Testimonio de una futura trabajadora social


La decisión de haberme venido a estudiar el Bachillerato con Carrera Técnica en Trabajo Social a la escuela “Vasco de Quiroga” significó un gran cambio en mi vida. Soy originaria del municipio de Tolimán, Jalisco, que está ubicado en la zona transvolcánica, así que podría decir que “me estaba viniendo a estudiar a otro lado”. A otro estado, Colima, lo cual significaba que me alejaría de mi familia por una temporada, estaría viviendo prácticamente sola, con la responsabilidad de administrar el dinero, de lavar, cocinar, cuidarme, estudiar y de esforzarme por mí misma. A empezar a ver por mí, de manera más independiente de mis padres. Sabía que tenía que poner todo mi esfuerzo y dedicación, ya que mis padres estaban depositando todo en mí. Alejarme de mi familia no fue fácil, me costó trabajo, los extrañaba, sentía mucho su ausencia.

Al principio me sentía sola sin nadie con quien contar aquí en el “Vasco”. Sólo tenía a mi familia, pero no estaba físicamente cerca de mí para apoyarme en esos momentos, quizá esto permitió un lazo más fuerte entre ellos porque buscaban los medios para estar cerca a pesar de la distancia, pues aunque antes yo vivía con ellos a diario, no había la conexión que tenemos ahora. Hoy confirmo lo importante de no dejarnos vencer y quedarnos abajo, sino por el contrario, debemos salir adelante y sacar nuestro potencial, eso lo aprendí aquí.

Formo parte del Grupo Comunitario de la escuela que responde bien a mis necesidades económicas. Ser parte de éste me ha brindado aprendizajes significativos en estos dos años y medio que llevo aquí. He creado amistades, he aprendido de muchas chicas con quienes convivo a diario, así como de la sabiduría compartida de la madre Sabina quien es la encargada del grupo y que a pesar de ser una persona mayor, tiene esa resiliencia, ese aguante y esa alegría de soportarnos, a veces le hacemos enojar; le hacemos pasar por malos ratos, y ella se mantiene firme. Ofrezco disculpas si yo le he hecho pasar más de alguno. Más bien yo digo que la madre Gisela aguantaría un poco más de esos disgustos. Estar en el Grupo Comunitario me ha permitido ser tolerante, enfrentar pequeñas dificultades con diferentes personalidades, como sabemos todas somos diferentes y en ocasiones llegamos a tener pequeños roces, al convivir con compañeras que les cuesta trabajo ser responsables con sus tareas y deberes, puesto que venimos de contextos diferentes.

En esos momentos nos dicen que debemos apoyarnos entre nosotras mismas, solidarizarnos con la compañera para que pueda mejorar, crecer y alcanzar lo mejor. Puede que cueste trabajo, pero que al final servirá para alcanzar una mayor autorrealización. He aprendido mucho y sigo aprendiendo todavía más, pues me falta camino por recorrer, sin duda alguna puedo decir que estoy trascendiendo al venirme al “Vasco de Quiroga”. Si algo tengo presente desde mi experiencia en el Comunitario es la frase de Ansel Grum: “Nadie le hace daño a uno, más que uno a sí mismo”, y esto es verdaderamente cierto. Puedo decir que les agradezco a esas personas con quienes más me constaba convivir, el haberme ayudado a comprender la importancia de no permitir dañarme o cambiar mis principios y tomar seguridad propia.

Anteriormente no me daba cuenta de las grandes capacidades y cualidades que tenía, me sentía menos, me sentía inferior a muchas más en cuestiones físicas e intelectuales, pero gracias a Dios, al apoyo de mi familia y a este caminar de estudiante que pude descubrirlas; me di cuenta de lo que era capaz, tomé más seguridad en mí misma, mi autoestima subió, así como mi propia confianza. Descubrí que tenía facilidad de palabra, de elaborar trabajos escritos, que era más inteligente de lo que yo pensaba, demostrármelo a mí misma y creyendo en que podía.

