Vislumbres. El antes y el ahora de los diputados.-

Diario Avanzada acaba de notificar que cada uno de nuestros 25 flamantes y respetabilísimos diputados locales se va a embolsar en diciembre un cuarto de millón de pesos por concepto de “dieta mensual, 45 días de aguinaldo, el Fondo de Ahorro, y el dinero que se les otorga por presidir una comisión”. Y en cuanto supe esto me dio por buscar unos antiguos datos referidos a lo que cada uno de los 12 diputados constituyentes de hace 100 años ganaba también, y me volví a encontrar con la novedad de que ganaban “200 pesos al mes cada uno”. Una cantidad que hoy nos podría parecer increíblemente ridícula, porque nos daría el equivalente a sólo seis pesos con 66 centavos diarios. Pero que en su tiempo no dejaba de ser algo jugosa, si consideramos por ejemplo que el médico que fungía como director del Hospital Civil (único nosocomio que operaba en 1917) ganaba a su vez exactamente la mitad que aquellos: es decir, 3.33 pesos por día (100 pesos mensuales).

En efecto, y por increíble que hoy nos pudiera parecer, ya desde entonces los diputados se habían comenzado a “despachar con la cuchara grande”, aunque no tanto como el ciudadano gobernador quien se embolsaba sin rubor 25 pesos al día. Suma que contrastaba evidentemente con los pocos profesores “de banquillo” que había entonces, y hasta con los ya muy especializados de la Normal, donde el que daba clases de “Metodología General y Lengua Nacional para los tres cursos”, ganaba 3.75 ¡por jornada!

En aquel tiempo no había Universidad, pero el director de la Normal ganaba 5 pesos diarios; en tanto que el “Profesor de Aritmética” ganaba 3; el de Historia de México 3.50; el de Ejercicios Físicos 1.50 y el conserje igual.

En ese contexto socio-económico, los trabajadores más mal pagados eran (¡Y por eso peleó Zapata!), los jornaleros, que ganaban desde 37 a 50 centavos diarios, trabajando de 6 de la mañana a 6 de la tarde, aunque recibiendo aparte la comida, que no pasaba de ser, sin embargo, frijoles, chile y tortillas en la mañana; o sopa de arroz, cocido aguado, chile y tortillas en la tarde.

En el poder judicial no estaban tan fregados como podría uno suponer, pues el juez ganaba exactamente lo mismo que un diputado, pero el secretario del Juzgado de lo Penal ganaba sólo 3 pesos diarios, y “un escribiente”, 2.

Por otra parte, y para finalizar este comparativo salarial, resulta que aquel año había ¡en toda la nómina estatal!, sólo seis profesores pensionados que recibían 600 pesos cada uno ¡al año! Y ya se tenían contemplados otros 3 para jubilarse en 1918.

Otra “novedad”, diríamos, en comparación con nuestro tiempo, es que en aquel entonces ni siquiera se conocía el pago de los “aguinaldos”, y que el presupuesto del Gobierno Estatal para todo el año de 1918 (que tengo frente a mis ojos) sumaba $278 mil 432 pesos con 95 centavos. Es decir, apenas unos 28 mil pesos más de los que numéricamente recibirá este próximo diciembre cada uno de nuestros amadísimos representantes populares.

Cien años de la Constitución local.-
Y ya que nos metimos en estos comparativos históricos, creo que les resultará muy interesante saber que 1917 fue, para nuestros bisabuelos y tatarabuelos un año más o menos esperanzador, porque por primera vez desde 1911 (y luego de treinta y tanto años que duró el Porfiriato) se volvió a pensar en la democracia, en la medida de que tendrían que llevarse a cabo las primeras elecciones estatales y municipales.

Ese año, como si fuera un “regalo de Reyes”, don Venustiano Carranza, en su papel de “primer jefe del Ejército Constitucionalista” publicó una convocatoria para llevar a cabo unas elecciones extraordinarias en las que los varones mexicanos con mayoría de edad habrían de elegir un presidente de la república y los integrantes del Congreso (diputados y senadores). Poniendo como plazo el domingo 11 de marzo, y estableciendo como el principal objetivo, el de “restablecer el orden constitucional” que se había perdido desde casi cuatro años atrás, con el asesinato del presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente José Ma. Pino Suárez.

