Mexicanas, las más desprotegidas con reformas de salud y laboral


CIMACFoto: César Martínez López

Cimacnoticias | Ciudad de México.- La Asociación Nacional de Enfermeras y Enfermeros informó que el próximo 23 de octubre la Asamblea del Frente Operativo del Sector Salud realizará una marcha en contra de las Reformas de Salud y del desmantelamiento de la “seguridad social” de las y los trabajadores de México, orquestada por Enrique Peña Nieto.

En entrevista con Cimacnoticias, el representante de la Asamblea Nacional de Enfermeras y Enfermeros de México, Marco Rojas, dijo que el punto principal es manifestar el rechazo a las reformas de Salud propuestas por Peña Nieto, que van desde la subrogación de servicios, desmantelamiento de laboratorios, sistema de contratación por outsourcing de la plantilla de intendencia y cocina, así como la implementación del seguro Universal.

El segundo punto es “detener el desmantelamiento de la seguridad social” debido a que la seguridad de las y los trabajadores, no solamente del sector salud, se ven afectados por el sistema de cotización de pensiones y salarios, así como la reducción de servicios médicos.

Una de las peticiones de este movimiento es mejorar los servicios y equipamiento en las instituciones de salud (IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud), ante el desabasto que se ha reportado en áreas como los laboratorios clínicos del IMSS.

Asimismo exigirán detener la represión contra el personal de salud que se ha manifestado en contra de los cambios que se han dado con la reforma de Salud.

GOLPE A PENSIONES

En entrevista por separado, el investigador en salud de la Universidad Autónoma de Xochimilco (UA-X), Gustavo Leal Fernández, agregó que esta reforma afecta la situación no solamente de salud sino también económica de las mexicanas, ya que deberán trabajar más años para alcanzar sus pensiones y cada vez será más escasa su cobertura de salud.

El investigador, quien ha dado seguimiento a todo el proceso de la reforma de Salud propuesta por Peña Nieto, explicó que las mujeres enfrentan más desventajas en comparación con los hombres y ejemplificó el caso de las pensiones, pues debido a la maternidad, muchas entran y salen del mercado laboral, por lo que tardan más tiempo que los hombres en acumular los años de servicio laboral.

De acuerdo al régimen de jubilaciones y pensiones de México, regulado por la ley del Instituto Mexicano del Seguro Social, para el cálculo de las pensiones también se toma en cuenta el último salario que ganaba la o el trabajador.

En el caso de las mujeres la brecha salarial aún existente por motivos de género, al desempeñar el mismo puesto y responsabilidades, disminuye su oportunidad de tener una pensión digna, observó Leal Fernández.

Sobre ese tema, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) indicó que en el 2015, México tuvo un índice de 16.7 por ciento de brecha salarial entre mujeres de mediana edad comparada con hombres de mediana edad que trabajan de tiempo completo e incluye auto-empleos.

El académico agregó que la brecha salarial entre mujeres y hombres es un segundo factor que empobrece a las mexicanas y en este sentido agregó que la reforma laboral de Enrique Peña Nieto no la resuelve.

Ejemplificó que la legalidad de las empresas de “outsourcing” que realizan subcontrataciones, reduce el tiempo de cotización de las trabajadoras en el mercado laboral debido a que las contrataciones pueden ser por períodos a corto plazo y pago por horas.

El investigador de la UA-X, explicó que la reforma laboral no resuelve las desventajas ya existentes de las trabajadoras en México y a eso se le suma los cambios que de manera gradual se han dado a los servicios de salud con las reformas en esa materia, con los que se han subrogado los servicios de muestras de cáncer cervicouterino y mastografías, problemas de salud exclusivos de las mujeres.

La relación entre la economía de las mexicanas y el costo de los servicios de salud, se vincula por ejemplo con el Sistema de Salud Universal que manejarán los paquetes de servicios médicos que cubrirán atención básica pues en caso de extenderlo tendrá un costo extra, de manera que las mujeres serían las más afectadas al no tener un sistema laboral que les resuelva el factor económico y que tampoco asegura su protección social y de salud.

