Vislumbres. Requiescat Profesor Olvera

La mañana de este martes 4 de julio, el corazón ya cansado del profesor Salvador Olvera Cruz dejó de latir, aunque su gran cerebro estaba todavía lleno de proyectos, queriendo aportar interesantes escritos como los contenidos en varios libros que publicó, y como los reportajes históricos y los agudos análisis que durante décadas estuvo aportando a diversos periódicos de la entidad.

El profesor Olvera Cruz, chaparrito él en cuanto a su constitución física, era, sin embargo, de una estatura mayor en cuanto a su espíritu, y fue uno de tantos individuos sensibles e inteligentes que ha dado nuestra entidad, aun cuando como ser humano que fue, tuvo también sus debilidades.

En cuanto a su desempeño profesional, “El Maestro Chava”, como se le decía de cariño, supo elevarse igual, tanto en el aula como en las letras, a unos niveles que muy pocos colegas de ambos gremios han logrado alcanzar.

Nació y creció pobre, y pasó sus últimos años con los reducidos ingresos que le brindaba su ya muy antigua jubilación magisterial. Pero dentro de todo eso, o pese a todo eso, supo mantener una mirada muy penetrante sobre la problemática de Colima y una memoria plena de recuerdos y datos que, para desfortuna nuestra, ya no tuvo más tiempo para plasmar en otra larga hilera de textos.

La vida brilló para él en la ciudad de Colima el 8 de enero de 1942, aunque desde muy pequeño tuvo que compartir quehaceres y responsabilidades laborales con su señor padre, de oficio carpintero, para poder subsistir familiarmente.

Con penurias y dificultades económicas, pero con excelente memoria y una inteligencia precoz, Salvador fue un alumno brillante en la primara, la secundaria y la Escuela Normal. Escuela, esta última, de la que egresó a finales de la década de los 50as, yéndose de inmediato a dar clases a la entonces muy apartada comunidad de Pueblo Nuevo, en la zona montañosa de Villa de Álvarez, cruzando en aquellos años las crecientes del Río Grande sobre una canastilla de madera que, sostenida por un grueso cable de acero, solía estar funcionando a unos cien metros río arriba del punto conocido como El Seis, muy cerca de donde está hoy la presa derivadora de Peñitas.

“Madrugábamos – me platicó una vez- los lunes varios profesores muy jóvenes para irnos acompañados. Procurábamos hacer el recorrido juntos hasta la orilla del río y, ya pasando, uno se iba a Zacualpan, otro se quedaba en Juluapan, otros se iban para el Cerro Grande, uno más para Agua Dulce, yo me quedaba en Pueblo Nuevo, y los últimos continuaban andando hasta El Mixcoate y más lejos... Con el tiempo, en las secas, me compré una bicicleta, y en ella me iba yo. Aunque a veces tenía necesidad de dejarla encargada en Juluapan”.

Después de esas imborrables experiencias trabajó también en la escuelita de Tecolapa, luego en Tecomán; más tarde se inscribió en la Escuela Normal Superior de Tepic, donde cursó la Licenciatura en Geografía, y comenzó a dar clases en secundaria.

Fue catedrático de tres bachilleratos de la Universidad de Colima, y subdirector de la Escuela Superior de Ciencias de la Educación (ESCE) de la misma U. de C., en la década de los 70as. Que fue cuando tuve la buena suerte de conocerlo.

En esos años estaba como director de la ESCE un inteligentísimo guerrerense: el licenciado José Rodríguez Salgado, casado con la maestra Yolanda Silva Ochoa, muy inteligente también, y cuñado, por ende, de Jorge Humberto Silva Occhoa, Secretario General entonces de la U. de C.

Chava era, en aquellos años, una especie de tractor para trabajar, y me consta porque algunas ocasiones trabajé junto con él y junto con Rodríguez Salgado, para sacar a la luz oportunamente la Gaceta Universitaria.

Después le perdí la pista a Salvador, hasta que me lo encontré fuera ya de “nuestra máxima casa de estudios”, cuando el Grupo Universidad se dividió a causa de que JHSO prefirió dar el apoyo a Fernando El Nene Moreno Peña, para que fuera su sucesor en la rectoría en vez de dárselo a otros elementos de mayor experiencia y edad.

