Algas invaden playas del noreste de China


¿Se imagina zambullirse en el mar tranquilamente y encontrarse rodeado de algas malolientes? Eso es precisamente lo que les ha ocurrido a unos 'veraneantes' chinos, que han tenido que abandonar las playas de la región de Shandong por culpa de estas plantas acuáticas.
 
El portal de noticias actualidad.orange.es señaló que todos los nadadores están siendo expulsados ​​de Qingdao (Shandong), una localidad costera en el noreste de China, después de que varios de ellos fueran "engullidos" por las algas.
 
Este tipo de alga, conocida por su "sed de oxígeno", comenzó a crecer rápidamente a lo largo de las aguas costeras de Qingdao. En apenas un mes esta "plaga" de algas ha anegado toda la costa. No obstante, lo que más incomoda a los turistas chinos es su fuerte olor, que ha mantenido a muchos bañistas en la bahía.
 
Las autoridades locales ya han asegurado que las algas verdes no representan una amenaza para los seres humanos. Además, han comunicado que recogerán los organismos y los enviarán a una fábrica para producir alimento animal, según ha informado la cadena británica BBC.

La televisión perjudica la virilidad: estudio



Virilidad: capacidad de engendrar, vigor sexual. Así se puede definir el término. Esa capacidad y ese vigor están amenazados por la televisión, según una nota del portal español Alerta Digital.

Un estudio realizado por científicos de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Boston) ha sido publicado en febrero de este año en el British Journal of Sports Medicine. En él se demuestra que pasar más de 20 horas por semana delante de la televisión conlleva producir en el televidente un semen de menor calidad.

El esperma de 200 hombres de edades comprendidas entre los 18 y los 22 años ha sido analizado. Conclusión: los que tienen el hábito de mirar la televisión más de 20 horas a la semana tienen una concentración de espermatozoides inferior en un 44% respecto del grupo que pasa menos tiempo ante la pequeña pantalla.

El mismo estudio revela que los hombres que practican alguna actividad deportiva durante unas 15 horas a la semana tienen una cantidad de espermatozoides un 73% más alta que los otros.

Los latidos del corazón de quienes cantan en un coro se sincronizan


Parece algo mágico, más propio de una película de Hollywood, pero no, es ciencia: los latidos del corazón de las personas que cantan en un coro se sincronizan, de modo que el pulso de los miembros del coro tiende a aumentar y disminuir al mismo tiempo.

Según una publicación de 20minutes.es, esto lo ha observado un estudio de la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, que examinó los efectos sobre la salud de los miembros del coro.

Al margen de lo llamativo del efecto, lo importante es que tiene efectos positivos para la salud. Las canciones pueden ejercer un cierto control sobre los estados mentales.

En el proyecto de investigación Kroppens partitura (partitura musical del cuerpo), los investigadores de la Academia Sahlgrenska estudian cómo la música, en términos puramente biológicos, afecta a nuestro cuerpo y nuestra salud.

El objetivo es encontrar nuevas formas en que la música pueda utilizarse con fines médicos, principalmente en la rehabilitación y la atención preventiva.

En el último estudio, publicado en la revista Frontiers in Neuroscience, el grupo de investigación es capaz de mostrar cómo la estructura musical influye en la frecuencia cardiaca de los miembros del coro.

Se reunió a jóvenes de entre 15 y 18 años de la 'Hvitfeltska High School' de Gotemburgo y se les pidió realizar tres ejercicios corales: un zumbido monótono, cantar el famoso himno sueco Härlig är Jorden y un canto de un mantra lento.

Los resultados del estudio de Björn Vickhoff y su grupo de investigación muestran que la melodía y la estructura de la música tienen un vínculo directo que está vinculado a la actividad cardíaca del miembro del coro individual; es decir, que cantar al unísono tiene un efecto de sincronización y que la frecuencia cardíaca de los cantantes tiende a aumentar y disminuir al mismo tiempo.

Al cantar se impone un patrón de respiración tranquila y regular sobre la variabilidad del ritmo cardíaco: "Cantar regula la actividad en el llamado nervio vago que interviene en nuestra vida emocional y nuestra comunicación con los demás y que, por ejemplo, afecta a nuestro timbre vocal. Canciones con frases largas logran el mismo efecto que los ejercicios de respiración en el yoga.

Es decir, a través de las canciones se puede ejercer un cierto control sobre los estados mentales", explica Björn Vickhoff, autor principal del estudio. Los efectos positivos del canto coral en la salud y el bienestar los notan muchos de miembros del coro, a pesar de que sólo se ha estudiado científicamente en menor medida.

