Minatitlán: lo económico sobre lo ambiental

Fotografía tomada de https://minatitlan-colima.mx/

Una vez más la minería da de qué hablar en el estado. Esta vez Peña Colorada es la que prende la mecha del caso, pues dicha empresa pretende explotar un predio de 400 hectáreas para extraer más de 90 millones de toneladas de hierro, lo que tendría un efecto nocivo para el medio ambiente y “va a chingar los recursos forestales y naturales de Minatitlán”, según el alcalde Horacio Mancilla.
Peña Colorada, propiedad de las trasnacionales Ternium y ArcelorMittal, ya ha sido señalada en otras ocasiones por expandir sus terrenos y no pagar lo correspondiente del impuesto predial, así como por afectaciones ambientales como contaminación de ríos y cuerpos de agua cercanos a sus instalaciones.
En esta ocasión el edil minatitlense argumenta que al parecer hubo mochada de parte de la empresa para que la Comisión Forestal Estatal les otorgara la autorización para explotar las 400 hectáreas, en las que se talarían más de 60 mil árboles y que además se encuentran cerca del balneario El Salto y otros nacimientos de agua, pues meses antes dicha comisión les había negado el permiso, pero ahora al parecer han cambiado de opinión y se autorizó el cambio de uso de suelo para ese espacio forestal del municipio.
Cabe mencionar que la minería es una de las actividades extractivas que más conflictos ambientales y sociales genera en el país, los cuales para mayo de este año ascendían a 103, según el portal de internet Contralínea. En el estado de Colima, el cual tiene el 44 por ciento de su territorio cedido a concesiones mineras, se presentaron ya en el pasado dos conflictos de este tipo, uno en la Comunidad de Zacualpan, en Comala y el otro en Canoas, municipio de Manzanillo. Ambos tuvieron su auge en 2014 y en ambos parte de la población se organizó para evitar que las empresas extrajeran minerales cerca de sus comunidades.
El actual caso de Minatitlán tiene cierta similitud con el de Canoas, pues en esa comunidad manzanillense se había negado en distintas ocasiones la autorización para que empresas mineras interesadas trabajaran en la extracción de hierro en un predio cercano al río el Cacao, el cual abastece de agua a la población de esa y alrededor de otras seis comunidades.
Tiempo después ese permiso por fin se otorgaría a una empresa llamada RM Pacific Group, por lo que el entonces comisario ejidal en 2014, Raymundo Campos y el habitante Hipólito Aguilar, en entrevistas por separado para su servidor, insinuaron que la empresa había dado dinero a las autoridades ambientales para que el permiso de explotación y extracción procediera. La misma situación de inicial negación y posterior autorización sin razón aparente y la misma insinuación del dinero de por medio en los permisos.
Este tipo de casos se presentan a lo largo y ancho del territorio nacional, al ser México un país rico en minerales y un importante receptor de inversión extranjera en el sector minero, y en muchas de las comunidades en las que situaciones como estas se presentan la población se organiza para oponerse a los proyectos mineros, por lo que el pueblo de Minatitlán tendrá que hacer lo propio si desea que el interés por preservar el medio ambiente resulte triunfador sobre el interés económico de una empresa que trabaja con capital extranjero, como lo es Peña Colorada, que ya bastante daño ha hecho a uno de los municipios con mayor riqueza natural del estado y que no conforme con ello busca dañar aún más con la complicidad de las autoridades.