Y ya por último convivimos y colaboramos varios años, desempeñando él en Villa de Álvarez y su servidor en Colima, el oficio de cronistas municipales.

Dentro de este último esquema de trabajo, Chava nos aportó interesantes textos que fueron integrados en varios libros colectivos que publicó la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima.

Siendo cronista por vocación, muchas veces siguió fungiendo como tal, pero sin nombramiento, durante el primer año y medio de la administración de Yulenny Cortés León, en Villa de Álvarez. Y lo más triste de este asunto es que apenas lo acababan de ratificar como tal, el pasado viernes 16 de junio, cuando comenzó a recaer de unas viejas dolencias y tuvo que ser internado en la clínica del ISSSTE.

Supe, en la última plática que sostuvimos por teléfono hace apenas unos días, que estaba por publicar un nuevo libro sobre la vida y obra del Gral. Higinio Álvarez García, uno de los nietos más brillantes y polémicos del también Gral. Manuel Álvarez Zamora; y que le había propuesto al cabildo villalvarense la idea de corregir una errata muy significativa que hace 26 años, cometió en contra de esa población la XLIX Legislatura, al haberla elevado desde la categoría de villa a la categoría de ciudad, pero manteniéndole en el Decreto que para esos efectos se publicó, el nombre de Villa de Álvarez, en vez de cambiárselo, por el de Ciudad Álvarez, como debió ser.

Hoy, Chava, sin embargo, se nos adelantó al viaje sin retorno, y tal vez alguno de sus hijos deba retomar la estafeta que dejó. Requiescat in pace Profesor Salvador Olvera Cruz, y va mi pésame para sus descendientes.

La más conocida.-

A propósito de fallecimientos, el lunes concluyó también el ciclo vital del notable escultor y pintor mexicano, José Luis Cuevas, quien durante el sexenio de Fernando Moreno Peña, vino a exponer en nuestra ciudad, allá por el camellón de la Avenida de los Maestros, una muy interesante serie de esculturas, entre las que estaba, como de unos 80 centímetros, o un metro de alto, la escultura original de La Figura Obscena.

En esos días alguien tuvo la ocurrencia de levantar una especie de encuesta para detectar cuál de todas esas figuras había gustado más a los espectadores colimotes y, presuntamente, la mayoría opinó a favor de la mencionada.

Como consecuencia de lo anterior, y aprovechando el gran ego que tenía el afamado artista, las autoridades locales se lo informaron y éste decidió, al parecer, donar como quien dice el molde para que, magnificado al tamaño de un elefante, se le expusiera en algún sitio muy visible de la ciudad.

Este redactor fue testigo, en su momento, de dicho acto de “donación” por parte del hoy fallecido Cuevas y, cuando ya la escultura alcanzó la talla de monumento, el gobernador y sus allegados decidieron (sin consultar a nadie para esto) que la escultura tendría que ser colocada en donde por un grave error no pudo instalarse La Palma del escultor Sebastián, y así fue cómo la mencionada Figura Obscena “se dejó ver” en la entrada norte de Colima, provocando, como ya se sabe, algunas reacciones en pro, y muchísimas totalmente en contra.

El trazo de un nuevo puente en lo que vendría a ser el Tercer Anillo Periférico vino a zanjar la cuestión, y logró que a José Luis Cuevas se le quitara el coraje que tuvo cuando su remoción.

Hace dos noches, sin embargo, cuando cierto canal de televisión muy oficial dio la noticia del fallecimiento “del gran artista” (que tenía la fama de poseer un carácter muy difícil), el reportero que la difundió dijo que La Figura Obscena es “la escultura más conocida” que aquél produjo. No obstante lo cual le deseamos que descanse también en paz. Dios quiera que así sea.

Independence Day.-

Pobre de Trump. Le está lloviendo en su milpita, y está cosechando lo que sembró… Una de las más recientes notas que ha producido este gran señor consiste en una imagen de la lucha libre en que, estando éste junto a un ring, agarra por el cuello a un individuo en cuyo rostro aparece el logo del canal de noticias CNN, y lo tira al suelo. Comentando adicionalmente que en el twiter que acostumbra usar que dicha cadena noticiosa de falsaria.