EE. UU.: Devastadoras consecuencias de la criminalización del consumo de drogas

 Brian Stauffer para Human Rights Watch


La aplicación masiva de leyes que penalizan el consumo y la tenencia personal de drogas en Estados Unidos genera perjuicios devastadores, señalaron Human Rights Watch y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (American Civil Liberties Union, ACLU) en un informe conjunto divulgado hoy. Estas medidas de aplicación de la ley han tenido trágicas consecuencias para la vida de individuos y sus familias, han discriminado en contra de personas de color y han socavado la salud pública. El gobierno federal y los gobiernos estatales deberían despenalizar el uso y la tenencia personal de drogas ilícitas.

El informe de 196 páginas, “Cada 25 segundos: el costo humano de la criminalización del consumo de drogas en Estados Unidos” [Every 25 Seconds: The Human Toll of Criminalizing Drug Use in the United States], concluye que la aplicación de leyes sobre tenencia de drogas provoca perjuicios múltiples e injustificados a personas y comunidades de todo el país. Las consecuencias a largo plazo pueden separar a familias; excluir a personas de oportunidades laborales, de asistencia social, vivienda pública y la posibilidad de votar; y exponerlas a discriminación y estigma de por vida. Aunque la tenencia simple de drogas es la principal causa de detención de personas en EE. UU., los debates principales sobre reforma de justicia penal casi nunca cuestionan si el consumo de drogas debería estar tipificado en primer lugar.


“Cada 25 segundos, alguien es arrojado al sistema de justicia penal, acusado exclusivamente de tenencia de drogas para uso personal”, señaló Tess Borden, becaria de investigación Aryeh Neier en Human Rights Watch y ACLU, y autora del informe. “Estas detenciones a gran escala han destruido innumerables vidas, y no han contribuido en absoluto a ayudar a personas que intentan superar la dependencia”.

Las organizaciones entrevistaron a 149 personas procesadas penalmente por consumo de drogas en Louisiana, Texas, Florida y Nueva York —de las cuales 64 se encontraban bajo custodia— y a otros 217 individuos, incluidos familiares de los procesados, funcionarios gubernamentales actuales y de gestiones anteriores, abogados defensores, proveedores de servicios y activistas. Las organizaciones también llevaron a cabo un nuevo análisis profundo de datos obtenidos de Texas, Florida, Nueva York y el FBI.


Uno de los entrevistados fue “Neal”, cuyo nombre, al igual que el de otras personas más, se cambió para proteger su privacidad. “Neal” padece una enfermedad autoinmune poco común y cumple una pena de cinco años en una prisión de Louisiana por tenencia de menos de 0,2 gramos de crack. Contó que, el día que se declaró culpable, lloró porque supo que posiblemente no llegaría a sobrevivir al período de la condena.

Otro entrevistado es Corey, que cumplía una pena de 17 años en Louisiana por tenencia de media onza de marihuana. Su hija Charlee, de 4 años, nunca lo ha visto fuera de la prisión, y cree que lo visita en su lugar de trabajo. Una tercera entrevistada es “Nicole”, quien luego de permanecer varios meses en prisión preventiva en una cárcel de Houston, separada de sus tres hijos pequeños, finalmente se declaró culpable de su primer delito grave. La condena, por tenencia de residuos de heroína en un sobre, hizo que tuviera que perder la asistencia financiera para estudios que recibía, oportunidades laborales y los cupones de asistencia para alimentos que necesitaba para dar de comer a sus hijos.
“¿Se dan cuenta de lo que están haciendo aquí con las vidas de las personas?”, preguntó “Matthew”, desde la cárcel de Hood County, en Texas. “Debido a mi adicción a las drogas, lo único que hacen es seguir castigándome... Nunca me ofrecieron ayuda. He estado en prisión cinco veces, y eso ha acabado conmigo”.

“Matthew” fue condenado a 15 años de prisión por tenencia de una cantidad tan pequeña de anfetaminas que el laboratorio ni siquiera pudo pesarla. En el resultado de laboratorio, lo único que se indicaba era que había “restos”. La mayoría de sus condenas anteriores habían sido impuestas en otros estados, y estaban relacionadas con su dependencia de las drogas.

“Si bien las familias, los amigos y los vecinos esperan razonablemente que el gobierno adopte medidas para prevenir los daños potenciales del consumo de drogas, la criminalización no es la respuesta”, expresó Borden. “Encerrar a personas por usar drogas causa graves perjuicios, y no contribuye en absoluto a ayudar a quienes necesitan y desean recibir tratamiento”.

Cuatro décadas después de que el presidente de Estados Unidos Richard Nixon declarara una “guerra contra las drogas”, las tasas de consumo no han mostrado una disminución significativa. Con frecuencia no hay tratamiento disponible para las personas que lo necesitan, y es común que aquellos que consumen drogas se vean obligados a estar en la clandestinidad. Debido a esto, es menos probable que reciban asistencia, y hay más posibilidades de que recurran a prácticas inseguras que los exponen a enfermedades o sobredosis.

Todos los estados y el gobierno federal tipifican la tenencia de drogas ilícitas para uso personal. La mayoría de los estados han tipificado como delitos graves la tenencia de pequeñas cantidades de drogas de uso común, como la cocaína, la heroína y las metanfetaminas. Las organizaciones descubrieron que, cada año, se realizan más de 1,25 millones de detenciones por tenencia de drogas, lo cual representa una de cada nueve detenciones a nivel nacional.

A pesar de los señalamientos de funcionarios, que sostienen que las leyes sobre drogas se aplican principalmente para combatir la distribución de sustancias, la cantidad de personas detenidas por tenencia de drogas es cuatro veces superior a la de aquellas detenidas por su comercialización. En la mitad de los casos de detenidos por tenencia, la acusación más grave es la posesión de marihuana para uso personal. En 2015, según datos analizados por las organizaciones, la policía realizó un 14 por ciento más de arrestos por tenencia simple de marihuana que por todos los delitos violentos en conjunto.

La proporción de adultos negros que consumen drogas es similar o incluso inferior a la de adultos blancos; sin embargo, los datos analizados por las organizaciones muestran que los adultos negros tienen dos veces y media las posibilidades que tienen los blancos de ser detenidos por tenencia de drogas, y casi cuatro veces las probabilidades de ser detenidos por tenencia simple de marihuana. En muchos estados, las disparidades raciales eran incluso mayores: por ejemplo, en Montana, Iowa y Vermont, la proporción era de 6 a 1. En Manhattan, la probabilidad de que las personas negras sean arrestadas por tenencia de drogas es 11 veces la probabilidad de que las personas blancas lo sean.

Esta aplicación normativa racialmente desigual equivale a discriminación racial según las normas internacionales de derechos humanos, expresaron Human Rights Watch y ACLU. Las organizaciones indicaron que, como el FBI y la Oficina del Censo de los Estados Unidos (US Census Bureau) no recopilan datos sobre latinos, no fue posible determinar qué disparidades existían en relación con esa población.

En todo momento, al menos 137.000 hombres y mujeres se encuentran encarcelados por tenencia de drogas. Y varias decenas de miles más son condenados, pasan por cárceles y prisiones, y cumplen largos períodos de libertad vigilada o libertad condicional, a menudo agobiados por cuantiosas deudas originadas en multas y costos impuestos por los tribunales.

Las personas entrevistadas para el informe habían sido procesadas por pequeñas cantidades de drogas, a veces incluso fracciones de un gramo, que eran claramente para uso personal. El análisis de nuevos datos en el informe sugiere que, en 2015, casi 16.000 personas en Texas fueron condenadas a cumplir períodos de cárcel o prisión por la tenencia de menos de un gramo de sustancias que contenían drogas de uso común, y que en muchos casos bastaba tan solo para unas pocas dosis.

Las legislaturas de los estados y el Congreso federal deberían despenalizar el consumo y la tenencia personal de cualquier tipo de drogas, sostuvieron Human Rights Watch y ACLU. En lugar de criminalizar las drogas, el gobierno federal y los gobiernos de los estados deberían invertir recursos en programas destinados a reducir los riesgos asociados con el uso de drogas y brindar y facilitar alternativas de tratamiento voluntario para personas que intentan superar la dependencia de las drogas, además de otras estrategias.

Hasta que se logre una despenalización absoluta, los funcionarios en todos los niveles deberían reducir al mínimo y mitigar las consecuencias perniciosas de las leyes y prácticas vigentes. Las organizaciones formularon recomendaciones detalladas a las legislaturas, la policía y los fiscales de los estados y a otras entidades de los gobiernos locales y estatales, así como al gobierno federal.

