Ajedrez político

*** La inseguridad que priva en el Estado, no se ve que logre ponerle fin nuestro gobernador JIPS, mejor conocido como “Nacho paseos” por sus improductivos resultados como viajero frecuente, ni con auxilio de las fuerzas Federales, han podido contener los embates de la delincuencia.
*** Al parecer la tónica del Gobierno en turno, es fastidiar al gremio con clase, los errores humanos, voluntarios o involuntarios, en quienes administran las finanzas del estado traen agobiados a los trabajadores agremiados a la sección 39 del SNTE al cual en cada proceso electoral voltean a verlos, con más conferencias de prensa que resultados, los secretarios del gabinete “Nachista” no dan resultados.
*** A mi correo y vía in box, me llegaron infinidad de quejas por el aguinaldo rasurado que les aplicaron a los maestros y personal de apoyo a la educación del Estado, a decir de ellos hoy lunes 11 del año en curso se les reintegraría lo adeudado, lo cual no ocurrió, ni ocurrirá como “decía don Teo filito” el descontento es mayúsculo, ya no creen en este gobierno de promesas incumplidas, a decir de los mismos desde el año pasado les adeudan un 20% de esa prestación, esperemos que el amigo secretario general de SNTE 39 Profesor Heriberto Valladares, realice acciones pertinentes para lograr que esa prestación sea cabalmente cumplida en tiempo y forma.
*** El diputado camaleónico Nico Contreras, anda en mancuerna con el profesor Rafael Ochoa Guzmán, buscando colarse como candidato a presidente Municipal por el municipio de Colima, por el partido MORENA, para nadie es desconocido que el sueño del piloto aviador y ex dirigente sindical de la 39 es llegar a ser presidente municipal “sueños guajiros”.
*** El caso de pensiones dará mucho de qué hablar, en próximos días, por lo pronto el presidente de la comisión de gobierno interno, del congreso del Estado, ya presentó solicitud para jubilarse, situación rara amigo lector, usted conoce alguien que durante 25 años comisionado, sin pisar el aula se haga merecedor a ese Derecho, eso solo sucede en Colima, solo basta ir de traición en traición, para sin lograr con el más mínimo esfuerzo una jubilación inmoral, injusta y antipatriótica, ¡no te acabes Congreso¡ exclama el diputado NICO.
*** Hablando del tema de pensiones, el Gobierno del Estado emprendió una campaña de desprestigio con sus medios y voceros oficiosos, contra los burócratas o trabajadores del Estado, culpándolos o queriendo que los mismos paguen los platos rotos, que dos décadas atrás administraciones priistas, hicieron fiesta, hubo despilfarro, derroche, en autos, modas y rock and roll, con cargo al el erario público, que simplistas y falsos me salieron, los funcionarios de JIPS, aplicando el dicho “Pedro la hace y el pueblo paga” .
*** Tal parece que el frente por México se concretó, y las rebanadas del pastel, ya se sirvieron, siendo una de las afortunadas Martha Zepeda a una diputación Federal por el PRD y Leoncio Morán al senado, dejemos correr el tiempo para abundar más sobre el tópico, sin duda de darse lo de Zepeda es un gran acierto para una dama inteligente, que ha dado la cara por la izquierda en Colima.
*** Próximamente se hará el anuncio de profesores, amas de casa, estudiantes, abogados y de otros sectores que le tomaran la palabra al partido del sol Azteca, para ser tomados en cuenta, los ciudadanos sin partido en un 50%, esperemos que así sea y llegue gente nueva sin vínculos con la partidocracia, los ciudadanos al poder, ya es tiempo.
*** Trabajadores de la educación Federalizados, están molestos por la tardanza en el pago de las quincenas 23 y 24, así como de las prestaciones adeudadas de fin de año, esperemos que el ya titular de SEP Colima, solicite el pago a la federación, para que los trabajadores no estén con el Jesús en la boca.
*** Enero es el plazo fatal, para que SEP reoriente el rumbo, con el nombramiento de nuevos directores y subdirectores de área en busca de elevar los niveles de educación en el Estado, no olvidemos que nuestra entidad se ha caracterizado por marcar la pauta en cuanto a educación se refiere.
*** En el sector salud el titular de la misma, se dedica a todo menos a prestar servicios médicos de calidad, las cortas estancias del señor Federico, en estas tierras del Rey Coliman, las utiliza para degustar de unas húmedas y borrascosas tardes, a manos llenas, lo cual le impide estar al pendiente de clínicas y hospitales, en las cuales se presentan negligencias médicas, siendo este sujeto el último en enterarse, como sucedió con un individuo que falleció a la puerta de un hospital, sensibilidad y trabajo señor secretario, no le pedimos mucho.

