VIVENCIAS: LECTURA

Hablar de lectura es remontarme a mi infancia, la cual viví a plenitud con trabajo y esfuerzo, las tardes oscuras a las afueras del cine Colima vendiendo revistas, libros, novelas a los amantes del cine que acudían a ver la película de su agrado. Era peculiaridad que al intermedio de la proyección del filme los asistentes daban lectura a cualquier documento que fuese de su agrado, hoy en día por cierto en desuso.
En pleno corazón de la ciudad en un ambiente de sana recreación y esparcimiento donde la camarería de los diversos comerciantes que de frente al cine expendían aguas frescas, elotes y diversos antojitos o vendimias no podía faltar un aliciente como lo es la lectura, la cual desde entonces para el caso en comento era pasar el rato más ameno en lo que reiniciaba la actividad fílmica.
Como es bien sabido México no es un país de lectores frecuentes, ocasionales, rutinarios – menos- por más que nuestras autoridades den a conocer datos alegres, esperanzadores la realidad es otra, de acuerdo con el INEGI –instituto confiable- la última encuesta levantada en los primeros veinte días del mes de febrero del año en curso, arrojó que por población adulta sólo leemos 3.8 libros al año por debajo por países como Chile 5.4, Argentina 4.6, Colombia 4.1, Brasil con 4 anualmente.
De acuerdo con especialistas como el escritor y académico Felipe Garrido, “nuestro sistema educativo se centra más en alfabetizar a la gente que en formar lectores capaces de producir textos”.
Cuando la lectura se ve como número es un error mayúsculo, dado que como bien es sabido a la autoridad responsable le interesa la estadística no la razón de ser como lo es el formar individuos lectores que se adentren, que les motive la lectura como un hábito, en donde por medio de la misma se conozcan otras culturas por mencionar uno de varios beneficios que logra ser un asiduo lector.
Es ahí el secreto del éxito y el reto que tenemos los mexicanos de hacer de la lectura un habito, como comer, descansar, ejercitarnos, dar un paseo con nuestra mascota, y todo aquello que nos contagie de felicidad y nos lleve a conocer el pensamiento de grandes personalidades que sirvan de ejemplo a forjar personas de bien, más humanas con valores que mucha falta hacen hoy en día.
El camino es largo y estrecho, pero no imposible en el devenir de los tiempos vemos como el sistema educativo se ocupo de combatir el analfabetismo más no de crear lectores de comprensión, críticos, analíticos, reflexivos con carácter de señalar lo que no se estaba haciendo correctamente.
Hoy en día realizar lectura es ir acompañada de éxito con razón de peso en un país que adolece de ello- en tierra de ciegos el tuerto es rey- la cual se debe inculcar en el hogar con los menores y reforzar en la escuela, no olvidemos que actualmente las debilidades de nuestro sistema educativo nacional son: la lectoescritura y los razonamientos lógicos matemáticos.
Sin duda amigos lectores leer no –ler- como lo dijo un decepcionante, reprobable secretario de educación de nuestro país- no idóneo- por cierto entretiene, engrandece, invita a soñar a reforzar nuestra identidad tanto lo individual como colectiva pero lo más valeroso es ir un paso adelante, algo que no le gusta a la clase política- gobernante, un pueblo letrado, instruido, avanzado de primer nivel, tarea hay y demasiada…

A MANERA DE COMENTARIO..
*Se llevó a cabo el festival por Día del MAESTRO con más promesas incumplidas de su “cacaraqueada Reforma Educativa”, con el incumplimiento del 35 % de aumento a los maestros que sí son idóneos, que lamentable, así como las conquistas sindicales adeudadas y escuelas abandonadas en cuanto a lo que infraestructura se refiere, ahí vamos pasito a pasito.
*Mi solidaridad y respaldo a los comunicadores que piden ser escuchados ante la creciente ola de inseguridad de la cual el gremio de comunicadores no escapa en su labor.
*Lo grave que las autoridades sigan tomando decisiones unilaterales cuando el pueblo debe ser el que manda tal es el caso del posible aumento al transporte público, hagamos algo pero ya!!!!!.

