sucedió también cuando en el sexenio pasado que se tuvieron que mover otro montón de estatuas que nadie veía y apreciaba a un predio situado junto al Paseo de las Parotas, de Comala, donde tampoco casi nadie las ve, pero sirven siquiera para que descansen los pájaros y hagan ejercicio las ardillas.
Y ya de vuelta a este diciembre, resulta que JIPS padece del dicho complejo de los faraones, que consiste en la idea de gastar el sudor y el dinero de los demás en la edificación de obras suntuosas y fastuosas estructuras para perennizar su memoria, como la mencionada escultura de bronce cuyo costó fue de 5 millones 800 mil pesos. Sin tomar en cuenta aún los 2 millones y medio que se gastaron para construir y pavimentar la plazoleta en donde aquélla se exhibe. Un dinero, como dije, que a ellos no les costó, y que salió de nuestro esfuerzo y nuestro sudor.
El colmo.-
Pero está tan fea y desproporcionada la estatua que hasta los de El Equipo del periódico familiar, que tanto le aplauden a JIPS, se aventaron la puntada de indicarle a Nacho que no sólo tendría que ser retirada de su pedestal, sino que su bronce tendría que ser derretido de nuevo para que la vuelvan a hacer, con más parecido al verdadero porte de MMH. Siendo esto, como quien dice, el colmo de este ya aberrante asunto.
“Hazme el cabrón favor”. –
Con esta frase folclórica se refirió Horacio Mancilla, alcalde de Minatitlán, a la ausencia total e inexplicable del señor secretario de Salud del gobierno estatal en el municipio minero.
Estaba Horacio en su Segundo Informe de gobierno agradeciendo los apoyos que a cuenta gotas (o queriendo y no) le ha brindado la administración nachista, pero le dijo enseguida a todo el público, y al representante del gober, que no todo estaba tan bien en dicha administración estatal porque a él le consta que hay en ella varios “secretarios güevones”. Como “el secretario de Salud que, ¡hazme el cabrón favor!, ya tiene más de un año en el cargo ¡y no ha venido una sola vez a Minatitlán. No lo conoce, ni al municipio ni a su gente”.
Festival del sabor. –
No cabe ninguna duda que cada uno de nosotros es producto de la sociedad en que se desenvuelve y que, por lo mismo, a veces es reacio para ir a otros lugares, escuchar otra música, probar otras bebidas, degustar otros manjares. Como lo acabamos de comprobar una vez más ahora que el Ayuntamiento de Colima volvió a realizar el Sabora Fest, en el jardín Libertad y sus calles adyacentes.
Y digo que no me cabe ninguna duda porque, acostumbrados a cenar sopitos, pozole, tostadas, enchiladas y cosas por el estilo, se nos hace un tanto difícil ir a probar esos otros sabores que nuevos restaurantes están poniendo al alcance de nuestros paladares; así como muchas otras bebidas, entre ellas los vinos, a los que el grueso de los colimotes no estamos ni mínimamente acostumbrados. Detalle, sin embargo, que no pareció inhibir a un buen número de paisanos que desde finales el día 14 (y hasta la noche del 19) se dieron tiempo para disfrutar del bonito ambiente que prevaleció en dicho festival. Del que lo único que no me gusta es el nombre, porque si ya el otro se titula Festival Internacional del Volcán, éste otro se podría llamarse, sencillamente, Festival Colimense del Sabor, en español.
Por lo demás, y no sin pena por reconocer que “me falta mundo”, debo admitir que estos dos festivales no sólo han servido para promocionar Colima, sino para abrirnos a los colimenses los ojos a otras oportunidades culturales y culinarias. Algo que al menos tendría yo que agradecer.

 

 

Con los ojos en la cara. Feliz Navidad

Un día de esos que algunas personas enfrentamos en la vida, estaba en mi oficina y tocan con los nudillos la puerta, miro hacia allá y hay una mujer que con la mirada, más que con la voz, me dice que si puede pasar. ¡Pase por favor... siéntese! La saludo y sonríe agradecida. Contemplo su rostro y ella se adelanta y me dice: ¡mi hijo está preso aquí, ya hace falta poco tiempo para que salga, pero cada que vengo, me exige que le traiga dinero…! ¡Que lo único que necesita es dinero, y hasta amenazo con cerrarme el paso para que yo no venga a verlo! Y es que yo, trabajo en seguridad privada y gano poco, y mire señor, rento un cuarto en una vecindad, no tengo estufa, menos refrigerador, pero créame señor, no me quejo, estoy bien y así me la voy llevando. Ella seguramente veía en mi cara, mi expresión de conmiseración y me insistió: ¡estoy bien! Mientras ella me platicaba, yo recordaba una noticia aparecida en los medios que decía que los diputados se habían autorizado un bono equivalente a una cantidad considerable y pensaba en su desvergüenza y deslealtad por más que intentaron dar una explicación. De eso, hace ya más de tres años y la verdad es que no recuerdo con precisión y detalle ese asunto para mí bochornoso.

Me dijo la señora: es un buen trabajo el que tengo y estoy muy bien… yo sólo quería que usted me oyera, me escuchara, pero la verdad es lo único que yo buscaba Dicen los presos que usted, los escucha, que tiene tiempo para ellos y, pues, yo ya me voy, y le encargo mucho a mi hijo. Casi no me gusta venir, porque aquí está un hombre que cuando estaba chiquita me quería violar y todavía le tengo miedo. Usted lo ha de conocer. Antes de salir me dijo: Dios lo bendiga. A usted también, atiné a decir, y ella se fue no sé a dónde y no sé a qué. No se quejó de nada: ni de su vida miserable, ni de la falta de comida caliente, ni de la soledad que asfixia.

Ahora, a más de tres años de distancia, la recuerdo y la verdad es que da dolor y me pone de mal humor la actitud ventajosa y absurda de nuestros legisladores al despacharse con la cuchara grande. Y no sé si eran los mismos que andaban por la calle suplicando y mendigando el voto, o si su actual condición los haya transformado en engendros, de tal manera que si se ven en el espejo no se reconocen. Pobrecillos. ¡Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo! Ahora estoy recordando a esa pobre mujer y tengo la absoluta seguridad de que su situación no ha mejorado nada y de que sigue mordiendo tortillas frías, insípidas, sentada en un tronco y a punto de hacer un tendido en el piso de tierra, y quisiera pedir a Dios clemencia por todos los diputados pero no puedo hacerlo, simplemente no puedo y entonces le pido a Dios, que los maldiga en su infinita misericordia; pero de una cosa estoy seguro: Dios no cumple antojos ni endereza jorobados.

* Asesor de la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga