Matan a joven que pretendía grabar cuando repartían despensas

Esta vez perdió la vida el joven Feliciano Castillo, quien murió después de que una persona le encajara un arma blanca en el estómago.

Los hechos se presentaron en al cabecera de dicho municipio cuando militantes del PRI y del Partido Cardenista repartían despensas y otros apoyos, entre la ciudadanía y  el joven pasaba causalmente por ese sitio y sacó su teléfono celualar para grabar la acción de los militantes.

Las personas que hacían el reparto se le fueron encima a los golpes, y le dieron muerte.

Por estos hechos fueron detenidos tres personas, entre ellos una mujer a la que se le señala como la autora material, identificada como Cruz Ruiz, quien se encuentra detenida en Acayucan y será puesta a disposición de las autoridades correspondientes, quienes decidirán su situación jurídica.

El Pacto por México y las reformas en 'juego' en el domingo electoral

A un año de la elección presidencial, 14 estados del país vuelven a las urnas este domingo para elegir alcaldes, diputados locales y gobernador en Baja California.

 

Para analistas políticos y académicos, la relevancia de este proceso tiene matices, pero coinciden en un punto: de estas elecciones dependerá el clima de negociación política y los acuerdos entre partidos, en el marco del Pacto por México.

 

La jornada – en la que hay en juego 1,374 puestos de elección – fue precedida por episodios de violencia contra candidatos y las denuncias de la oposición que acusa injerencia de gobernadores y uso de recursos públicos en favor del PRI en varios estados, como Baja California y Aguascalientes.

 

Existe el riesgo de que el gobierno federal pierda la interlocución con PAN y PRD, dice Roy Campos, director de Consulta Mitofsky. “Si a Gustavo Madero y a Jesús Zambrano les va mal en estas elecciones, sus sucesores en las presidencias dirán: no quiero nada con el gobierno federal y el PRI”. 

 

Tanto Madero como Zambrano concluyen este año su periodo como presidentes de su partido. “Tienen que entregar cuentas”, dice Campos y estas elecciones serán su plebiscito, porque sus partidos evaluarán los saldos de la relación con el presidente.

 

La ruptura puede ocurrir si el PRI arrasa y hay dudas sobre la transparencia de los procesos, dice Leopoldo Arellano, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “El Ejecutivo perdería capacidad de negociación con los firmantes del pacto y habría más presión de los partidos hacia sus dirigencias por la derrota. Eso generará tensión y la posibilidad de que cambien posiciones respecto del pacto, lo cual generaría una esclerosis en la negociación de las reformas”.

 

Esto sería catastrófico para los partidos en el Congreso, en términos de legitimidad y viabilidad política, pues “hay necesidad de mantener el Pacto por México, porque de allí emanan los acuerdos para llevar a cabo las reformas”, dice Isaí González Valadez, investigador de la UNAM.

 

González mira también como el peor de los escenarios que se cumplan los temores de ilegalidad en las elecciones. “Si resultan muy mal, el pacto se rompería y sería catastrófico porque produciría una crisis de ingobernabilidad y un freno a la agenda de reformas”.

 

Por eso, “que el PRI pierda en Baja California sería bueno para la suerte del Pacto por México”, dice Federico Estévez, académico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

 

La elección de gobernador será lo más importante que ocurra durante la jornada electoral del domingo, "más allá de eso, estas elecciones no tienen mayor importancia" pues solo significarán “el reparto de posiciones para las distintas fracciones de los partidos”.

 

¿Qué se juegan los partidos?

 

Estas elecciones son el primer ejercicio de evaluación para el gobierno federal del PRI, además pondrán a prueba a los gobernadores y las alianzas entre PAN y PRD, dice Virgilio Bravo, investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

 

“Para PAN y PRD son muy importantes estas elecciones, pues a partir de ellas podrán medir sus fuerzas en solitario y en alianzas, pondrán a prueba su influencia regional y su capacidad de operación electoral”, dice Isaí González, de la UNAM.

 

Los gobernadores, por su parte, se juegan su control legislativo donde hay renovación de Congresos locales. “Todos están a la mitad de su mandato y ésta será una prueba de aprobación ciudadana”, dice Arellano.

 

Baja California además pondrá a prueba al PAN, que atraviesa por uno de los peores momentos en su vida interna.

 

“Esta es la elección más o menos importante para discutir las posibilidades de un PAN legislativo con capacidad para cumplir sus compromisos con el Pacto por México o presionar para cambios en los proyectos de ley por venir”, dice Estévez.

 

Pero el PAN, que ha gobernado en esa entidad desde hace 24 años, llega a esta elección en las peores condiciones, dice Virgilio Bravo, del ITESM. “Están metidos en un verdadero problema interno que ya es preocupante para el sistema de partidos, porque parece que están a punto de una gran escisión”.

 

Como consecuencia, dice, Acción Nacional no sólo pierde fuerza en lo electoral, sino como interlocutor. “El PAN en este momento no representa un obstáculo como oposición para la toma de decisiones, pero su situación sí representa un problema porque deja al gobierno federal sin quién negociar a la hora de empujar las reformas”.

 

Estévez considera que si el PRI gana la gubernatura en Baja California, esta victoria pesará mucho sobre Gustavo Madero y sus aliados en el PAN, pues incluso podría ocurrir que sus rivales forzaran su renuncia como presidente de su partido.

 

Si gana el PAN, entonces Madero saldría “un poco fortalecido, aunque no necesariamente ganón en términos del pleito interno y para la próxima elección de dirigente nacional, a finales de año”.

 

Sin embargo, el PRI arriesga más en términos de triunfos, dice Roy Campos. “Gobierna en 11 capitales en disputa electoral, mientras la alianza PRD-PAN sólo tiene dos”.

 

Estévez, sin embargo, descarta un triunfo definitivo del PRI en todas las entidades. “La tasa de alternancia en los municipios y estados es muy alta en los últimos años: cerca de 50%. Si la aplicamos a estas elecciones, el PRI perderá en muchas ciudades. Eso esperaríamos en esta coyuntura, porque al haber alternancia, hay relativos triunfos para todos, sin afectar demasiado la agenda interpartidista nacional”.

 

Campos ratifica esta tendencia: “Si hacemos la historia de las alternancias en México, prácticamente no hay mexicano que no haya vivido la alternancia”.

Calderón quiso implicar a AMLO con el narco

Durante las campañas electorales del año pasado el entonces presidente Felipe Calderón –en la debacle de su gobierno– quiso que la Procuraduría General de la República (PGR) inventara cargos de narcotráfico y crimen organizado contra el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, su contendiente en la elecciones de 2006 y quien competía también en 2012.Para lograrlo intentó que uno de los mandos del Ejército –falsamente acusados de tener vínculos con el narcotráfico– lo acusara.

 

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Hasta ahora se ha conocido sólo una parte del caso de estos militares –el general de división y exsubsecretario de la Defensa Nacional Tomás Ángeles Dauahare; el general de división Ricardo Escorcia Vargas; los generales de brigada Roberto Dawe González y Rubén Pérez Ramírez; el teniente coronel Silvio Hernández Soto y el mayor Iván Reyna Muñoz– a quienes la PGR fabricó cargos de complicidad con la delincuencia organizada en el sexenio pasado.

 

Y sólo ahora –con la exoneración de los seis acusados en lo que atañe a este delito– el caso muestra su lado más negro.

 

De acuerdo con información obtenida y corroborada con fuentes cercanas al proceso, el teniente coronel Silvio Isidro Hernández Soto (detenido desde mayo de 2012) fue amenazado por un funcionario de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO, hoy SEIDO) para que acusara de vínculos con el narcotráfico a políticos de la oposición. Los señalamientos debían dirigirse contra el entonces candidato López Obrador –quien en las encuestas de preferencia electoral aparecía en la segunda posición, por arriba del PAN– y contra el PRD.

Este es un adelanto del número 1914 de la revista Proceso, ya en circulación.

Privan de su libertad a 12 integrantes del equipo de campaña de candidato veracruzano

 Lejos de serenarse el ambiente políticos en esta entidad, la situación tiende a crisparse aún más, luego de que el candidato a la alcaldía de Misantla, el panista Marco Piña, denunció que en la madrugada de este viernes hombres armados “tirotearon” una camioneta en la que viajaba parte del staff de su campaña.

 

Además, dijo que hasta el momento hay 12 personas desaparecidas.

 

“Yo no iba en ese vehículo, agradezco a la ciudadanía su preocupación por mi persona, les pido a todos rezar por que estas personas regresen sanas y salvas con sus familias. Estoy profundamente consternado, no puede estar sucediendo esto; (son) personas que tienen familia, niños que cuidar, una elección sólo es eso —remarcó—, estos actos de intimidación, de terror, son reprobables”, escribió en su cuenta de Facebook.

 

En Lerdo de Tejada, la noche del jueves, militantes del PRD, PAN y del Cardenista intentaron “linchar” al candidato del PRI a la alcaldía, Ricardo Llamas. Por espacio de seis horas, la multitud arrojó piedras y lanzaba consignas en contra del priista, acusándolo de comprar votos y traer “miles de pesos” en un maletín.

 

Llamas tuvo que ser rescatado en las primeras horas de este viernes de su casa de campaña, por un grupo táctico de la Secretaría de Seguridad Pública.