 

Esta fauna. Nosotros, el daño colateral

En días pasado un joven de diecisiete años fue asesinado (no hay otra palabra que puede utilizarse) por un sujeto que disparaba a otros en una persecución, a plena calle y a pleno sol, en la ciudad de Colima. La muerte del joven, cuyo asesino sigue libre, fue un “efecto colateral” (así lo declaró el gobernador Ignacio Peralta) en la pugna de los cárteles que se disputan la plaza de Colima. La declaración del gobernante fue esta: “No tenemos muchos casos de esa naturaleza, es el primero del año, es de los primeros y es un tema muy lamentable, pero son las situaciones que se presentan como efectos colaterales de la confrontación que se da entre bandas delictivas”. Eso dijo, pero no habló sobre la investigación respectiva, ni de la necesidad de procurar justicias, ni de la obligación de ofrecer un entorno seguro y en paz para los ciudadanos.
Pues “este caso, el primero del año” (como lo designó el gobernador) se llamaba José Alexis García. Y sabemos que vendía flores (la muerte a balazos de un vendedor de flores lleva una carga simbólica enorme, casi dolorosa). Que desempeñaba una actividad económica. Que era una promesa deportiva. Un buen hijo y amigo. Era, pues, parte del mejor patrimonio humano y social de una ciudad, y también era nuestra certeza de que la humanidad merece seguir llamándose humanidad.
El daño que se hace a una sociedad con la desaparición de un joven así es incalculable. La muerte, en estas circunstancias, merma los valores, la cohesión, la tranquilidad de estos que somos y que nos agrupamos bajo el gentilicio de colimenses. El gobernante no sabe (o no quiere darse cuenta, o lo sabe y le da igual) que una pérdida así daña a todos, no sólo a una familia.
El discurso de la máxima autoridad política del Estado sobre el tema de la inseguridad es derrotista, desesperanzador: ¿De verdad el eufemismo “efecto colateral” explica lo que vivimos? ¿Somos el daño no previsto; los muertos incidentales; la escenografía destinada a romperse? Caray. Hace meses éramos los preciados votantes. ¿Y ahora? ¿Somos los civiles, los tengan cuidado, los no se arriesguen y no salgan a divertirse ni a pasear, ni a vivir la calle? ¿Somos los que nos tocó la mala suerte; los que estuvimos en el lugar equivocado; los que no debimos juntarnos con ese otro ni ir a este lugar ni sentarse a la mesa de al lado en aquél restaurante?
¿Eso somos para un gobernante?
¿Somos la muchacha que tiene miedo caminar por la calle en penumbras; el muchacho que vio cómo asesinaban a balazos al vecino, ahí, cerquita, en la banqueta de su calle; somos el joven que ya no irá a jugar futbol porque uno ya no sabe qué pueda pasar? ¿Qué somos?
¿Somos el oficinista que confundieron y murió de tres balazos; la empleada de limpieza que levanta una bolsa de basura y encuentra el cuerpo de su semejante hecho un garabato? ¿Qué carajos somos?
¿Somos los familiares de los que un día salieron a la calle y no volvieron; la joven que no llegó a dormir y tres días después levantaron su cadáver entre el cascajo de un lote baldío; la mujer que barre su casa y a lo lejos escucha las sirenas y se angustia porque sus hijos adolescentes aún no llegan? ¿Eso somos? ¿Los huesos mondos sacados de una fosa que nadie habrá de reclamar? ¿Qué somos pues, realmente, para un gobernante? ¿”Un efecto colateral”?

Los Altares de Dolores en Colima: una tradición que lucha por sobrevivir

Una de las tradiciones que aún sobreviven en la cotidianidad de la vida de los colimenses son los Altares de Dolores que en la época de Cuaresma se montan con un sentido religioso, para las nuevas generaciones este día es conocido como el Día de la Mojadera que desconocen sobre el significado que tenía en la comunidad, de acuerdo con Antonio Enciso, director de Museo de Culturas Populares Ma. Teresa Pomar solamente hay tres familias que continúan este ritual religioso en Villa de Álvarez, junto con el personal del museo siguen montando esta tradición aún sigue viva.
Es domingo al medio día el trabajo en la Cenaduría Julia no se detiene, los comensales siguen llegando para disfrutar de los antojitos mexicanos que desde haces varias décadas la familia de Doña María Molina Estrada, de 87 años propietaria, ubicada en la calle Carmen Sérdan en el municipio de Villa de Álvarez habla al respecto.
“Yo me case y estuve viviendo mucho tiempo con mi mamá, aquí vivimos, siempre le ayudábamos y a mí siempre me quedaba hacerlo, un día mi mamá me dijo:
--Tú lo vas a seguir haciendo, yo le dije – No ni tengo imaginación y no creo hacerlo, al año siguiente ella murió en diciembre de 1986, cuando llegó la fecha del Viernes de Dolores, yo sentía muy feo no hacerlo, así es que tengo desde esta fecha haciéndolo.
¿Este año cumple?
Cumplo 30 veces que lo he hecho.
¿Y que siente cuando lo realiza? ¿Cuántos días se tarda en elaborarlo?
Mire en empezamos el martes de previo a la Semana Santa porque nos traen los palos, la palmilla, el miércoles vamos acomodando poco a poco y el jueves esta todo terminado, y yo siento muy mucho gusto conseguir esta devoción de Nuestra Madre de los Dolores, que la gente venga y diga que hermoso está el altar, es una gran satisfacción.
No porque usted precisamente este aquí, no porque la gente venga y te diga qué bonito, esto y lo otro, lo hacemos con toda la intención para la Santísima Virgen, que viene la gente lo ve, me da gusto
¿Qué le ha externado la gente algún comentario?
Muchos comentarios muy buenos, nada menos el día de ayer estuvieron la Familia Asam, ya ve que son muchas hermanas, ellas estuvieron comentando cosas muy bonitas, sobre todo le rezaron a la virgen, le pidieron por la familia de aquí por hacer el altar, porque nos haya ayudado, sucedieron cosas bonitas.
¿Qué más se necesita para elaborar un altar? Veo que hay germinados, creo que esto llevo tiempo hacerlo?
El germinado de arroz se planta, la tercera semana de la cuaresma, el tercer viernes se siembra y esta como usted lo ve ahí, lo que está arriba el germinado de chía siembra con ocho días de anticipación, la palmilla no la traen la misma semana de Dolores.
¿De dónde se la traen?
Me la traen de las barrancas de Suchitlán, y de El Naranjal de por allá, ya lo demás en ponerle las cosas viene un sobrino mío a colocar a la Virgen, él nos ayuda a ponerla, para los demás las mujeres que estamos aquí hasta las mujeres que trabajan aquí, nos ayudan esto ponerle a aquí, o quile aquí, para que se vea mejor.
¿Estos son helechos?
Sí son helechos, tiene manzanas.
Sí son manzanas naturales, aquí hacen los arreglos con alambre,
¿Tienen también palomas?
Las palomas las tenemos desde mi mamá, algunas las compramos hechas muchas personas me preguntan ¿qué significan las manzanas?
¿Tienen algún significado para usted? Ya lo tenía así desde su mamá?
Siempre se ha dicho que las manzanas significan el pecado para que no se olvide, el pastito, el germinado todo lo verde, significa el nuevo renacimiento la entrada al paraíso, todos sabemos que por Eva perdimos el paraíso, y por Nuestra Madre María lo volvimos a recuperar, este es un renacimiento a la vida, de los siete floreros no se el significado, el número siete tiene mucho significado en la Biblia, el altar está relacionado con los siete dolores de la virgen esto, se le ponen siete velas que es el mismo significado, todo tiene que ir fresco, verde decía mi mamá, el germinado es la nueva vida así decía mi mamá.
¿Porque tantas palomas?
Las palomas significan el espíritu santo.
¿Y de cuantos escalones tiene que ser el altar?
Eso es según como uno lo va acomodando, este es de siete si contamos el de la Virgen de Dolores.
¿Cree que va a continuar esta tradición en su familia?
Tengo una nuera que le gusta mucho, pero a veces lo dudo, nada menos ayer estuvimos platicando ayer, estaban ellas les dije:
--Cuando mi mamá murió me dijo si no vas a seguir las esculturas de la Virgen y el Cristo son para la capilla de San Isidro, no tiene esas imágenes y serán bien recibidas, pero yo quise seguir la tradición para que la Virgen siguiera conmigo.
Si ustedes no quieren hacer el altar, ustedes entregan ésa imagen religiosa, esta prestada, yo le pedí permiso al sacerdote y me dijo:
--Si le va hacer el altar siga con ella, así ellas si van haciendo el altar que siga con ellas, sino que la entregue la imagen a la capilla,
¿Cómo llego es imagen a ustedes?
Mi mamá la mando hacer, había un señor llamado Francisco le decían El Santero.
¿Las esculturas tienen más de 50 años con su familia?
Si tienen más de 50 años con nosotros
¿Qué siente usted cuando lo elaboran?
Mucha paz, tranquilidad, ya que lo veo terminado –su vista se nubla por las lágrimas que se asoman para deslizarse por sus mejillas-, siento mucha paz en mi corazón.
¿Ustedes como los otros altares regalan agua fresca?
Si agua fresca de tamarindo, solamente hacemos pura de tamarindo, una vez vino un muchacho, seminarista, hace como dos o tres años, me estuvo diciendo el significado de las aguas frescas que se deben de hacer: Jamaica, tamarindo, limón, y de arroz.
El agua de tamarindo significa la madera de la Cruz.
El agua de arroz la pureza de la Virgen.
El agua de Jamaica la sangre.
El agua de limón debe ser hecha con el limón completo: cáscara y semillas, es una agua agria, amargosa, cuyo significado es lo que le dieron a beber a Cristo cuando estaba en la Cruz, lo que le dieron en la esponja, como el vinagre.
Al ver el altar, el seminarista se emocionó tanto que me pidió ojalá nunca se acabe esta tradición, ya que hoy muy pocas familias montan altares.
¿Usted sabe porque anteriormente le decían incendios?
Anteriormente le decían porque no había luz eléctrica y solo se iluminaban con mucha, mucha vela, entonces parece un incendio, a parte como no había luz en las calles, la gente veía el humareron porque ponían mechones de ocote, la gente veía la llamarada y decían allá esta un incendió por eso tengo entendido, esto fue antes de los años 50´s porque en ésa época yo ya estaba casada, fue como en 1930 o 1935 eso a mí me contaban.