En Colima el gobernador era el general Juan José Ríos, quien, cumpliendo con el decreto de don Venustiano, consideró a su vez que todo Colima era un solo distrito electoral federal, porque de conformidad con el Censo de 1910, aquí habían existido en ese año 77 mil 704 habitantes, y el decreto en cuestión decía que sólo podría elegir un diputado federal por cada 60 mil habitantes, o por una fracción que, en su caso, pasara de 20 mil. Que evidentemente no se completaban.

En ese ambiente, pues, las ambiciones de los políticos de aquel entonces (igualito que sucede hoy, pero con la diferencia de que en la actualidad participan mujeres) comenzaron a desatarse y, bueno, muchos comenzaron a organizarse y a movilizarse para llegar a ser, configurándose al menos seis pequeños partidos estatales: La Unión Liberal de Colima, el Club Maclovio Herrera, el Partido Socialista, el Partido Vallista, el Centro Democrático Liberal y el Partido Independiente.

Las elecciones federales concitaron, sin embargo, a menos de cinco mil electores, de los que 4 mil 274 se habrían inclinado por don Venustiano Carranza para la presidencia; casi la mitad, para el primer Senador Propietario: profesor J. Concepción Rivera; y un poco menos por el segundo: Ramón J. de la Vega. Mientras que el único diputado, Salvador Saucedo, habría recibido unos poquitos más que el primer senador.

Pero venían las elecciones para gobernador y para los diputados locales que se habrían de convertir en “Diputados Constituyentes”, y entonces sí que afloraron los intereses que les comenté.

Para la primera magistratura estatal el Partido Vallista registró al Profr. Felipe Valle; mientras que la Unión Liberal Colimense (posterior Partido Independiente) postuló al hacendado Miguel Álvarez García, dueño de Chiapa.

Estando tan frescos los recuerdos de algunos malos hacendados, Álvarez García no logró ganar las simpatías de los electores varones, como dicen que sí tenía la de no pocas mujeres y perdió esa primera vez. Siendo electos, por su parte, el domingo 3 de junio, 12 diputados propietarios, la mayoría integrantes de “las mejores” o de las más encumbradas familias de las municipalidades de donde procedían: Lic. Mariano Fernández, Lic., J. Jesús Ahumada, Elías Arias, Clemente Ramírez, Zenaido Jiménez, Leonardo Yáñez Centeno, J. Jesús Guzmán, Salvador V. Ruvalcaba, Miguel Valencia, Enrique Solórzano, Luis G. Sánchez, Nicanor Diego y Juan García. Diputados todos que, a propósito de lo que les comenté al principio, en la sesión del 24 de agosto de 1917, se pusieron a pelear precisamente por el monto de sus dietas.
Según las páginas del “Diario de los debates”, el diputado Fernández propuso que el presidente y los secretarios de la cámara ganaran 250 al mes y 200 los demás diputados; pero el diputado Jesús Ahumada (que ignoro si era mi pariente, aunque supongo que sí) dijo que eso era demasiado y propuso que ganaran 100 al mes y por parejo, pero la mayoría no aceptó y, para no seguir debatiendo más, llegaron a la salomónica decisión de que todos ganaran 200.

Ese mismo día iniciaron sus trabajos para la redacción de la Constitución Local, y una vez concluida, ésta fue promulgada por el Gobernador Felipe Valle, el 20 de octubre de ese mismo año. Es decir, hace 100 años, un mes y dos días.

