Colima, uno de los trece estados con crisis de seguridad en México: ONG


Colima, México, Avanzada (12/05/2017).- Colima es una de las trece entidades del país que se encuentran en una crisis por la inseguridad, así lo señaló el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), quien exhortó a la autoridad de estos lugares a replantear la estrategia de seguridad que están siguiendo para combatir el crimen organizado.

El presidente del Observatorio, Francisco Rivas explicó que existen entidades que eran ejemplo de calidad de vida y seguridad, sin embargo en los últimos meses han tenido una crisis en materia de seguridad que las ha llevado a encabezar la lista de incidencias delictivas en todo el país.

La organización civil refirió que en esa situación se encuentra Colima, Baja California, Baja California Sur, Ciudad de México, Estado de México, así como Guerrero, Morelos, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas y Zacatecas.

"Si volteamos a ver la problemática local podemos encontrar que 40 por ciento de las entidades se encuentran en una crisis eso es lo que nos dicen los datos", sentenció Francisco Rivas.

Luego, dijo, "tenemos entidades que no estaban en el radar e históricamente habían sido consideradas islas de paz y hoy ven violencia; entidades que fueron ejemplos de cómo se podían mejorar las condiciones de incidencia delictiva hoy nuevamente son una alta preocupación".

El analista expuso que las entidades se encuentran dentro de los primeros cinco lugares a nivel nacional con los 10 delitos de alto impacto, entre ellos, el homicidio doloso, homicidio culposo, secuestro, extorsión, robo de vehículo, robo a negocio y extorsión.

"Evidentemente necesitamos una estrategia de seguridad que debe ser revisada no sólo en el ámbito nacional, sino en el ámbito local, porque hasta el momento no tenemos ningún modo de afirmar que estamos avanzando”.

El integrante del Observatorio Nacional Ciudadano solicitó al gobierno, revisar la estrategia de seguridad; mejorar el combate a la corrupción y priorizar el combate a los grupos delictivos, y dejar de culpar al nuevo sistema de justicia penal; fortalecer las instituciones e implementar mecanismos eficaces de transparencia, rendición de cuentas y respeto a los derechos humanos.