Sobreviviendo del pasado
Actualmente la tradición de montar los Altares de Dolores se ha ido perdiendo según Jorge Balzatar Zamora, de 60 años, mejor conocido como El soldado de las especies, propietario de la tienda La Codorniz, ubicada en la Avenida Pino Suárez desde 1985, recuerda como vecinos del barrio de San José acudían a comprar los productos que necesitaban para estar dando agua a las gentes que los visitaban: “ vendíamos para hacer agua de tamarindo, arroz quebrado, canela, piloncillo, jamaica, en esta época se vendía muy bien, y poco a poco ha ido bajando hasta llegar a esta temporada pasada no se vendió nada de eso.
¿Usted porque cree que esto sucedió?
Más que nada se van perdiendo las tradiciones la gente mayor que lo hacía ya no existe, y si existen los hijos ya no siguieron la tradición.
¿Tenía clientes habituales?
Era de ley, cada temporada venían para llevar para su agua fresca, tanto kilos, para esto, tanto pa’ lo otro.
¿Qué cantidades compraban?
Se llevaban dos kilos de arroz quebrado por casa, 3 kilos de tamarindo según el barrio donde se iba hacer, si había muchos chiquillos eran los que repetían agua, hacían varias ollas de 20 litros, cada una de las familias hacían dos o tres aguas de Jamaica, tamarindo, y de frutas de temporada, como de piña, las principales que hacían eran de arroz, tamarindo y jamaica eran las principales, aún recuerda que mis clientes eran personas de edad avanzada, sus hijos nomás venían para cargar las cosas.
“Cómo está situación económica de país, ya nadie quiere hacer algo para regarlo”, concluye Jorge Balzatar Zamora.
De acuerdo con Doña María Molina Estrada se ha perdido la tradición “este muchacho Antonio Enciso ha tratado de rescatar algo de lo que se ha perdido, actualmente se hacen dos o tres altares porque él motiva a la gente para que lo siga haciendo”.