“Criminalizar el uso personal de drogas es un desperdicio absoluto de vidas y recursos”, apuntó Borden. “Si los gobiernos realmente pretenden abordar el problema del consumo de drogas, deben terminar con el círculo vicioso de las detenciones por posesión de drogas, y enfocarse, en cambio, en estrategias de salud efectivas”.

A continuación, se presentan testimonios de personas entrevistadas para el informe. Todos los nombres han sido cambiados para proteger su privacidad.

“Cuando eres una persona de color de bajos recursos y consumes drogas, estás criminalizado, es decir, eres demonizado, marginado y estigmatizado... Cuando nos encarcelan, no solo estamos encerrados sino que, además, quedamos afuera. Quedamos afuera de la posibilidad de vivienda…. Quedamos afuera de oportunidades de empleo y otros servicios. Y quedamos dentro de una clase inferior; estás encasillado en una clase, ya no eres una persona, solo porque tenías drogas”.
–Cameron Barnes, Ciudad de Nueva York, detenido en reiteradas oportunidades por tenencia de drogas por la policía de la Ciudad de Nueva York entre la década de los ochenta y el año 2012.

“Te meten aquí. No tienes ningún tipo de contacto con el mundo exterior. Estoy a la espera de los demás. Todo se está derrumbando”.
–Palabras expresadas por Breanna Wheeler desde una cárcel en Galveston, Texas, donde se encontraba cumpliendo prisión preventiva luego de que le hallaran residuos de metanfetaminas en un sobre. Breanna es madre soltera, y finalmente se declaró culpable de su primer delito y cumplió pena de prisión para poder regresar a su casa con su niña de 9 años.

“He estado aquí cuatro meses, y [mi trabajo] era la única fuente de ingresos para mi familia... [Les] han cortado el agua desde que estoy aquí. También cortaron la luz... Eso es básicamente lo que sucede cuando las personas llegan aquí. No solo nos afecta a nosotros, sino también a todos los que nos rodean”.
–Testimonio de Allen Searle desde una cárcel en St. Tammany Parish, Louisiana, donde cumplía prisión preventiva desde hacía casi 100 días.

“Estás empezando tu vida de nuevo. Es obvio que si estás un tiempo fuera de la sociedad, luego no puedes volver a entrar fácilmente. Has perdido todo, tu empleo, el departamento, lo que sea que tuvieras antes, vas a perderlo.... Debido a que cometí este delito, estuve en la calle cinco años. Nunca antes había estado sin techo... Cruzas la puerta de la cárcel para salir, y estás solo”.
–Descripción ofrecida por Charlie West, un ex paramédico del Ejército estadounidense, sobre su situación luego de haber estado encarcelado por el delito de tenencia de cocaína en la Ciudad de Nueva York en 2010.

“No entiendo por qué [el antecedente de delito grave] es definitorio. No es que seamos una minoría, la verdad es que nos están convirtiendo en mayoría. Si hay un tema que para mí es importante, no puedo votar y contribuir a que cambien las cosas... Uno no se da cuenta de cuán importante es votar hasta que pierdes esa posibilidad. Me condenaron cuando tenía 18 años; hasta ese momento nunca había podido votar... Encontré mi tarjeta de registro como votante. Y pensé que era un lindo recuerdo de la escuela secundaria, de cuando a mis amigos y a mí nos dieron tarjetas de inscripción. Pero ahora no puedo usarla. Así que la tiré a la basura”.
–Trisha Richardson en Auburndale, Florida (uno de los tres estados que priva del derecho a voto de por vida), quien fue condenada por tenencia de Xanax y metanfetaminas

“La condena por delito grave va a arruinar mi vida... Es algo por lo que voy a tener que pagar siempre. Debido a mis antecedentes, no sé cómo ni dónde voy a empezar a reconstruir mi vida: ir a la escuela, tener un empleo o recibir beneficios del gobierno están ahora fuera de alcance para mí. Además de la pena [de prisión]…. Esto afecta todo mi futuro”.
–Palabras de Nicole Bishop, desde la cárcel de Harris County, donde cumplía prisión preventiva luego de que se encontraran residuos de heroína en un sobre y residuos de cocaína dentro de un sorbete de plástico.