No en vano y ya casi en vísperas de The Independence Day, una figura grotesca del ex conductor del programa El Aprendiz, fue paseada por las calles de una ciudad norteamericana para que el público que quisiera le diera “una patada en el c…” Como señal del enorme aprecio que sus gobernados tienen por él.

El Parque Solar.-

No se rían, la cosa es seria: resulta que la semana pasada se llevó a cabo en Manzanillo una reunión inédita en nuestra entidad, en la que estuvieron presentes el ciudadano gobernador, los integrantes de una presunta “Comisión Reguladora de Energía (CRE) y el sector empresarial”, diciendo, entre otras elegantes frases, que se tienen que “agilizar y aprovechar los proyectos del clúster energético que se formó en el Puerto de Cuyutlán [pues…] tiene gas natural, gas LP, energía eléctrica”, etc.

Hasta ahí todo iba más o menos bien, pero a don Guillermo Ignacio García Alcocer, Comisionado presidente de la CRE, se le ocurrió añadir que en tan grande el potencial que nuestro estado tiene para producir energía que “si en el 40 por ciento del territorio se construyera un parque solar gigantesco en el estado, pudiera generar toda la electricidad que requiere el país”. Expresión que según parece impactó a los allí presentes. Sólo que a este genial “delegado” se le pasó tomar en cuenta que la inmensa mayoría del territorio estatal es cerril y selvático, y que la parte más o menos llana es mucho menor al 40% que dice. Siendo, por otra parte, esta región, la más poblada. Así que ¿dónde podría construirse ese “gigantesco parque solar” que menciona?

Lo que más irrita tanto en éste como en otros casos no es que nuestros gobernantes carezcan de imaginación para poner en panorama una “nota” como ésa, sino que no aflore en sus cerebritos el mínimo asomo de duda o crítica ante lo que algunos fuereños vienen a decir lo que podemos hacer o dejar de hacer quienes vivimos aquí.

Vivencias: Escuela del futuro

La educación en nuestro país ha transitado por diversas épocas, posterior a la revolución contra la dictadura de Porfirio Díaz, tras treinta años en el poder (cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia) hubo notables avances aún con la resistencia del clero, en ese entonces la misma era para los más acaudalados, privilegiados, se impartía en las grandes ciudades.
El sentir de los revolucionarios, de la clase mayoritariamente en extrema pobreza, era que la misma llegara a todos los rincones de nuestro país, dando un giro de 180 grados al quitarle a la iglesia la impartición de los conocimientos y el estado tomar la rectoría de tan importante labor, se empiezan a introducir las artes - los oficios, convencidos los liberales que la educación era el único camino que podía conducir al país a tan ansiado progreso.
Como algo relevante es la edificación de escuelas, bibliotecas fijas y móviles tendiente a elevar los niveles de conocimiento en la población, no se puede hablar de este periodo sin mencionar la figura importante de Vasconcelos, quien combatió ferozmente el analfabetismo, apoyado en una reforma que tenía como premisa, la de instruir, ” preparar al alumno para la productividad, fomentando en el escolapio el amor al trabajo - que falta hace Vasconcelos hoy en día- como deber social”.
En ese momento la necesidad primaria de la población era la de la alimentación, pero no de letras como lo idealizo Vasconcelos, quien degustaba de desayunar, comer y cenar las obras de los clásicos a los cuales era asiduo lector , de ahí que fuese un obstáculo para lograr su tarea encomendada.
Entre el ayer y el hoy existe una brecha enorme en cuanto a las herramientas, estrategias y métodos para el proceso de la enseñanza- aprendizaje, hoy la tecnología es nuestro principal “aliado” para quienes nos dedicamos a este importante actividad, dado que dicen los expertos en la materia que mientras más sentidos( la vista, el oído, etc) se emplean para adquirir conocimiento mejores son los resultados.
Año con año vemos el martirio que sufren los padres de familia comprando útiles escolares, porque no simplificar esta labor, cuando los teléfonos inteligentes, tabletas , están en las manos de muchos estudiantes, evitando las compras de pánico de libreta por materia, lápices, lapiceros juegos de geometría etc.
Pues como es sabido con ciertos programas de software o aplicaciones que se le puede instalara a uno de esos equipos puede tomar apuntes el alumno, tomar una foto del momento ( evidencia) , grabar todo lo que el educador está diciendo, tener el contenido de los libros te textos por mencionar algunas ventajas, dando pie a una escuela del futuro.
Reemplazando así las monografías, tablas periódicas de los elementos, raíces cuadradas, juegos de geometría, la labor de educar no se puede rezagar, estamos viviendo en una era digital con sus ventajas y desventajas, saquémosle ventaja a lo bueno por bien de las futuras generaciones con solo dar un click. Que nos permite tener una mejor información, dado que el mundo se mueve a una velocidad inimaginable, ahorrándonos así muchos problemas ecológicos con la tala inmoderada de arboles para emplear las hojas en libros y libretas.
Considero que la Reforma Educativa de 2013 debió empezar por el uso de tecnologías, infraestructura, planes , programas al servicio del alumno – profesor, no por una evaluación punitiva, que no persigue elevar los niveles de educación en el país, sin duda el Gobierno Federal con sus reformas solo demuestra que fueron infectadas con una dosis de error y por qué, no ,de locura. Tarea hay y mucha.