Con los ojos en la cara. Proyecto para un monólogo dedicado a Margarita Septién Rul

Me decía una de mis maestras: hay un mínimo de 253 formas de comenzar una historia y un máximo de 812. Yo creo que las maneras de escribir un relato son infinitas, y debo tener razón porque una historia puede iniciar con un amplio o breve recordatorio de lo que es el amor ciego o atormentado por los celos. Igual puede abrirse el escrito haciendo alusión a una pasión desbordada o a las pasiones… tantas y tantas; por ejemplo, la pasión por el dinero y las cosas también llamada ambición o avaricia. O, si les parece, la pasión por la verdad o el servicio a los demás. Una historia breve o extensa pudiera iniciar con un romance, un enojo… despecho… con una invitación a la paz, con una noticia trágica… murió el rey… la princesa se fracturó un tobillo y ya no podrá bailar en su fiesta de cumpleaños. Quince años, ni uno más ni uno menos. El número de historias posibles es interminable. Hay, sin embargo, historias que pueden nacer de un sueño, de una ilusión, de un anhelo, de una utopía. ¿Ustedes saben lo que es una utopía? ¡Alto!, no me contesten, no se quiebren la cabeza, se los voy a decir. Una utopía es “el lugar que no existe”. Sí, hay algo que no existe pero que es posible que exista… es cuestión de luchar para lograr lo que quieres alcanzar. Yo creo en las utopías y esa fe me mantendrá viva y despierta.

Ustedes no escucharon pero yo sí: “Margarita ¿qué haces?... ya vente a comer… ya deja de estar soñando y componiendo el mundo”… ¡Que lata! Ya voy, sólo termino de regar las plantas y de cortar unas flores… ¿Qué creen? Ayer me dijo mi mamá: mañana vamos a ir a Querétaro a visitar a tus tíos y, ¿saben qué? YO NO-QUI-E-RO IR A QUE-RÉ-TA-RO… LO QUE QUI-E-RO ES QUE-DAR-ME EN CA-SA YO SO-LA. Y, ya sola… salir al jardín y pensar… salir al jardín y rezar… salir al jardín y soñar. Ustedes, sí, ustedes ¿han soñado alguna vez un mundo mejor que este?... ¿ustedes han imaginado alguna vez una sociedad en la que los hombres y mujeres tengamos las mismas oportunidades? ¿Ustedes han soñado una realidad en la que los enfermos y los viejos sean tratados con amor y con respeto? Hasta he imaginado a las mujeres haciendo filas para votar, pero en este país las mujeres no sufragamos. Hablo de 1950. A pesar de esto me quiero quedar y no quiero ir QUE-RÉ-TA-RO.

A veces pienso y me pregunto, ¿tengo derecho a soñar lo que sueño? Hay quien dice que estoy loca, que no soy una muchacha normal. Todos los días veo en mis sueños a muchas mujeres estudiando, trabajando, participando en política, incorporadas al progreso y al desarrollo del país… muy poco se puede hacer sin las mujeres… sin su creatividad, sin su lealtad, sin su amor, sin su orden, si su disciplina, sin su honestidad. Si les digo que mis sueños son continuados: ¿me creen? Les pregunto porque pusieron cara de incredulidad como diciendo: te pasas Margarita. Si mis sueños son como si fueran capítulos o episodios. Yo anoche tuve un sueño y se los voy a platicar, al fin y al cabo que mi mamá me va a hablar en 15 minutos y es que, ya sabe cómo me las gasto y por eso, como en el teatro y para la misa son tres llamadas. Ahí les va: “soñé que me casaba y que me iba a vivir a un pueblo pequeño, lleno de árboles y flores y en el que había un río, calles empedradas, mariposas, pájaros, lluvia, cafetos, sol y sobre todo, gentes buenas, amables, cariñosas”. A veces pienso que son figuraciones mías, loqueras que todos tenemos.

