Narcoempresarios y "Nacho"

El descrédito público de "Nacho".

En un recuento de daños, "Nacho" prefirió el descrédito público a sostener su dicho, es comprensible, el problema le escalaría.

 

Aparentar tiene más letras que ser. 

Convencer a la población de que no tiene un listado de empresas que lavan dinero teniendo los instrumentos jurídicos necesarios y la información vía negocios con empresas que registran lucros importantes luego de vender servicios al gobierno es imposible, su declaración lo delata. Es autoridad y su inacción tiene consecuencias fatales.

 

El problema no es el narco, el problema es "Nacho".

El viejo modus operandi del PRI vende plazas permanece vigente, tolera la disputa entre cárteles para que al final del conflicto, una organización criminal opere en el estado y pacte la "pax narca".

Sabemos que las corporaciones policiacas están infiltradas por el crimen organizado, los exámenes de Control y Confianza lo ratifican, y "Nacho" lo permite al no despedir a los reprobados.

¿De qué tamaño debe ser la derrama económica que los narcoempresarios generan para que "Nacho" prefiera el descrédito público a combatir el problema? y ¿Quiénes se benefician del lavado de dinero?

La economía formal en Colima presenta un avance en el papel, por lo menos así lo registran los indicadores de crecimiento, sin embargo, esto sería imposible sin el abundante lavado de dinero en Colima, que "Nacho" no ve, este último permite sostener al primero.

Usted se preguntará ¿qué es el lavado de dinero? El lavado de dinero es meter a la circulación dinero producto de alguna actividad delictiva y aparentar que es el resultado de un trabajo legítimo.

La siguiente pregunta sería: ¿cuáles son las actividades ilícitas en Colima que lavan dinero?, la industria de la construcción, actividades relacionadas con la minería, robo de contenedores-piratería, venta de gasolina robada, bares, restaurantes y en el giro que usted trabaja (el que sea) también.

Para que las actividades del narcotráfico surtan efectos positivos en su economía, deben incorporar a la formalidad los dividendos de su actividad delictiva, de ahí la trascendencia de la declaración de "Nacho", el listado que dijo tener y luego se retractó impediría que los asesinos de miles de personas en Colima tuvieran la solvencia necesaria para corromper policías, pagar halcones, sobornar jueces y mantener en la nómina a los burócratas que les filtran información.

El poder económico de las bandas delincuenciales está visto que paga campañas de políticos para luego cobrar factura, una factura muy cara, que afecta directamente al electorado. Hemos visto en videos como los grupos criminales hincan (literalmente) a los alcaldes y hasta los asesinan. Hemos visto cómo la Tuta filtró videos donde se reunía con alcaldes y hasta con el hijo del gobernador que por cierto, hoy pretende la alcaldía de Morelia, impresentable.

El poder económico de las bandas delincuenciales es tal, que puede obligar a una policía municipal a cometer la desaparición forzada de 43 normalistas.

El poder económico del narcotráfico en Colima es tanto, que llevamos más de 10 años escuchando la misma letanía en boca de los gobernadores "no descansaré hasta devolver la tranquilidad a nuestro estado". En contraste, los hechos acreditan que no pueden o no quieren terminar con esto, porque, mostrar ese listado de narcoempresarios, sería un buen comienzo.

Por cierto, los líderes de las cámaras empresariales sumisos aceptaron la mención de "Nacho".