Es importante tener en nuestras vidas la trascendencia, saber salir adelante, ver los retos y dificultades como una oportunidad para crecer como personas y como profesionales. El haberme venido a estudiar al “Vasco” me cambió completamente, puedo decir que soy otra, una chica que aprovecha su inteligencia; que tiene capacidad de expresión de la palabra, que puede sintetizar de manera clara lo que dice el maestro, la maestra; el texto que leo. El “Vasco” reforzó mis valores de joven, me volvió más humana, me hizo buena para discutir con fundamentos, me permitió abrirme al análisis del mundo, conociendo la realidad social a través de las experiencias de prácticas. Y al mismo tiempo me hizo actuar con disposición, humildad y sencillez.

Mi concepción de la vida, del mundo y hacia la realidad ha cambiado conforme he ido estudiando y viviendo los diferentes procesos de prácticas. En el primero pude percatarme de los diferentes problemas que hoy en día tenemos, la realidad de los diferentes trabajadores, tanto ambulantes como en comunidades o empresas, de cómo viven económicamente, de manera personal y familiar, cómo la deshumanización se deja ver en todos los procesos productivos. La práctica nos permitió ver más allá de nuestros ojos o de los prejuicios sociales, observando las diferentes problemáticas sociales, como la desintegración familiar, las adicciones: drogadicción, alcoholismo, tabaco, la inseguridad por mencionar algunas.

Vivir el proceso de prácticas comunitarias durante año y medio me permitió aprender a trabajar en equipo. Sabemos que en ocasiones nos resulta difícil el realizar trabajos de este tipo, al principio si enfrentábamos dificultades, no concordábamos, no todas aportábamos igual y eso truncaba nuestra labor, pero de algún modo pudimos llegar a esa comunicación, convivencia y aportación, tanto, que realizamos un proceso comunitario exitoso, no sólo en una comunidad, sino en dos, nosotras asistimos a la comunidad de Los Colomos, ubicada en Comala, y que su población interactúa con Laguna Seca que está prácticamente pegada a Los Colomos, un rio es lo que los divide nada más. Tuvimos que realizar gestiones con los líderes de la comunidad, tanto educativos como políticos, conocimos los sistemas que conforman la comunidad, estuvimos trabajando con la metodología de Silvia Galeana de la O y en todos estos sistemas palpar carencias de carácter social, económico, político y cultural, de cómo viven las personas más vulnerables de la jerarquía social que tenemos hoy en día y que tristemente muchas veces juzgamos o hacemos menos, sabiendo que esa es la gente a la cual debemos servir según nuestra profesión como Trabajadoras Sociales, y eso es cosa de diario donde quiera que estemos, no sólo en horario escolar, aprendí a valorar la riqueza que los caracteriza como comunidad solidaria, comprensiva, dedicada, trabajadora y comprometida, a ver lo que en verdad importa y a tenerlo presente. Este proceso nos permitió interactuar con las personas y aprender de manera recíproca, fue un proceso muy satisfactorio y grato.

Aparte de toda esta experiencia escolar, estar aquí me abrió la oportunidad de asistir a misiones invitada por las Misioneras de la Eucaristía, yendo a comunidades del Estado de Jalisco: Tehutlán, El Alpizahuat y Tenango. Tratando con diferentes realidades, observando cómo vivimos en un mundo lleno de odio, de rencor, de inseguridad, de temor, de desconfianza, sin solidaridad, igualdad, hermandad, sin compromiso, pero al mismo tiempo descubrir en las familias la esperanza, el amor, la fe. Me di la oportunidad de descubrir la diversidad de humanos que somos y cómo cada uno de nosotros contribuimos en la construcción de esta realidad en la que vivimos, y que muchas veces no hacemos nada para cambiarla, que somos pocos los que en verdad nos interesa hacer un cambio, que no nos interesa sólo tener un título, un trabajo o la vida asegurada. Sino que comprendemos lo que es vivir en comunidad.

Allá afuera me topé con muchos Trabajadores Sociales que no llevan el título, y otros que sí lo llevan y no parecen tenerlo, esto me hace reafirmar mi intención de transformar en la medida que yo pueda desde donde esté, dando siempre lo mejor de mí para transformarme y transformar como es la esencia del Trabajo Social, en un proceso de formación constante.