También soñé que en ese lugar fundaba una escuela para muchachas… y que para ello había traído maestras de Francia. Han de pensar “esta no tiene remedio”. Cuando abrí la escuela, llegaron 24 muchachas, unas tristes, otras alegres y algunas con curiosidad. Después llegaron más y más, hasta que no cabía ni una más… entonces… mi sueño se tornó en insomnio NO HABÍA CUPO… NO HABÍA CUPO… NO HABÍA CUPO… Cuando desperté sudaba frío. Hace rato les dije que soñé que me casaba pero no les platiqué ni con quién ni en dónde… si ustedes quieren se los puedo platicar… bueno, pues era un hombre blanco, alto, inteligente, buen conversador y además artista, sabía vestir de colores la vida. Mejor luego le sigo con lo del galán y ahora vuelvo con las muchachas: eran jovencitas, sencillas pero muy listas y aprendían todo con facilidad, como esponjitas. Así, con el tiempo aprendieron a cocinar, a bordar, a tejer, a confeccionar ropa, a criar aves, conejos, abejas, a plantar hortalizas, también sabían nutrición. A que no saben, “soñé que me casaba en la Basílica de Guadalupe y que me venía a Comala. Ah, pues todos los sueños me salieron ciertos. Me vine a Comala, fundé una escuela a la que llamé Vasco de Quiroga y también es verdad que no cabían y por eso pensé en construir una escuela más grande. Es triste cuando no hay cupo para realizar tus sueños.

Ya casada con él, me di cuenta que tenía terrenos y propiedades y un día le dije: Alejandro, quiero hacer una escuela donde quepan muchas esperanzas… ¿me podrás regalar un terreno? A los pocos días me dijo que sí y aunque no me lo crean, me regaló un terreno grande, lleno de piedras, huizaches, quelites, huamúchiles, y junto al río, parotas e higueras. Ya con el terreno me dediqué a pedir aquí, allá, más allá del mar, fuimos colocando piedras, cavando, pegando ladrillos y la escuela crecía como crece un hijo. ¿Sabe por qué se llama Vasco de Quiroga? Ah, muy sencillo, porque don Vasco ya casi anciano promovió que los indígenas aprendieran oficios, los enseño a trabajar, los evangelizó, los organizó y les habló hasta que entendieron del bien común, del amor, del respeto y de la solidaridad. Les enseñó que solo compartiendo florecen los sueños; fundó universidades, hospitales y vivió de acuerdo al evangelio, proclamando el respeto y la dignidad de los naturales. Enseñó el cultivo de frutales, hortalizas, cría de animales domésticos. Al conocer todo lo que hizo yo pensé en hacer modestamente, y guardando las distancias, algo similar a él.

Dirigí la escuela durante 13 años, pero luego no tenía el tiempo suficiente para hacerlo bien y entonces propuse quién me supliera en esa responsabilidad. Han pasado por el Vasco cientos de maestros, cada uno aportando lo mejor de sí. Han sobresalido muchas mujeres impregnadas por un mismo espíritu. Olvidaba decir que las primeras alumnas fueron “Mejoradoras del Hogar Rural”; y que todas obtuvieron excelentes calificaciones, es decir, diez en todos los exámenes en que hubo sinodales de la Secretaría de Educación.

Déjenme platicarles que a la tercera vez que habló mi mamá fui a comer y, con amabilidad y argumentado en estar en exámenes, la convencí de no acompañarlos a Querétaro.

Todo lo que fue un sueño se hizo realidad porque tuve la determinación, la decisión y la voluntad para superar los obstáculos. ¿Ustedes creen que fue fácil? Muchas veces fui contra la corriente y recibí acusaciones de ser conservadora, retrógrada, de ser aliada y servil con los poderosos; de ser injusta, malagradecida. Otros me trataron de subversiva, traidora a mi clase social, comunista y de que formaba guerrilleros y no trabajadoras sociales. Fuimos amenazados, intimidados, pero quiero que sepan que nada me detuvo y que Alejandro, mi esposo, siempre estuvo conmigo apoyando todas mis decisiones pero sin hacer alarde de ello. El Vasco también le quitó el sueño y, finalmente, se convirtió en su sueño.

Alejandro me habló desde que se abrió la escuela de Nogueras de la madre Ángela Escobosa, una religiosa abierta siempre al cambio y yo la tenía en la lista desde 1963 y desde entonces la estuve esperando. En los años más difíciles le volví a pedir que viniera al Vasco y fue hasta 1978, en el mes de agosto, que se vino. A los dos meses de que llegó, me envió un informe y entonces me di cuenta que ya su amor por las alumnas era similar al mío. Desde entonces, Angelita ha sido un baluarte resistiendo y enfrentado con serenidad, dignidad y decisión los cambios y transformaciones para esta obra de Dios, sigue de pie.