 

Los manifestantes iracundos se tuvieron que conformar con patear y apedrear uno de los vehículos de campaña del candidato, para desfogar su enojo.

 

En Xalapa, el líder estatal del PAN, Enrique Cambranis Torres, fustigó al gobierno de Veracruz y a la Secretaria de Seguridad Pública, a los que responsabilizó de haber “montado” y “sembrado” armas a tres militantes panistas, detenidos la tarde del jueves en Tlalixcoyan y presentados ante autoridades federales por portación de armas de uso exclusivo del Ejército.

 

“Hay que ver lo obvio, parece una fabricación: Vemos una siembra de armas, granadas, uniformes militares… Es algo lamentable. Estamos en el tema jurídico, se les está apoyando a los militantes del PAN y policías (municipales), el rumor del pueblo es que van sobre otros más, sobre la estructura electoral de nuestro partido”, señaló Cambranis Torres.

 

El panista mostró el video que circula en redes sociales en donde se observa a policías estatales entrar por la fuerza a la casa del policía municipal y militante panista, Gilberto Rodríguez Suárez a quien se le pide “cooperar”, “porque ya sabes de qué se trata”.

 

En dicho video, Rodríguez y familiares exigen que los policías muestren una orden de cateo, aprehensión o algún documento que avale su detención, sin embargo, los policías sólo proceden a entrar al domicilio con lujo de violencia.

 

En rueda de prensa, el diputado federal del PAN Gabriel Cárdenas Guízar aseguró que la Secretaría de Seguridad Pública se está comportando como el “brazo ejecutor” del PRI, luego del incidente en Tlalixcoyan.

 

De acuerdo con el legislador federal, las armas fueron “sembradas”, pues de parte del PRI hay un especial interés por ganar a como dé lugar las elecciones en la cuenca del Papaloapan y la región del Sotavento.

 

“Es un atentado que la Policía, en pleno siglo XXI, funcione como brazo ejecutor del PRI en Veracruz. Hay intervención, clara, nítida y mañosa de la policía y del gobierno de Veracruz quienes no respetan (la democracia). No ha habido respuesta de las autoridades, en el discurso se comprometen a respetar el clima electoral, pero los hechos son otros”.

 

Tanto Cárdenas como Enrique Cambranis reiteraron el llamado a que sea el Ejército mexicano y la Secretaria de Marina de México los que se hagan cargo de la vigilancia del proceso electoral.

 

Exponen que hay más confianza y certidumbre en las fuerzas federales que en los cuerpos de seguridad pública estatal, que han demostrado estar a las órdenes del PRI, señalaron.

 

Cambranis Torres se quejó que como en otros incidentes relacionados con el clima electoral, la comunicación con la Secretaría de Gobierno de la administración del mandatario Javier Duarte se “cortó” por horas, en momentos de tensión, durante los que el PAN no sabía a dónde y bajo qué circunstancia habían trasladado a sus militantes.

 

“Se cortó por horas, hasta que el alcalde (de Tlalixocoyan) habla con el secretario de gobierno y se enteran de la situación (sic). La  primera impresión era que la policía había levantado (sic) a un panista y eso era lo que teníamos, luego viene el boletín del gobierno y nos tomo por sorprendidos”.

 

En un mensaje en la Sala de Banderas en Palacio de Gobierno, el Secretario de Gobierno, el expanista Gerardo Buganza, dirigió un mensaje previó a la jornada electoral, en el que aseguró que el gobierno de Javier Duarte cumple con su “responsabilidad” de garantizar el desarrollo de un proceso electoral apegado a la legalidad y con todas las garantías para que más de 5 millones de ciudadanos (sic) puedan acudir a las urnas este domingo.

 

“Autoridades estatales, federales y electorales, partidos políticos, candidatos, todos estamos listos para la jornada electoral de este domingo, la cual será nuevamente una oportunidad para la consolidación democrática de Veracruz”, expresó Buganza.

 

El encargado de la política interna de Veracruz expuso que el pueblo veracruzano mostrará su responsabilidad social y madurez cívica, contando con el apoyo de instituciones firmes y sólidas.

 

Gerardo Buganza delineó el trabajo extraordinario que harán las dependencias el próximo domingo, y que será la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) la que estará a cargo de vigilar el desarrollo del proceso electoral, con el apoyo de las fuerzas armadas.

 

Mientras tanto, la Procuraduría General de Justicia del Estado, la Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) de la PGR tendrá ministerios públicos para atender denuncias.

 

En el caso de las oficinas del Ministerio Público, permanecerán abiertas desde las 7 de la mañana hasta que concluya la jornada electoral. Además, los Colegios de Notarios se mantendrán de guardia durante todo el domingo, para atender solicitudes de ciudadanos, candidatos o partidos políticos.

