Se cumplen 4 meses sin Kelsy Naomi

Colima, México, Avanzada (22/09/2017).- Este 20 de septiembre se cumplieron 4 meses de la desaparición de la niña de 8 años de edad, Kelsy Naomi, quien vivían en el municipio de Tecomán.
Pese a que ya transcurrieron más de 120 días del hecho, la Procuraduría General de Justicia del Estado no ha informado qué pudo haber sucedido con la menor de edad.
Kelsy Naomi desapareció un viernes 20 de mayo de este año en el municipio de Tecomán cuándo supuestamente salió a vender donas con una señora.
Sin embargo esa versión tampoco ha sido confirmada por completo por la autorida, quién es la responsable de investigar los delitos.
El pasado 15 de agosto el padre de la menor de edad, Don Roberto Córdoba solicitó a la Procuraduría General de Justicia no darle carpetazo a la denuncia que presentó por la desaparición de la niña.
El hombre puntualizó que la autoridad no tenía ninguna avances sobre el tema y tampoco les había informado las líneas de investigación que estaban siguiendo para esclarecer la ausencia de la menor.
El padre de Kelsy declaró que desde que se percató de la desaparición de la niña inicio por su cuenta una búsqueda por todo el municipio tecomense y zonas de Michoacán las cuales limitan con Tecoman.
Señaló que los recursos con los que contaba para la búsqueda de kelsy eran escasos y prácticamente el único que lo estaba apoyando con el pago de gasolina eres la alcalde de Tecomán Guadalupe García Negrete.
Además del padre de Kelsy Naomi, otros familiares de personas desaparecidas en Colima han denunciado la lentitud de la procuraduría de justicia para investigar y esclarecer este tipo de delitos.

Pese a sospechas de “corrupción”, gobernador contrata a Eduardo Gutiérrez Navarrete

 

Colima, México, Avanzada (21/09/2017).- El gobernador Ignacio Peralta Sánchez, nombró a su ex compañero de gabinete durante el sexenio de Silverio Cavazos Ceballos, Eduardo Gutiérrez Navarrete como director del Instituto Colimense de Infraestructura Física Educativa (Incoifed).

Lo anterior a pesar de que el ahora funcionario estatal fue acusado por un empresario local y por locatarios de la Piedra Lisa de presuntos actos de corrupción, durante sus incursiones en la administración estatal.

Eduardo Gutiérrez Navarrete fue el secretario de Desarrollo Urbano durante el sexenio de Silverio Cavazos Ceballos y el encargado de ejecutar el proyecto de remodelación de la Piedra Lisa en el cuál se invirtieron 80 millones de pesos.

Durante la inauguración, el 31 de octubre de 2009, locatarios reclamaron al titular de SEDUR, Eduardo Gutiérrez Navarrete el tamaño de los locales que se encuentran en los kioscos que se construyeron para que los locatarios vendieran sus productos.

Ese día sentenciaron que en los espacios eran tan pequeños que cuando mucho cabía una persona dentro de ellos.

También fue el responsable de la ejecución de la Rotonda de los Hombres y Mujeres Ilustres de Colima, en la cual se invirtieron 35 millones de pesos y jamás se utilizó para albergar los restos de los personajes célebres de la entidad.

Además, durante el sexenio del priista, Mario Anguiano Moreno, Eduardo Gutiérrez Navarrete fue nombrado como director del Instituto Colimense de Infraestructura Física Educativa (Incoifed).

En ese cargo, el primero de octubre de 2010, la representante de la empresa Industrias Miranda S. A. de C.V, Alicia López Mendoza denunció que esa dependencia había favorecido con una licitación para amueblar el nuevo edificio del Tecnológico de Colima a una empresa que tenía una cotización del mobiliario requerido superior en más de 68 mil pesos, a la presentada por ella.

La empresaria, a través de una inserción pagada en un medio de comunicación, evidenció su inconformidad y acusó al titular del Incoifed Eduardo Gutiérrez Navarrete de estar despilfarrando el dinero público.

Su protesta no quedó en una simple publicación, Industrias Miranda presentó una queja ante la Secretaría de la Función Pública, misma que fue catalogada con el expediente No. 379/2010 en contra del Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas de Colima.

La representante legal de empresas Miranda Alicia López Mendoza, decidió interponer una queja en la SFP por considerar que ese año la corrupción era cada vez más evidente en el INCOFED a partir de la llegada de Gutiérrez Navarrete.

Pese a esos antecedentes, ayer, el gobernador Ignacio Peralta Sánchez lo nombró titular del INCOIFED.

El corporativismo político sindical


La reunión sostenida este miércoles 20 por el dirigente del sindicato de burócratas estatales, Martín Flores Castañeda, con el secretario de Organización del PRI, Édgar Noé Larios Carrasco, reveló que las prácticas corporativas dentro del sindicalismo oficial siguen vigentes, en detrimento de los derechos políticos y la libertad de elección de los trabajadores.

