Ajedrez político. Por El Che Charly Olvera

*** Malas cuentas es lo único que nos puede ofrecer a los gobernados JIPS, sí las estrategias, artimañas y cochupos empleados en contiendas electorales por su partido que lo llevo al poder, las empleara en seguridad, otro fuera nuestro escenario, la realidad es que vivir en Colima, es fundamental para elaborar una novela policiaca, sin necesidad de echar a volar la imaginación, la cruel realidad es que a diario hay bajas, caídos, con la simple observancia de nuestros mandos policiacos, por cierto ¿mantendrá a su secretario de seguridad pública, Nacho por sus buenos resultados?.
*** Todo está en sintonía para que el Profesor Jaime Flores Merlo llegue a puerto seguro, manteniendo, incrementando el nivel educativo en los escolapios, gracias al fuerzo de profesores comprometidos con la educación, esperemos se sacuda a funcionarios que en el pasado estropearon la marcha de dicha Secretaría, contados e identificados están, bastante tiempo ha transcurrido para que Merlo ponga orden en casa, de lo contrario, se enfrentara una nueva crisis laboral y educativa.
*** Los partidos que se dicen de oposición hacen “mutis” en cuanto al elevado y exagerado incremento de la gasolina y gas, andarán aún en el Guadalupe-Reyes, esos luchadores sociales que se desgarran las vestiduras por el pueblo, o estarán encampañados, velando por sus propios intereses. Todo se vale menos la simulación y la mentira, ni mamá lucha, la campeona de los precios bajos se ha asomado.
*** El diputado camaleónico Nico Contreras, “partió” el partido del PRI, al acudir a partir la tradicional rosca de reyes”. Como apestando al fondo del presídium lo mandaron, ya muchos priistas están dispuestos a sepultarlo políticamente de ser el ungido a la presidencia Municipal de Colima, el enojo y división se hizo presente, quien en su travesía política se ha convertido en uno de los hombres políticos más incongruentes que hay en Colima.
*** Los alcaldes de Colima y Villa de Álvarez, dejan mucho que desear en cuanto a la captación de recursos para el pago del predial, si va a ir a pagar esa contribución amigo lector llévese lonche, es todo un martirio, una travesía no agradable, con filas inmensas de personas para cubrir el arancel, lo pachorrudo y lento de las cajas o cajeros desespera, aunado que no se da preferencia a los adultos mayores, personas con discapacidad física o mujeres embarazadas, con simples actos se puede decir mucho, esperemos que Yuleny e Insúa lo implementen a la voz de ya. 
*** Rafael Rubalcaba líder del sindicato de trabajadores del IMSS, se mantiene firme en su postura de defender a sus agremiados contra el aun delegado del instituto Mexicano del Seguro Social, señalando la falta de equipo, material y medicamentos, a lo cual el delegado lo toma como una afrenta, dedicándose a perseguir y hostigar a los trabajadores, esperemos que este forastero delegado deje ese lugar a la voz de ya.
*** La cuesta de enero ya está presente, el elevado predial en Villa de Álvarez, se encuentra por las nubes, el aumento silencioso de los alimentos básicos, huevo, carne, pollo cebolla, jitomate, frijol, tortillas, así como el básico de cada hogar que son luz y gas, sin que ninguna autoridad competente diga esta boca es mía, en el caso de la canasta básica, Profeco, brilla por su ausencia, ¿habrá delegación de Profeco en Colima? A ello súmele el ya afamado y repudiado gasolinazo, a donde nos quieren llevar, ya párenle.
*** Muy lamentable que mientras escuelas piden espacios para incrementar aulas, canchas o comedores para los escolapios, les nieguen, mientras, el gobierno del Estado en contubernio con el poder legislativo le entreguen extensiones de tierra, al clero sin chistar nada, espero no me excomulguen por este comentario.
*** Ni con el apoyo de la federación han podido disminuir los índices delictivos en estas tierras del Rey Colima, ¿Qué sigue?.... La Respuesta nos la tendrá que dar el gobernador, Hasta la próxima.

Inicia Gaby Benavides obras en la delegación de El Colomo

Manzanillo, México, Comunicado (15/01/2017).- La Presidenta municipal de Manzanillo, Gabriela Benavides Cobos, inició obras en la delegación de El Colomo, beneficiando la secundaria “Homobono Llamas”, en la que instalarán desayunadores para los estudiantes.
Señaló la alcaldesa de la ciudad, que reunieron recursos para aplicar en obras de beneficio social, y con el respaldo del síndico y los regidores, optaron por beneficiar a las escuelas, en donde llevarán estas obras de gran utilidad.
Se trata del suministro y colocación de 8 comedores prefabricados en concreto, colocación de 42 metros cuadrados de piso en concreto, espacio que permitirá a los estudiantes, desayunar en un sitio cómodo.
“Estoy muy contenta de poder iniciar el año realizando obra pública, y regresando a las escuelas, en donde no sólo entregamos uniformes, becas y apoyo para el pago de intendentes, también estaremos construyendo desayunadores para los jóvenes”.
Reconoció que hay muchas escuelas en donde los niños o los adolescentes, buscan la sombra de un árbol, o dentro de los salones donde no es permitido, para ingerir sus alimentos, hoy ya lo podrán hacer los chicos de El Colomo, en su desayunador, expresó Benavides Cobos.
Este desayunador tiene capacidad para 80 estudiantes, será como un aula sin techumbre, pero bajo la sombra de un buen árbol, que les permita desayunar cómodamente sentados, en una mesa, esa es la finalidad de estas obras que llevaremos a otras escuelas del municipio, aseguró la alcaldesa Gabriela Benavides Cobos.

Nos están matando en Colima


Al principio de esta "guerra contra el narco", entre las primeras declaraciones que los funcionarios del gobierno de Colima realizaron en torno al tema de la violencia fueron: "se están matando entre ellos", "es una lucha entre cárteles", "sólo asesinan a gente involucrada" y cuando no pudieron sostener sus dichos, optaron por mostrar cartulinas con las cifras de la ocupación turística hotelera.

Defender su puesto en la función pública implica hacer lo que sea a costa de permanecer en la nómina.

LAVADO DE DINERO
Platiqué con un empresario de la gasolina y me dijo que la venta en su establecimiento de combustible disminuyó veinte por ciento, me explicó que esto se debe a la venta clandestina y a la liberación en su precio. Por supuesto que esto llama a la reflexión, puesto que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó que Colima es uno de los cinco estados con mayor cantidad de lavado de dinero.

En términos llanos, el narco tiene inversiones en hoteles, moteles, casinos, gasolineras, lotes de autos, abarroteras, imprentas, centros nocturnos, industria de la construcción, comercio informal, bueno, lo que usted ni si quiera imagina. ¿Y qué significa todo esto? Esto quiere decir que si usted tiene un negocio que trabaja de forma lícita, difícilmente competirá con otra que compra material robado, puesto que el precio que ellos oferten será por mucho inferior y la competencia se torna desigual, al paso de un breve periodo de tiempo usted bajará la cortina porque le fue imposible competir. De tal forma que los ahorros de toda su vida se fueron en intentar sostener un negocio destinado al fracaso por las razones anteriormente expuestas y usted caerá en la pobreza porque unos cuantos acapararon el mercado y lo pudrieron.

Esto me hizo recordar a varios pequeños comerciantes asesinados en sus establecimientos sin que hasta hoy sepamos el móvil del homicidio.

Por supuesto, el lavado de dinero en Colima es tema tabú, la autoridad sólo observa.
Pero analicemos un poco más, el crimen organizado produce, roba o invierte en lo que sea negocio, producto de su actividad ilícita existe un producto que luego usted y yo consumimos, probablemente usted dirá "yo no" y hasta le creeré, pero debe considerar que hay quién sí. Por ejemplo, los pantalones con marca de imitación, que tal vez compra un compañero de su oficina a crédito, pagadero en quincenas, son producto de una actividad al margen de la ley. Para que usted pueda vestir esas prendas, probablemente cuando los criminales asaltaron ese camión donde la empresa transportaba los pantalones, un criminal asesinó a uno de los empleados (esto me recordó al menor florista asesinado en el Mercado Álvaro Obregón) y así su ropa está bañada de sangre inocente.