“Por un año, no puedes obtener cupones para alimentos. Entonces tengo que buscar en contenedores de basura. Mis cupones de alimentos son para mis hijos, no para mí”.
–Melissa Wright, quien se encontraba bajo libertad vigilada por un tribunal antinarcóticos luego de haberse declarado culpable en Covington, Louisiana.

“Es necesario reconsiderar los casos basados en rastros de drogas. Si te acusan por tener 0,01 de una sustancia controlada... eso equivale a una bolsa vacía, una pipa vacía. Hubo algo allí, pero antes. Por esto, están arruinando la vida de personas”.
–Alyssa Burns, desde la cárcel de Harris County, donde cumplía prisión preventiva luego de que se encontraran residuos de metanfetaminas dentro de una pipa.

“Recuerdo cuando en la sala anunciaron que yo era culpable, me quedé sin aliento. Me dije, ‘¿por el resto de mi vida?’ … Lo único en lo que podía pensar era que nunca más podría hacer algo agradable en mi vida. Nunca podría enamorarme de alguien y estar a solas con esa persona... nunca podría usar un teléfono celular... ducharme en privado, usar el baño en privado… En la celda donde estoy hay 60 personas, y solo una de nosotras ha ido a juicio. Tienen miedo de estar en mi situación”.
–Declaraciones de Jennifer Edwards, desde la cárcel en St. Tammany Parish, Louisiana, refiriéndose a la sentencia de culpabilidad. Dado que tenía condenas previas por tenencia de drogas, enfrentaba una pena mínima de entre 20 años y prisión perpetua por posesión de una pequeña cantidad de heroína.

Necesario conformar un Colegio de Psicólogos en Colima: Experto

*César García Avitia afirmó que se necesita conformar un organismo que regule el comportamiento ético de quienes se dedican a esta profesión.

 

Miércoles, 12 de Octubre de 2016.-  En el marco de la celebración por los treinta años de la carrera de Psicología en la Universidad de Colima, se impartió la conferencia “Ética y legislación para la psicología”, a cargo del profesor César García Avitia, durante la Semana Cultural 28 que realiza dicha facultad.

César García Avitia dijo que la ética aplicada consiste en guiar la conducta humana para distinguir cuál es la mejor decisión en una situación concreta: “Hay decisiones que tomamos por cuenta propia y otras por presión; en este punto podríamos identificar lo que es moral y ética”.

Comentó que el comportamiento moral es guiado por las normas sociales de manera consciente o inconsciente: “La moral está construida en la sociedad, que en un momento dado nos presiona y nos da lineamientos”. En cambio, dijo que el comportamiento ético podría ser contradictorio a las normas morales, “ya que éste es un proceso reflexionado”.

César García señaló que la ética profesional se rige por principios fundamentales que se aplican de manera libre y autónoma: “La Deontología crea normas que se dirigen a regular la acción profesional mediante sanciones”, comentó.

Manifestó que el código ético del psicólogo establece el respeto a los derechos y a la dignidad, el cuidado responsable, la integridad en las relaciones y la responsabilidad.

El profesor comentó que en la entidad, desde 2005 se renovó la Ley de Profesiones del Estado de Colima, donde se establece que los colegios profesionales deben regular el comportamiento de estos profesionistas; sin embargo, dijo que aún no hay aquí un colegio de psicólogos que cumpla con los requisitos para regular este aspecto.

Por lo anterior, concluyó que es necesario la conformación de colegios, su registro oficial y la legitimación de los mismos por parte de los profesionales; además, añadió, “se requiere el impulso de las universidades para la conformación de la ética profesional y la difusión de los derechos y obligaciones de las y los psicólogos para desarrollar una cultura de verdadera ética profesional”.

Investigan sistemas fronterizos de América Latina

 

Ciudad de México.  2016 (Agencia Informativa Conacyt).- En América Latina las fronteras son consideradas como territorios donde la violencia, el tráfico de armas, drogas y personas, son la constante. La investigación "Explorando la economía política de la violencia en los sistemas fronterizos de América Latina: Hacia una comprensión integral" tiene el propósito de mostrar el verdadero rostro de los límites entre siete países de la región.


Con respaldo del Centro Internacional de Investigación para el Desarrollo (IDRC, por sus siglas en inglés), de Canadá, y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), de Ecuador, académicos de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, México y Perú, así como de Italia, realizan estudios demográficos, geográficos y sociológicos utilizando la misma metodología para hacer un diagnóstico de cada una de sus fronteras.