Con los ojos en la cara. El señor Cardenal y los zapatos nuevos

Cuando era un niño de escasos 8 años, supe que iba a estar en Tecomán el señor cardenal, don José Garibi Rivera y aunque yo no sabía qué cosa era un cardenal, sí me daba una idea, aunque no muy clara, que era un visitante extraordinario y que personas como él no iban al pueblo todos los días. Probablemente esa visita tuvo relación con la inauguración del templo del Sagrado Corazón, pero es algo que no puedo asegurar. Como quiera que haya sido, era una auténtica novedad no sólo para mí sino para todo el pueblo, creyentes y no creyentes. Ese hecho, rompía la rutina, pues se trataba de la visita de un purpurado (apenas ahora sé que así se les llama) a un pueblo de la costa de Colima. No era cualquier cosa, había gente que decía que era amigo del papa y que este último hablaba directamente con Dios. En mi inquieta imaginación aquello era poco menos que la venida de Nuestro Señor Jesucristo. Las calles por donde iba a pasar, estaban adornadas con lazos y papeles multicolores. No era un asunto de todos los días. Por fin llegó el día esperado. La calle por donde se daría el recorrido estaba atiborrada; la algarabía estaba en su mejor momento y no era para menos. Imaginemos: el cardenal venía desde Guadalajara, la Perla de Occidente. Yo no sabía qué hacer con tal de estar en aquel sacro relajo y como me habían comprado zapatos choclos, ese día los estrené, pero, o estaban muy duros o mis pies muy sensibles. Era tanta la avidez por ver al “dichoso cardenal” que ya en el lugar en que nos habían citado para ver a don José había todo tipo de empujones y de sudores, humores y olores y por lo mismo, no resultaba fácil para el niño frágil que yo era, acceder a la primera fila. Era además de complicado, riesgoso. Recibí varios pisotones además de la ya citada incomodidad de calzar unos zapatos nuevos, pero nada me hacía desistir de mi empeño y mi intención de mirar a ese señor tan importante aunque yo no supiera el porqué de su importancia. No pude rebasar la barrera humana; no tenía ni la estatura ni la fuerza. Desconsolado y sintiéndome hasta humillado y frustrado, regresé a mi casa con sendos cardenales en cada pie por los pisotones que me dieron, no digo que adrede. Los católicos no se cansaban de gritar: ¡Viva el cardenal!… ¡Viva!, contestaba el coro ferviente. Esto que ahora platico, lo recuerdo como en un sueño, aunque en su momento, fue una pesadilla no por los empujones sino porque pese a mis mejores intenciones no vi nada de lo que anhelaba ver.
Años después y ya un poco más cultivado y habiendo superado con dificultad las enseñanzas del catecismo del padre Ripalda; por curiosidad intelectual, leí un libro cuyo título era, “La ciudad secular” y el autor era y es, Harvey Cox. Fue para mí un descubrimiento maravilloso gracias a mi inclinación a leer, en ese tiempo, libros con algún tema novedoso en teología o en filosofía. Distintos. Más delante leí, “Teología de la muerte de Dios”, según recuerdo, escrito por un autor, apellidado Robinson aunque es posible que esté equivocado. Si es así, pido una disculpa porque mi memoria, aunque buena a veces le da por andar en Babilonia.
Los libros a que me he referido en parte tenían razón. Veo como ha avanzado el proceso de secularización y que, salvo los sacramentos y los sacramentales, nos hemos alejado del sentido profundo de lo religioso. Vivimos como si no hubiera Dios, alejados no sólo de lo sagrado sino del sentimiento de lo sagrado, lo ignoramos, pero además sin compromiso social, sin fraternidad pese a que hay quienes se hacen llamar “hermanos”. En muchos casos nos hemos olvidado de Dios y parecería que está muerto en esta sociedad en la que lo más importante es “el siglo”, lo mundanal en contraposición con lo espiritual. En muchos casos, se ha pasado de la convicción a la conveniencia; de la intimidad a la exhibición de la fe o de algo que no es fe sino caricatura. Por ejemplo, el mero día de la Santa Patrona o del Santo Patrón de un pueblo, vamos y le rezamos, le llevamos mañanitas y hasta nos abrazamos con quienes nos acompañan y es correcto porque es la oportunidad de reencontrarnos con personas a las que vemos poco. Los que aspiramos y suspiramos por un puesto político, el que sea, nos peleamos y empujamos con tal de cargar la imagen peregrina que en “andas” hará un recorrido por el pueblo. En cada esquina de la pequeña plataforma en que se carga la escultura del santo sale un barrote de tal manera que se necesitan cuatro para cargarlo y entonces, los aspirantes a una representación popular se disputan el derecho a cargarlo sobre sus hombros. Todos manifiestan una fe y una devoción pocas veces vista, sobre todo si son tiempos electorales. Una vez terminada la exhibición de fe, puede pasar cualquier cosa, desde agresiones burdas, descontones, madruguetes, intimidaciones muy convincentes, traiciones, reparto de despensas, de camisetas, cachuchas, advertencias en serio y por la buena, sin ánimo de perjudicar. No deja de llamar la atención este singular fenómeno. La devoción hermana y en ocasiones también la ambición y la conveniencia.
Los señores obispos a quienes se les dice excelentísimos señores, es decir, más que excelentes que ya es mucho decir; por no sé qué razones han dejado de tener el peso social que tenían y la autoridad moral que casi siempre ostentaban; el tipo de presencia que impactaba, el halo que los rodeaba, la atmósfera que los circundaba y que los hacía parecer diferentes a los demás, a los simples mortales. Todavía no sé si eso sea positivo o negativo; lo que sí creo, es que el proceso de secularización, de mundanización, avanza y los auténticos valores de lo religioso han sido olvidados y menospreciados y de esta situación somos muchos los responsables. No se desean ni la irracionalidad ni la alienación, ni la ideologización religiosa; a lo que se debe aspirar será siempre a priorizar la solidaridad, la generosidad, el servicio y la misericordia. De eso hay muy poco y las consecuencias están a la vista cada día. Ahora resulta muy fácil llegar y vaciar el cargador de la nueve milímetros a las personas, hacerlas pedazos, dejarlas tiradas en la calle o en la banqueta de una tienda comercial o embolsarlas sin ningún escrúpulo y temor de Dios. Ahora que parece tan intrascendente golpear y hasta matar a las mujeres, lastimarlas y peor cuando más de algún jerarca amparado en su devaluada y con razón, autoridad moral diga que las mujeres tienen la culpa porque provocan a los hombres con su manera de vestir en una de las declaraciones más desafortunadas y estúpidas que se han externado. Ahora que parecería un acuerdo consensado el mal manejo de los dineros del pueblo y la facilidad con que se encubre y protege a los auténticos enemigos de la sociedad. Ejemplos sobran y está por demás enumerarlos. Hacer todo eso y no creer en nada, es lo mismo.
No vi al eminentísimo cardenal y la verdad si anhelaba verlo, quería verlo. Yo no sé qué pensaba entonces porque era un niño pero si creía que se trataba de un hombre bueno y que ese hombre vestido de manera tan especial y diferente a todos, alguna misión tenía que cumplir para el bien de nosotros. El dolor de los pisotones se me quitó al siguiente día y los zapatos quedaron como nuevos con una untada de grasa, una cepillada y un trapazo.