 

 

VIVENCIAS: Inseguridad segura

Los días pasan, minutos, horas transcurren, amanece y anochece, la población colimense no ha logrado concebir eso de los primeros lugares con premios “patitos” de nuestros gobernantes ineptos, como tampoco ese nada terrible primer lugar nacional en homicidios, éste si es confiable y a ojos vistos que la delincuencia navega a puerto seguro.
El cambio de gobernante es una esperanza pendiente de la mano con sus otros poderes (legislativo, judicial) sin embargo el ciudadano de a pie, sí, ese que sale a buscar sustento de manera honrada, ya no puede confiar ni en su sombra misma que puede ser alcanzada por un proyectil ajeno a la misma.
Sin políticas públicas de corto o largo plazo que tiendan a generar confianza, certeza en quienes habitamos esta patria chica nos manda mensajes claros quien “gobierna” que todo es una monotonía a la que debemos acostumbrarnos los colimenses, a decir de ellos, “ el pueblo se acostumbra a todo” menos a no comer.
Como nada es producto de la casualidad, dicen los que saben que –que hasta la existencia es accidental- esperemos que nuestras autoridades encargadas de prevenir los índices delictivos no vean los l fallecimientos de ciudadanos con la misma lupa de la existencia, por que caerían en un error de teorías al ser o no ser o al deber ser de su encomienda.
La realidad es algo con lo que convivimos a diario, levantones, decesos, robos etc. Etc a lo cual no nos hemos acostumbrado los colimenses, esperamos más de un obeso poder legislativo que va a paso de tortuga en crear leyes que redunden en brindar seguridad, tomar en cuenta a los habitantes para de la mano crear esos mecanismos que den paz y tranquilidad al medio en el que nos toco vivir, un poder judicial entrampado en la nueva modalidad de los juicios orales que tienden a expedir una pronta justicia (tengo mis dudas de ello).
Convencido de que en la medida en que sumen nuestra clase política a nuestros gobernados, tendremos resultados favorables en cualesquiera área llámese salud, seguridad, educación, campo, movilidad, los foros de participación ciudadana podrían ser un aliciente para emprender un mejor vuelo en busca de una mejor convivencia social para oxigenar y revivir el abandono y deteriorado tejido social que vivimos, pensando en un mejor mañana para las futuras generaciones recuerden nuestros gobernantes siguen en deuda con las mayorías. ¿A poco no?

A MANERA DE COMENTARIO..
*Con días de anticipación es mi deber felicitar a mis compañeros de gremio, raza, espíritu y lucha, 15 de mayo DIA DEL MAESTRO en especial a aquellos que transmiten carácter y despiertan conciencias con un toque de lucha social a sus alumnos.
*Todo un rotundo éxito fue el festival internacional del volcán,
*Agradezco de nuevo la puerta abierta de mi casa editorial avanzada para opinar acerca del acontecer , retomando la actividad d3e articulista de opinión.

 

