Sanciones impuestas por el Congreso a MAM son "una burla" para los colimenses: Morena

Colima, México, Avanzada (09/11/2017).- El dirigente estatal de Morena, Sergio Jiménez Bojado sostuvo que las sanciones impuestas por el Congreso local en contra de Mario Anguiano Moreno son “una burla para el pueblo de Colima”.

Además advirtió que mientras continúe el mismo régimen administrando el poder, los delincuentes, “de cuello blanco seguirán impunes, mientras sus malas acciones, su corrupción e irregularidades seguirán afectando gravemente al pueblo”.

Jiménez Bojado afirmó que el actual gobernador, Ignacio Peralta Sánchez no tiene interés en sancionar a su antecesor y compañero de partido y expresó que sólo basta revisar que por parte de la administración estatal no existe ninguna acción clara y contundente en contra del ex gobernador de Colima, “ni si quiera dentro de su mismo partido el gobernador Ignacio Peralta ha promovido algo”.

Por su parte sentenció que los panistas tampoco están interesados en llevar a la justicia a aquellos que son señalados por corrupción, “porque ellos también son beneficiarios de ello, también en detrimento de los colimenses negocian de forma soterrada, reciben beneficios y para muestra ahí está lo que sucede actualmente en el PAN, la actual dirigencia local está relacionada con el PRI o personas cercanas al gobernador”.

El líder de Morena afirmó que el cambio de régimen de gobierno es lo único que garantiza que se castigue a los malos servidores públicos, y recordó que en el próximo proceso electoral en el estado de Colima se renovarán el Congreso local, y las 10 alcaldías.

“Es la oportunidad que tienen los colimenses de que se haga algo, porque mientras el Congreso siga sometido, continuará simulando que sanciona a aquellos que los han salpicado con la corrupción, además, se necesitan representantes que de verdad le exijan al gobernador cuentas claras y hasta ahora no vemos en Colima que eso suceda”.

Por último dijo que la inhabilitación por 23 años y una responsabilidad resarcitoria de poco más de 40 millones de pesos, no corresponde al saqueo que se cometió durante la pasada administración estatal, “son una bofetada a la población, representan una burla al pueblo de Colima”.