* Asesor de la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga

Vislumbres. Ni a donde hacerse

Está tan horriblemente contaminado y desdibujado el panorama político-electoral que aproximadamente la cuarta parte de los electores registrados no hallan para donde hacerse y hay muchos más que, ya teniendo un partido al que han preferido, tampoco están muy contentos porque, la verdad, no hay mucho de dónde escoger, pues quienes podrían parecer buenos candidatos andan revueltos con otros que son malísimos, ya sea porque en vez de discurrir rebuznan, ya porque tienen colas más largas que las ratas de alcantarilla.
Sin excluir a ninguna de las tres coaliciones en pugna, al espulgar las listas que están presentando para senadores y diputados plurinominales, hay quienes, conociéndolos, están para ser aventados directo al estercolero, por tan corruptos que son.
Lo que nos extraña en esta ocasión es que, si ésa fue una de las prácticas que solíamos criticar a las listas de los candidatos del antiguo partido oficial, hoy es un mal que parece haber invadido a todos los organismos políticos, e incluso a no pocos “ciudadanos sin partido” que se inscribieron como precandidatos, y cuyas promesas coinciden hacer lo que los políticos profesionales no han querido (o no han podido) hacer para cambiar y mejorar nuestro país.
Dentro de todos estos enjuagues ¿cómo puede uno entender, por ejemplo, que Miguel Mancera, el aparentemente honorable y muy eficiente gobernador del Distrito Federal, a donde lo llevó el PRD como “candidato ciudadano”, hoy aparezca en la lista del PAN como candidato a senador plurinominal? O ¿cómo explicar que Napoleón Gómez Urrutia, probado defraudador del Sindicato Minero, que tiene doce años exiliado en Canadá para que no lo pesque la policía mexicana, hoy aparezca como candidato pluri también, en la lista que indudablemente palomeó Andrés Manuel López Obrador?
Se nota, pues, que sólo es el pragmatismo lo que está moviendo a la mayoría de los políticos que andan deseosos y ansiosos por quedar tres o seis años más pegados a la ubre presupuestal. Y que, por lo mismo, por más que critiquen, reten y prometan que va a haber verdaderos cambios en favor del pueblo, sus peroratas no pasan de ser proclamas de merolicos.
PEJE A TODO. –
Peje a todo lo antes dicho, es claro que de entre toda esa morralla y moneda falsa que tenemos al frente, es de donde habrá que elegir a “los menos peores” de los que alcancemos a descubrir, por lo que, viendo las cosas en frío, una de las primeras acciones de debemos emprender es la de revisar los resultados que las encuestas publicadas nos dan respecto a lo que ocurrió durante los días que se llevaron a cabo las campañas disfrazadas de precampañas, para ir normando criterio en relación a las candidaturas presidenciales.
En este mismo sentido, todas las encuestas publicadas coinciden en varias cosas: a) que el puntero es, desde noviembre pasado, Andrés Manuel López Obrador; b) que el segundo lugar lo ocupa el peloncito Ricardo Anaya y c), que el tercer puesto, lo ocupó permanentemente el ex secretario de Hacienda José Antonio Meade. Pero no sólo eso, sino que, pese a las afirmaciones que los propios encuestadores habían externado antes, en el sentido de que AMLO había llegado a lo más alto de su “techo” de preferencias, el tabasqueño logró remontar dos puntos desde que comenzó su precampaña. Siendo notorio por otra parte que, habiendo iniciado su periplo con menos de veinte puntos, el “Cara de Niño” logró ascender entre cinco y siete, que no le dan, sin embargo (por el momento) posibilidad de alcanzar al Peje. Y, en contraposición a estos dos, la novedad la constituyó la candidatura de Meade Kuribeña, que no sólo no subió ni un solo punto, sino que descendió dos o tres, como si la tercia estuviera lanzando los dados en un tablero de Serpientes y Escaleras, y en las jugadas de Mead le hubieran tocado puras culebras.