Según trascendió, el exdiputado local reconoció durante ese encuentro que el sindicato históricamente ha apoyado al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y una vez que ese partido se acerque al sindicato se definirá si se llegan a acuerdos para trabajar.

Aunque el término “históricamente” remite a épocas pasadas, ello no implica que se justifique que esa práctica haya ocurrido, pues cualquier ciudadano libre se preguntaría las razones por las que un sindicato (creado supuestamente con la finalidad de defender los intereses de sus trabajadores afiliados) apoya a un partido político, ya que la lógica impone que un derecho político individual debe ser ejercido así precisamente: de manera individual, y resulta muy difícil de creer que una decisión de esa naturaleza pueda ser tomada libremente en masa.

Pero lo más grave es que la afirmación de Flores Castañeda no sólo se queda en lo “histórico”, sino que deja abierta la posibilidad de seguir incurriendo en la práctica del corporativismo, siempre y cuando el PRI se acerque al sindicato y se llegue a “acuerdos” (léase concesión de candidaturas u otros espacios de poder para la cúpula sindical) para trabajar.

Lo anterior puede ser interpretado como que si bien el sindicato de burócratas no se muestra como incondicional del PRI (lo que es natural, porque Martín Flores pertenece al grupo del exgobernador Mario Anguiano) y está tratando de “vender caro su amor” al tricolor para darle su apoyo de cara a la elección de 2018.

Pero en términos de democracia, ¿por qué un dirigente sindical ofrece la posibilidad de apoyar a un partido político? ¿Es propietario de la voluntad de los trabajadores agremiados para ofrecerla a cambio de una candidatura? ¿No debería un sindicato dedicarse a la defensa de los trabajadores en lugar de participar como tal en los procesos electorales?

La postura de Martín Flores muestra una realidad que caracteriza y aqueja a buena parte del sindicalismo colimense, que no ha sido capaz de modernizarse conforme a los tiempos actuales y sigue viviendo en la época de los dinosaurios, cuando estaba en su apogeo el reinado de Fidel Velázquez.

Por donde quiera que se le vea, a la luz de la Constitución General de la República y de la legislación electoral, las prácticas corporativistas encuadran perfectamente dentro de lo que podría tipificarse como un delito electoral, dado que suponen la coacción o presión (sea ésta abierta o sutil) contra los trabajadores para que éstos voten por determinado candidato o partido, sin permitirles el ejercicio del libre sufragio.

Un gran problema que todavía reviste el corporativismo sindical en Colima es que todavía se le vea como una “situación normal” dentro del sistema político local, pues ello permite que los líderes sindicales sean percibidos como “candidatos naturales” a cargos de elección popular, cuando todos sus esfuerzos deberían estar encaminados a luchar por el bienestar de sus agremiados, no por escalar posiciones políticas personales.

Pero esto no es privativo del sindicato de burócratas, sino que también ocurre con las secciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y con la sempiterna dirigente de la Federación de Trabajadores de Colima (CTM), la actual diputada local, antes diputada federal, antes senadora, etcétera, Graciela Larios Rivas, entre otros “líderes”.

¿Por cuánto tiempo más se prolongará esta situación? Seguramente hasta que los trabajadores lo permitan.

Las historias durante el sismo de colimenses que viven en la CDMX

Colima, México, Avanzada (20/09/2017).- Ana Laura, Ricardo y Mitzuko, tienen varias cosas en común, son colimenses, trabajan fuera del estado y ayer les tocó vivir el sismo en la ciudad de México, donde radican desde hace tiempo.

Este día contaron por separado su experiencia durante y después del terremoto que afectó gravemente a la ciudad de México, Puebla y Morelos y que dejó como saldo, hasta el momento, 229 personas muertas, entre ellas 21 niños.

Ana, es una colimense que vive en la ciudad de México, y trabaja en una dependencia del Gobierno federal. Su oficina se encuentra en el 5 piso de un edificio que se ubica en la zona sur de la capital del país.

Ana Laura Cárdenas señala que en cuanto se sintió el movimiento, fue de las primeras en bajar a la calle y buscar refugio en un parque cercano mientras pasaba el temblor.

“Lo sentí horrible, el edificio se hacía de un lado a otro, cuando paró el temblor, no pudimos entrar a nuestras oficinas y nos enviaron a nuestras casas, tengo un vehículo y me fui a casa de mis suegros que viven cerca, pero por lo general ese tramo lo recorro en 20 minutos, ayer tardé más de hora y media”.