Elecciones teñidas por asesinatos, secuestros, atentados, guerra sucia…

 Asesinatos, secuestros, atentados, amenazas, guerra sucia e intervencionismo gubernamental de los tres niveles, entre otras prácticas delincuenciales y fraudulentas traducidas en cientos de denuncias penales, caracterizaron las campañas en los 14 estados donde este domingo 7 se celebrarán elecciones, las primeras tras el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia de la República.

 

Pese al pacto de los partidos con el gobierno de Enrique Peña Nieto para suprimir en las campañas los temas de la inseguridad y la violencia en el país, un pacto que reveló el presidente del PAN, Gustavo Madero, esas fueron justamente las características que marcaron la contienda y que, se prevé, emerjan también en la jornada electoral del domingo, a la que podrán acudir 32 millones de adultos, poco menos de un tercio de los mexicanos.

 

De hecho, además de los partidos, sus candidatos, las autoridades y los medios de comunicación, en el proceso electoral en curso apareció con nitidez otro protagonista: La delincuencia organizada, cada vez más asociada a los políticos, de acuerdo con las propias denuncias.

 

Aunque predomina la incertidumbre en los resultados que habrá en las 14 entidades elecciones —porque desprestigiadas firmas encuestadoras no difundieron estudios—, existe la certeza es que estallarán varios conflictos poselectorales, derivada de la judicialización promovida por los propios partidos y coaliciones.

 

El Partido Acción Nacional (PAN) promovió 67 denuncias penales ante la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), de la Procuraduría General de la República (PGR), pero el PRI presentó 110, 42 de ellas sólo en Baja California, donde se disputará la única gubernatura, seguida de Puebla, con 23, donde el gobernador panista Rafael Moreno Valle busca catapultarse hacia la candidatura presidencial en 2018.

 

De los 14 estados donde habrá elecciones, sólo Baja California es gobernado por el PAN, mientras que Puebla, Oaxaca y Sinaloa tienen mandatario surgido de coaliciones conformadas por PAN, PRD y PT —que ahora se reactivaron—, pero en las otras nueve entidades gobierna el PRI con el apoyo del Partido Verde y en algunos casos Nueva Alianza, el partido de Elba Esther Gordillo.

 

Justamente los gobernadores priistas de Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas son acusados por la coalición de derecha-izquierda de intervenir en los recursos públicos para favorecer a los candidatos priistas, pero éstos han achacado lo mismo a sus antagonistas.

 

El PRI ya denunció penalmente al gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna, por supuestamente desvíar más de mil 300 millones de pesos a favor de los candidatos del PAN, mientras que a Moreno Valle, ahijado político de Elba Esther Gordillo, también es acusado de apoyar con recursos públicos a Antonio Gali Fayad, candidato a Puebla capital.

 

Pero como no se había visto antes, las campañas locales se tiñeron de sangre con asesinatos y otros hechos de violencia, todos sin esclarecer:

 

El lunes 1, a una semana de las elecciones, José Ricardo Reyes Zamudio, candidato del Movimiento Ciudadano a la alcaldía de San Dimas, Durango, fue asesinado a balazos, y dos días antes, el 29 de junio, ejecutaron en Sinaloa a Antonio Loaiza Zamora, hijo de uno de los coordinadores de campaña estatal priista y sobrino del candidato a diputado.

 

También el sábado 29, la candidata priista a diputada local Rosalía Palma fue atacada con rifles de asalto R-15 en una emboscada. Aunque sólo resultó herida, su esposo y sobrina murieron. Ese mismo día, en Saltillo, Coahuila, fue hallado el cadáver del excandidato a gobernador y exdiputado federal Francisco Navarro, quien había sido secuestrado el 25 de junio.

 

El 23, en Sinaloa fue asesinado Eleazar Armenta, coordinador de campaña y candidato a suplente a regidor por la alianza PAN, PRD y PT, y en febrero el precandidato del PRI en el municipio de Lerdo, Mario Landeros, fue secuestrado y luego encontrado muerto.

 

Las elecciones del próximo domingo 7 se enmarcan, también, en el controvertido Pacto por México, firmado por las cúpulas de los principales partidos políticos con Peña Nieto, quien tomó posesión e inició su gobierno arropado por los que fueron sus opositores en el proceso electoral de hace un año.

 

Aunque panistas y perredistas se quejan de que los gobernadores y el gobierno federal hacen trampa para favorecer a los candidatos priistas, no le otorgan ninguna responsabilidad a Peña, en especial Gustavo Madero, presidente del PAN, quien declaró al semanario Proceso que el mandatario mexicano sí cumple…