ENLACES Y DESENLACES. –
No deja de ser divertida la serie de cambios y de recambios que hemos venido observando con motivo de la designación, primero, de las candidaturas al Senado, y de los reacomodos, después, de las fórmulas que acabarán contendiendo por ellas. En el PRI se vino muchas semanas hablando de que un prospecto casi seguro para esa candidatura era José Manuel Romero Coello, el joven amigo del gobernador Peralta; pero resultó que otras gestiones tuvieron más peso y se la terminaron dando a Fernando Moreno Peña. En el Verde, a su vez, punteaba Virgilio Mendoza y acabó tocándole a Gabriela Benavides. Mientras que por el lado de los pejistas, la veían venir para Indira Vizcaíno y se la entregaron a Joel Padilla, enviando a la muchacha a la segunda posición. Todo esto al mismo tiempo que los líderes nacionales de Movimiento Ciudadano se la habían conseguido a Leoncio Morán, para quitársela y dársela, apenas antier, a María Elena Abaroa.
Como quiera que tan sorpresivos desenlaces se hayan venido dando, hoy ya tenemos, los ciudadanos, más tela de donde cortar, y más posibilidades para entrever los resultados de las próximas elecciones: en ese sentido, y respecto a las candidaturas al Senado, la fórmula VERDE-PRI parecería ser bastante competitiva, pero el ex gobernador arrastra muchos lastres consigo y no hay muchas posibilidades de que la alcaldesa de Manzanillo se logre conectar con el resto del electorado estatal, por lo que no hay buenos augurios para dicha fórmula. En el caso de PT-MORENA, lo que hubiese parecido más lógico es que la fórmula fuese invertida, pero aun quedando como quedó, muy bien podemos suponer que, puestos de tú a tú Fernando vs. Indira, ni los grandes rollos que el chaparrito pueda pronunciar le bastarán para apagar el carisma que la bella e inteligente candidata tiene, y que seguramente estará muy bien asesorada respecto a dónde habrá que pisar la larga cola del residente del Trapiche.
En el sorpresivo re-acomodo de la fórmula MC-PAN, María Elena Abaroa resulta ser una cara fresca que, por el sólo hecho de tener como experiencia política una única campaña electoral en 2015, tendrá que esforzarse mucho para dar la pelea, al parecer junto a Gretel Culin, en la única fórmula senatorial que irían dos mujeres en una sola mancuerna.
LAS FUERZAS ARMADAS SERÁN NEUTRALES. –
Según la Constitución lo establece, el Jefe Supremo de las fuerzas armadas (institucionales) en México es el Presidente de la República en turno. Pero como mucha gente ha visto que no hay, desde esas mismas fuerzas, ninguna crítica pública que se le haya hecho a EPN, una parte de la ciudadanía tiene motivos para creer que los oficiales del Ejército y la Armada apoyan, en consecuencia, al candidato que puso aquél.
Ubicado en esa creencia, el pasado día 16, estando el titular de la Secretaría de Marina y Armada de México realizando algunas actividades de su incumbencia en La Paz, B. C., hubo un reportero que “metiendo aguja para sacar hebra”, le preguntó qué pasaría si ganaba AMLO y, sin eludir la pregunta, el Almirante Soberón Sáenz le respondió: “Las fuerzas armadas están preparadas para el cambio de régimen y apoyarán al presidente que [el pueblo elija] sin importar el partido que lo postule”. Agregando a continuación: “No es la primera vez, ya hemos cambiado de un partido a otro y [eso pese a que] en su momento se dijo que eso no sería posible”.
No es muy preciso para hablar el hombre, pero dio a entender lo que quiso decir, y reflejó, por otra parte, que también ellos (los almirantes, los generales y demás oficiales de las fuerzas armadas) ya están vislumbrando la inminencia del cambio. Cosa que es bueno saber.

