Stephen Hawking, el científico que niega a Dios, dará conferencia en el Vaticano

 

VATICANO, 23 Nov. 16 / 08:20 am (ACI).- El popular astrofísico británico ateo Stephen Hawking participará en el encuentro “Ciencia y sostenibilidad: impactos del conocimiento científico y de la tecnología sobre la sociedad humana y su ambiente” organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias en el Vaticano.

El encuentro se celebrará del 25 al 29 de noviembre en la sede de la Academia con motivo de la Asamblea Plenaria de la misma. Está previsto que Hawking hable durante unos 20 minutos sobre el origen del universo el viernes 25.

El lunes 28 de noviembre, todos los participantes serán recibidos en audiencia por el Papa Francisco. Fuentes vaticanas indicaron a ACI Prensa que no está previsto que el Pontífice reciba al astrofísico en privado.


Hawking ha sido siempre objeto de polémica por sus teorías acerca del origen del universo que, según él, niegan la existencia de Dios, y por lo tanto la compatibilidad entre ciencia y fe.

El científico británico, en declaraciones al diario español El Mundo en junio de 2015, dijo que “en el pasado, antes de que entendiéramos la ciencia, era lógico creer que Dios creó el Universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente”.

“No hay ningún Dios. Soy ateo. La religión cree en los milagros, pero estos no son compatibles con la ciencia”, subrayó.

Sin embargo, Hawking ya acudió al Vaticano en 2008 para participar en un congreso similar sobre el origen del universo y la evolución de las especies. En aquella ocasión, los participantes fueron recibidos por Benedicto XVI.


En su discurso, el Papa Emérito recordó que sus “predecesores, el Papa Pío XII y el Papa Juan Pablo II notaron que no existe oposición entre el entendimiento de la fe de la creación y la evidencia de las ciencias empíricas”.

Benedicto XVI explicó además que “afirmar que la fundación del cosmos y su desarrollo está en la sabiduría providente del Creador no significa decir que la creación solo tiene que ver con el inicio de la historia del mundo y la vida. En vez de eso implica que el Creador funda estos desarrollos y los mantiene, los hace evolucionar y los sostiene continuamente”.

La OMS afirma que el Zika ya no constituye una emergencia sanitaria internacional


22 de noviembre, 2016 — El Comité de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió que el virus del Zika será una enfermedad endémica en varios países del mundo y provocará efectos neurológicos devastadores como la microcefalia, pero que ya no constituye una emergencia sanitaria de alcance internacional.

En su quinta reunión para evaluar el alcance e impacto de la epidemia, los científicos que forman parte de esa instancia de la OMS afirmaron que la infección con el virus y sus consecuencias continúan representando un importante problema de salud que precisa de coordinación, esfuerzos y recursos internacionales sostenidos.

Los expertos añadieron que queda mucho por conocer sobre las características de la enfermedad y sus efectos secundarios, y la mejor forma de lograr un conocimiento pleno de ella será mediante la investigación científica.

En ese sentido, la OMS anunció que va a establecer un grupo de expertos para seguir vigilando la epidemia y sus efectos, y hacer un hincapié especial en la investigación, de forma sostenida y a largo plazo.

La decisión del grupo de expertos de declarar que el Zika no constituye una emergencia de alcance internacional, se fundamentó en las Regulaciones Internacionales de Salud (INR 2005), aprobada por los Estados miembros de la OMS.

La decisión del Comité de Emergencias tiene lugar a un año, de que el mundo médico y científico lanzara la alarma sobre la aparición de un brote de virus del Zika en el noreste de Brasil y, su coincidencia con un aumento extraordinario de casos de microcefalia y otras malformaciones congénitas en recién nacidos.

En la actualidad, 75 países han declarado transmisión activa del virus que es transmitido por el mosquito "Aedes Aegypti", también transmisor del dengue, la fiebre amarilla y el chikunguña.

ONU alerta de que Sudán del Sur está al borde de una guerra civil a gran escala


Sudán del Sur corre el riesgo de sumergirse en una guerra civil a gran escala y sufrir mayores divisiones que harían imposible la cohesión nacional, alertó este jueves la representante especial de la ONU para ese país.

Ellen Margrethe Løj informó al Consejo de Seguridad que el deterioro de la economía y el conflicto cada vez más fragmentado, caracterizado por confrontaciones étnicas, han colocado al país al borde de esa situación.

La alta funcionaria, quien también está al frente de la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), llamó al Gobierno de transición a hacer mayores esfuerzos para poner fin a los incidentes de seguridad que contribuyen a un entorno de inestabilidad y violencia.

“Las armas deben ser silenciadas para evitar que el sufrimiento del pueblo se haga cada vez más grave”, apuntó la representante.

“También debemos hacer mayores esfuerzos para detener el creciente número de conflictos localizados, la retórica de intolerancia étnica y la incitación a la violencia”, dijo Løj.