En el caso de México, El Colegio de la Frontera Norte (Colef) es la institución que coordina los trabajos que consisten en el análisis de eventos suscitados entre los años 2000 y 2014, recurriendo a notas periodísticas y reportes gubernamentales.

Única en su tipo, esta investigación aporta datos cualitativos y cuantitativos de las fronteras en estas naciones sobre los sistemas fronterizos y las actividades ilegales, así como su incidencia en la presencia e incremento de la violencia.

Este esfuerzo de colaboración entre investigadores de universidades e institutos de los diferentes países se conformó en enero de 2015 y recientemente se presentaron los primeros reportes en el marco del seminario internacional Sistema Global Transfronterizo. Mercados ilegales y violencia en América Latina, realizado en la sede Ciudad Juárez de El Colef.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Leticia Núñez Lepif, profesora de la Universidad Federal de Pampa, en Brasil, detalló que en la investigación se realizan estudios transversales en temas de género, derechos penales y las ciudades fronterizas en cada país.

"La importancia fundamental de este trabajo es el conocimiento de lo que se presenta en las fronteras. Hasta el momento no existe ninguna investigación que incluya datos de todas las ciudades fronterizas de los países de América Latina, por lo que a partir de nuestros resultados podemos repensar la situación para construir políticas públicas. Estamos investigando cuáles son los sistemas fronterizos, sus puntos importantes y claves desde la perspectiva científica de la academia", dijo.


Estigmatización de la frontera

 

Las fronteras son el territorio de tránsito de personas. Según el libro La era de la migración. Movimientos internacionales de población en el mundo moderno, un reporte de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) afirma que el número de migrantes en el mundo se duplicó entre 1965 y 2000, al pasar de 75 a 150 millones.

En 2002, la División de Población de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimaba en 185 millones el número de personas que habían vivido fuera de su país de nacimiento por al menos 12 meses, cifra que equivale a un poco más de dos por ciento de la población mundial.

La doctora Núñez Lepif, coordinadora del Laboratorio de Estudios y Pesquisas Internacionales y de Fronteras en Brasil, explica que hay tópico común entre las fronteras de América Latina que es su estigmatización como sitios violentos, abandonados por la autoridad y en las que prevalecen los mercados ilegales.

En el caso de México, se señala Ciudad Juárez como la más peligrosa del mundo, cuando en la actualidad la tasa de homicidios que presenta es igual a algunas urbes de Brasil.

"Hay algo en común en las fronteras —sobre todo aquellas con núcleos urbanos— y es que están estigmatizadas como lugares violentos, en las que prevalece el contrabando y es ausente el Estado. Eso caracteriza a las regiones de frontera, con niveles mínimos de producto interno bruto (PIB) y tasas de educación muy bajas. Todas las fronteras son puertas de entrada o salida de contrabando por las asimetrías locales y donde lo cotidiano es la necesidad de sobrevivir", abunda.

En ese sentido considera que el Estado tiene que estar presente no solo con armamento, policías o fiscalización, sino valorando todos los eventos que acontecen y coadyuvando con las personas que están de tránsito.

Observar la frontera

Las fronteras pueden visualizarse desde varias perspectivas, por lo que observar varias como un conjunto requiere pasarlas por un mismo crisol metodológico, como es el caso de esta investigación.

De ahí que el seminario Sistema Global Transfronterizo. Mercados ilegales y violencia en América Latina es la oportunidad para compartir su experiencia de trabajo, presentando los desafíos y la manera en que desarrolló la metodología, intercambiando datos preliminares y “pudiendo tener la mirada de los compañeros que nos puedan acrecentar las colaboraciones”.

Las líneas de análisis consideran las fronteras como campos de fuerza, como la violencia y la ilegalidad, donde actúan los agentes sociales, políticos, económicos e institucionales.

Asimismo se estudian las economías ilegales producto de actividades como el tráfico de drogas, armas y personas que forman parte de la transformación en torno a una nueva economía mundial.

