MC pide garantías de seguridad para el próximo proceso electoral en Colima

Colima, México, Avanzada (12/02/2018).- El dirigente de Movimiento Ciudadano en Colima, Leoncio Morán Sánchez afirmó que el clima de inseguridad que afecta al estado es grave, sin embargo, descartó que hasta el momento, éste ponga en riesgo el proceso electoral del próximo primero de julio.

“No estamos confiados, estamos observando, estamos atentos, y esperamos que no haya nada que enturbie la contienda electoral en las próximas semanas cuando arranque de manera formal las campañas”.

El dirigente político puntualizó que hasta el momento no ha visto riesgos de que el proceso electoral esté en peligro por el clima de violencia en el estado, “hasta ahora no hemos visto, aunque reconocemos que vivimos una tragedia en materia de seguridad”.

Morán Sánchez dijo que son constantes los asesinatos de personas, los robos a casa habitación a vehículo, “pero hasta ahora nada que atenten de manera directa con las cuestiones electorales”.

Indicó que a pesar de la situación grave en materia de seguridad no perciben ningún riesgo para personal de su partido, “evidentemente no echamos las campanas al vuelo, pero nosotros haremos un trabajo con la gente”.

Morán Sánchez solicitó a las autoridades en materia de seguridad a garantizar las condiciones para que los candidatos puedan recorre el estado en búsqueda del voto del electorado.

“Lo haremos conscientes de lo que estamos viviendo, pero también exigiremos que haya condiciones, que las autoridades cumplan para garantizar la seguridad no sólo de los candidatos, sino de todos los ciudadanos porque vivimos en una situación de emergencia”.

 

 

JIPS incumple con reducir la inseguridad, promover la igualdad y combatir la corrupción

Colima, México, Avanzada (12/02/2018).- A dos años de gobierno, el titular del Ejecutivo Ignacio Peralta Sánchez incumple con varios de los compromisos que están plasmados en el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021, documento rector de la política pública en el estado.

En varios de los rubros en donde se comprometió a mejorar, los resultados que se tienen en la actualidad son negativos o se encuentran estancados, como la generación de empleo bien remunerado para los jóvenes, o el combate a la corrupción.

En el Plan Estatal de Desarrollo, el mandatario se comprometió a reducir en un 10 por ciento anual la incidencia delictiva de los fueros federal y común, sin embargo en comparación con el 2015, los delitos como homicidio doloso y robos se incrementaron en el 2016 y 2017.

En los dos primeros años del gobierno de Ignacio Peralta Sánchez, el robo a casa habitación se duplicó en comparación con el año 2015, según los datos de Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad (SNSP).

La información que aparece en la página electrónica del SNSP refiere que en total durante el 2016 y 2017 se denunciaron 4 mil 966 robos a casa habitación en el estado de Colima, cuando en el 2015 se denunciaron mil 321 robos a casa habitación.

También se comprometió a reducir la incidencia de homicidios dolosos, pero en los últimos dos años, los asesinatos de mujeres se incrementaron en un 300 por ciento en comparación con los registros del 2015.

Además, Colima cerró el 2017 con la tasa más alta de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes; y Tecomán y Manzanillo fueron considerados como los más inseguros del país.

En el Plan Estatal de Desarrollo, el gobierno de Ignacio Peralta también se comprometió a posicionar a Colima como el estado más atractivo, por sus empleos y calidad de vida.

No obstante, desde el 2014, Colima no aparece como un estado que ofrezca una mejor calidad de vida.

También se comprometió a aumentar la presencia de mujeres y personas con discapacidad en los puestos de la administración estatal; sin embargo, de 15 secretarias que conformar la administración estatal, sólo dos mujeres encabezan las dependencias de Sedescol, y Movilidad.

Tampoco se ha cumplido la creación de la Contraloría Social y un Observatorio Ciudadano para promover la participación de los colimenses en la fiscalización de los recursos, públicos.

De igual forma no se han castigado las prácticas de corrupción que ha identificado el gobierno estatal, pues los expedientes en contra del ex gobernador Mario Anguiano Moreno y varios de sus funcionarios, continúan sin avance a pesar de que el ex gobernador dejó el cargo en octubre de 2015.