 

 

La mediocridad de la educación y la pobreza en Colima

En estos tiempos de elecciones donde todos los candidatos prometen el sol y las estrellas y cuya moda es disentir sobre la inseguridad, la pobreza, el desempleo y la violencia como principales banderas que se deben combatir, es importante recordar cuál es la situación real de la pobreza en Colima, ya que ésta se encuentra estrechamente ligada a la violencia y al desempleo.
Los datos más recientes, el gobierno reconoce que en Colima una de cada tres personas en la entidad es pobre. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONAVAL) el 34% de sus habitantes viven en la pobreza, es decir 237 mil colimenses, de ellos casi 20 mil viven en pobreza extrema.
Entre 2010 y 2016 la pobreza en Colima aumentó, en términos absolutos, de 230.3 mil personas, a 248.7 mil personas respectivamente, es decir, el número de pobres aumentó en 18 mil 400 personas, durante el periodo de seis años. No obstante que la proporción de pobres- en términos relativos – disminuyó de 34.7% en 2010 y 33.6% en 2016. Lo anterior se explica porque el ritmo de crecimiento de la población total crece más rápido que el crecimiento de la pobreza, lo cual hace la diferencia en términos relativos.
Sin embargo, el número de personas en extrema pobreza también aumentó en 2 mil 600 personas en el periodo de seis años, al pasar de 16.7 mil personas en 2010 a 19.3 mil personas en 2016, eso significa que casi 20 mil personas en Colima no tienen dinero para comer. A pesar de que la pobreza extrema en Colima representa una pequeña proporción de la población total, ya que sólo fue de 2.5% en 2010 y; 2.6% en 2016, respectivamente, ésta ha venido incrementándose en términos relativos.


Es interesante observar la distribución de la población pobre en el estado ya que paradójicamente, la población más pobre se encuentra en los municipios de mayor dinamismo económico en la agricultura como es el caso de Tecomán y Armería, municipios donde se encuentra la agricultura de riego y los clusters de limón y coco que sufrieron una gran disminución de la superficie desde que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Las estadísticas de CONEVAL confirman que los municipios con mayor población de pobres son Armería, Tecomán, Comala, Minatitlán e Ixtlauhacán, en donde más de la mitad de su población es pobre y es precisamente donde la mayoría de la población trabaja en la agricultura.