He tenido la oportunidad de participar en trabajos por parte de la escuela como lo fue la experiencia en Chavinda Michoacán, donde asistimos a apoyar en “El buen samaritano”, que es la Pastoral Social de Chavinda coordinada por parte de las Misioneras de la Eucaristía, con la aplicación de cédulas socioeconómicas a personas mayores, donde pudimos observar las diferentes realidades que viven las personas mayores, como lo son el abandono familiar, la carencia económica y enfermedades. Me permitió adquirir mayor experiencia y habilidad para realizar trabajos de campo, así como aprender de las personas que se organizan para brindar un servicio comunitario, compromiso y gratitud con los estudiantes y profesionales que les acompañan. También tuve la oportunidad de asistir al Congreso de Trabajo Social en Cuernavaca, Morelos, lo cual resulta muy enriquecedor, ya que te permite observar diferentes intervenciones de Trabajo Social, diversas experiencias, diferentes formas de trabajo, es una oportunidad para enriquecernos prácticamente y teóricamente que en un futuro próximo nos podrán servir.

Todo esto me ha llevado a ser una persona que se exige más, pero más por aprender, por crecer, por trabajar, por dar más de sí misma, de ser mejor cada día como hija, compañera, amiga y estudiante, pero principalmente de esforzarme por servir a los demás, de tener esa vocación de lo que es ser Trabajadora Social en “Vasco de Quiroga”, que lo que importa es la vocación, la esencia, el servir y los recursos con sentido de equilibrio y justicia. Cada día que pasa intento tomarlo como una nueva oportunidad para trabajar y crecer.

Aprecio mucho la calidad de maestros y maestras que he tenido, puedo decir con orgullo que he tenido maestros con gran sentido y espíritu de servicio y de enseñar sin esperar nada a cambio, muchos de ellos me han enseñado como personas y como profesionales, su compartir ha servido para enriquecerme en la formación y lo sigo haciendo, han permitido ampliar más mi campo de conocimiento con un enfoque más crítico, analítico; a cuestionar la realidad mirando más allá de lo que parece, esta escuela se caracteriza con el enfoque humanista existencial que busca desarrollar al hombre y la mujer como potencial de su crecimiento positivo, el autorrealizarse en acciones que den sentido a su vida y el servicio a los demás.

Mi propuesta para mejorar la formación en esta escuela es a Nivel Técnico, porque desconozco en licenciatura, que haya unificación en los lineamientos para que los maestros se pongan de acuerdo en lo que van a decir sin contradecirse, porque suele suceder y nos confunden, y así haya una mayor claridad y comprensión de los contenidos. Pero reconozco también que la institución “Vasco de Quiroga” con todo su personal, desde el directivo hasta el de mantenimiento, es de completa satisfacción ya que son personas con ese toque de humanismo, que se ve que hacen su trabajo con amor y con pasión, como don José, que cada vez limpia canta y saluda a todo mundo, o don Raúl que de igual manera siempre tiene un saludo para todo aquel que ve pasar; o Yessi que está trabajando con una tranquilidad y alegría, a veces la escucho cantar, o la señora de la tienda que con gusto nos da de comer, aun cuando nos tiene amontonados escuchando 10 órdenes a la vez, no cabe duda que “Vasco de Quiroga” se caracteriza por quienes lo conformamos.

Sabemos que Margarita Septién era una mujer que buscaba la inclusión de la mujer, de mejorar las condiciones de vida de las comunidades, de las personas más vulnerables, que buscaba transformar la realidad a beneficio de las clases más bajas, ella es un claro ejemplo de Trabajadora Social, así como muchas más, por ello puedo decir que me siento parte de un proyecto creado para transformar conciencia, de ser luz y vida en los pueblos.