¿Soñar vale la pena? Si es así, solo sonría.

* Asesor de la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga

Ley de Seguridad Interior

La Ley de Seguridad Interior, es una ley de impunidad que trastoca el orden institucional y jurídico del Estado mexicano, sobrepone el poder militar, al poder civil del Estado, lo que hace violatorio del artículo 129 constitucional, que previene que las autoridades militares en tiempo de paz, no pueden entrometerse en los asuntos que son exclusivos de las autoridades civiles.
Nadie puede esperar que una institución militar configurada mental y doctrinariamente por un largo periodo de autoritarismo, o de intervencionismo militar dominante, pueda aparecer de pronto, llena de sentimientos democráticos, colmada de respeto al pluralismo, a los derechos humanos, a la libertad de expresión, de reunión y de asociación, y de sobra, plenamente subordinada al poder civil ungido con el voto ciudadano. Los valores democráticos se arraigan inevitablemente de forma gradual, pues requieren de tiempo para ser asimilados por la institución militar, y aún más tiempo para que tales valores sean enteramente incorporados por los militares al concepto de Patria que están dispuestos a defender.
Así las cosas, la Ley de Seguridad Interior que propone regularizar la presencia del Ejército en las calles, le otorga una nueva legislación que desborda sus facultades restringidas a la disciplina militar, cierra una pinza con la declaratoria de guerra contra las drogas, la abdicación del Estado mexicano en los temas de defensa y seguridad, el sometimiento de las fuerzas armadas al Pentágono a través de tratados de asistencia militar, la reforma de justicia penal, la Ley de Seguridad Nacional, la creación del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Mando Único Policial y la Gendarmería Nacional, que encaminan a instituir en México un Estado policiaco-militar de corte fascista. La Ley de Seguridad Interior es el complemento de una maniobra concebida por la clase política y la oligarquía, operada en complicidad con los medios de comunicación, por grupos sociales, empresariales, y los poderes públicos, para entregar a muestro país, sus recursos naturales, energía y su cultura a los intereses del gran capital transnacional.
Y no puede ser de otra manera, si no ¡Veamos! la aceptación del neoliberalismo impulsado por Miguel de la Madrid en la década de los ochenta que rompe la política proteccionista y el sentido social del Estado mexicano; el Tratado de Libre Comercio para América del Norte de Carlos Salinas de Gortari, que abre indiscriminadamente las fronteras para bienes y servicios en 1994, lo que ha traído una afectación al campo, al sistema alimentario nacional y a la distribución de la riqueza.
La firma de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN) de Vicente Fox Quezada, que hizo reformar la Constitución para poder entrometerse unilateralmente en los temas de Seguridad Nacional y constituir un estado supranacional de corte empresarial que abre de puerta abierta el tema de energía a espaldas del Congreso y de la sociedad en 2005.
La renuncia a la protección de nuestra integridad territorial y de defensa cuando Felipe Calderón con la complicidad del Congreso y la aprobación de la SCJN firma la Iniciativa Mérida, un tratado sobre seguridad, de ayuda y asistencia militar, que viola la Ley para Conservar la Neutralidad del País decretada por el General Cárdenas vigente desde 1939; las reformas estructurales que impulsa Enrique Peña Nieto para entregar el petróleo y recursos naturales al gran capital transnacional, la aquiescencia para que fuerzas de seguridad e inteligencia de Estados Unidos operen armadas dentro del territorio nacional y se entrometan en los asuntos internos, y la anexión al acuerdo geopolítico conocido como Tratado de Asociación Transpacífico (TTP) que responde más a intereses en busca de equilibrios económicos de los grandes centros de poder mundial, muy ajenos a los intereses nacionales y contrapuestos a los principios de política exterior sancionados en nuestra Constitución.
En las circunstancias antes descritas, quien puede oponerse a estas políticas de entrega de la nación, es el pueblo mismo. Así las cosas, los servicios de inteligencia de los grandes centros de poder político, económico y militar, apuntan que la máxima amenaza a la seguridad global y a los intereses del gran capital nacional e internacional, son los movimientos sociales, la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones de gobierno, la protesta en contra de políticas públicas arbitrarias, y la resistencia de los pueblos en la lucha por su sobrevivencia, por impedir la ocupación de sus territorios y evitar la extracción y explotación indiscriminada de sus recursos naturales.
Por tal motivo la Ley de Seguridad Interior, que permite la participación abierta y sin controles institucionales a las fuerzas armadas en los temas de seguridad pública y en asuntos que son de la exclusiva competencia de las autoridades civiles, que además faculta al ejecutivo federal para decretar unilateralmente una afectación a la seguridad interior, sin definir de que trata, si bien puede ser legal a los ojos de los traidores a la patria, es inconstitucional porque transgrede los fundamentos de seguridad y certeza jurídica de protección a los derechos humanos y violenta el principio de soberanía y civilidad de Estado. Por tanto, todo acto de autoridad, jurisprudencia, disposición legal o tratado internacional que contravenga a la Constitución de la República, son nulos de pleno derecho.
No obstante los llamados y señalamientos de organismos nacionales e internacionales de derechos humanos, como lo es entre otros, el Alto Comisionado de Derechos Humanos para Naciones Unidas, a fin de evitar que se promulgue la Ley de Seguridad Interior, el gobierno hace caso omiso, aún con la carga de haber provocado con una política de seguridad equivocada, una crisis humanitaria de gran envergadura que ha colocado a México en el escarnio internacional.
Con la Ley de Seguridad Interior, se trata de militarizar a la sociedad, para sembrar una política de miedo como un mecanismo de control social para criminalizar la protesta social en su lucha por hacer valer los derechos humanos, que en esta coyuntura electoral, además, tiene por objeto intervenir antes, durante y después de las elecciones para inhibir y obstaculizar el ejercicio del voto y la participación ciudadana y así poder estar en condición de atajar los avances democráticos del pueblo mexicano, en la búsqueda de un nuevo proyecto de nación que tenga como eje conductor el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas. La Ley de Seguridad Interior, es una política de Estado que se convierte en una amenaza a la seguridad nacional, a la sobrevivencia y desarrollo democrático del pueblo mexicano. “Si el gobierno no respeta la Constitución, el pueblo debe desconocer al gobierno”.