Militantes del PRI cobran factura por desdén del gobernador

Colima, México, Avanzada (11/02/2018).- Por considerar que han sido relegados en la selección de candidaturas, cientos de priistas de Manzanillo, Ixtlahuacán y Colima han renunciado al PRI, partido que gobierna el estado de Colima desde hace más de 80 años y que en la entidad tiene como jefe máximo al titular del Ejecutivo, Ignacio Peralta Sánchez.

Las renuncias son en protestas por la decisión que está tomando la cúpula priista, encabezada por el “primer priistas del estado”, el gobernador, Ignacio Peralta Sánchez, de ceder candidaturas importantes a candidatos del PVEM o externos, y con esa decisión relegando a los militantes del Revolucionario Institucional.

Entre los priistas que han dejado las filas del partido en este proceso electoral se encuentra el ex diputado local, y ex ombudsman colimense, Roberto Chapula de la Mora, quien será candidato a la alcaldía de Colima por el partido Nueva Alianza.

Chapula de la Mora tenía una militancia priistas de poco más de 40 años. También presentó su renuncia al PRI, el ex titular de Desarrollo Urbano en el sexenio anterior, Fernando Morán, quien actualmente es regidor en el puerto colimense.

Junto con Morán renunciaron al PRI en Manzanillo cerca de 400 militantes del PRI; los últimos 123 militantes presentaron su renuncia al partido este viernes y decidieron que el hecho quedara registrado ante un notario para evitar que la dirigencia estatal del partido a cargo de Rogelio Rueda Sánchez, minimizara el hecho.

Mientras que el pasado 6 de febrero hicieron lo propio 250 militantes encabezados por Fernando Morán. Semanas antes, también se había dado de baja del padrón, la ex alcaldesa interina de Manzanillo, Rosario Yeme Yeme.

En el puerto, colimense, el PRI decidió ceder la candidatura a la alcaldía al Partido Verde Ecologista de México, quien al parecer postulará como abanderado al diputado federal, Virgilio Mendoza Amezcua.

Antes de presentar su renuncia, Marcos Virgen Jiménez señaló que decidieron dejar su militancia al partido porque un grupo de tres o cuatro personas son las que están tomando las decisiones en torno a las candidaturas.

“No se está respetando la opinión y sentir de las bases, ni lo que la militancia expresó y que quedó plasmados en documentos que se enviaron a la dirigencia estatal a cargo de Rogelio Rueda, los cuales ni si quiera se tomaron la molestia de responder”.

Sentenció que los priistas entendían que el partido debía buscar coaliciones con otros institutos políticos, “lo que no se entiende es que se relegue a los priistas a terceros, cuartos o a ningún lugar, aduciendo falta de rentabilidad electoral”.

Marcos Virgen, quien tenía una militancia cercana a las 5 décadas, afirmó que hasta ahora que han presentado sus renuncias, los priistas están recibiendo llamadas por parte de la dirigencia estatal para pedirles que se retracten públicamente de abandonar las filas del tricolor.

“A mí ni se molesten en llamarme, porque yo sólo tengo una palabra y hoy concluyo de manera definitiva mi relación con el PRI”, dijo.

Este mismo viernes, en el municipio de Ixtlahuacán poco más de 50 militantes también decidieron renunciar a su militancia tricolor en protesta por las decisiones que está tomando la cúpula del PRI en este proceso electoral.

Actualmente la dirigencia estatal del PRI está a cargo de Rogelio Rueda Sánchez, sin embargo, debido a que el gobernador es emanado de ese instituto político, se convierte en el “primer priista del estado o jefe máximo del partido”, de acuerdo a la tradición del tricolor.

 

Arrendamiento de vehículos hecho por el Gobierno de Colima tiene "tufo a corrupción": MORENA

Colima, México, Avanzada (09/02/2018).- El presidente del Comité Directivo Estatal de Morena, Sergio Jiménez Bojado afirmó que los contratos en los que participó el gobierno estatal para arrendar cuatro vehículos, “tienen un tufo a corrupción, como muchas de las cosas que suceden en la entidad”.