La actualidad del ayer.-

Sin ánimos de hacer mofa de nadie, quiero comentarles que la mañana de este martes 21, tras leer en las páginas de un rotativo local el resumen (o la interpretación) del discurso que el gobernador Peralta pronunció con motivo del CVII Aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, me quedé lelo por algo que lo que dicho mandatario expresó en algunos de sus párrafos, pero me concretaré en dos detalles: Iniciando por la parte que dice que habiendo transcurrido 107 años del inicio de la Revolución aún “es posible advertir una estrecha correspondencia entre los ideales nacidos de dicho acontecimiento” y los supuestos o presuntos “esfuerzos que realiza(n) Colima y el país por cumplir su papel frente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. O como aquello otro de que “hoy como ayer se continúa trabajando por poner fin a la pobreza, erradicar el hambre, garantizar la salud y el bienestar, alcanzar una educación de calidad, reducir las desigualdades, así como en consolidar la paz y la justicia”.
Tales palabras (si las dijo él o las interpretó el reportero, que no les puso comillas) no parecerían tener ningún error y son, en efecto, algo muy actual por lo que se punga, sólo que en aquellos lejanos años no había nadie que hablara ni soñara con “los Objetivos del Desarrollo Sostenible”, o con la idea de “alcanzar una educación de calidad”, ya que lo prioritario en este sentido era que la mayoría de la gente supiera contar, leer y escribir aunque fuera de la manera más elemental, porque al término del Porfirismo, de 13 millones de habitantes, 10 millones eran analfabetas. ¿Cuál, pues, “educación de calidad”? Y en el otro tenor, lo que la mayoría de mexicanos quería entonces era comer aunque fuera dos veces diarias, tener siquiera dos cambios de ropa, un jacal en donde meterse y que dejaran de explotarlo “de sol a sol” por un pago miserable. ¿Cuáles “objetivos de Desarrollo Sostenible”? Por favor, que alguien le ayude al gobernador a no decir tantos sinsentidos. Y que corra, pero ya, al que le redacta esos desfasados discursos.

Ajedrez político


***El desaseo en SEP Colima sigue vigente, al parecer, al titular de la misma le tiemblan las corvas para despedir a funcionarios jubilados y recontratados, que no dan una por sus malos tratos a la clase trabajadora, no se sabe porqué mantener ese tipo de personajes, sin visión educativa a largo plazo, por el bien del “gremio con clase” se den a la brevedad posible, eso es algo que más de un trabajador desea.
***El incremento desmedido en la tarifa del servicio de rutas en Colima, es algo que los ciudadanos reprobamos, por cierto ¿qué harán los partidos de oposición? ante este tipo de medidas, ningún dirigente de los partidos que se dicen de izquierda o de derecha, han levantado la mano para decir presente, muy lamentable esa actitud que levanta sospechas de contubernio.
***Hay un legislador local que anda perdido, no solo en el ámbito político sino también en la cuestión familiar, al perder una controversia de paternidad, donde con pruebas de sangre y saliva le demostraron, que son sus descendientes, próximamente se hará el anuncio público, con este tipo de “representantes populares” que podemos esperar los ciudadanos si al tribunillo de pacota, no le gusta dar chivo, para mantener a los suyos.