A MANERA DE COMENTARIO..
* En la entrega de libros de Texto para el ciclo escolar 2017- 2018, en Colima el día 20 de junio coincidí con el secretario de educación en el Estado Maestro Óscar Javier Hernández Rosas, al entrar a la escuela primaria donde se llevo a cabo dicha ceremonia, haciéndose acompañar del Dr. Arturo Ancona García López, director de la comisión Nacional de libros de texto gratuito con quien me presento como el profesor más disidente y combativo de los Maestros federalizados ¿será? Lo dijo el secretario. Cabe mencionar que asistí a ese evento, por indicación de la ejemplar Directora Margarita Rodríguez Serrano.
*E n el Pri Estatal se encuentran un poco preocupados, ante la falta de cuadros competitivos para el 2018 y la amenaza de los ” diputados del combo” que desean pisar callos y marginar a la militancia, con trayectoria en cuanto a carrera partidista se refiere, se dejaran comer el mandado los verdaderos priistas? El tiempo lo dirá…
*Quien no se recupera del desabasto sufrido es la Farmacia de la sección 39 del Snte , a decir de los que surten las recetas medicas, el coordinador de los “diputados del combo” ex dirigente de esa sección sindical, le metió severo gancho al hígado al hacerse en cantidades mayores de sildenafil , dejando el desabasto a todo lo que da, sin duda que el “ tribunillo” ocupa ayuda… de los especialistas, esperemos que el actual dirigente no le tiemblen las corvas, poniendo un hasta aquí a nefasto personaje, en detrimento de los que si trabajan.


* Vocero del Frente Magisterial independiente en Colima . sígueme en las redes sociales: facebook che charly Olvera twiter@checharlyolvera