Refirió que los poco más de 3 millones de pesos que la administración estatal estará pagando durante tres años por la renta de esos automotores son una muestra mínima del derroche de recursos públicos que hacen los gobernantes.

“En todo caso en vez de rentar mejor cómpralos, si es que se justifica la adquisición, pero parece que no les interesa informar, transparentar, hablar con claridad y poner el ejemplo en las reglas de austeridad”.

Sergio Jiménez Bojado manifestó que desde el 2016, cuando asumió la gubernatura, Ignacio Peralta Sánchez demostró, “que es un político de contradicciones, que no respeta lo que dice y que sólo quiere que unos cuantos se aprieten el cinturón mientras que él y sus funcionarios cercanos hacen y deshacen con el presupuesto sin que nadie les diga nada, porque el Congreso está coptado, callado, y no sirve como contrapeso para los excesos gubernamentales”.

Luego expuso que mientras no se justifique con claridad quiénes traen los vehículos arrendados por los cuales se paga una renta mensual cercana a los 100 mil pesos, y para qué se usan, “entonces lo único que podemos sospechar es que hay un negocio para favorecer a sus personeros o a los afines al régimen, y no encuentro otra lectura ante este tipo de operaciones”.

AVANZADA publicó que desde septiembre de 2016, el gobierno de Colima, a cargo de Ignacio Peralta Sánchez, gasta 94 mil 807 pesos al mes, es decir, un millón 137 mil pesos al año en el arrendamiento de cuatro vehículos.

Sin embargo, en la información no se especifica a qué dependencia o funcionario están adscritos dichos automotores.

 

 

 

 

Nuevo ataque contra un policía; denuncian que están desprotegidos

Imagen tomada de la página en Facebook de Seguridad y Dignificación Policial de Colima.

Colima, México, Avanzada (09/02/2018).- Un agente de la Policía Estatal resultó ileso de un ataque a balazos sufrido este jueves cuando salió de su domicilio, a bordo de su vehículo, para dirigirse a las instalaciones de la corporación.

Según versiones extraoficiales, el ataque fue perpetrado por pistoleros que se trasladaban en una motocicleta, en el cruce de las calles República del Perú y Selva, en la colonia Mirador de la Cumbre, ubicada en la zona sur del municipio de Colima.

Al llegar a esa esquina, los hombres armados se emparejaron al vehículo del elemento policiaco y lo agredieron con disparos de arma de fuego, pero no acertaron y el vehículo presentaba huellas de al menos diez impactos de bala.

El agente estatal logró huir conduciendo rumbo a las instalaciones de la Policía Estatal, donde se puso a salvo, mientras que sus agresores no fueron localizados.

Hasta la noche de este jueves, la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia del Estado no habían difundido información al respecto.

En entrevista, el policía estatal Juan Nazario Alfaro Palacios, presidente de la organización Seguridad, Dignificación Social y Amparo Laboral al Trabajador A.C., denunció que los agentes estatales se encuentran en una situación de vulnerabilidad, pues no sólo la sociedad está padeciendo la violencia, sino que los encargados de cuidar la seguridad también son víctimas.

“Esto es derivado del cumplimiento del deber, porque como policías no tienen otra opción más que responder a las emergencias, las necesidades, la delincuencia, la prevención y combate al delito, no pueden decir no cuando tienen que cumplir sus funciones y a consecuencia de eso los delincuentes tratan de atemorizarlos y de meterles miedo”.

Luego de que el año pasado en menos de tres meses fueron asesinados siete elementos de la Policía Estatal y de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), se evidenció que los agentes laboran en la desprotección, dijo Alfaro Palacios.

Añadió: “Es un trabajo muy riesgoso en el que está de por medio la vida del policía, por un sueldo de entre 4 mil 800 y 6 mil 500 pesos quincenales, mientras que a los familiares de muchos compañeros que han perdido la vida sólo les han entregado entre 70 mil y 120 mil pesos por concepto del seguro de vida, una cantidad demasiado baja”.

Así mismo, hay varios viudas o madres de policías fallecidos a las que no se les han respetado sus derechos a una pensión y a otros beneficios derivados de la muerte de su familiar, concluyó.