* General Brigadier del Ejército Mexicano
Doctor en Administración Pública/UNAM
Defensor de Derechos Humanos
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Vislumbres.

El Indio Alonso.-
¿Ha oído usted hablar del Indio Alonso? Algunos paisanos del siglo pasado solían hablar de él con cierto grado de admiración. Decían que fue un guerrillero villista que hubo en nuestra entidad, pero que además era “magiquero” y “nagual”, porque “tenía el poder de convertirse en diferentes animales” y “enhechizaba gente”.
Con base a tales consejas, y a la idea muy difundida de que dejó varios tesoros enterrados en cuevas del Cerro Grande, se puede afirmar que la vida del Vicente Alonso acabó por convertirse en una leyenda. Pero más allá de los datos legendarios que se puedan decir sobre su persona, un hecho comprobado es que se acaban de cumplir 100 años de su muerte, y que quien lo mató fue “una hermosa, blanca y espigada jovencita de apenas dieciséis años”. Una especie de Dalila local como la bíblica que dejó sin fuerzas al poderoso Sansón.
Pero para que nuestros lectores y el público en general pueda conocer un poco más acerca de la vida y obra de aquel enigmático indígena zacualpeño, este miércoles 6 de diciembre, daré una charla que titulé “La Muerte del Indio Alonso y el Fin de la Revolución en Colima”. A la que están todos ustedes invitados.
La cita es en el Archivo Municipal de Colima, a las 20 horas. Ojalá que puedan acudir.
Razonar un poco.-
Se ha levantado un gran alboroto por el dedazo, el destape y la pre-candidatura de José Antonio Meade Kuribeña. Muchísimos priístas están, según parece, “de plácemes”, y no pocos periodistas e intelectuales presuntamente muy libres e independientes han aplaudido su designación y lo ponderan como “el mejor prospecto que haya podido nominar el PRI”. Pero, por otro lado, en las oposiciones, las críticas han menudeado también y no lo bajan de “priísta encubierto”, “prianista destacado”, “palero de Peña Nieto” y otros calificativos por el estilo.
A mí no me cae mal este señor porque se ha cuidado muy bien en dar la impresión de ser un individuo aparentemente sencillo y honesto, pero por otros detallitos tengo asimismo la idea de que el ex secretario de Hacienda pudiera ser, más bien, un individuo taimado, incluso malévolo, que finge comportamientos para llegar a donde se propone, y para conseguir lo que ha querido conseguir. Lo que lo convertiría en uno de esos individuos camaleónicos que lo mismo le dan cuerda a un poderoso que a otro con tal de salirse con sus propios y ocultos propósitos. Todo ello porque sabiendo cómo son de celosos y de mal pensados los integrantes de las dirigencias de todos los partidos, es casi inexplicable el hecho de que este singular señor haya podido ingresar, ascender y mantenerse en la cúpula del poder político-administrativo desde se incrustó al gabinete ampliado de Ernesto Zedillo Ponce de León.
Algún lector me podría refutar diciendo que debió ser por su enorme capacidad y eficiencia que José Antonio Meade ha podido contemporizar con cuatro presidentes de la república, sin pertenecer a ninguno de los partidos que los encumbró a ellos. Pero también pudiera ser que su tránsito feliz en cuatro sexenios se haya podido deber, precisamente, a su capacidad camaleónica para camuflarse y pasar, por ende, desapercibido por los depredadores que, como sabemos, en todos los gabinetes y partidos hay.
¿Inocente o culpable? -
Su currículum, en efecto, lo pinta y presenta como un estudiante de dieces, y como un egresado que sabe los secretos de la economía y la administración públicas; pero ¿qué tanto de su presunta eficiencia administrativa se ha empeñado en beneficio del pueblo mexicano?
En la macroeconomía se dan muchas cifras que mediante dibujitos pueden traducirse en gráficas entendibles hasta por un niño de primaria. Y así, si graficáramos cuál ha sido, por ejemplo, el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores frente a los precios de los productos mientras el hoy precandidato ha estado administrando los recursos públicos ¿aparecería en la gráfica una línea ascendente o descendente?
Si nos ponemos a reflexionar un poco podríamos afirmar que una buena parte del gigantesco descrédito que tiene el presidente Peña Nieto se debe al mal manejo del presupuesto y las cuestiones hacendarias que se realiza durante su mandato. Por lo que la pregunta que surge de inmediato es: ¿qué tan culpable o tan inocente es José Antonio Meade del mal estado (o del mal manejo) de los recursos públicos desde su papel como Secretario de Hacienda?