* Alumna de quinto semestre de la carrera técnica en la Escuela de Trabajo Social “Vasco de Quiroga”

Jornada académica, cultural y recreativa en la escuela “Vasco de Quiroga”

Colima, México, Comunicado (14/12/2017).- Con motivo del 55 aniversario de su fundación, la Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga realizó, del miércoles 6 al sábado 9 de diciembre, una jornada de festejos que incluyó actividades académicas, culturales y recreativas en las que participó el alumnado de la licenciatura y de la carrera técnica, así como el personal docente y directivo de la institución.

La escuela, ubicada en el municipio de Comala, fue fundada el 8 de diciembre de 1962 por la maestra Margarita Septién Rul, preocupada por brindar un espacio de desarrollo sobre todo para las mujeres, aunque a lo largo de su historia el plantel ha contribuido también a la formación profesional de muchos hombres.

Dentro de las actividades conmemorativas, destacó el sábado 9 la conferencia impartida por la académica Lourdes Salinas Garuño, especialista en trabajo social proveniente del vecino estado de Michoacán, con el tema “La intervención social dentro de mí”, en la que trató aspectos sobre la intervención del Trabajo Social, iniciando por la persona misma, haciendo énfasis en la necesidad de ser sanos para sugerir la salud a los demás.

La ponente insistió en la importancia de que quienes se dedican al trabajo social actúen con el ejemplo y sean congruentes en el decir con el hacer, se atiendan en lo personal para poder atender y se preparen también en otras áreas sin olvidar sus orígenes académicos.

Asimismo, aplicó entre el público una serie de ejercicios para protegerse de energías tóxicas con las que se conviven a diario, con una dinámica dirigida a oxigenar el cerebro y el cuerpo.

También se realizó un foro de experiencias de alumnas y alumnos con el tema “Lo que ha representado ser alumno/a del Vasco de Quiroga”, dirigido por la maestra Marigel Castillo Cázares, en el que participaron Margarita Baltazar, de la carrera técnica, y Victor M. Gutiérrez, Ana L. Victorino y Fabiola A. Macías, de la licenciatura, quienes compartieron experiencias, vivencias y sugerencias sentidas para beneficio de su preparación académica.

En los días previos, se realizaron diversos talleres sobre dinámicas grupales, las redes sociales y su impacto en la vida cotidiana, resiliencia y asertividad, derechos humanos, primeros auxilios psicológicos, sanación de heridas emocionales, citación APA, mediación, entre otros temas, y se presentó el libro “Semblanzas de sueños”, coordinado por el profesor Pedro Zamora Briseño.

Hubo también eventos de activación física, con música ligera con el fin de ejercitarse, un
Rally en el que concursaron estudiantes tanto de licenciatura como de la carrera técnica, lo que generó un ambiente de compañerismo, con contenidos y temáticas basadas en el trabajo social, lo que permitió a quienes participaron aprender cosas nuevas.

En actividades culturales y recreativas hubo un evento de danza representados por estudiantes de la escuela, una kermés, una presentación del coro Sonata y la Banda de Música Infantil de Comala, dirigida por el Maestro Guadalupe Pinto, que interpretó las clásicas Mañanitas y amenizó por una hora los festejos.

Finalmente, antes de la tradicional comida del sábado, fueron entregados emotivos reconocimientos a tres personas que han realizado importantes aportes al proyecto social educativo de la Escuela Vasco de Quiroga: la madre Ángela Escobosa Hass y los profesores Ramiro Cisneros García y Gabriel González Castellanos, quienes estuvieron acompañados por sus seres queridos.

Los reconocimientos fueron entregados por la directora del plantel, Elsa Yadira Velázquez Mejía, la maestra Angélica Rubí Gómez Aro y el coordinador académico de la licenciatura, Balvanero Balderrama García, quienes forman parte del Consejo Técnico de la escuela.

Protestan habitantes de Comala contra la violencia en las fiestas de ese municipio


Colima, México, Avanzada (28/11/2017).- Luego de un enfrentamiento a balazos que dejó una persona muerta y una herida después del evento “Encuentro con lo nuestro”, habitantes del “pueblo mágico” de Comala protestaron contra la inseguridad, la violencia, la alta disponibilidad de alcohol, la basura y el ruido que se derivan de las fiestas charrotaurinas de ese lugar.