ROBO DE INFANTES
Recuerdo que en el primer año de gobierno de Silverio Cavazos Ceballos convocaron a los directores de medios de comunicación para hacer una dinámica en donde preguntábamos y el gobernador respondía, en ese entonces no sabía cuál tema podría resultar de mayor interés para la colectividad, por lo que me acerqué con el periodista Pedro Zamora Briseño y me sugirió cuestionarle: ¿qué haría el gobierno estatal en torno a una banda de secuestradores que operaba entre los estados de Jalisco, Colima y Michoacán? a lo que el extinto gobernador respondió con la negativa sistemática, esto es, negar el hecho hasta sus últimas consecuencias. Viene al caso porque hace poco la Procuraduría General de la República aceptó que en nuestro país se están robando infantes, y en Colima sólo el año pasado "desaparecieron" dos menores que hasta este momento se ignora su paradero. De sobra está decir que el crimen organizado trafica personas como esclavos, para prostituirlos o comercializar sus órganos.

Evidentemente la política de estado en Colima, es que este tema es "prioritario", esto me hizo recordar la máxima: "prometer no empobrece".

JÓVENES ADICTOS
El expresidente de la república Vicente Fox declaró que mueren más personas por enfermedades respiratorias que por el consumo de drogas, explicó que es un número muy reducido de personas que mueren por sobredosis. Eventualmente esto es cierto, sin embargo, las más recientes cifras oficiales indican que los jóvenes se "enganchan" con el consumo de drogas a más temprana edad, lo que de inmediato los coloca en el sector de personas vulnerables para ser reclutados por bandas delincuenciales con las consecuencias que ya conocemos. Evidentemente el crimen organizado suministra las drogas y cada quién es responsable de sus actos, la culpa es intransferible, pero la responsabilidad es directamente de quienes deberían combatir a estas organizaciones antisociales.

ASESINATOS EN LA IMPUNIDAD
"Los hechos aislados" como los nombraron, fueron incrementando, hasta convertir a Colima en "la sucursal del infierno". ¿Cuántos deben ser los criminales para asesinar a dos mil personas en dos años de la administración Peraltista? ¿En serio la autoridad no los tiene ubicados? ¿En verdad el gobernador no sabe que funcionarios forman parte de los grupos delincuenciales?

Probablemente el gobernador acepta el hecho de que unos cuantos se enriquezcan a costa de la vida de otros, sin embargo, habemos quienes nos concentramos en ciudades para vivir de forma armónica y pacífica.

Estoy completamente de acuerdo en que el "gabinete de seguridad" no sólo faltó a su compromiso, si no que resulta nocivo que permanezcan en el cargo, puesto que es público y notorio su incapacidad.

CONGRESISTAS OMISOS O CÓMPLICES
¿Cuántos de los aspirantes a puestos de elección popular en este proceso electoral estarán financiados por el narco en Colima? No lo sé, pero intuyo que varios.

Los que no están en la nómina del narco poco o nada han hecho por transformar esta realidad desde su curul, que no es poco lo que podrían hacer al formar parte de partidos políticos que agrupados se cuentan por miles de militantes, aunque, pensándolo bien, probablemente estos también están "infiltrados" hasta las cúpulas.

Independientemente de este panorama desolador, estoy convencido que los ciudadanos tenemos la obligación de dar la batalla para contener esta crisis humanitaria y transformar la realidad de una forma positiva

Con los ojos en la cara. De cuando fui banquero

Título de la obra: "Niño Proletario".