En el tiempo cuando Calderón le asignó por primera vez ese mismo cargo, se dice que “México alcanzó el máximo nivel de recaudación tributaria”. Y algo por el estilo se está diciendo nuevamente ahora, pero ¿en que nos beneficia a usted, lector, y a mí, el monto gigantesco de lo recaudado, si la mayor parte de esos ingentes recursos van a dar a ese barril sin fondo que es la administración pública que paga salarios y dietas millonarias a los altos funcionarios del gobierno, a los ministros de la Suprema Corte y a los integrantes del Poder Legislativo?
Desde mi perspectiva José Antonio Meade ha servido extraordinariamente bien para vaciar nuestros bolsillos y para financiar con nuestros recursos al gobierno que nos exprime, pero que no nos devuelve en infraestructura y servicios lo que debería en base a esa recaudación extraordinaria orquestada y dirigida por José Antonio Meade y compinches.
¿Es ése el candidato y el presidente que se merece México? Usted, lector, tiene la palabra.
El Pejestorio.-
Antes de que se definiera la situación político-electoral del ex secretario de Hacienda, un muy experto y apreciado amigo periodista (hoy casi en retiro), le comentó a un grupo de amigos que si José Antonio Meade no salía nominado como precandidato del PRI, él se iba a ir “con El Pejestorio”. Obvia alusión al “eterno candidato” al que, por canoso, muchísimos jóvenes en las redes lo identifican como “El Viejito”. Siendo que apenas ronda los 64 años. Mismos que no serían demasiados si, por ejemplo, los comparamos con los de don José Mujica, el ex presidente de Uruguay, nacido en 1935, que cuando asumió la presidencia en 2010 ya tenía 75 años cumplidos; o con los de el Papa Francisco, que dentro de unos diez días estará cumpliendo 81 y sigue gobernando su Iglesia del mejor modo posible.
Pero tal vez algún lector malicioso estará pensando que intencionalmente (y de entrada) estoy comparando al Peje con esos dos grandes hombres, mas no es así. Porque mi comparación en este caso radica únicamente en la edad. Una edad, por cierto, que NO TIENE POR QUÉ SER DESDEÑADA, si tomamos en cuenta que quien cuenta con una edad avanzada puede muy bien ser una persona con UNA GRAN EXPERIENCIA.
Y si nos atenemos a ello, el tabasqueño es el político más y mejor experimentado de cuantos participan o quieren participar en la contienda presidencial, no sólo porque los demás nunca han ejercido la titularidad del Ejecutivo en ninguna entidad del país, sino porque ninguno, tampoco, conoce a México como lo conoce AMLO, quien le ha dado como cinco vueltas completas a casi todos los municipios del país. Todo ello sin comentar aún que pese al discurso repetitivo del que se le acusa, ha demostrado ser un político sensible en cuanto al modo de vivir de la mayoría de los mexicanos, a quienes mira con empatía porque sufren o padecen hambre, carencias, desprecio gubernamental y otras penurias por el estilo.
Doña Margarita Zavala se parece, en este aspecto, un poco al Peje, y tiene también la mejor de las intenciones, pero le falta el conocimiento que al tabasqueño le sobra, y no tiene, por lo pronto, un equipo suficiente para trabajar.
Alguien sacó por ahí una tabla en la que se comparan los trabajos y los estudios que han realizado José Antonio Meade y Andrés Manuel, entre otros precandidatos, siendo perfectamente claro que, hablando de estudios, empleos, “roce social” de amplio nivel, premios y reconocimientos obtenidos, López Obrador prácticamente se quedó en la primaria comparado con Meade Kuribeña. Pero no podemos darnos el lujo de desdeñar la formación que la llamada “Universidad de la Vida” le ha dado a El Viejito, durante sus 64 años. Muchos de los cuales ha demostrado ser un gran luchador social, y en los que en un principio llegó a exponer incluso su vida, al atreverse a denunciar y combatir las arbitrariedades que antiguos gobiernos despóticos y totalitarios estaban cometiendo.
Tampoco debe soslayarse la experiencia que necesariamente obtuvo, ni la capacidad que demostró al gobernar “la ciudad más grande y poblada del mundo”. Y frente a estas experiencias de lucha y gobierno, las de Meade Kuribeña, por competente que parezca, no son sino las de un burócrata de altos vuelos. Pero no más.

