De alto riesgo

Colima, México (15 de septiembre de 2013).- Los niños inocentemente juegan en la lluvia en esta temporada sin medir los riesgos que esto conlleva.

En alrededores del tercer anillo periférico algunos niños aprovechan para divertirse las "cascadas" que se generan con motivo de la tormenta tropical "Manuel", no importando la contaminación que el agua pudiera arrastrar, o incluso los objetos que los pudieran golpear. 

Coladera en mal estado

 

Colima, México (15 de septiembre de 2013).- A pesar de que fueron recientemente instaladas, en el tercer anillo periférico de la zona metropolitana Colima-Villa de Álvarez, se comienzan a ver las descomposturas que han sufrido hasta las fecha las coladeras.

Algunas no han resistido el peso de los vehículos y ya cuentan con orificios peligrosos. Esto representa un gran riesgo para los cientos de automovilistas que a diario circulan por este lugar, debido a que en caso de que las alcantarillas sigan sufriendo desperfectos y su protección se continúe abriendo, una llanta podría quedar atorada. 

Otra inundación

 

Colima, México (15 de septiembre de 2013).- En el tercer anillo periférico a la altura de la glorieta de los 'Perritos Bailarines' nuevamente se registra una inundación con un con una altura de aproximadamente 40 centímetros de agua provocada por el pase de la tormenta tropical "Manuel".

Ello ha provocado que los vehículos tengan que reducir la velocidad para evitar algún accidente. Los trabajadores del Ayuntamiento de la Villa se encuentran realizando labores de desazolve con la finalidad de permitir que el líquido fluya. 

 

Nada cambia

Desde hace 20 años por lo menos las luces que "engalanan" la glorieta de la avenida Camino Real reaparecen cada septiembre. Igual que en la festividad de la Feria de Todos Santos, las luces multicolores no cambian, con la salvedad de que el número progresivo a cada año, se reemplaza por el siguiente.

Reloj en reparación

El reloj del templo de Nuestra Señora del Refugio necesita ayuda para reparar su reloj histórico. El costo total es de alrededor de 80 mil pesos y aunque ya llevan un importante porcentaje recolectado, todavía es necesaria la ayuda.  Se trata de un reloj de fabricación  alemana adquirido a mitades del siglo pasado, cuya maquinaria se desgastó con el tiempo y es de difícil compostura.