Finalmente, se plantean los diversos tipos de violencia, siendo que en las fronteras surgen de las ventajas comparativas que trae la complementariedad asimétrica, que se manifiesta en tres formas: lo que es legal allá puede ser ilegal acá, o viceversa; la originada en dos economías con dinámicas diferentes (política monetaria, por ejemplo), y las políticas de seguridad en un lado de la frontera que pueden ser distintas a las del otro.

De esta investigación se contempla la publicación de 13 libros, uno de cada país y dos títulos de los ejes transversales que abordan (género, derecho penal y ciudades fronterizas).

Investigación revela segregación escolar

 

Aguascalientes, Aguascalientes.  2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Sergio Cárdenas Denham, profesor investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), encabezó un estudio que reveló la existencia de un esquema de segregación en las escuelas públicas, donde los alumnos provenientes de entornos familiares en situación de pobreza son remitidos, mayoritariamente, a los turnos vespertinos.


Cárdenas Denham concluyó que la práctica —o norma en algunos casos— de relegar a los alumnos de menores recursos en un solo turno puede generar un círculo vicioso que los estigmatiza, disminuye sus expectativas educativas y detona su deserción del sistema escolar.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el investigador del CIDE describió el desarrollo que siguió en su estudio y expuso las diferencias cualitativas y cuantitativas que genera esta práctica de segregación.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué resultados arrojó la investigación? ¿Encontraron signos de desigualdad?

Sergio Cárdenas Denham (SCD): Cualitativamente encontramos que sí, que los directores de manera informal usaban criterios de ingresos, de pago de cuotas, de desempeño escolar, incluso de pruebas, y a los alumnos de menor desempeño académico los mandaban a la tarde, si reprobabas te vas a la tarde, si tenías más edad de la reglamentaria te enviaban a la tarde. Entonces lo que se hizo era un esquema de segregación formal, por norma terminabas enviando a niños con menores recursos al turno vespertino, y eso provocaba en estricto sentido una situación muy injusta, donde los alumnos que más requerían del apoyo del estado, del apoyo de la escuela, de mejores profesores, se iban a las escuelas que menores recursos tenían para acompañarlos.

Ese fue el primer estudio y se demuestra, tú ves las bases nacionales, hay más niños pobres en la tarde, hay niños con menor desempeño académico en la tarde, hay niños con mayor edad en la tarde; en las escuelas vespertinas en promedio tienen mayor posibilidad de deserción, entonces se da esa segregación.

AIC: ¿Qué factores propician esta segregación?

SCD: Hicimos un segundo estudio para tratar de descubrir por qué lo hacían los directores, y lo que encontramos es que muchos directores no tienen una definición muy clara de lo que es equidad, es decir, lo que hacían era tomar decisiones siendo eficientes, entonces decían para mí es muy eficiente separar alumnos bajo criterios de desempeño, mando unos en la mañana y mando unos en la tarde, pero no habían reflexionado suficiente acerca de qué implicaciones tenía sobre términos de equidad.

Derivado de eso hicimos otros dos estudios: uno en Colima, donde se deciden modificar las maneras de inscribir y se hace una lotería donde las escuelas tienen más solicitudes que espacios, en lugar de que el director diga “tú te vas a la mañana y tú te vas a la tarde”, se hace una lotería, y se supone que esa lotería permitiría evitar esa segregación, es decir, en lugar que el director diga “los pobres en la tarde, los más ricos en la mañana”, es una lotería que se hace completamente aleatoria y en principio deberían estar distribuidos de la misma forma en la mañana y tarde.

AIC: ¿Dio resultados positivos este esquema?

SCD: Cuando analizamos, lo que encontramos es que efectivamente los jóvenes se empiezan a distribuir en los dos turnos, esa es una situación favorable.

Luego hicimos un estudio en concreto para analizar lo que denominamos equidad social, es una forma de entender que los funcionarios públicos identifiquen cuál es la consecuencia de su decisión en términos de equidad, en donde vemos que la lotería efectivamente restringe o limita la discrecionalidad del director, y al limitar esa discrecionalidad lo que tienen son distribuciones más iguales entre turnos.

AIC: Fuera de Colima, ¿esta problemática se observa en todo el país?

SCD: Esto se observa en todo el país, es un criterio nacional, aunque hay variaciones; por ejemplo, hay algunos estados donde sí piden una prueba, entonces tú haces la prueba y esa prueba, literal, es un punto de corte, donde el que tenga 'x' puntos se va a la mañana y el que tenga menos de esos puntos se va a la tarde.