 

Marychuy es símbolo en construcción de la resistencia popular

La semana pasada los grupos promotores en Colima de Marichuy Patricio Martínez (MPM), anunciaron su visita el viernes 1 de diciembre en el Jardín Libertad, a las 11 de la mañana. Quién es esa mujer y qué busca y propone, son preguntas que muchas personas se formulan. Marichuy es originaria del estado de Jalisco y gran parte de su vida la ha dedicado al movimiento indígena, por eso es entendible que sea una propuesta del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) para aspirar a ser candidata independiente a la Presidencia de la República. Es desconocida en la entidad por amplios sectores de la población, debido a que su trabajo cotidiano lo hace en lo que algunos autores llaman la infrapolitica, es decir, en aquellos espacios sociales fuera de los reflectores institucionales, como las comunidades indígenas, por eso su presencia es más fuerte en entidades del sur- sureste del país.

No pertenece a ningún partido político, tampoco ha tenido cargos de representación popular oficiales. La convocatoria al evento la efectuaron colectivos y organizaciones solidarias, entre ellas, grupos de simpatizantes del EZLN, la comunidad de Zacualpan y la OPT. Asistieron curiosos, entre ellos viejos militantes de izquierda, jóvenes que por primera vez participan en un evento político en busca de opciones creíbles, y miembros de organizaciones políticas en formación. La asistencia no fue numerosa, por varias razones, la hora del evento, la débil estructura de las organizaciones convocantes, y el vacio al evento que los medios de comunicación realizaron.

Había interés por conocer a la vocera del Concejo Indígena de Gobierno y su propuesta política. En un ambiente festivo con quema de incienso y teniendo como fondo las campanas de Catedral recibiendo las procesiones Guadalupana, se esperó con inquietud, en torno al quiosco, la llegada de MPM. Integrantes de su equipo, finalmente, después de una hora de espera, comunicaron a los asistentes que no vendría por tener que atender a los medios de comunicación en la Ciudad de México. Algo raro para un colectivo que dice darle prioridad a la comunicación entre los de abajo. El anuncio generó entonces toda clase de reacciones desde la simple molestia hasta la decepción, no obstante, la gente, con respeto, aguardó en el lugar para escuchar el mensaje de los diferentes colectivos hasta terminar el acto.
La asistencia en Colima, como en todo México, de MPM es muy importante por llevar el mensaje de los oprimidos, no únicamente de los indígenas. El país se agriete por doquier. La rebeldía está en cada poro del país. El grito de “no” a las acciones de los empresarios y su Estado es la manifestación que cuestiona la manera de ser y hacer del proyecto dominante. Las luchas de diferentes grupos sociales -campesinos, mineros, indígenas, mujeres, pobladores urbanos, damnificados por el sismo, educadores, trabajadores al servicio de los gobiernos, y muchos más- se extiende de sur a norte y del este a oeste, en toda la geografía nacional; Colima no es la excepción.

