Criptografía, matemáticas para esconder información

Colima, México, Comunicado (11/04/2017).- Luis Enrique Garza Gaona, profesor investigador de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Colima, reflexionó hace días sobre los sistemas de seguridad durante la conferencia “Criptografía, matemáticas para esconder la información”, que dictó como parte de las Charlas de Ciencia y Café que organiza en el café Starbucks de Manzanillo la Coordinación General de Investigación Científica de esta casa de estudios.

El tema central de su charla fue sobre la utilidad de las matemáticas como base de los sistemas de seguridad en la informática.

La criptografía, explicó primero, es una práctica muy antigua para proteger, con una o varias claves, información valiosa. Él la definió como una especia de arte. Como ejemplo de métodos antiguos de criptografía, dijo, está el transporte de símbolos mediante tubos o cilindros de madera y el método mono-alfabético, que consistía en cambiar una letra por otra.

De manera más reciente, dijo, se tiene la máquina Enigma, en Alemania, durante la segunda Guerra Mundial, un dispositivo electromecánico a base de rotores interconectados entre sí y con teclas, que permitió cambiar el curso de la historia.

El expositor dijo que hoy en día toda la base de seguridad informática recae en el uso del algoritmo RSA, construido en 1977, que posee dos claves básicas: una pública y otra privada.

Este algoritmo, explicó, se origina en el análisis de las propiedades de los números primos, los cuales, “por sus características, presentan grandes incógnitas en su distribución, entendiéndose como son: infinitos y únicos”.

Garza Gaona dijo que actualmente, ayudados por el álgebra lineal, existen formas de ocultar información en sistemas informáticos a partir de claves numéricas con matrices invertibles, que solo serán descubiertos por los desarrolladores de dichas matrices.

Por lo tanto, finalizó, “cualquier valor, sea numérico o alfabético, se puede ocultar mediante números primos que van asignándose a un valor especifico; se necesitaría conocer la matriz invertible o código para descubrir el mensaje”.