Audelino Flores denuncia penalmente al presidente municipal de Tecomán

Colima, México, Avanzada (21/09/2017).- El líder de los trabajadores sindicalizados del Ayuntamiento de Tecomán, Audelino Flores Jurado presentó una denuncia penal en contra del alcalde de ese municipio Guadalupe García Negrete por haber ordenado la detención de sindicalizados que protestaron durante la noche del 15 de septiembre.

El líder del sindicato desde hace más de treinta años acusó a elementos de la policía tecomense de haber detenido arbitrariamente y a punta de pistolas a 10 trabajadores que fueron puestos en libertad dos horas después, al parecer por la presunta intervención del secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa González.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Tecomán sostiene que la detención se ocasionó porque los sindicalizados, entre ellos el hijo de Flores Jurado, agredieron a elementos de la policía municipal.

E incluso, fuentes consultadas por AVANZADA, refieren que derivado de la agresión del que fueron objeto los policías, un comandante tiene una herida de gravedad en un ojo, pues se le desprendió la retina.

Ante estos señalamientos, Flores Jurado afirmó que el golpe que recibió el comandante fue por parte de un elemento de la propia policía, quien intentó golpear a un sindicalizado pero este último se hizo a un lado, “y la agresión la recibió el comandante”, dijo.

Luego, insistió que los trabajadores sindicalizados que protestaron fueron detenidos con lujo de violencia, “se les atravesaron las patrullas, los bajaron de los automóviles a punta de pistola”, refirió Flores Jurado.

Explicó que por estas agresiones el sindicato interpuso una denuncia ante el Ministerio Público de Tecomán.

Desde que el 2016, el alcalde y el sindicato de Tecomán enfrentan una disputa legal por el pago de prestaciones a los sindicalizados.

Cabe recordar que en el 2004, 461 sindicalizados del ayuntamiento de Tecomán se fueron a huelga debido a que reclamaban al Ayuntamiento el pago de 8 millones de pesos en prestaciones.

Desde esa fecha hasta la actualidad, el conflicto entre el sindicato y el Ayuntamiento sigue vigente