Viñetas. Valentía vs. estupidez

Hace unos días la urbe manzanillense se quedó si el servicio de agua potable por mas o menos 6 u 8 horas, el motivo fue que la CAPDAM en manos, o manitas, de su Director, el Lic. Daniel Cortés, instaló unas válvulas, una en la Av. Paseo de Las Garzas y otra más en la Av. Elías Zamora, sin duda una obra necesaria, además que bastante costosa porque según el boletín enviado el costo de éstas superaba los 8 millones de pesos, hasta aquí todo bien y digno de aplaudirse, porque no siempre se hacen arreglos de tal magnitud, además se realizó en tiempo récord porque si bien es cierto estaba anunciado que no habría agua durante todo el día, debido a lo rápido con que hicieron la obra el servicio se reestableció en menor tempo, un aplauso más para el Director de CAPDAM y su equipo.
Pero hasta aquí las buenas noticias, y empezaremos con las malas y es que, desde el principio de la obra en la Av. Elías Zamora, la CAPDAM se dedicó a tirar las aguas negras a la avenida, así, sin más a la calle, había en el lugar de la excavación sendas bombas que, a toda su capacidad, vertían aguas negras indiscriminadamente a la calle, sobre el asfalto y la tierra, en algunos lugares se formaban charcos y en otros el rio de heces corría alegremente.
Más adelante, sobre la misma avenida las alcantarillas convertidas en fuentes, también desbordaban su fétido contenido a la altura de la unidad cinco de mayo, pero bueno, para no hacerles el cuento más largo, todo el día el Valle de Las Garzas, la zona habitacional más poblada de Manzanillo, estuvo oliendo a caca, y las aguas negras se pasearon por varias de sus calles y avenida y es que para hacer la mencionada obra se tuvieron que tapar varios ductos lo que ocasionó que los drenajes se desbordaran.
Esta obra que puede y pudo traer grandes beneficios fue manchada por la caca que se regó ese día por todas las calles que he mencionado, y esto es un verdadero crimen contra la salud de los habitantes del Valle de Las Garzas, y es que al secarse estas aguas dejan tras de si un fino polvo que es levantado por el viento y llevado hasta nuestra cara, ojos, labios, casa, comida y agua ¿y sabe que? ese polvo, contaminado por las heces fecales, lleva millones de virus y bacterias que son las causantes de enfermedades, gastrointestinales, conjuntivitis y cólera en el menor de los casos, porque también llevan hepatitis y salmonelas, ahí nomás, eso fue lo que nos dejó Daniel Cortes y su equipo de descerebrados que no pudieron prever que las aguas negras inundarían el Valle y nos dejaría a los que ahí habitamos a nuestra suerte.
En un comunicado, no sé si enviado desde la Presidencia o desde la CAPDAM, decían que la obra era necesaria y que se asumirían los costos políticos de esta valiente decisión, y como de costumbre, alababan la determinación de nuestra alcaldesa y la efectividad del director Daniel Cortés, pues déjenme decirles que ellos, que no viven en el Valle, pagarán muy barata su osadía, caro, caro lo pagamos los que vivimos ahí, ya en días pasados las enfermedades de los ojos y gastrointestinales son cosa de todos los días entre los habitantes de los barrios uno al cinco, y todo por la valentía de nuestras autoridades que están dispuestas a afrontar los costos a costa de nuestra salud.

‏En una bolsa negra:


Caben las extremidades y el torso de un hombre que alguna vez fue niño, que tuvo amigos, hermanos, esposa, hijos. Cabe un país rico en miserias y en promesas que siempre serán promesas. Cabe la corrupción y la impunidad de los políticos depredadores, los sexenios de indolencia, las décadas de negligencia.

Cabe una campaña política con todas sus dádivas, lucros y falacias. Cabe una candidatura, un acta de mayoría, una curul, una investidura. Caben una o diez instituciones de gobierno y legajos de denuncias archivadas. Caben las declaraciones torpes y el “efecto colateral”.

Cabe la cabeza de un hombre del que ya no sabremos su razón, su porqué, su no tuve otra opción. Cabe la noche entera con torretas de patrulla iluminando intermitentemente el rostro de los jóvenes. Cabe el azoro y luego el miedo, también la impotencia. Caben las estadísticas con todos sus números que deberían ser nombres.

Cabe una ciudad que se despierta con noticias alarmantes, terribles. Cabe una balacera, el ulular de las sirenas y el nunca nadie vio nada. Cabe la confusión y la bala que no cambió trayecto pero sí el destino. Cabe el desprecio por la vida, los huesos mondos y enterregados y la carne que alguna vez fue un cuerpo.

Cabe, con sobrado espacio, la Constitución. Cabe toda una raza con su cultura e idioma juntos. Cabe la historia de este país.

Cabe el mismo país.