En la Ciudad de México, por ejemplo, tiene incluso un ISO, es decir, este proceso de segregación tiene certificado, en otros no es explícito, simplemente se habla de que el director tendrá la facultad de elegir quién se va a la mañana, quién se va a la tarde. En promedio, lo que observas es que todas las escuelas terminan enviando a los niños con menos recursos en la tarde, pero es nacional, prácticamente en todos los estados observas esta tendencia de segregar alumnos, excepto en Colima.

AIC: Este proceso que se echó a andar en Colima, ¿comenzó como una prueba piloto?

SCD: No, lo hicieron en todo su sistema para educación primaria y secundaria, fue una iniciativa local, completamente de gobierno del estado (…) Ellos identifican escuelas de alta demanda, mandan cartas a los padres informándoles que va a haber un proceso de registro, y las escuelas que registren un número mayor de solicitudes tienen que hacer un sorteo en la escuela para que a través de ese sorteo se asigne a los alumnos.

Fue algo completamente espontáneo, no dirigido, no es una política nacional, pero cuando evalúas el impacto de la política encuentras un efecto positivo en términos de distribución de alumnos con menos recursos entre turnos.

AIC: ¿Esta segregación trae consigo consecuencias académicas?

SCD: No se ha podido demostrar porque no había información suficiente para hacerlo, pero basado en la evidencia que se tiene de otros países, habría varias rutas para que terminen en desigualdad: uno, son las expectativas, se ha probado que si un profesor tiene altas expectativas en los alumnos, el alumno responde, lo que sucedía con este sistema es que tú los etiquetabas, prácticamente les decías “tú eres un alumno que no tiene muchas probabilidades de tener un buen desempeño y te mando a la tarde con niños que además son como tú”.

La segunda ruta es que hay un efecto que se llama efecto de pares, donde tú te beneficias o te perjudicas del capital cultural de tus compañeros, dicho de otra manera, si tú tienes un alumno que no tiene el mejor desempeño académico, pero interactúa con niños que tienen buen desempeño académico, muy probablemente se va a beneficiar de esa interacción, al menos en promedio, y esos alumnos tienen un buen desempeño académico por un capital cultural, por ejemplo, tienen más libros, sus padres a veces tienen mejor educación, y eso termina beneficiando al niño con menores recursos.

La tercera ruta que encontramos es que si bien muchos de los resultados se explican por la familia, los pocos recursos que había dentro de la escuela pues se reducían, las escuelas de turno vespertino tienen menos recursos, menos libros, menos computadoras, incluso encontramos en algunas que las bibliotecas las cierran bajo llave, los laboratorios de cómputo los cierran bajo llave, es decir, tienen menos recursos.

AIC: La pirámide poblacional comienza a invertirse, ¿seguirá habiendo turnos vespertinos y un esquema de desigualdad dentro de los mismos?

SCD: Todavía continúan, en todo el país todavía hay escuelas de doble turno, de hecho el fenómeno se va a ir moviendo, es como una doble ola, es decir, efectivamente la dinámica de la población va reduciendo el número de personas que requieren atención primaria, entonces hay una tendencia a hacer escuelas de tiempo completo, entonces los turnos vespertinos en principio van a ir cerrándose. Yo no creo que desaparezcan porque tenemos un esquema de planeación de atención en el que todavía hay zonas de la ciudad que requieren escuelas de doble turno, es decir, en promedio efectivamente tienes menos niños, pero hay zonas de la ciudad que todavía requieren los dobles turnos y además va a ser evidente en secundaria y va a ser evidente en bachillerato. Es decir, efectivamente, en primaria se están cerrando dobles turnos, pero en secundaria continúan y en bachillerato van a abrirse, porque ahora la presión está en educación media.

El temor es que lo que sucedía en primaria y secundaria ahora suceda en bachillerato, y entonces que tengas criterios de segregación donde al abrir bachilleratos vespertinos mandes a estudiantes de menores recursos al vespertino, dicho de otra forma, el problema va a evolucionar.

La ventaja es que con la información que ahora tenemos en principio podrías ayudar a que cuando abras bachilleratos vespertinos o de doble turno, puedas tener más información para evitar una segregación.