África quiere producir sus propias vacunas

17 de noviembre, 2016 — La epidemia de ébola tuvo consecuencias graves para los países de África Occidental, dejando más de 11 mil muertos en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Sin embargo, la tragedia ha comenzado a generar también acciones positivas.

Varios líderes del continente han anunciado su voluntad de promover la producción de vacunas en sus respectivos países para combatir la gripe y otras graves enfermedades.

En declaraciones a la prensa este jueves, el profesor de la Universidad de Ghana William Ampofo, asociado a la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó que ese anuncio es resultado de las vulnerabilidades demostradas durante la epidemia del ébola.

“Ahora los países de África Occidental y especialmente los ministerios de Salud están prestando atención a la capacidad de producción de vacunas. A pesar de reconocer que esta es una tarea difícil, ellos sienten que deben trabajar en esa dirección”, dijo el experto en salud.

Si bien el virus de la gripe ataca una vez al año en el hemisferio norte durante el invierno, en algunos países africanos ubicados alrededor del ecuador, esta es una amenaza durante todo el año.

A nivel global, la OMS considera que la gripe es un peligro serio y continuo, que provoca actualmente medio millón de muertes al año.

La advertencia de esa agencia de la ONU ocurre a pesar de que durante la última década se multiplicado cuatro veces la disponibilidad de vacunas contra el virus de la gripe, alcanzando los seis mil millones de dosis.

Hasta la fecha, en el continente africano, Sudáfrica y Egipto son los únicos países que han recibido licencias de la OMS para producir vacunas.

EE.UU criminaliza a los inmigrantes y recurre a infracciones menores para deportarlos


El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el domingo en el programa “60 Minutes” de la cadena CBS que tiene la intención de deportar o “encarcelar” a 2 millones o “incluso 3 millones” de personas que son “delincuentes y tienen antecedentes penales, pandilleros o traficantes de drogas”. Si bien esta amenaza está lejos de sus promesas de campaña de deportar a los 11 millones de inmigrantes no autorizados en EE.UU., es probable que encamine al país a cometer graves violaciones de derechos.


Esto lo sabemos porque ya se ha hecho antes. Perseguir a personas concretas para aplicarles la ley de inmigración a través del sistema de justicia penal no es una política nueva. Tampoco lo es deportar a millones de personas. En los primeros seis años del gobierno de Obama, las autoridades deportaron a 2 millones de personas supuestamente escogidas, como describió Obama en términos sorprendentemente similares, por ser “criminales, pandilleros [y] personas que están perjudicando a la comunidad”. Pero eso no es lo que pasó.

En su lugar, el gobierno criminalizó a los inmigrantes y recurrió a infracciones menores para atacarlos. El New York Times encontró en 2014 que dos tercios de los casi dos millones de deportaciones del gobierno de Obama involucraron a personas que habían cometido infracciones menores, incluyendo violaciones de tráfico, o no tenían antecedentes penales. Muchas deportaciones se iniciaron a través del programa gubernamental ya suspendido (Comunidades Seguras), que combinaba la labor de la policía local con la aplicación de la ley de inmigración. Sin embargo, como resultado, en algunos aspectos llegó a hacer que las comunidades fueran incluso menos seguras.

Cuando los servicios de inmigración intentan deportar a millones de “criminales”, personas como Melida Ruiz y su familia pagan el precio. Melida, una residente permanente legal, es una abuela que lleva viviendo en EE.UU. desde 1981. En 2011 permaneció siete meses en detención migratoria, luchando para evitar la deportación basada en una condena por un delito menor de drogas de 2002, su única sanción en más de 30 años en el país. Al permitirle permanecer en EE.UU. con su familia, un juez de inmigración sentenció que su única condena “no era representativa de su carácter”. Muchos miles de personas con lazos similares en este país no han tenido tanta suerte.

Las comunidades estadounidenses también pagan el precio. El presidente electo Trump ha dicho que restituiría las Comunidades Seguras y otros programas similares para ayudar a “identificar a cientos de miles de extranjeros deportables en las prisiones locales”. Puede que estos programas hayan identificado a personas por deportar, pero no hay evidencia de que hayan aumentado la seguridad de las comunidades. En su lugar, hicieron que los inmigrantes irregulares sientan terror de la policía, hasta el punto de evitar a los agentes incluso cuando necesitaban desesperadamente protección policial. Esto significa que muchos delitos no son denunciados, investigados ni procesados. En palabras del fiscal de distrito de San Francisco George Gascón: “cuando las víctimas tienen miedo de dar la cara y cooperar con las autoridades debido a su estatus migratorio, toda la comunidad sufre”.

El presidente electo Trump debería renunciar a su plan de deportar a millones de personas. La experiencia demuestra que las personas atrapadas en esa red serán residentes que llevan mucho tiempo en el país, a menudo con familias de ciudadanos estadounidenses que son necesitados, amados y dolorosamente extrañados por sus hijos, padres y comunidades.