En incontables ocasiones se afirma que la única salida de la pobreza es la educación, dicen a toda voz las autoridades educativas. Los resultados de la Encuesta de PLANAEA (2018) revelen que, en Colima, la mitad de los estudiantes de secundaria se encuentran en el nivel insuficiente y básico de sus aprendizajes, por lo que la entidad tiene cifras reprobatorias en el rubro de Lenguaje y Comunicación (Español) y Matemáticas.
Los resultados muestran 65.9% de los estudiantes que terminaron secundaria se encuentran con conocimientos insuficientes y elementales, ya que el 25.3 por ciento de los estudiantes se ubicó en el nivel I (bajo de aprovechamiento) ; en el nivel II (básico), el 40.6%. Mientras que en el nivel de suficiencia o aceptable es el nivel III (medio), se ubicaron el 23.7 por ciento de los estudiantes colimenses; al nivel IV, solamente accedieron el 11.6 por ciento de los alumnos de secundaria en la entidad. (Avanzada,2018) Es decir, 65.9% de los alumnos que terminen la secundaria no sale leer y en consecuencia no comprende lo que lee.
Por su parte en matemáticas, el 81.1% se ubica en el nivel insuficiente o no aceptable ya que el 56.3 por ciento de los estudiantes se ubicaron en el nivel I; el 24.8 por ciento en el nivel II, es decir en la mediocridad. Mientras que sólo 18.9% se ubicó con niveles aceptables o suficientes ya que el 11.6 por ciento se instaló en el nivel III; en tanto que el 7.3 por ciento de los estudiantes de secundaria logró el nivel IV.
Pese a los resultados reprobatorios -señala la fuente- en los resultados de Lenguaje y Comunicación, Colima se ubicó en el segundo lugar nacional y en Matemáticas, en el cuarto lugar. Con estos resultados, es incomprensible que el gobernador se haya atrevido a felicitar a los alumnos por los resultados obtenidos, lo cual hace pensar que el mandatario o también no sabe leer o no lee lo que le proporciona su secretario de educación.
Entre las conclusiones del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (IEEE) Señala que “la pobreza se relaciona de manera importante con los aprendizajes: las poblaciones más pobres alcanzan menores aprendizajes. La educación no está alcanzando su cometido de romper la transmisión intergeneracional de la pobreza”. Las mismas conclusiones llega el investigador Juan Carlos Yañez Velazco al afirmar que “el nivel de escolaridad de los padres es definitivo; por ejemplo, la diferencia entre los niños que tiene un papá que fue a la universidad con aquellos que no estudiaron es de más de 160 puntos, equivalente a tres grados integrados”. En este punto, los resultados de la evaluación a nivel preparatoria en Colima revelan que la pobreza se expresa en el nivel de educación de los padres, la población con mayores carencias es la población que sus padres presentan niveles de estudio de primaria y secundaria, cuyos empleos requieren muy poco nivel de instrucción y en consecuencia sus ingreso sus bajos.
En este sentido, coinciden un reconocido investigador y empresario en México. El investigador Julio Boltvinik Kalinka, del Colegio de México (Colmex), consideró que el gobierno parece no haber entendido que es a través de una política de generación de empleos que “en realidad es una política de crecimiento económico”, la forma en como se puede combatir la pobreza. “La generación de empleos y la inversión privada son el mejor camino para terminar la pobreza, y no la inyección de dinero público a la economía ni los programas sociales, aseveró el empresario Carlos Slim Helú, durante su conferencia en la XV Cumbre de Negocios de San Luis Potosí”.
La pobreza es un tema muy serio e importante que al parecer al que se dice economista Ignacio Peralta Sánchez no parece interesarle. Según el enfoque de la ONU (2004) refiere que la pobreza como “la negación no sólo de un derecho en particular o de una categoría de derechos, sino de los derechos humanos en su totalidad” (Despouy, 1996: 6; CONEVAL 2010) Lo mismo opina Yañez, cuando afirma que “estos análisis permiten señalar que no se debe tener un solo alumno en los niveles uno y dos; el artículo 3 establece la obligatoriedad de educación de calidad hasta el bachillerato y que un alumno no entienda lo que lee, significa una violación al derecho humano y constitucional a una educación que le permita a la persona desempeñarse con éxito”
Los resultados de las reformas a la educación sólo se verán a largo plazo, pero como dijo un gran economista que sacó de la crisis económica de 1929 a los Estados Unidos “a largo plazo todos estaremos muertos”, en este sentido lo más importante para salir de la pobreza es la generación de empleos bien remunerados y esto está directamente asociado con la educación, con el nivel de instrucción.


