Responden por qué nos da cáncer, en charlas de Ciencia y Café

Colima, México, Comunicado (08/05/2017).- Como parte de las charlas de ciencia y café que organiza la Dirección General de Divulgación Científica de la Universidad de Colima, en días pasados, en el Café Starbucks de Manzanillo Iván Delgado Enciso, profesor-investigador de la Facultad de Medicina expuso el tema “¿Por qué nos da cáncer?”.

En su charla, el experto ofreció una visión desde el enfoque fisiológico de lo que es el cáncer, así como los factores que intervienen para su diseminación en el cuerpo.

Delgado Enciso explicó que el cáncer es un crecimiento desordenado de células en diversos tejidos. Dijo que nuestro cuerpo y órganos sustituyen constantemente las células y que éstas necesitan entrar a un proceso de “replicación” o copia para crear las nuevas.

“En esta replicación interviene el material genético o información presente en el ADN de cada célula, lo que permite la producción de proteínas que generarán diversas funciones; no obstante, en el proceso de replicación puede haber alteraciones mediante cambios genéticos que producen proteínas alteradas, las cuales derivan en funciones defectuosas llamadas ‘mutación’. Estos cambios en la proliferación se conocen como cáncer”, describió.

Sobre el origen y presencia de estas mutaciones, Delgado Enciso dijo que nuestro cuerpo está predispuesto a múltiples alteraciones que no siempre derivan en afectaciones, por lo que en la comunidad científica puede haber dos posturas sobre la presencia de cáncer, expuestas por la interrogante: “¿mala suerte o malos comportamientos?”

Ante esto, el ponente dijo que la presencia de cáncer es un fenómeno multifactorial en el que se asocian alteraciones genéticas, hereditarias y otras del medio ambiente, como factores de riesgo, virus, hábitos no saludables, etc.

Además, al responder las interrogantes del público, dijo que los estudios en cáncer no están basados en tasas de mutación de los genes sino en estudios epidemiológicos, los cuales estudian los factores y su relación y prevalencia.

Por lo tanto, continuó, “una persona que está en constante contacto con factores de riesgo como una mala alimentación, obesidad, exposición excesiva a los rayos UV, estrés, tabaquismo, virus como el VPH o la contaminación, puede estar acumulando estímulos para crear alteraciones”.

“Cualquier exceso es malo, y la obesidad genera una inflación crónica sistémica con un aumento considerable de radicales libres, lo que puede producir alteraciones”, agregó.

En este sentido, recomendó modificar el consumo y exposición a estos factores de riesgo, llevar una dieta alta en frutas y verduras, limitar el consumo de lácteos, de alimentos de origen animal y embutidos, y hacer ejercicio. “Esto podría ser un método preventivo para mantener las funciones correctas del organismo; no obstante, no evita al cien por ciento la presencia de cáncer”, finalizó.