Vislumbres. Optimismo contra mala leche


Saludo a las madres.-
En primerísimo lugar y antes de exponer cualquier tema, quiero enviar desde mi rincón de trabajo un muy atento y cordial saludo a todas las señoras mamás que se dignan en gastar su tiempo para leernos, y en especial, por supuesto, a mi madre anciana que todavía está aquí, con nosotros; a mi esposa Olga, madre de mis dos críos, y a mis hermanas que son madres también.
Foto equívoca.-
De ningún modo me gusta dar pie a chismes ni difundir los que por razón de trabajo tengo que leer, pero sí quiero comentar que en su edición del pasado 3 de mayo, los editores de cierto diario local se pasaron de tueste al publicar, en vez de cualquier foto sobre los numerosos e interesantes eventos presentados durante el Segundo Festival del Volcán, una foto con una caca humana localizada muy temprano el día 2, junto a la entrada de la Escuela Tipo República Argentina.
Si trataban de ensuciar lo más bonito que tuvo el festival en cuestión, lo cierto es que se equivocaron de foto, y que quienes quedaron embarrados con el producto fecal fueron ellos, porque a la inmensa mayoría de nuestros paisanos el festival les gustó, y mucho.
Coloquio volcánico.-
En ese mismo contexto se llevó a cabo el muy interesante Coloquio Internacional del Volcán, que se realizó en el Auditorio del Archivo Histórico Municipal de Colima durante los días 2,3 y 4 de este mayo que inicia, enfocado a la ciencia, la literatura y (un poco) a la historia.
No tuve la oportunidad de escuchar los trabajos expuestos allí por Ada Aurora Sánchez, Gloria Vergara, Miguel León Govea y algunos otros catedráticos y ex alumnos de la Facultad de Letras de la U. de C., pero conociendo la seriedad y el profesionalismo con que Ada, Gloria y Miguel se desempeñan, no dudo en asegurar que debieron de haber sido temas muy bien desarrollados.
Por otra parte sí me tocó asistir a las exposiciones de los científicos participantes, y quiero decir que los felicito porque con sus estudios metódicos han venido a dar luz para conocer más a fondo el comportamiento del gran “Coloso de granito”, como nombró al volcán el extinto profesor Gregorio Torres Quintero en un famoso soneto que publicó hará unos 114 años.
La mayoría de los científicos participantes en este Coloquio trabajan en el Observatorio Vulcanológico de la U. de C., y aun cuando varios de ellos recibieron su formación en el extranjero, no dudan en reconocer que “El Colima”, como también denominan al volcán, es uno de los más activos actualmente en el mundo y, por decirlo así, un verdadero laboratorio natural en el que por mencionar un ejemplo, se producen varios lahares al año, mientras que, por ejemplo también, en el gigantesco y muy famoso Popocatépetl, sólo se produce un lahar allá cada cuatro años, según lo dijo la doctora Lucía Capra, procedente de la UNAM.
A propósito de lahares.-
Y si algún lector todavía no sabe o pregunta ¿qué es son los lahares?, podríamos resumir la explicación diciendo que son avalanchas de lodo, piedras y árboles que se produce en los volcanes más o menos activos a partir de que llueve abundantemente en sus cimas, debido a que el agua precipitada disuelve o licúa, por así decirlo, los materiales que aquellos arrojan por sus cráteres durante las erupciones.
Dichos lahares descienden, por lo regular, durante sus respectivas épocas de lluvia o nevadas, por los lechos de los arroyos que existen en los costados de los edificios volcánicos. Caso concreto en cuanto al Volcán de Colima son, por ejemplo, las barranquillas del Río de la Lumbre, del Arroyo del Cordobán y la del arroyo de Monte Grande, por las que sin ir demasiado atrás, las lluvias que trajo consigo el huracán Patricia a finales de octubre de 2015, bajaron, estrepitosa y destructivamente varios tremendos lahares que arrasaron cientos de árboles que durante los años previos habían logrado crecer en sus riberas.
Poblaciones en riesgo.-
Entre los muchos datos que me tocó escuchar en dicho coloquio, vale la pena mencionar que realmente son muy pocas (y demasiado pequeñas) las poblaciones que eventualmente pudieran ser afectadas por los “ríos de lava” que descienden del volcán, porque, según lo explicaron los científicos, el material que compone el magma de nuestro volcán es muy espeso y rara ocasión desciende más allá de los siete kilómetros, y casi siempre hace por las muchísimas barrancas que hay en la parte alta de su cono. Pero lo que sí nos explicaron fue que los asentamientos donde se hallan todas las poblaciones que van desde la ciudad de Colima hacia el norte, como El Chanal, Comala, Suchitlán, Cofradía de Suchitlán, Cuauhtémoc y Quesería, por mencionar algunas, no sólo están situadas en las verdes “faldas del volcán”, como coloquialmente se dice, sino sobre los restos de algunas gigantescas y destructoras avalanchas volcánicas que se produjeron al derrumbarse partes de otros antiguos edificios volcánicos mediante la ocurrencia de violentísimas erupciones de caldera, que son las más destructivas, violentas y dañinas que existen. Avalanchas, por cierto, cuyos deslizamientos se pueden observar en los diversos estratos (capas) de tierra y piedras que fácilmente se miran en algunos cortes hechos en cerros para construir carreteras, y que para quienes saben “leer” o interpretar estos datos, les indican que tales cataclismos comenzaron a ocurrir hace ya más de 99 mil años (cuando se supone que habría nacido el “Proto-Volcán”, o primer volcán existente en esta área), y de los que algunos de las más recientes se pueden fechar hace 14 mil, siete mil y tres mil quinientos años, aproximadamente.
Eventos todos de gran destructividad que, de volver esto a ocurrir en nuestros días, pondrían en peligro la vida de los 350 mil habitantes que, pocos más o menos, poblamos esta hermosa porción del suelo colimote, porque si se suscitara una nueva erupción de caldera, los “flujos piroclásticos” que ésta provocaría, se desplazarían a ochenta o más kilómetros por hora y con enormes temperaturas, y no nos darían pie para evacuar ninguna de las poblaciones mencionadas a partir de que se diera la alarma al respecto.
Todo eso, sin embargo, no debe preocuparnos gran cosa a los colimenses, no sólo porque sabemos perfectamente que tan catastróficos acontecimientos sólo ocurren cada un montón de miles de años, y sino porque hay otros, en cambio, frente a los que sí debemos de estar prevenidos, como los terremotos y los huracanes que, sin ser tan destructivos y violentos como las erupciones de caldera, son muchísimo más frecuentes en nuestra región. Todo ello aun sin mencionar aquí los vendavales de la política y las malas administraciones públicas que tantos damnificados provocan en cada trienio (o sexenio) en nuestra entidad.
El Seminario Conciliar, pionero en la observación científica.-
Un dato de gran interés que aportaron en el Coloquio tres participantes de Ciudad Guzmán, Jal., fue que hacia 1896 (o 1898) el padre José María Arreola, nativo de esa ciudad, pero perteneciente en aquel momento al Obispado de Colima, fue el fundador del primer Observatorio Científico que hubo en toda esta parte del mundo, dedicado tanto a la observación del Volcán de Colima como al “estado del tiempo” y las precipitaciones pluviales.
Según esa misma información (que se puede cotejar acá, en otros datos brindados por el cura historiador Florentino Vázquez Lara) un observatorio similar estableció posteriormente el padre Arreola en el Seminario Conciliar de Colima. Cura al que, luego de ser trasladado a la ciudad de Guadalajara, fue sucedido en el observatorio de Ciudad Guzmán por el también cura Severo Díaz Galindo, y en Colima por el profesor (y al parecer ex seminarista) Aniceto Castellanos, de muy grata memoria los dos.
La Piedra Lisa.-
Y como cosa curiosa déjenme comentarles que, al término de unas charlas que se suscitaron durante el mencionado coloquio, uno de los asistentes del público preguntó a los científicos del Observatorio Vulcanológico qué tan cierto es lo que mucha gente de Colima dice en torno a que la famosísima Piedra Lisa es un monolito arrojado por el Volcán.
La respuesta del investigador fue, contra lo que yo mismo suponía, afirmativa, pero explicó poco más o menos lo siguiente: “Sí, la Piedra Lisa es una piedra procedente del volcán, pero no fue arrojada por éste como si fuera una bomba, sino que estuvo alguna vez en su cima, cuando la última época glaciar, antes de que explotara el volcán”.
Habló también de la existencia de muchas otras piedras lisas que están desparramadas en diversas parcelas y potreros de toda esta región, explicando que le lisura que muestran se debió no tanto a las talladas de miles de calzones y pantalones sobre su superficie, sino a la fricción o rozamiento que fueron sometidas con otras materias duras mientras que muy poco a poco iban siendo arrastradas por los glaciares que debieron existir durante aquella helada era.
Yo no sabía, tampoco, que en nuestra muy cálida Colima se hubiesen manifestado los efectos de antiguas glaciaciones, pero me parece muy lógico que sí haya sucedido eso incluso si hoy tanto hablamos del “calentamiento globlal”. Por otra parte también me parece una hipótesis muy creíble la que nos dice que tales piedras pisas tampoco fueron expelidas como bombas volcánicas, sino formando parte de los muchos millones de metros cúbicos de material que, al explotar todo o algunas partes de los edificios volcánicos anteriores, fueron arrojados sobre el antiguo Valle de Colima, durante las erupciones de caldera mencionadas. Suma de materiales que al ser derramados desde lo alto de la montaña hasta el valle, fue lo que, junto con las lluvias caídas durante miles de años después, que lo erosionaron, configuraron su actual relieve.
Saludo final.-
Y como ya viene también el Día del Maestro, y no podré la semana próxima dedicarles ningún saludo a tiempo. De una buena vez aprovecho la ocasión para expresar mis felicitaciones a todos aquellos colegas (o ex colegas) que verdaderamente dan (o dieron) lo mejor de lo suyo para realizar la noble labor de ayudar a forjar mentes y caracteres; y envío mi muy enfática reprobación a todos aquellos otros que sólo van a las aulas a cumplir con un horario y, a veces, ni siquiera a eso, convirtiéndose en rémoras del proceso educativo, en vez de ser sus líderes o actores.