El hecho violento ocurrió la noche del domingo 26 en un centro botanero ubicado frente al jardín principal, lo que provocó pánico en cientos de personas que se dispersaron o se tiraron al piso al escuchar los disparos.

A través de una carta dirigida este día al presidente municipal, Salomón Salazar Barragán, más de medio centenar de ciudadanos expresaron: “Lamentamos profundamente la pérdida de vidas humanas; deseamos que este tipo de desgracias no se repitan nunca más en nuestro pueblo bajo ninguna circunstancia, haya fiestas o no”.

En ese contexto, cuestionaron al alcalde “como el primer servidor de este municipio: ¿Qué acciones va a realizar el Ayuntamiento que preside para evitar la portación y uso de armas en nuestras fiestas?”

Suscrita, entre otros, por Jorge Eduardo Torres Preciado, Ma. Eugenia Rocha Zamora, Rosa Irela Vázquez Gonzaga, Pedro Octavio González Cruz, Alfredo Aranda Fernández, Ma. Patricia Cabrera Aguilar, María Angélica Rocha Zamora, Luis Armando Fuentes Valencia, Angelberto Arcega de Dios y Ana Isabel Zermeño Flores, la misiva advierte que las tradicionales Fiestas Charro-Taurinas de Comala se han ido degenerando desde hace un tiempo a la fecha.

Expusieron: “Vemos con mucha preocupación que, año con año, decaen cada vez más nuestros máximos festejos, en especial el evento denominado “Encuentro con lo nuestro” (Entrada de la música), que es el que más problemas sociales (inseguridad) y ambientales (basura y ruido) genera; precisamente, al término del citado evento, fue donde acontecieron los funestos hechos sangrientos el pasado domingo, en el centro de nuestra cabecera municipal.”

El grupo de inconformes planteó que quienes habitan ese pueblo, así como los visitantes, desean disfrutar de las festividades pagano-religiosas que identifican a Comala en un ambiente pacífico y en un entorno saludable.

“Necesitamos —subrayaron— divertirnos en un contexto de paz y armonía que garantice, en primera instancia, nuestra seguridad, integridad física y el ambiente familiar al que todos los comaltecos aspiramos”.

Como consecuencia de los hechos de sangre registrados, propusieron la restricción de la ingesta de alcohol en espacios públicos, especialmente en el jardín principal; que, “dicho sea de paso, no es ni debe ser una cantina, como ha venido sucediendo desde hace ya varios años”.

También pidieron accesibilidad al uso de baños en edificios públicos, así como la instalación de sanitarios portátiles, con la respectiva obligatoriedad de su uso, y la regulación obligatoria de la intensidad del sonido proveniente tanto de equipos de sonido ambientales como de los vehículos en tránsito, en momentos y espacios fuera de los eventos que, por su naturaleza, los impliquen.

Asimismo, propusieron que estas fiestas decembrinas sean una especie de réplica de la Feria del Ponche, Pan y Café, la que “ha sido muy exitosa y cada vez mejor organizada, alegre, pacífica, popular, así como con un creciente número de visitantes del estado, la región y del resto del país”.

Además, en ella se emplean muchas personas de nuestra comunidad y ocurre una verdadera derrama económica que a todos nos beneficia; lo cual no sucede durante las festividades charro-taurinas, en las que sólo quienes venden alcohol obtienen ganancias, lo cual no es lo deseable.

Los firmantes de la carta dijeron esperar que por el bien de Comala, se atienda este clamor popular; pues “consideramos que aún se está a tiempo de frenar y reorientar la degradación en que han caído nuestras máximas fiestas municipales”.

En dos años, Comisión de Atención a Víctimas no ejerció el recurso para reparar daños

Colima, México, Avanzada (30/10/2017).- En dos años, La Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAVI) no ejercido el presupuesto asignado para el Fondo Estatal de Víctimas.