VISLUMBRES. El Salario del Miedo

Ése fue el título en español de una película franco-italiana que se proyectó hacia principios de la década de los cincuentas del siglo pasado, en la que de un modo muy crudo (pero creíble) se habla de los peligros que afrontaron cuatro empleados europeos de una empresa petrolera norteamericana para transportar, sobre unas brechas apenas dibujadas en cerros selváticos, varios camiones cargados con cajas con botellas de nitroglicerina, que serían usadas para taponear, mediante una explosión inducida, un pozo petrolero que se había incendiado en el corazón agreste de una de tantas “repúblicas bananeras” que existían entonces en Centro y Sudamérica.
Y el título “El Salario del Miedo” venía muy al pelo con aquella trama porque, siendo la nitroglicerina altamente explosiva, los tumbos que daban los camiones sobre la mala brecha y los ríos crecidos que tuvieron que atravesar, amenazaban con hacer trizas en cualquier momento a los conductores y sus copilotos que, por exponer sus vidas, iban cobrando miles de dólares.
Y salario del miedo parece ser, también, aunque muy exiguo, el que cobran los agentes de las diversas policías que hay en nuestra entidad, debido al terror que tienen por tantos muertos como siguen apareciendo en casi todos los municipios colimotes. Un salario, pues, que no se atreven a dejar de percibir porque, como cualquier hijo de vecino, tienen necesidades por satisfacer, pero que tampoco devengan con el arrojo que se le atribuye a los policías valientes, porque se estarían enfrentando a individuos desalmados y cabrones que, como bien se sabe, “tiran a matar”. Y aquéllos no quieren dejar huérfanos a sus críos.
Por otra parte hay varios indicios que nos dan pie para sospechar que algunos de los diez alcaldes colimotes, y tal vez hasta el gobernador, cobran también (aunque más jugoso) su propio salario del miedo, ya que no hacen gran cosa por atender y resolver el creciente problema de la inseguridad. Tal vez porque, una de tres: o están amenazados para no meterse donde no les llamen, o están comprados para hacerse disimuladitos, o ambas cosas a la vez. Porque no de otro modo se explica que mientras los espacios refrigerados del Semefo ya son insuficientes para recibir tanto cadáver, las capturas de los perpetradores son mínimas y los asesinos siguen sueltos, haciendo de las suyas.
Pero volviendo al tema de la película que reseñé, les recomiendo que si no la han visto aún, la busquen en la internet. Pues es una de esas películas que ya se hicieron clásicas y que, como solía decir nuestro buen amigo Héctor Flores, “mantienen al espectador al filo de la butaca”.
Después de la Ola Azul.-
Quienes ya tengan algunos años andados, sabrán, tal vez, que durante la segunda década del siglo XX hubo en nuestro país unos grupos pseudo-revolucionarios que fueron conocidos como los “batallones rojos”, impulsados en Colima por el ex seminarista zapotitlanese Basilio Vadillo. Y que igual hubo en Tabasco, en la tercera y cuarta décadas de dicho siglo, unos grupos de golpeadores y asesinos a sueldo que se llamaban “camisas rojas”, impulsados y sostenidos por el entonces gobernador tabasqueño Tomás Garrido Canabal, de feroz espíritu jacobino. Y que, aquí en Colima, hace unos poquitos años, hubo asimismo, evocando aquellos viejos ayeres, varios grupos de militantes del que ahora se conoce como “el otro PRI”, que encabezaba (o tal vez encabeza aún) el ex gobernador Fernando Moreno Peña, quien como distintivo los hacía portar, igual que su antecesor tabasqueño, camisas y blusas rojas. Llegando al grado de que, por ser tantos y tener el propósito de contrarrestar “la Ola Azul” impulsada por Vicente Fox y aliados, fueron conocidos como “la Marea Roja”. Marea que como ocurre usualmente en las costas, desde hace un buen rato ha ido “a la baja”, y que según se avizora (no nada más en los municipios costeños) no será durante el próximo año electoral cuando recupere los altos niveles que tuvo.
“El efecto Peje”.-
A diferencia de como está ocurriendo en otros estados, en Colima no figura el partido de Andrés Manuel López Obrador, aunque él afirme que “Morena no tiene dueño”.
El hecho de que Morena casi no figure ni haga bulto en Colima no quiere decir, sin embargo, que no figurará y que no crecerá exponencialmente dentro de unos poquitos meses, porque como bien se sabe, ya se comienza a sentir en todo el país “El Efecto Peje”, como cuando en vísperas de las elecciones del años 2000, se comenzó a sentir también “El Efecto Fox”, que hizo ganar incluso a muy malos candidatos que en algunos lugares puso el PAN.
