Las personas pueden ser como quieran ser: activista LGBT

Colima, México, Comunicado (16/05/2017).- Machismo, homofobia, estereotipos, discriminación y problemas legales, son algunas de las dificultades que Drian Juárez, activista del LGBT Center de Los Ángeles, California, en Estados Unidos, abordó durante la entrevista realizada en la Universidad de Colima, misma que se presentó hace días en el auditorio “Carlos de la Madrid”, como parte de las actividades que realiza la institución educativa en el mes de mayo para conmemorar el Día Estatal contra la Homofobia.

Para la activista, el machismo, la discriminación y los estereotipos no sólo se dirigen al género femenino sino a toda la sociedad: “Desde la infancia se enseña que sólo existen femenino y masculino, y que la gente debe adoptar características y comportamientos de acuerdo al género que corresponde a cada persona, de lo contrario, no se está en lo correcto”, afirmó.

Sin embargo, añadió, “hay quienes desde niños nos damos cuenta que nuestros genitales no coinciden con nuestros pensamientos. A la edad de los cinco años yo me miraba como mujer, quería ser como mi mamá. Cuando le decía que quería usar maquillaje y esas cosas, ella siempre me dijo que no, que los niños no hacían eso. Pensé que no me amaban y que eso era malo”.

Este tipo de pensamiento se resiste a salir de algunos padres y se siguen generando conflictos en las escuelas. Por ejemplo, comentó que durante su infancia, en varias ocasiones la golpearon “porque eso es lo que les pasa a los niños femeninos; ahora tenemos un nombre para eso: se llama bullying, y ya tenemos cómo pararlo”.

“Tenemos el reto, como sociedad, de deshacer el concepto de qué es mujer y qué es hombre, pues vivimos en un mundo donde la sociedad ha decidido que las mujeres usen rosita, tacones y maquillaje, mientras que los hombres pantalones, y en realidad, esos conceptos los hemos inventado; no necesariamente son correctos, las personas pueden ser como quieran ser”, comentó.

Desde la UdeC, compartió, “se puede trabajar en conceptos básicos como qué son el género y el machismo. Esto nos afecta a todos, no sólo a las personas trans. Primero se trata de hablar entre nosotros y formar personas inclusivas”.

Ahora que es adulta, compartió que las situación ha cambiado: “Antes tenías que cambiar de sexo primero para poder cambiar tus documentos en la corte; ahora tienes que estar en tratamiento para cambiarlos. Una vez teniendo la nueva identidad, te corresponde asistir a cada uno de tus empleos para decirles que hubo un cambio de género y que quieres que se le cambie el nombre a tus documentos”, describió.

Finalmente, recomendó a los colectivos y activistas de la comunidad LGBT establecer una comunicación directa con los legisladores, y contarles sus experiencias personales en torno a los problemas de discriminación en la sociedad y en las empresas: “Esto fue muy efectivo para nosotros; les comentamos sobre los problemas que teníamos con nuestros documentos, por ejemplo. Las historias personales son poderosas, así entendieron cómo es la vida de las personas trans”.

Drian Juárez, activista del LGBT Center de Los Ángeles, California, es responsable del empoderamiento económico para personas transgénero; este centro trabaja desde 1969 hasta la fecha.