Lo anterior fue confirmado por la Comisionada presidenta, Mirna Indira Vizcaíno Jiménez, quien señaló que el millón de pesos que se presupuestó en este 2017 continúa intacto debido a que no existe ninguna sentencia ejecutoria de un juez para que se pueda utilizar el fondo y tampoco alguna autoridad se ha negado a cubrir lo que la Comisión les ha solicitado.

La Comisionada Presidenta señaló que en breve se utilizará el Fondo para reparar a las familias de los 13 reos que fallecieron en el Cereso de Colima entre noviembre de 2015 y enero de 2016 aparentemente por hepatitis C.

Indicó que lo anterior se debe a la resolución que emitió la Comisión Nacional de Derechos Humanos sobre este asunto.

Mirna Indira Vizcaíno Jiménez acudió al Congreso del Estado para comparecer por el asunto Apolonio Núñez Anguiano, quien exige la reparación del daño una vez que la autoridad competente lo reconoció como víctima.

Cabe recordar que en abril de 2015, una persona que conducía un vehículo impactó el automóvil en el que viajaba Apolonio y producto de ese accidente, éste último sufrió múltiples fracturas que lo dejaron sin poder caminar prácticamente durante dos años.

Sin embargo no ha podido obtener el pago por parte de la aseguradora GNP debido a que el abogado de la persona que ocasionó el accidente es Eduardo Javier Magaña Bayardo, quien en ese tiempo era trabajador de la Secretaría de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado y a quien Apolonio acusó de entorpecer la reparación del daño.

En la sesión de este día en el Congreso del Estado, el diputado Crispín Guerra consideró excesivo el tiempo que ha tenido que esperar Apolonio para que se le repare el daño, pero además dijo que es inconcebible que una aseguradora no se quiera hacer responsable de la situación.

Por su parte la diputada Martha Sosa Govea sostuvo que este tema le estará dando seguimiento particular y señaló que es necesario que las víctimas se sientan respaldadas por la comisión.

En tanto, Mirna Indira Vizcaíno manifestó que a Apolonio Núñez Anguiano se le han dado todos los apoyos necesarios, menos la reparación del daño a través del Fondo estatal porque en su caso existe una persona que tendrá que hacerse responsable de ello.

“Eso se lo hemos explicado a Apolonio pero él no ha quedado satisfecho”. Explicó que existe un juicio para que la aseguradora le pague a Apolonio, “y estamos confiados de que la sentencia será favorable para él, pero debemos esperar a que se resuelva”, concluyó.

 

 

En Colima continuará el calor pese a estar en el otoño: Conagua

Colima, México, Avanzada (24/10/2017).- Las altas temperaturas continuarán en Colima, por lo menos hasta que finalice este mes de octubre, así lo informó el director de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), Eleazar Castro Caro.

En entrevista señaló que en los últimos días en Tecomán se registraron temperaturas hasta los 40 grados, mientras que en la capital del Estado entre 35 y 38 grados.

El funcionario sostuvo que a pesar de estar en el otoño, las temperaturas de las últimas semanas son normales en el estado de Colima, “el año pasado tuvimos una situación parecida”.

Luego expresó que será hasta el mes de noviembre cuando se sientan variaciones en las temperaturas.

El funcionario expresó que la próxima semana continuarán las temperaturas calurosas en el estado, “por lo tanto debemos estar preparados con las medidas que correspondan”.

Además advirtió que los niveles que se están registrado en Colima de radiación solar son extremos, “por eso la recomendación es evitar en las horas de mayor sol, como a las 3 de la tarde, las actividades al aire libre”.

Sentenció que la población debe atender las recomendaciones que emita la secretaría de Salud para evitar daños por la radiación, entre ellos, utilizar ropa adecuada, protector solar, así como tener una correcta hidratación.

Después puntualizó que el temporal de lluvias está por concluir, “estamos en un mes de transición, con un promedio de precipitación de 112 milímetros para todo octubre”.

Refirió que por eso, quizá el paso de algunas ondas tropicales en la zona del Istmo podrían generar algunas lluvias en Colima, “dependerá de su trayectoria hacia el occidente del país”.