Esto que digo, y que no es pronóstico sino una realidad que se está palpando, ya lo percibieron también, a nivel local, algunos actores políticos de todos tipos y colores desde cuando menos el primer mes del año en curso. Mismos que estuvieron todo este tiempo a la expectativa de cuanto ocurriría, sobre todo en el Estado de México, durante las elecciones del primer domingo de junio. Espectadores políticos a su vez que, aun viendo la derrota de “la maestra Delfina”, valoraron los votos que tuvo Morena “con el sabor de una victoria”, porque los dos puntitos que con muchísimos trabajos le ganó el primo del presidente Peña Nieto, no sólo le costaron miles de millones a los gobiernos estatal y federal, sino porque al obrar así se pusieron en evidencia delante de todos los electores más o menos inteligentes del país, que les cobrarán carísimo ese “triunfo” el año que viene.
Pruebas fehacientes de que dichos actores políticos colimotes ya ventean en el aire los influjos del “Efecto Peje”, fueron, por ejemplo, las presencias que concitó durante su pasada visita a Colima el ex jefe del gobierno del Distrito Federal, aun cuando algunos de esos elementos hayan sido evidenciados y mal recibidos por la raza que desde hace años o meses se afilió a Morena.
El dilema que viene.-
El problema que gracias al “Efecto Peje” enfrentará Morena en muchos estados, es que, intuyendo que ahora sí sus candidatos tendrán muy grandes posibilidades de ganar, habrá, en consecuencia, muchos querendones para quedarse con las candidaturas y se armarán, obvio, grandes disputas para quedarse con ellas.
En Colima se ha visto que hay, lo menos, tres corrientes: la que encabeza su primer dirigente estatal, Vladimir Parra Barragán, hoy presidente del Consejo local; la que encabeza o encabezó el general José Francisco Gallardo Rodríguez, ex candidato por ese mismo partido a la gubernatura estatal, y la que dirige Sergio El Tigre Jiménez Bojado, su actual presidente y líder estatutariamente legítimo.
A ésas tres fuerzas internas (pequeñitas cada una por sí) les debería caber en la cabeza que lo que menos deben de hacer es jalar cada cual “como mayate con su hebra”, y que, si quieren aprovechar la oportunidad que les brindará el 2018, lo primero que deben hacer es unirse y jalar parejo, no como yunta de bueyes o mulas acicateadas por un picador, sino como veloz y eficiente cuadriga de un carro de guerra romano.
Tiempo tienen para meditar en esto. Ojalá tengan cacumen para percibirlo.
Y en cuanto a SJB, actual presidente de dicho organismo, le tendría que quedar muy claro también que aun cuando no debe negarse al ingreso de nadie que quiera participar en Morena, sí debe tener un ojo avizor para detectar quiénes entran, qué aportan, en qué se comprometen y qué tanto quieren obtener por participar, porque a estar alturas nadie puede ser tan iluso como para negar que muchos de quienes buscarán incorporarse a ese partido, lo harán porque quieren ser candidatos a cualquier cosa. ¡Faltaba más!
Alerta de género.-
Desde cuando se comenzó a manejar la idea de proclamar la famosa alerta de género por el aparente incremento de asesinatos de mujeres, vi que había una mirada muy chata y egoísta de parte de algunas personas que la promovieron, y me negué a dar mi insignificante apoyo al respecto.
Duele, ¡por supuesto que sí!, que algunos hombres perversos y desalmados maten muchachas, señoras e incluso niñas y adolescentes. Pero ¿acaso no duele (o tendría) que doler igual que los hombres se maten entre sí y que en esos desventurados afanes se acribillen o se acuchillen a docenas por semana?
Algunas de esas personas que digo no parecen, empero, tomar muy en cuenta esa otra incidencia de hombres y jóvenes asesinados, pues nada dicen en cuanto al número de cuantos están matando. Número que, lamentablemente, no tiene comparación con el que se refiere a las mujeres asesinadas porque es indiscutiblemente mayor. Número, asimismo, que nos debería llevar a emitir, en su caso, una alerta general y no nada más una alerta de género.
Todo ello sin haber precisado aún que la insistencia en ya no llamar homicidio a un asesinato de mujer, y designarlo “feminicidio”, no deja de ser una pifia legal con su paralelo gramatical, porque la palabra latina homo, de la que proviene, no designa al hombre en tanto que varón, sino al género humano. De ahí que cuando los científicos dijeron: Homo sapiens no se referían al macho humano que logró darse cuenta que “sabía que sabía”. Sino a la especie humana, a la especie que, sin tomar en cuenta que sus individuos tuvieran pene o vulva, tomó consciencia de saber.