Formado para entrar al cajero, estaba un hombre cuya edad oscilaría entre los 45 y los 50 años y quien de manera compulsiva movía la cabeza muy a su pesar y malestar. Hasta se podía apreciar que trataba de evitar el movimiento incontrolable como si aquello le causara pena. Debe ser muy difícil acostumbrarse a todo lo que nos hace sentir mal, más allá del dolor. Esperaba yo afuera del banco y allí, donde estaba, pasan muchas personas porque hay bastantes comercios. Unos, se advierte, llevan mucha prisa, otros, caminan lentamente como cansados y hasta parecería oportuno que hubiera unas bancas para quien necesite reposar un poco o esperar a alguien. Justo ahora que esto escribo, recuerdo que cuando tenía trece o catorce años iba los días miércoles al banco de Zamora a depositar las monedas que los peregrinos devotos del Señor de Rancho de Villa donaban los martes de cada semana. Llegaban los creyentes a pedir todo tipo de ayuda al Cristo Milagroso: para que el temporal fuera bueno, para que sanara a la abuelita que tenía tiempo como tullida y sin poder caminar y hasta se llegó a pensar que le estaban haciendo un mal oficio porque como dicen tantos: “de que los hay, los hay”. También, muchas de las oraciones eran para que al marido o al hijo se le quitara lo borracho y grosero; para que ya regresara el hijo que se fue y no saben a dónde ni por qué; para que los hijos que se fueron al norte se reporten con sus padres enfermos; para que la hija entre en razón y se dé cuenta que ese novio no le conviene; para que me abra el entendimiento en tiempo de exámenes porque hay materias a las que no les entiendo casi nada y no he tenido tiempo ni ganas de estudiar. Suplicaban los estudiantes: ¡Señor de Rancho de Villa, hazme la maravilla! Iban muchas prostitutas pero no sabemos cuáles eran sus ruegos y súplicas, eso sólo Dios lo sabe o como dijo San Sebastián,” pueque ni án.“ La devoción de ellas, tan lastimadas, no desmerecía nada si se le comparaba con los demás que asistían en busca de la misericordia y el consuelo de Dios quien además es padre de todos y más aun viéndolos tan desconsolados y afligidos avanzar arrodillados y con el dolor reflejado en el rostro y entender que el peso de los pecados y de las necesidades es mucho comparado con la distancia que hay que recorrer postrados. Además, muchas y muchos vienen caminando y otros no sabían cómo completar para el pasaje pero una manda es una manda y es necesario cumplirla. Pase lo que pase, allí estarán, primero Dios y María Santísima.
Ya había dicho, que los miércoles de cada semana, iba al banco y me entregaban unas cajitas rectangulares dependiendo del tamaño de las monedas que casi siempre eran pesos, tostones, veintes, dieces y de cinco centavos y, de vez en cuando, pesetas. Una vez que contaba todo el dinero, lo depositaba y a cambio me daban un papelito como comprobante del dinero que dejaba. Así de fácil era el asunto. Todavía no entiendo por qué yo y no otros más grandes y más fuertes hacían ese trabajo. La maleta estaba pesada pero solo caminaba ladeado cuatro cuadras porque el banco estaba en la esquina que hacen Zaragoza y Gabino Barreda. Realmente cerca y con una ventaja, no había tanta inseguridad ni asaltos en poblado y despoblado. Había tranquilidad y se podía transitar sin ninguna preocupación y sin cuidarse de nadie. Iba y regresaba sin despeinarme pero con los dedos y las manos verdes por el polvo que trae el dinero sonante. Antes de eso, nunca había ido a ningún banco ni me llamaban la atención y no estaba en edad para ello.
Así como el señor movía la cabeza haciendo fila en el cajero automático y electrónico, ya dije, de manera compulsiva, hay muchas personas en las que la agitación y el temblor son más intensos, de tal manera, que es más notoria la dificultad para realizar algunas actividades por sencillas o simples que parezcan: tomar un vaso con agua, encender un cerillo, rasurarse, pintarse los labios, llevarse la comida a la boca, escribir, cocinar y caminar. Los que no cargamos con eso, no nos parece tan grave ni entendemos lo que significa para los enfermos de cualquier condición social; pero es mucho peor, cuando se es pobre, rayando en lo miserable y entonces, el padecimiento se hace acompañar del hambre, de la falta de medicinas y tratamientos y enclaustrado en un cuartucho sin servicios y plagado de bichos; en un espacio indigno para vivir y en la más terrible soledad. Sin atención y compañía, es poco menos que la muerte. Así como esa enfermedad, todo se complica cuando no hay recursos económicos; cuando no hay apoyos de ninguna especie, cuando no hay ningún cristiano a tu alrededor. Cristiano, dije y cuando esto digo no me refiero a los que van todos los días al templo ni a los que se golpean el pecho ni a los que pasan la vida leyendo la biblia y aprendiendo textos de memoria ni a los que se dicen “salvos” porque no ingieren alcohol ni van a los bailes y les espantan las palabrotas. Es importante hacer todo eso, pero pierde su sentido cuando somos abusivos, orgullosos, hacemos prestamos con intereses altos, destruimos la unidad de las familias y de la comunidad. Cuando nos olvidamos del prójimo y no somos solidarios con nadie. Cuando llevamos una moral doble y cuando exhibimos nuestro cristianismo para que los demás crean y digan que somos del grupo de los buenos. La bondad no se presume. No hay un club de bondadosos. Tampoco una Asociación Civil.
Leí una memoria, documento que serviría para que una joven estudiante de la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga reciba en su momento un título y una cédula profesional que la acredite cómo Técnica en Trabajo Social por haber realizado el servicio social en una institución que se llama; “Comedor, Brazos Abiertos”. Solamente una vez asistí a ese espacio comunitario tan importante para los pobres, los miserables, los ancianos, los adictos, los niños. Es un lugar en el que se cree en la fuerza de Dios y en la debilidad de los hombres y las mujeres. El trabajo que allí se realiza desde hace ya varios años, nos recuerda la capacidad de personas bondadosas para reaccionar ante situaciones que laceran a seres humanos, víctimas del capitalismo salvaje e inhumano al que solamente le importa el poder del dinero, la acumulación y el control del mercado. Victimas también del olvido gubernamental en que se tiene a esas personas más necesitadas porque atenderlas, voltear a verlas no les representa ninguna ventaja política. No hay de donde sacar tajada. Rechazados también por los partidos políticos que no realizan trabajo en lugares que no les traerán buenos dividendos ahora que viene el reacomodo y hay la posibilidad de alcanzar a colocarse en el carro de la fortuna aunque sea una regiduría. Hay quienes abren los brazos y el corazón al dinero, al poder, a la ambición sin medida. Habemos otros, que volteamos para otro lado pero una vez que ya vimos lo que pasa, no hay pretexto ni explicación que valga para que nos llamen con toda razón, omisos e indiferentes ante el dolor y la miseria humanas. Formados y con una grande necesidad hay cientos, miles de personas, millones de pobres y a nadie, a ninguno de ellos les va a mejorar su calidad de vida con un…”usted perdone y que Dios lo bendiga”. Es verdad, alguna vez fui banquero, no lo voy a negar y eso me hace tener sentimientos encontrados y ni siquiera sé exactamente por qué.