*** Por cierto, se anuncian cambios en el poder legislativo, empezando por el que aun preside la comisión de gobierno interno y su sequito de aduladores a sueldo, en la cual el primero en salir será el oficial mayor, al negar que el presidente de dicha comisión no labora en ese poder, dónde queda, la cacaraqueada transparencia de nuestros legisladores.
***El gobierno Nachista ya está en el libro records Guinness al superar ese nada honroso lugar a su antecesor en el número de homicidios por número de habitantes, el “vivir feliz y seguro” es solo un slogan de campaña.
***El gris legislador Virgilio Mendoza trae su juego y quiere vender cara su franquicia rumbo al 2018, rodeado de ex priistas y panistas, ve por sus propios interés, queriendo ir en alianza con el tricolor en el segundo distrito electoral federal y la presidencia Municipal de Manzanillo, para mandar a sus cuadros a competir donde no hagan mosca, a sus oscuros fines, por ejemplo en Colima mandar candidato solo con pocas o nulas posibilidades de lograr una regiduría, para el PVEM.
***Error tras error, es la constante y canción preferida de la alcaldesa de Villa de Alvarez, quien no proporciona seguridad, menos alumbrado público a sus habitantes, no conforme acaba de autorizar un casino de juegos, en pleno corazón de la ciudad y vecino de una secundaria en ese municipio sopero, en este tópico es de reconocer a los regidores que votaron en contra Carlos Cardona (PRI) Sergio Dolores (PAN).
*** La candidatura para el senado en el partido del gobernador, da un giro de 180 grados, donde habrá sorpresas, lo que sí es que Ximena Puente, tiene amarrada la misma, de ser candidata aclaro, de ganar, se ve difícil.
***Salió “vivillo” Joel Padilla al intentar formar su grupo parlamentario de la mano de Nabor Ochoa padrino de la única diputada local que tiene el PVEM, al sentirse traicionado por el torpe proceder del dirigente estatal del partido del tucán en el estado, olvidándose de que fue Nabor quien lo subió a la pista del éxito políticamente hablando.
***Quien sabe el teje y maneje de la cuestión política, es el profesor Arnoldo Ochoa, hombre de sobrada experiencia, surgido en las lides estudiantiles, quien solo observa a sus adversarios políticos y a las primeras de cambio ajusta cuentas ¿qué haría JIPS sin Arnoldo? .
***Como premio a su lealtad y disciplina partidista, el profesor Federico Rangel Coordinador de la bancada del PRI en el congreso del estado, es fuerte candidato a una diputación federal, es el único de los casos en los cuales el tricolor tuviera garantía de triunfo.
***El contratar el servicio de agua en nuevas colonias, se ha vuelto todo un golpe a la economía familiar, dado que dicho contrato tiene un costo de $1900.00 pesos, no sabemos a razón de que cobren esa estratosférica cantidad, CIAPACOV es uno de los organismos más caros del país, otro primer lugar del gobierno de Colima.
***UPN Colima esta despegando, gracias al liderazgo del profesor y director Oscar Ignacio Sánchez Cuevas, quien imprimió una dinámica forma de trabajo con el personal que ahí estudia y labora, ampliando la oferta educativa.