Bibliografía
• Bolvink Julio (2015) La pobreza se combate con empleo, no con más dinero a programas sociales: analistas. https://www.google.com.mx/search?source=hp&ei=-
• Slim Carlos (2018) La pobreza en México no se combate con programas sociales, dice Slim; pide un salario para las amas de casa. Fechado el 19/febrero/2018. http://www.periodicocentral.mx/2017/nacional-seccion/item/19710-la-pobreza-en-mexico-no-se-combate-con-programas-sociales-dice-slim-pide-un-salario-para-las-amas-de-casa#ixzz57aHOlx4x
• Moctezuma Juan Gabriel (2018) Matemáticas, INEE señala que la pobreza como una de las causas. Avanzada 6/febrero/2018.
• SEP. (2018) Resultados del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA) .https://www.google.com.mx/search?q=http+//planea.sep.gob.mx+resultados+2017&sa=X&ved=0ahUKEwiV3uyvuJnZAhUPIqwKHQ1oDZEQ1QIIdCgG&biw=1067&bih=739 y www.planea.sep.gob.mx/
• Yañez Juan Carlos (2018) El Estado viola el derecho humano a la educación. Periódico Avanzada. 15/ febrero/2018. http://www.diarioavanzada.com.mx/index.php/locales/22670-el-estado-viola-el-derecho-humano-a-la-educacion-juan-carlos-yanez

 