• Asesor de la Escuela de Trabajo Social “Vasco de Quiroga”

 

Crisis humanitaria en Colima

Suena catastrófico el término, sin embargo lo es.

Nuestro colaborador de “Avanzada”, el general José Francisco Gallardo Rodríguez, lo publicó la semana pasada: hizo una amplia exposición de motivos por los cuales nuestro estado se encuentra sumergido en esta crisis humanitaria documentada por los observatorios internacionales, que han hecho un análisis de la situación en la que se encuentra nuestro país y lo considera uno de los estados (nación) más violentos del mundo.*

Luego de la "alerta máxima" de viaje emitida por el Departamento de Estado de Estados Unidos, se colocó sobre el territorio colimense una lápida que acuña un epitafio económico de devastación y miseria para las próximas generaciones.

Pasaron dos presidentes de la república, siete secretarios de gobernación, cuatro gobernadores en el estado, ocho secretarios generales de gobierno, cinco procuradores de justicia, varios batallones, pelotones, regimientos de la milicia por Colima para "combatir" la inseguridad, pero ni siquiera pudieron contenerla.

Al ser Colima considerado "nivel 4" en la escala de violencia, tocamos fondo en esta materia. No hay más.

Observo el trabajo cotidiano del gobernador y su desempeño es sumamente pobre.

Declaró que dedicaba ochenta por ciento de su tiempo a hacer política. ¿Para qué? Su obligación es garantizar la seguridad de sus habitantes, para eso se le paga. Sus resultados son pésimos. Por decoro debería renunciar, pero como esto no lo tiene considerado en su agenda porque de eso vive, por lo menos debería reconsiderar las prioridades del estado.

Los actores políticos de "oposición" omisos en su responsabilidad, peleando por su próxima posición en el "servicio público", evitan enfrentamientos con la autoridad para así garantizar el jugoso cobro en la nómina.

Las cámaras empresariales (salvo alguna), sumisas, aceptan que asesinen a sus clientes, a sus colegas, a sus compañeros de vida.

Las personas desaparecidas se incrementan en número, los feminicidios imparables, huérfanos, deudos, viudas que lloran a sus muertos, esos que Nacho no ve ni oye.

Como sociedad nos dejamos solos, nos abandonamos. Olvidamos que la semilla que sembremos hoy será el fruto que cosecharemos mañana.

Y por las claras muestras de indiferencia, veo para Colima un futuro reducido a cenizas. De donde nos levantaremos, no sé cuándo ni quienes, pero sucederá.


* El texto del general Gallardo al que se hace referencia puede ser consultado en el siguiente enlace: http://diarioavanzada.com.mx/index.php/opinion/22477-crimenes-de-lesa-humanidad