 

Indi-gnación ciudadana

 

Caso Indira-Altozano. “… de un caso revisado, vuelto a revisar y revuelto a revisar sin encontrar irregularidad alguna”, según la versión de Arnoldo Vizcaíno Rodríguez, vertido en su artículo !Ah, qué General¡ publicado en el Diario de Colima el pasado 07 del mes, p. A5.
Se desprenden varias pregunta, ¿Qué tiene que ver Arnoldo Vizcaíno en el caso Altozano? ¿Cómo sabe el señor padre, que el caso ya fue revisado? ¿Quién lo revisó?, él, los cuates, los involucrados o los cómplices, ¿Quién?... Antes de conocer documentos oficiales sobre el caso Indira-Altozano, se especulaba, ahora se pueden formular hipótesis sobre violaciones a la ley, desvíos de poder, actos de corrupción o conductas que tipifican un delito, encubrimientos y complicidades del más alto nivel. “A oídos sordos, palabras necias”.
Del atestado de casi 300 páginas que obra en mi poder, se desprende un documento de ocho páginas signado por el presidente municipal electo dirigido a Indira Vizcaíno Silva, otrora Presidenta Municipal de Cuauhtémoc, quince días antes de la toma de posesión, se trata de una reunión celebrada con la representación de la Auditoria del Congreso del Estado (OSAFIG) y las administraciones municipales saliente y entrante, dice así: “en mi calidad de presidente municipal electo para el ejercicio de gobierno 2015-2108, le presento las observaciones más relevantes, incumplimientos legales que generan afectaciones a las finanzas municipales, se describen; los asuntos presentados durante la administración saliente, su gran mayoría fueron perdidos dejando compromisos legales por más de 6 millones de pesos; deudas del ayuntamiento no reconocidas, adeudo por pago de impuestos sobre nómina, falta de pago al relleno sanitario, préstamo refinanciado, adeudos no reportados ni reflejados en estados financieros por tenencia, placas y hologramas”. Lo que suma más de 20 millones de pesos.
Sigue “documentos insuficientes: es recurrente la falta de datos e información sobre la falta de un contralor, incumplimiento de los principios de transparencia, falta de un sistema de evaluación y seguimiento institucional, falta de constancias de auditorías en materia de recursos y resultados; diversos incumplimientos en el área de seguridad pública y vialidad”.
Para el efecto del caso, destaco el punto 3.5 de la página 6 del documento, dice el presidente municipal electo a su antecesora Indira Vizcaíno Silva, “en los temas relacionados a obra pública y contratos con la misma, no se contó con información alguna que pudiese clarificar el destino y ejercicio de recursos públicos, licitaciones y adjudicaciones, así como contratos privados donde explique los acuerdos que el ayuntamiento celebró de manera respectiva, por tal razón se solicitan todos los documentos, archivos, y acuerdos tomados en los temas de obra pública asignada, así como todo lo relacionado con el desarrollo Inmobiliario de Altozano, con especial atención a la indicación indebida por parte del Secretario del Ayuntamiento, quien dio especiales indicaciones de que dichos documentos no fueran revisados, ocultándolos para los trabajos de dicha comisión”.
Pasado más de un año el dicho del entonces presidente electo, se complementa y afirma las sospechas de prácticas corruptas dentro de la administración de Indira Vizcaíno, en entrevista radiofónica en la frecuencia 92.5 FM “La Mejor FM” el 16/11/17 en la ciudad de Colima, el actual Presidente Municipal de Cuauhtémoc Rafael Mendoza Godínez, declaró que su antecesora Indira Vizcaíno Silva, celebró convenio con los representantes del fraccionamiento denominado Altozano, para condonarle el “pago del predial”, hasta en tanto los lotes no fueran vendidos, lo que conlleva una afectación al patrimonio del municipio.
Pero a esta declaración que inculpa a Indira Vizcaíno en acuerdos fraudulentos con Altozano, además de la creciente desigualdad que existe entre autoridad y sociedad, se encuentra la existencia de territorios donde no es efectiva la legalidad del Estado y donde persisten regímenes autoritarios, cuyos actores funcionan sobre la base de estructuras de poder informales.
Para el caso, si bien es posible hablar de un reciente proceso de democratización política en el plano local y nacional, también es factible hacer referencia a la vigencia de formas de ejercicio de poder personalista y autoritario, tales como el caciquismo.
Se define al cacique como un líder autocrático en la política local y regional, cuyo mando característicamente informal, personalista y a menudo arbitrario, está respaldado por un grupo de parientes, “luchadores”, varios dependientes económicos en muchos casos, ejemplo la OPUC entre otros, el cacique se caracteriza por la amenaza y la práctica de la violencia; tiene vasos comunicantes con los grupos de poder político y económico, medios de comunicaciones y autoridades de gobierno.
El caso Indira-Altozano, tipifica una desviación de poder, la utilización de las instituciones del Estado, para un fin distinto para el cual fueron concebidas realizando actos con apariencia de legal.

* General Brigadier del Ejército Mexicano
Doctor en Administración Pública/UNAM
Defensor de Derechos Humanos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 



Indi-cio. Lesividad o complicidad

Altozano, un complejo residencial para muy ricos y ricos muy pobres, cumple más de un lustro, en una segunda etapa completa 712 lotes de entre 300 y 500 m2 con un costo por metro de 4 mil 200 pesos, contará con un área que incluye cuatro lagos, cascadas, áreas verdes y gimnasio.
El gerente indicó que como inversión es bueno adquirir terrenos en Altozano, pues “la plusvalía ha subido el 60 por ciento”, ya que los terrenos que durante el inicio de la primera etapa costaban 2 mil 650 pesos por m2, actualmente valen más de cuatro mil pesos. (Ángel Guardian)
Esto viene a cuento puesto que, residentes del municipio de Cuauhtémoc, hicieron llegar a la “Defensoría de Derechos Humanos General Gallardo A.C.”; el Expediente 1339/2017, un atestado de 266 fojas, donde se desprende que:
A fines de 2009 el Ayuntamiento de Cuauhtémoc, aprobó el Programa Parcial de Urbanización de Altozano (PPA), publicado en el Periódico Oficial el 21/11/09, señala como área de cesión a favor del Ayuntamiento 69,443.71 m2, aproximado 7 ha.
En diciembre de 2012, José Luis Aguirre Ávalos, Ingeniero, perito valuador con registro BA-BI/025. Fijó al área en cuestión un valor comercial de 10'751,952.31 pesos, donde se advierte que cada m2 de Altozano tiene para tal efecto, un precio de $154.67, cuando el valor actual es más de 4 mil.
Se aprecia en el Amparo 231/2016-1, presentado por el Presidente Municipal, Rafael Mendoza, contra Altozano, quien pretende se publique la modificación al PPA, promovido por Indira Vizcaino Silva, al verse imposibilitado por la inexistencia del acta donde el perito haya sido propuesto y aprobado por el cabildo. Donde subsiste un antijurídico por emitir un dictamen sin la autorización legal, causando un daño patrimonial por $95' 250,000 pesos. Equivalente a un año de ejercicio para el municipio $91'906,523.30 (INTHEC)
En marzo de 2013, Indira Vizcaino Silva, Juan Manuel Preciado Barbosa, y Ana Bertha Zamora Prieto, presidenta, síndico y secretaria del Ayuntamiento de Cuauhtémoc, autorizaron la sustitución de Áreas de Cesión para Destinos, con INVERCOL/Altozano. En la declaración III.5 del Convenio, se asienta que el valuador Aguirre Avalos, fue “reconocido y aceptado por el propio Ayuntamiento”, lo que contradice la declaración “no existe acta…”, en el Amparo 231/2016-I. (foja.11)
También, se desprenden más anomalías: la modificación al PPA es nulo de origen porque, la Ley de Asentamiento Humanos del Estado de Colima, prohíbe la sustitución de las Áreas de Cesión, por otras, por tanto, obliga a los urbanizadores a pagar el valor comercial ya urbanizado de las áreas descritas, y con esos recursos deberá en su caso adquirir otros predios para equipamiento urbano o su mejoramiento en la misma colonia, barrio o zona donde se localice el predio. Además, las claves catastrales que aparecen en el Convenio no existen, ni son las correspondientes a dichos predios, y no se tiene la certeza de cuáles son dichas claves catastrales.
No obstante, las observaciones de la Auditoria del Estado, nunca fueron atendidas, los procedimientos marcados en la ley, se incumplieron, las áreas de cesión peritadas no se encuentran urbanizadas, ni pueden ser permutadas, por lo que se debió pagar al valor comercial urbanizado, tampoco representa una mejora efectiva para la comunidad.
Qué sigue, cuando todo parece perdido, cuando vemos que el pillo huye y se oculta impune bajo la sombra del poder. A la indiferencia de la justicia, surge una luz.
Consultando a peritos, procede el juicio de lesividad, el promovido por una autoridad en contra de una resolución favorable a un ciudadano, en el caso el pueblo de Cuauhtémoc, quien resulta agraviado en su patrimonio. Es decir, trata de la anulación del fallo sobre las Modificaciones al Plan Parcial de Urbanización del Fraccionamiento Altozano. De lo que resulta una prueba fundatoria para encausar penalmente a los responsables.
¡Un manto de corrupción e impunidad cubre a Colima, sin embargo, nunca existe el crimen perfecto!

* General Brigadier del Ejército Mexicano
Doctor en Administración Pública/UNAM
Defensor de Derechos Humanos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

El sinuoso camino de dos colimenses buscan ser candidatos sin partido


La cuesta que tienen que superar los ciudadanos que aspiran obtener una candidatura independiente se torna cada vez más complicada, pues conforme pasan los días más lejana ven la meta del total de firmas necesarias para poder acceder a una candidatura independiente.
En el caso de quienes aspiran a ser candidatos por la presidencia de la República, la ex primera dama, Margarita Zavala, es quien lleva la delantera, con un total de 80,244 firmas recabadas, lo que apenas representa el 9.3% de las 866,593 necesarias para poder postularse como candidata el próximo año. Dicha cantidad debe ser alcanzada en un lapso de 120 días (4 meses), lo que parece muy difícil, pues al paso que muestra la aspirante, necesitaría del doble de tiempo para logarlo.
A Margarita Zavala le sigue de cerca el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, con un total de 73,833 firmas conseguidas (8.5%). En tercer lugar de los presidenciables independientes, y muy lejos de los dos primeros, está la representante del Consejo Nacional Indígena, María de Jesús Patricio Gómez, quien apenas alcanza el 2.7% del apoyo necesario, pues el total de apoyo recolectado por la aspirante es de 23,692 firmas. Después de ella se encuentran el senador independiente Armando Ríos Piter y el comunicador Pedro Ferríz de Con, quienes alcanzan un 2.1% y 1.8%, respectivamente. Después de ellos, los 43 aspirantes restantes no superan el 0.2% de firmas recabadas, ello con corte al día 7 de noviembre.
En el caso de quienes buscan llegar al senado, los actualmente independientes Pedro Kumamoto, diputado local en Jalisco; y Manuel Clouthier, diputado federal por Sinaloa, son quienes llevan la delantera entre los aspirantes a formar parte de la Cámara alta en el país. El primero de ellos cuenta ya con un total de 25,347 muestras de apoyo ciudadano, lo que representa el 22% de las 115,443 firmas necesarias para registrar su candidatura. Por su parte, el diputado Clouthier cuenta con un total de 8,168 firmas, lo cual representa el 19.6% de las 41,610 que necesita.
En cuanto a los aspirantes a candidatura para formar parte del Senado, la cantidad de firmas necesarias para registrarse ante el INE es del 2% de las lista nominal de electores del estado al que desean representar, por lo que el umbral de respaldo ciudadano puede variar de una entidad a otra. Claro ejemplo son los casos de Kumamoto y Clouthier, pues el primero necesita recabar una cantidad de firmas que representa casi el triple de las que requiere el sinaloense. Situación distinta la de los aspirantes a candidatura presidencial, quienes cuentan con un mismo umbral, el cual es del 1% de la lista nominal de electores, que debe ser recolectado en al menos diecisiete entidades federativas. Otra diferencia es que quienes buscan llegar al Senado cuentan solo con 90 días para buscar el apoyo de la gente.
En el estado de Colima, dos ciudadanos buscan obtener su registro como candidatos independientes en las próximas elecciones federales, uno de ellos como candidato a senador y el otro busca una candidatura presidencial, aunque al parecer les está resultando difícil el obtener el respaldo ciudadano y han quedado rezagados. El primero de ellos, Benjamín Luna Alatorre, quien busca llegar al senado, cuenta apenas con el respaldo de 353 ciudadanos, lo que representa el 3.4% de las 10, 351 manifestaciones de apoyo necesarias para su registro. A pesar de que Colima tiene uno de los umbrales más reducidos para los aspirantes al Senado, al parecer a Luna Alatorre le está resultando complicado el obtener el respaldo necesario.
Por su parte, Gabriel Salgado Aguilar, quien aspira a una candidatura presidencial, se encuentra en una situación aún más complicada, pues de las más de 866 mil firmas necesarias para obtener su candidatura, el colimense cuenta hasta el momento con un total de 30, lo que significa apenas el 0.0035%, prácticamente nada.
Respecto a los aspirantes a formar parte de la Cámara de Diputados, sin bandera partidista, la situación es menos complicada, pues el apoyo requerido para lograr su registro se encuentra entre las 4 mil y 7 mil muestras de respaldo ciudadano, lo que facilita un poco el trabajo, aunque el tiempo para recabarlo es menor, pues cuentan con 60 días para logarlo. En este caso los números son más alentadores para los aspirantes, pues al momento, nueve de ellos ya cuentan con el 60% o más del apoyo necesario, de estos, uno cuenta ya con él 93% y otro con el 83%, por lo que tienen prácticamente su registro ganado. Además de estos nueve, detrás de ellos se posicionan otros doce aspirantes que cuentan con más del 40% del apoyo necesario recabado, por lo que podrían estar en tiempo de alcanzar la meta.