La tranquilidad en la estado es aparente; el repetirnos una y otra vez que los colimenses somos tranquilos es parte del mito oficial que siembra en la mente de los de abajo la clase política para hacer creer que nada se mueve en la entidad sino es por obra y gracia de ella: de los partidos políticos institucionalizados, de los funcionarios públicos de los diferentes niveles y lideres varios pertenecientes a organizaciones oficiales. Una cosa es ser tranquilos, otra muy diferente es ser dejados. La gente está ansiosa de emprender acciones por sí misma en defensa de sus derechos, sin embargo ha sido la falta de experiencia en la lucha social en Colima que ha impedido edificar formas organizativas democráticas y plebeyas.

El desempleo, las malas condiciones de vida y trabajo, la falta de un horizonte promisorio para las presentes generaciones y futuras, la pérdida de las pensiones, las luchas contra las empresas mineras, el proceso de privatizaciones de los bienes naturales y la oposición a la reforma educativa son el estimulo que da fuerza a la defensa de la dignidad humana. Los propios combates irán forjando la ruptura con el pensamiento paternalista del Estado mexicano fuertemente asentado en la entidad. Las acciones para oponerse a lo que oprime irá generando nuevas formas políticas en la toma de decisiones, sin saberlo los dominados y explotados.

En Colima no se ha avanzado en la formación del círculo virtuoso de lucha y conciencia, conciencia que no es producto de vanguardia alguna, como nos hizo creer el marxismo soviético. La importancia entonces de MPM hoy en día es el convertirse y convertirla en un crisol que amalgame, coordine y estimule la lucha que está atomizada. No que imponga un dominio vertical, jerárquico y déspota. Esa es su importancia. Hacer otro tipo de política. ¡Vaya responsabilidad¡

El problema, sin embargo, que tiene el CIG es resolver sus propias contradicciones, entre ellas, convertir su mensaje político, su propuesta, de un asunto estrictamente indigenista a un proyecto global, que incorpore la multiplicidad de demandas sociales que hoy se levantan cuestionando al mismo capitalismo, como: la extensión de los derechos humanos: de lo político a lo social. Solucionar su posición anti electoral y darle al voto, en la contienda electoral actual, contenido social, de manera que lo convierta en un medio para elegir alternativas sociales. El voto no es una cosa, un algo metafísico, que ya está definido para siempre. Es un producto social que emana de la conflictividad, que le da formas, extensiones y contenidos diversos. Que tiene historia. Si el neoliberalismo, como proyecto del gran capital, vació al voto de contenido y lo limitó a un proceso de selección de personas, le toca a los de abajo, desde cualquier espacio, ampliar su horizonte y llenarlo de contenido. De ahí la importancia de formar poder popular.

La inasistencia al acto en el Jardín Libertad por parte de la vocera del CIG, es una manifestación del desdén a la participación electoral que existe en el seno de su organización. El salir de sus espacios, de sus comunidades, exige responsabilidad a los integrantes del CIG ante sus electores potenciales, simpatizantes y miembros; es un evento más que abre la posibilidad de potenciar un proyecto transformador que permeé a Coima. Transformar el voto de un medio de negociación entre los integrantes de la clase política a un medio de lucha, de acción, de articulador de demandas, de derechos de todo tipo: sociales, raciales y de género, es una exigencia para las fuerzas populares. No dejemos pasar la oportunidad. Lástima que en Colima se haya desaprovechado este primer momento. Toca entonces a las comunidades y organizaciones locales continuar trabajando, impulsar y apoyar las luchas presentes y las que se avecinan. Deben discutir en su seno y decidir qué papel jugar en caso de que MPM no logre el registro como candidata independiente por la Presidencia de la República. No hagamos la política del avestruz. En esas luchas y decisiones debe estar la OPT. La única manera que tienen los dominados y explotados por defender lo que les pertenece es actuando en todo momento y en cualquier espacios.