“Como traíamos carro subimos a personas mayores para llevarlas porque no había lugar. Me pude ir a mi casa hasta las 10 de la noche porque el tráfico estaba parado y yo vivo en el estado de México. En el centro hay muchos derrumbes, y ahorita vamos a apoyar como voluntarios en un derrumbe que hay en la colonia Condesa. La sociedad está sacando la casta”.

“En cuanto al tiempo que vamos a estar sin ir al trabajo aún no lo sabemos, aunque el presidente declaró tres días de luto nacional. No sé cómo están los demás colimenses que viven acá, pero tuve contacto con chicos de la UdeC que están aquí por lo del Ceneval, a ellos los cambiaron de hotel porque en la zona que están hubo derrumbes”, dijo.

Por su parte, Mitzuko Márquez Monrroy señala que durante el temblor se encontraba en su oficina que se ubica en la Junta de Conciliación en la Ciudad de México.

“Un edificio viejo, y que fue reparado hace algunos años. Ayer llevé a mi hija a mi trabajo porque se sentía mal, tenía un dolor de estómago. A la 1:10 de la tarde ella quiso ir al baño y la acompañé, ahí estábamos cuando empezó a temblar, le grité, y abrí la puerta del baño, y nos fuimos a las escaleras para tratar de bajar y salir a la calle, pero un hombre nos los impedían porque decía que la escalera se iba a vencer, y nos quedamos arriba, pero no por obediencia, si no porque el movimiento no nos permitía movernos, el edificio se hacía de un lado para otro”.

“Como el edificio en el que estaba había sido reparado empezó a caer el yeso en nuestros pies, y empecé a ver cómo se dividía el edificio, es decir comencé a ver la luz del cielo, mi niña empezó a gritar y yo sólo le decía que se calmara, que todo estaba bien y comencé a orar”.

“Pensé que nos íbamos a morir ahí, fue horrible, y cuando el tembló disminuyó pudimos salir a la calle y vi la tragedia, me recordó al 19 de septiembre de 1985, era un caos, no había transporte, la gente caminaba, era un éxodo la avenida Reforma, y yo con mi hija viajamos en moto hasta donde estaban nuestros familiares porque un primo nos ayudó”.

“Es terrible lo que está pasando, queremos ayudar pero ya no nos dejan y ahorita estamos saliendo para comprar cubre bocas y llevarlos a Linda Vista, y estamos haciendo cartulinas con la palabra Silencio, para entregarlas a los rescatistas”.

Por su parte, Ricardo Sánchez Arreguín refirió que se encontraba en la cafetería de la Cámara de Diputados, “Aguanté a pie firme el movimiento. Fue eterno. Una mole de 5 pisos sobre mi humanidad. Nunca tuve miedo ni pensé en la muerte, pero siempre observando los muros y preguntando si resistirían las sacudidas”.

“No supe del tiempo, sólo puedo decirte que nuca había experimentado un sismo tan prolongado. El tiempo, simplemente, es borrado por la naturaleza”.

 

Rescatistas de Colima y Jalisco buscan personas bajo los escombros

 

Colima, México, Avanzada (2009/2017).- En Colima, elementos de Protección Civil y de Bomberos especialistas en búsqueda y rescate de personas partieron la noche de este martes a la ciudad de México, junto con equipo especializados para atender la emergencia tras el sismo de 7.1 grados.

Los rescatistas colimenses, junto con un canino, se encuentra en el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) donde se integrarán al grupo de rescate de Protección Civil Jalisco.

La prioridad de este grupo es la búsqueda de personas vivan que se encuentren bajo los escombros.

Los rescatistas colimenses estarán en la ciudad de México durante cinco días, aunque la permanencia del equipo dependerá de las necesidades que surjan durante el desastre.

Los rescatistas colimenses llevaron a la ciudad de México una camioneta pick up 4x4 donde llevan sus equipos y los del canino; así como una unidad de rescate de 3 toneladas y media de parte de Bomberos Colima.

El vehículo que llevan es ligero y sirve para el rescate de personas en estructuras colapsadas, también los rescatistas cuentan con equipo para poder ingresar a los edificios colapsados, así como para romper bardas, equipo médico, de rapel.

De acuerdo a la estrategia con la que cuentan los rescatistas colimenses, el can que llevan, el cual ha participado en 17 rescates, mostrará el camino o el punto para ingresar a las estructuras colapsadas e iniciar con el rescate de personas.

Puntualizó que el personal que acude es experimentado en estructuras colapsadas, mientras que el canino de tres años y medio de edad, ha participado en 17 búsquedas y rescates anteriormente.

Los rescatistas son Salvador Montes de Oca García, Rafael Zamora Moreno, Raúl Torres Alonso, Omar Ursúa Silva, Carlos Alejandro Sevilla Lucas y Jorge Martínez Liñán, y el canino Rex.