La hipótesis de los investigadores es que los efectos sobre la salud surgen a través de la "imposición" de un canto patrón de respiración tranquila y regular, que tiene un efecto dramático sobre la variabilidad del ritmo cardíaco, algo que, a su vez, se supone que tiene un efecto favorable sobre la salud.

"En el caso de control de la respiración, el ritmo cardíaco o pulso disminuye al expulsar el aire durante la exhalación y aumenta de nuevo al respirar durante la inhalación. Esto es debido a que la respiración de exhalación hacia fuera activa el nervio vago que reduce la frecuencia cardíaca que ralentiza el corazón", explica Vickhoff.

La hipótesis de los investigadores de este estudio es que la canción es una forma de regular y controlar la respiración, ya que la exhalación se produce en las frases de la canción y la respiración de inhalación entre éstas.

 "Ya sabemos que el canto coral sincroniza los movimientos musculares de los cantantes y las actividades neuronales en grandes partes del cuerpo. Ahora también sabemos que esto se aplica al corazón en gran medida", subraya Björn Vickhoff.

Sobrevive mujer 10 días en pasillos del aeropuerto de Cancún



Autoridades del aeropuerto de Cancún buscan a familiares de una mujer que tiene 10 días viviendo en los pasillos de la terminal, con el objeto de informarles que requiere de medicamentos.

El director del aeropuerto internacional, Carlos Trueba Coll, expuso que Marcela Silvia Montaño Mancera, la mujer, oriunda del Distrito Federal, permanece desde hace más de una semana en los pasillos del aeropuerto internacional de Cancún.

El funcionario dijo que mediante el grupo Aeropuertos del Sureste (Asur), que tiene la concesión de la terminal, se busca en la ciudad de México algún contacto familiar.

Según datos recabados, Montaño Mancera estuvo o está casada con un ciudadano estadunidense y por eso tiene pasaporte de ambos países.

Trueba Coll apuntó que en este momento la responsabilidad de ASUR es cuidar la salud de la usuaria, quien no puede ser detenida porque no violenta ninguna ley, ni afecta la operación del aeropuerto o molesta a otros pasajeros, usuarios o empleados.

Agregó que sin ningún problema se le pudo valorar médicamente y en un primer reporte se estableció que padece una enfermedad que requiere el suministro de medicamentos y que si bien en este momento la mujer no quiere tomarlos, más adelante por su misma condición los va a necesitar, aunque podría ponerse agresiva.

La mujer llegó a Cancún el pasado 30 de junio. No es fácil platicar o acercarse a ella, sólo acepta, conversar con personas de su mismo género, detalló.

En ese sentido, se supo que la mujer habla un tercer idioma, además del inglés y el español, que antes estuvo en Cancún de vacaciones y que conoce su condición "a la perfección".

Además, según constataron empleados del restaurante donde come, no tiene complicaciones para sacar dinero de un cajero automático para pagar sus alimentos.

Vendida casa más estrecha de Nueva York por 3,25 mdd



La casa más estrecha de Nueva York, situada en el número 75,5 de la calle Bedford y por la que han pasado estrellas del cine de la talla de Cary Grant, ha sido vendida por 3,25 millones de dólares, informó hoy a Efe la inmobiliaria Town Real State.
 
Según lo reporta la página de Yahoo México, la vivienda, situada en el famoso barrio neoyorquino de Greenwich Village, fue construida alrededor de 1850 y cuenta con tres plantas de altura, tres habitaciones, dos baños y un amplio jardín interior, todo ello en sus escasos 2,6 metros de ancho con los que se ha ganado el singular título de "casa más estrecha" de la ciudad.
 
Conocida también como "Casa Millay" en recuerdo de una de sus célebres propietarias, la poetisa ganadora del Pulitzer Edna St. Vincent Millay, esta vivienda había sido vendida por última vez en 2010 por 2,1 millones de dólares y, según el portal Curbed, buscaba volver al mercado por 4,3 millones.
 
"Adornando una de las manzanas más pintorescas del Village, la Millay House ejemplifica la herencia artística y el tejido cultural de este legendario barrio", afirma el anuncio de la inmobiliaria en su web, donde asegura que la casa ha sido remodelada con "modernos acabados" pero manteniendo "su pedigrí y carácter original".
 
Se cree que esta vivienda, de 139,5 metros cuadrados y que por su escasa anchura ni siquiera cuenta con un número completo en su dirección, se construyó a finales del siglo XIX en un lugar que se utilizaba como espacio de paso entre otras dos viviendas vecinas.
Además de Cary Grant y Edna St. Vincent Millay, otras de las celebridades que han habitado en esta pequeña casa fueron el actor estadounidense John Barrymore y la antropóloga Margaret Mead.