Con los ojos en la cara. Rambo y El Amarillo

Tengo recuerdos muy importantes de una parte de la costa de Jalisco; de la “Tierra pródiga”: La Huerta, La Resolana también llamada, Casimiro Castillo, Barra de Navidad, Melaque, Villa de Purificación, Autlán de la Grana, El Grullo. Algunos de esos pueblos no son costeños pero están incluidos en el manojo de recuerdos y añoranzas que conservo no solo en la mente sino en el corazón y, sabemos cómo es ese músculo maravilloso. Tenía menos de diez años cuando conocí todos esos pueblos a causa de la terrible, aferrada y enfermiza afición a los gallos de mi padre, don Lupe Cisneros: al pastoreo, crianza, cuidado y la jugada. Algunos años después leí con profunda admiración y emoción una novela de Agustín Yáñez que se titula, “La Tierra prodiga”, misma que se desarrolla en esa zona feraz del estado de Jalisco y de la que Sotero Castillo, uno de los caciques más poderosos, describe así: “tierra rica, ella trabaja por uno, nomás óigala como crece, como fecunda, es reagradecida. Con tantito cuidado, como las mujeres, rinde mil por uno; chicoteándola bien que le rinden a uno. Así la tierra, desmontándola, cintureándola, quitándole los vicios a que es tan afecta; digo, la tierra caliente que al menor descuido ya está llena de maleza”. En esa novela, el personaje principal, es Ricardo Guerra Victoria, alias “el Amarillo”, un tipo que no tiene ningún escrúpulo, que emplea cualquier recurso para sus fines; que de pronto “ha sido ganado por la concupiscencia de la costa, el gran libertinaje de la naturaleza”…
El Amarillo, sus dientes de oro, encumbrado por la ambición, madre de la locura, madre de muchos de nuestros males, de nuestras actuales miserias. La ambición, enfermedad incurable; progenitora de la política abusadora, corrupta, saqueadora; procreadora de la corrupción, la impunidad, el narcotráfico, las adicciones y la muerte. La ambición emparentada con los jinetes apocalípticos que han hecho de nuestra realidad un espacio virulento, absurdo, aterrador…
Mis recuerdos, después de tantos años me hacen evocar y que me remonte a un camino sinuoso para poder llegar a Autlán de la Grana, instalarnos en un hotel para luego ir a ver el lugar en que estaba el palenque y en él, ese anillo, ese círculo maldito, anillo, le dicen a ese espacio acondicionado para la destrucción de aves, convertidas en máquinas de muerte; guiadas por su instinto letal. Los gallos de combate; preparados cuidadosa, escrupulosa, meticulosamente, encerrados en el círculo mortal en el que primero se exhiben los hermosos y finos ejemplares para que luego, una vez admirados les coloquen y amarren la navaja reglamentaria de una pulgada sobre una botana, en el espolón de la pata izquierda. Allí, en la jugada inclemente y atroz, los corredores de dinero gritan frenéticos ofreciendo apuestas al color de su elección; los apostadores contumaces, recogen los talones rojos o verdes. Arriba en las gradas, se casa, es decir, se apuesta dinero en cantidades menores pero la emoción es la misma, la adrenalina corre e inunda el espacio mientras los soltadores chillan los gallos y se disponen a quitarle la cubierta a la navaja ante la mirada muy atenta del juez; finalmente, se abren y los sueltan para la batalla encarnizada en la que se oyen el aleteo, las patadas, las ráfagas, mientras vuelan las plumas. Todos disfrutando de la pasarela de muerte y sangre, en esa vida inicua e inocua. Las navajas fueron cuidadosamente elegidas y preparadas para romper la carne y las venas de las aves que cargarán con el mal agüero, intransigente, brutal, inmisericorde en un rito aterrador de la muerte.
Ahora, después de muchos años, vuelvo a mirar imágenes de esos pueblos, ahora ciudades que recorrí con ojos de niño y ya incendiados por el tráfico de drogas; por el trasiego inclemente de enervantes con sus consecuencias fatales, letales, abominables…. y luego, allí, el ejército derribado con sus élites, sus Rambos sobreentrenados por los gringos para venir a morir en Jalisco sin “requiescat in pace” y entonces, el “no es posible”, el vamos con todo hasta completar de nuevo el número favorito y ya cabalístico: 43.
Encontré en la novela, una descripción certera del Amarillo, protagonista de esa narración extraordinaria de Agustín Yáñez: “domador, encantador de hombres. Difícil resistir sus poderes de fascinación; la labia con que pinta bonitas las cosas que le interesan, su ruda elocuencia y sus zalamerías; la seguridad con que afirma, la facilidad con que responde y cierra salidas a renuencias, reticencias y marrullerías. Un auténtico bribón”.
Hoy, confrontado con la realidad, encontrado con la violencia, hecho un estúpido (estupefacto) por la demostración de poder de aniquilación de las armas que llegan del norte y del sur, por mar, por aire, por tierra; espantado por tanta miseria humana, trato de descubrir y ver la fuerza del Señor, del buen Dios y le suplico, sentado, de pie, de rodillas, que mire a su pueblo y lo conduzca como el Buen Pastor que es, por verdes praderas. También apelo al corazón del hombre, sobre todo de los que se enriquecen impunemente con consecuencias dolorosas y desastrosas para los más pobres dejando secuelas transformadas en hambre, servicios de salud deficientes, enfermedades nuevas para los miserables, colegas de quienes viven en pobreza extrema, colocados allí en el centro del tornado y la espiral de violencia y destrucción de la que hablaba el obispo de Recife en Brasil, Dom Hélder Cámara. Apelo también a los que ahora, desde la política siguen haciendo y aprobando leyes contrarias a la justicia y a los pobres y a la naturaleza tan destrozada, tan sobreexplotada y tan contaminada y haciendo alianzas contrarias a la razón y al más elemental sentido de buen juicio. Recurro, ahora que andan por las calles, a todas esas personas que buscan una candidatura “a lo que sea”, para que tomen conciencia de que esta patria nuestra no es un botín ni está a disposición de nadie para ser saqueada porque ya no podemos cargar con más desgracias y zánganos. Estamos llegando al límite y al más insospechado cinismo jamás imaginado. Algún escritor cuyo nombre no recuerdo dijo: “y hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez”. La descripción del “Amarillo” tiene bastante similitud con los que saldrán a la calle a rifar su suerte, cuando se habla de la labia, la ruda elocuencia; vendrán a pedir nuestro voto pero antes les compondrán un corrido o una cumbia. Se trata de que se oiga bonito. Ellos, por supuesto, irán sonrientes porque esto es una fiesta y no se valen caras largas, además ya están maquillados, con el vestuario apropiado, los parlamentos y el guión aprendidos; la escenografía, las luces y… esta es la tercera llamada: ¿comenzamos?

* Asesor de la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga