¿Qué pasa en el cerebro de tu perro cuando te ve?

 

Santiago de Querétaro, Querétaro. 25 de agosto de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Ante la necesidad de conocer más respecto a la interacción que existe entre los perros y los seres humanos, así como establecer nuevas opciones para los procesos socialización, domesticación y adiestramiento de estos animales, los estudiantes del doctorado en ciencias biomédicas del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Juriquilla, Laura Verónica Cuaya Retana y Raúl Hernández Pérez, desarrollaron un proyecto de investigación sobre la actividad cerebral de los perros ante la exposición de imágenes de rostros humanos.

El proyecto, de acuerdo con la estudiante Laura Verónica Cuaya Retana, cuenta con el asesoramiento del doctor Luis Concha Loyola, investigador titular A del Instituto de Neurobiología de la UNAM, y tiene como objetivo principal la identificación de actividad en diferentes partes de la corteza cerebral de los perros al momento de que les son proyectados diferentes rostros de personas y, con esto, determinar si la actividad cerebral detectada influye en el comportamiento de los animales.

"Para poder realizar el estudio contamos con el apoyo de la Unidad de Resonancia Magnética de la UNAM; requeríamos de esta tecnología para obtener imágenes que nos permitieran ver la estructura y el funcionamiento del cerebro. Con un resonador se generan imágenes que son sensibles a cuanto oxígeno hay en la sangre. Eso se logra mediante la generación de un campo magnético y las combinaciones de pulso de radiofrecuencia", explicó.

Comentó que la mayoría de los estudios relacionados con el comportamiento de los perros se han desarrollado únicamente a nivel conductual, pero que hasta ahora no se había profundizado sobre la actividad cerebral de estos animales ante cierto tipo de estímulos.

“Hemos visto que cuando le presentamos dos botes a un perro y uno de ellos tiene un premio, si indicas al perro dónde está entiende el señalamiento, a diferencia de por ejemplo los chimpancés, que son muy buenos haciendo deducciones, inferencias y hasta de razonamiento lógico, pero que no desarrollan la cooperación con los humanos; eso es muy particular en los perros. Como ya teníamos toda esa evidencia conductual, decidimos complementar el estudio, pero ahora a nivel de actividad cerebral”, apuntó.

Respecto al procedimiento para el estudio, el estudiante de ciencias biomédicas, Raúl Hernández Pérez, puntualizó que se utilizaron perros de diferentes razas, los cuales fueron entrenados previamente para que pudieran adaptarse y permanecer inmóviles durante las sesiones en el resonador.

"Para poder sacar la imagen funcional del perro necesitábamos un entrenamiento previo para que se pudiera quedar totalmente quieto, despierto, medio recostado, sin que lo tuviéramos que amarrar durante cinco minutos; para que un perro logre hacer eso es un poco complicado, tuvimos que ir a buscar a dueños que accedieran a participar en el estudio. Estos animales debían tener varios requisitos: ser muy entrenables y que tuvieran un tamaño de mediano a grande, para que pudieran entrar en el resonador y poder tomar imágenes de buena resolución de su cerebro. Con cada uno realizamos cinco sesiones donde se les proyectaron 50 imágenes de caras de humanos que ellos no conocían con expresión neutral y también, para comparar, les presentamos 50 imágenes de objetos".

Hernández Pérez abundó que como resultado de este estudio se encontró actividad en las cortezas temporal y frontal en los cerebros de los perros con la que pudieron identificar que estos animales procesan los rostros de manera muy similar a como los humanos, al igual que otras especies como los primates y las ovejas.

"Esto fue muy interesante porque nos habla acerca de cómo ha evolucionado el cerebro de los perros para procesar estímulos importantes, como las caras, y esto dio un resultado, por así llamarlo, esperable. Después tenemos la otra parte, no esperable, de que los perros utilizan esa corteza frontal que en los humanos se vincula a muchos procesos, como la atención, toma de decisiones y la categorización; no sabemos exactamente qué procesos están haciendo los perros, pero lo que sí sabemos es que no solamente es un proceso de bajo nivel", aseguró.

En ese mismo sentido, la estudiante Laura Verónica Cuaya Retana, destacó que otro de los resultados importantes fue que este es el primer estudio a nivel mundial que reporta la utilización de la corteza frontal y el núcleo caudado en los perros para procesar caras humanas.

"Eso fue un resultado inesperado, aparte de la corteza frontal, el cerebro tiene un núcleo que se llama caudado, el cual está vinculado a los procesos de recompensa. Parece ser que para los perros la cara de un humano podría ser intrínsecamente reforzante, a pesar de que era un humano desconocido y con una expresión neutral le significa algo al perro. Eso es muy interesante porque muy probablemente esto lo adquirió el perro durante el proceso de domesticación, porque otras especies no lo tienen; los lobos, por ejemplo, no se esperaría que tuvieran eso. Si un perro tiene un problema que no puede resolver, voltea a ver al humano como pidiendo cooperación o ayuda, lo toma como referente para resolverlo. Esos fueron los dos resultados, creo, más interesantes: la corteza frontal y el núcleo caudado", indicó.

Especie social


Cuaya Retana sostuvo que este tipo de estudios puede derivar en nuevas líneas de investigación que dejen atrás paradigmas como lo de la jerarquía en lo que se refiere al entrenamiento canino y el marco legal que promueva el respeto hacia estos animales.

"El perro es una especie totalmente social, coopera contigo, te analiza, ocupa tu conducta como referente. Gracias a este tipo de estudios y a toda la investigación conductual que hay, se puede romper el mito de que si quieres educar un perro tienes que dominarlo, cuando en realidad no tiene por qué ser así. Hay investigaciones que sugieren que los perros son más parecidos a niños, por lo que hay otras maneras de educarlos mucho más efectivas y que no le generan daño, miedo o agresividad", aseveró.

La estudiante de ciencias biomédicas de la UNAM informó que los resultados de este proyecto de investigación fueron publicados en el portal de artículos científicos Plos One el pasado 2 de marzo, y que hasta el momento ha recibido más de cinco mil descargas, lo que deja en evidencia el interés que generó este tipo de estudio.

"Nos ayudaron mucho con la difusión varios medios internacionales y tenemos un video en el canal de YouTube de la página de Plos One que han visto más de 65 mil personas, de hecho, somos el sexto video más visto en el canal, lo que indica que ha causado interés en la comunidad científica de otros países. Además, en enero mandamos nuestro trabajo a un congreso internacional que se llama Human Brain Mapping y hace poco nos llegó la invitación y una beca para hacer una presentación del proyecto en su evento que se llevará a cabo en el mes de junio, en Suiza", finalizó.

Sexting: el derecho a ejercer una sexualidad libre en la era digital

Ciudad de México, agosto 22 de 2016.- El sexting es un fenómeno relativamente nuevo en nuestra sociedad, y hace referencia al envío virtual de contenidos (fotografías y vídeos) eróticos y sexuales, realizado principalmente a través de los smarthphones. Practica que se da principalmente entre parejas jóvenes, aunque no es necesariamente una regla.

Como tal, esta actividad es considerada como una extensión de la sexualidad de las personas por lo que se considera como un derecho, de acuerdo a los comentarios vertidos por los especialistas en el tema durante el foro sobre sexting, celebrado este pasado viernes, en el Museo del Estanquillo, en el marco de la Semana de las Juventudes.

En el foro convocado por el Instituto de la Juventud (Injuve) de la ciudad de México, participaron especialistas en derechos digitales como Carlos Brito, director de la Red de Defensa de Derechos Digitales, Gisela Pérez de Acha, abogada de la organización civil Derechos Digitales y la periodista Catalina Ruiz Navarro.

El tema recientemente ha tomado un lugar dentro de las políticas públicas dirigidas a los jóvenes, las cuales principalmente advierten de los potenciales riesgos que tienen estas prácticas, siendo uno de ellos la llamada “porno venganza”. A partir de este escenario y los debates que han surgido a su alrededor es que los especialistas abordaron el tema.

Carlos Brito dijo que las nuevas tecnologías y los avances en comunicación virtual plantean nuevos retos en el campo de los derechos, pues suele considerarse que la realidad virtual no es real. Sin embargo, consideró que esto no es del todo cierto, pues detrás de las tecnologías se encuentran personas reales usándolas, por lo que esta realidad virtual es sólo otra extensión de la vida de las personas. Y por supuesto, la sexualidad tiene un espacio en esta extensión de la vida.

El sexting, explicó, como práctica relacionada con la sexualidad de las personas es un derecho y como tal debe de estar garantizado por el Estado, en el entendido de que éste debe promover los derechos humanos, y el ejercicio de la sexualidad es uno de ellos. Pues bien, el sexting es el derecho de todas las personas a ejercer una sexualidad libre y segura, bajo los términos que cada persona convenga y en el ámbito que sea de su elección, como lo puede ser a través de internet con el uso de smarthphones.

 

Campañas paternalistas

Sin embargo, las y los panelistas advirtieron que campañas como las que ha impulsado el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) para “prevenir” el sexting, se ha encargado de crear alarmismo entre los jóvenes principalmente al censurar esta conducta como una práctica nociva al moralizarla. Por lo cual, recomiendan que no realicen esta actividad. Esto último bajo la premisa de que el sexting vulnera a las personas, pues corren el riesgo de que sus fotos y/o vídeos sean compartidos sin control en internet y redes sociales.

Al respecto, Gisela Pérez, calificó de absurda la medida, pues buscar restringir esta práctica desde políticas públicas es como tratar de restringir las relaciones sexuales. Y hacer esto es equivalente a negar el derecho de cada persona a ejercer su sexualidad.

Agregó que el sexting puede ser una práctica riesgosa, al igual que las relaciones sexuales y muchas otras actividades. Pues existe la posibilidad de que efectivamente el contenido erótico o sexual sea compartido más allá de las personas involucradas. Sin embargo, esto no justifica que existan campañas que, bajo el pretexto de concientizar sobre los potenciales riesgos de esta conducta, lo vuelvan “un asunto paternalista y moralino”.

Una campaña, dijo, que además se encuentra atravesada por construcciones de género que censuran y castigan el cuerpo femenino, así como el ejercicio de la sexualidad por parte de las mujeres. Añadido a esto, el Inai parece seguir esta idea de que la culpable de las potenciales consecuencias es la mujer por comportarse como “una zorra”, concluyó.

 

La sexualidad ética frente a la “porno venganza”

Catalina Ruiz destacó el carácter político del sexting. Actualmente, dijo, la innovación tecnológica ha permitido a las personas retratarse así mismas de la manera en que quieren ser vistas, y esto incluye la manera en que manejan su propia sexualidad. Esto es algo revelador, apuntó, especialmente entre las mujeres a quienes históricamente se les ha negado su sexualidad e incluso el reconocimiento sobre su propio cuerpo.

Coincidió en el hecho de que el sexting puede tener su riesgo, sin embargo, advirtió que no por ello debe de estar regulado por políticas públicas del Estado. Por el contrario, dijo, una verdadera solución ante los potenciales riesgos tiene que ver con la difusión de una “sexualidad ética”.

Esto se refiere al respeto que debe de existir entre las personas involucradas con esta práctica, donde cada uno debe ser consiente que si reciben o envían contenido erótico de manera virtual, deben de respetar la confianza y no distribuirlo a terceros.

Esto último, enfatizó tiene que ver con una manera de ver la sexualidad que usualmente castiga la libertad sexual, al considerarla como vergonzosa. Si tal concepción no existiera y la libertad sexual no fuera motivo de vergüenza, fenómenos como la “porno venganza” serían evitables, pues fotografías y vídeos eróticos de carácter privado no serían usados como armas; y en todo caso, distribuirlas podría ser regulado bajo el castigo social.

Para quienes desean enviar fotos (íntimas -candentes- eróticas- hot) a su pareja, parejas o lo que se parezca, Social Tic, Las Luchadoras TV y El País han elaborado una guía de cuidados básicos para evitar que la situación derive en un mal momento. Consúltala aquí: http://socialtic.org/post/149044823648/consejos-para-hacer-sexting-seguro

Delegados federales en Colima, con sueldos de lujo

El titular de la PGR recibe al mes 118 mil pesos, mientras que los encargados de la representación de la SEP y Sedesol se llevan entre 84 mil y 91 mil pesos mensuales, según el portal de transparencia del gobierno federal.


Colima, México (18 de agosto de 2016) En Colima no nada más los diputados locales tienen un alto salario, los delegados federales también cuentan con percepciones mensuales superiores al salario de la mayoría de la población económicamente activa en la entidad.


De acuerdo a los datos que aparecen en los portales de transparencia de las diferentes delegaciones que fueron consultadas, hay cinco representantes del gobierno federal en Colima que tienen percepciones superiores a los 90 mil pesos mensuales.


En este rubro se encuentra el delegado de la Procuraduría General de la República (PGR), Ángel Jorge Aguirre González, quien es el funcionario federal con mayor sueldo en Colima, al obtener percepciones de 118 mil 452 pesos mensuales.


El salario de todos los funcionarios federales puede revisarse en la página electrónica http://portaltransparencia.gob.mx, sólo tecleando el nombre del servidor público y siguiendo el proceso de búsqueda.


Por nivel de ingresos, al delegado de la PGR le sigue el representante de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en Colima, Miguel Ángel Aguayo López, con un salario neto mensual de 91 mil 370 pesos.


Enseguida se ubica el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Carlos Cruz Mendoza, quien cada mes obtiene percepciones netas de 84 mil 073 pesos.


Luego está director del Centro SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transportes), Jesús Javier Castillo Quevedo, con un salario neto mensual de 83 mil 797 pesos.


Esta clasificación de los delegados con un salario superior a los 80 mil pesos la cierra el representante del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Colima, Sergio Pérez Aguilera, con un sueldo de 81 mil 516 pesos.


Más abajo viene un grupo de tres delegados federales que obtiene un salario mayor a 70 mil pesos, en el que destaca Guillermo Villa Godínez, delegado del ISSSTE, quien percibe 71 mil 785 pesos cada mes.


Cerca se encuentra el delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Nabor Ochoa López, con un salario neto mensual de 70 mil 344 pesos.


En ese mismo rango de salario está el director local de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Eleazar Castro Caro, quien tiene un sueldo neto mensual de 70 mil 406 pesos.


Carlos Salazar Preciado, delegado de la Sagarpa y quien tiene un salario mensual de 63 mil 282 pesos, encabeza a un grupo de cuatro funcionarios federales que obtienen ingresos superiores a los 60 mil pesos.


En este rango también está el delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Ciro Hurtado Ramos, con un sueldo de 62 mil 222 pesos al mes.


Después está Agustín Trejo Ramos, delegado de la Secretaría de Economía, con un ingreso de 62 mil 142 pesos; así como el delegado de la Secretaría del Trabajo, Juan Roberto Barbosa López, con 61 mil 969 pesos.


Más abajo, con percepciones de 50 a 60 mil pesos, están tres delegados, encabezados por el del Registro Agrario Nacional (RAN), Miguel Barragán Ornelas, quien gana 58 mil 496 pesos al mes.


Le sigue el delegado de la Secretaría de Gobernación (Segob), Víctor Gandarilla Carrasco, con percepciones mensuales por el orden de los 57 mil 160 pesos.


El delegado en Colima del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), Omar Magaña Ceballos, obtiene percepciones mensuales netas de 51 mil 695 pesos.


Luego están dos delegados con salarios de 40 a 50 mil pesos mensuales; uno de ellos es el delegado de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett), Cuauhtémoc Gaitán Cabrera, con 49 mil 637 pesos.


El otro es el gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), David Rodríguez Brizuela, quien tiene ingresos mensuales netos por 46 mil 447 pesos.


Luego está el delegado del INAES (Instituto Nacional de la Economía Social), Rogelio Salazar Borjas, con 37 mil 260 pesos; en tanto que el representante del Conafe, José López Ochoa, tiene ingresos de 35 mil 744 pesos al mes.


Al final de la lista se encuentra el delegado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER), Óscar Antonio de la Torre Amezcua, con un salario mensual de 22 mil 967 pesos.


En este último caso, el portal de transparencia del gobierno federal aún registra a Evaristo Valdovinos como delegado, aunque terminó su cargo en la SRE desde hace varios meses.

NOTA DE INTERÉS:

Congreso de Colima otorgará pensión a funcionaria acusada de presunta corrupción

El mundo no es de caramelo*

Ilustración: Luis Alberto Mejía Montaño


Ciudad de México, agosto 17 de 2016.- Una Coca-cola para empezar el día. A media mañana, algún pastelito o una bolsa de papas fritas, según se antoje lo dulce o lo salado. En la comida, un refresco más (a veces, dos). A media tarde, unas galletas para acompañar el café y para la cena, otro pan y un vaso de leche con sabor a chocolate. Es la dieta habitual de muchos mexicanos que han hecho de la comida procesada una parte fundamental de su día a día.

Niñas y niños van por el mismo camino. Aunque se haya vedado, desde hace más de cinco años, la venta de comida chatarra en las escuelas, la oferta de estos productos continúa dentro y fuera de los planteles, según han denunciado organizaciones civiles. El problema se complica todavía más si se considera que madres o padres de familia compran para sus hijos néctares embotellados, cereales o leches saborizadas, creyendo que son alimentos saludables. A esto hay que sumar el hecho de que, genéticamente, el grupo racial hispano tiene una predisposición mayor a desarrollar diabetes tipo 2.

Sabor a miel

Los hábitos alimenticios actuales bombardean al cuerpo con azúcar. Si estas costumbres se mantienen por varios años, podría llegar el momento en el que el organismo sufra una falla y desemboque en diabetes tipo 2.

De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes, ésta es una condición que afecta la capacidad del cuerpo para transformar los alimentos en energía. La insulina, una hormona producida por el páncreas, es la que “abre la puerta” para que la glucosa, derivada del azúcar que la persona consume, “entre” en las células y éstas la usen como energía.

Si hay un exceso de azúcar llegando al cuerpo, la insulina se vuelve insuficiente para procesarla toda, o bien, puede dejar de funcionar de manera óptima. Esto es lo que se conoce como resistencia a la insulina. Tal afectación provoca que la glucosa se vaya acumulando en el torrente sanguíneo y una parte sea eliminada por la orina. Es por esto que, en la antigüedad, la diabetes era conocida como la enfermedad de la orina dulce, y por lo que se la ha llamado diabetes mellitus, palabra de origen latino que alude a la miel.

La alta presencia de glucosa en la sangre puede dañar los ojos, los riñones, el sistema nervioso, el corazón y los vasos sanguíneos. Algunos síntomas de la diabetes pueden ser sed intensa, hambre constante, orinar con frecuencia, visión borrosa y fatiga. Sin embargo, muchas personas pueden pasar años con la enfermedad sin detectar ningún signo.

 

Sociedad de consumo: el dinero habla

El mercado mundial de alimentos ya no es lo que era hace treinta años. Actualmente, 75 por ciento del volumen mundial de ventas de alimentos está constituido por alimentos procesados, cuyos principales fabricantes controlan más de un tercio del mercado mundial, de acuerdo con el estudio “Profits and Pandemics” (“Ganancias y pandemias”), publicado en 2013 en la revista The Lancet.

De esta manera, “las políticas de globalización han contribuido en gran medida a la libre circulación de alimentos poco saludables entre los países”, afirmó en 2014 Anand Grover en su informe como Relator Especial de la ONU sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud. El documento también expone que las empresas transnacionales han sido esenciales en la transición del consumo de alimentos mínimamente procesados a alimentos ultraprocesados, y que “también ejercen una fuerte influencia en la venta y consumo de alimentos poco saludables, en vez de promover la disponibilidad y asequibilidad de alimentos saludables en el sistema alimentario”.

Este fenómeno responde a la llamada “sociedad de consumo”. Si bien algunos teóricos sostienen que el concepto es erróneo, pues toda sociedad, necesariamente, consume, quienes lo usan consideran que se trata de un subproducto de la economía de mercado en el cual es el consumo el que dirige al mercado mismo. “El productor es quien dispone, a través de la publicidad –convertida en una de las bellas artes del capitalismo– lo que se ha de consumir”, describe Rodrigo Borja, politólogo y ex presidente de Ecuador, en su Enciclopedia de la política.

Regidas (aunque sea tácitamente) por estos principios, las grandes transnacionales son capaces, gracias la tecnología actual, de producir alimentos a gran escala con costos considerablemente reducidos, además de que “la adición de grandes cantidades de sal, grasas saturadas y grasas trans a los alimentos ultraprocesados ha prolongado mucho el período de conservación de esos productos y ha reducido sus costos de transporte, lo que los hace más rentables”, subraya Anand Grover.

De esta manera, continúa el también activista, la inversión directa de empresas transnacionales en países en desarrollo (lo que implica una gran inyección de capitales para esas economías) ha provocado que la mayor parte de las ventas de las marcas más populares de refrescos y de comida rápida tengan lugar en estos países.

Carga pesada

El pasado 6 de abril, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dio la voz de alarma: 62 millones de personas viven con diabetes en la región, y el número se ha triplicado desde 1980. De no actuar rápida y contundentemente, no habrá forma de revertir la situación.

En México, la mortalidad por diabetes se ha incrementado de manera sostenida durante las últimas décadas (desde 1997), según datos de la Secretaría de Salud. Alrededor de 10 por ciento de las personas desarrollará diabetes tipo 2 antes de cumplir 40 años, lo que las pondrá en mayor riesgo de complicaciones crónicas, pues estarán sujetas a la hiperglucemia (alta glucosa en sangre) por más tiempo. La dimensión del problema no es menor: según la encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012, el número de personas con diabetes en el país se duplicó entre 2000 y 2012.

El mismo documento informa que la atención de la diabetes costó al Instituto Mexicano del Seguro Social unos 14 mil millones de pesos, mientras que la Secretaría de Salud gastó más de 7 mil 700 millones de pesos, 75 por ciento de los cuales se dedicaron a atender complicaciones tardías.

El número de personas con diabetes en México se duplicó entre 2000 y 2012. En 2014, la prevalencia era de 10.4% de la población y se le atribuyó el 14% de todas las muertes registradas. A la par, nuestro país es el mayor consumidor de bebidas azucaradas (refrescos, néctares, tés, aguas saborizadas) en todo el mundo.

El pez por la boca muere

Uno de los principales componentes de riesgo para desarrollar diabetes, es la obesidad. Al respecto, cabe recordar que México tiene los índices de obesidad más altos del mundo (más de 30 por ciento de adultos y uno de cada tres niños y niñas). Algunos especialistas consideran que el aumento en los índices de sobrepeso y obesidad están relacionados con el cambio en los hábitos alimenticios de los mexicanos, que incluyen mayor consumo de productos ultraprocesados.

“Muchos de estos productos ya ni siquiera pueden ser llamados alimentos debido a que tienen tal proceso de transformación que pierden su valor nutricional”, dijo Fiorella Espinosa, investigadora y coordinadora de salud alimentaria de la organización civil El Poder del Consumidor (EPDC), en entrevista con Letraese.

Se suele vincular el desarrollo de la diabetes sólo con los alimentos con alto contenido de azúcar, sin embargo, “también se ha visto que una dieta alta en grasas y sodio está asociada a diabetes”, aseveró Espinosa.

Sin embargo, sí hay un producto que destaca, y existe suficiente evidencia científica para relacionarlo con la diabetes: las bebidas azucaradas, de las cuales México es un alto consumidor. La principal es el refresco, pero hay toda una gama: los jugos embotellados contienen azúcares agregados al azúcar natural de la fruta; los tés embotellados y otro tipo de aguas saborizadas parecen más saludables porque no tienen colorantes, pero incluyen altas cantidades de azúcar.

 

Ante esta situación, los productos light podrían parecer una mejor opción, sin embargo, de acuerdo con la especialista, hay evidencia que muestra que el uso de sustitutos de azúcar (sobrecitos de edulcorantes, por ejemplo) no está logrando una reducción en el peso. El principal motivo para esto es que la persona sentirá la necesidad de compensar esa azúcar que deja de consumir y lo hará con alimentos que tienen más calorías, sea que provengan del azúcar o de la grasa.

Durante su primer año de vigencia (2014), el impuesto de 1 peso por litro de refresco logró desalentar en 6% su consumo entre la población mexicana. Para 2015, la reducción fue de 8% respecto al consumo inicial, según estimaciones del Instituto Nacional de Salud Pública. En 2016, se ha propuesto que el impuesto suba a 2 pesos por litro.

El tiempo se acaba

Para Vanessa Ubaldo, licenciada en nutrición y colaboradora de la Federación Mexicana de Diabetes (FMD), gran parte de la popularidad de la comida rápida o procesada tiene que ver con el ritmo de vida en las ciudades y con las distancias entre los trabajos y las casas. “No hay tiempo para regresar a casa a comer, y otro factor es el costo, que es relativamente más barato comer comida rápida o alimentos pre-procesados”. A esto hay que sumar el sedentarismo de la mayoría de la población.

Algo que también observa la experta es “la mala información que manejan los productos tipo light. Yo le llamaría trampas mercadológicas, que fomentan el mayor consumo de estos productos que no necesariamente son mejores”.

Una de las claves para revertir el problema de la diabetes es la información. Organizaciones civiles agrupadas en la Alianza por la Salud Alimentaria (entre ellas EPDC) han pugnado por implementar un etiquetado frontal en los productos que brinde información objetiva sobre lo que contienen. Vanessa Ubaldo coincide en que la población debe aprender a leer los contenidos nutricionales de los productos procesados, y esta labor de enseñanza es parte del trabajo que realiza la FMD entre las personas con diabetes.

No obstante, la lucha ha sido ardua. “Lo que hemos observado es una intromisión de los intereses comerciales y esto es muy evidente, entre otros, en la política del etiquetado”, afirma Fiorella Espinosa. Otros países del continente, como Chile y Ecuador, han implementado etiquetados de tipo semáforo, que resultan claros para que el consumidor comprenda si un producto es alto en azúcar, en grasa o en sodio. En contraste, aunque en México existe, desde junio de 2015, una norma de etiquetado, la presentación es poco clara. “Había evidencia que indicaba que ni siquiera los estudiantes de nutrición podían interpretar correctamente ese etiquetado”, informó Espinosa, por lo que “para la población general la presencia o no de esa etiqueta da lo mismo”.

No es, pues, sólo cuestión de que las personas tomen conciencia de que deben comer de manera más saludable e invertir más tiempo en la preparación de sus alimentos; el papel de las políticas públicas es mayúsculo.

La propia directora de la OPS, Carissa F. Etienne, declaró en abril pasado que la prevención de la diabetes “no es sólo una responsabilidad individual” y llamó a los gobiernos a adoptar medidas eficaces para “hacer que la opción saludable sea la opción más fácil de tomar”. Es decir, sin las políticas públicas adecuadas, la carga de esta enfermedad se hará insostenible.

*Publicado en el número 241 del suplemento Letra S del periódico La Jornada

Los zurdos, un grupo aún discriminado

En algunas culturas emplear la mano izquierda es augurio de mala suerte y quienes tienen esta proclividad son discriminados no sólo por la sociedad, sino por su familia. Sin embargo, esto es parte de la naturaleza y no debe generar rechazo, afirmó Laila Yunes Nicolau, precursora del concepto zurdo como objeto de investigación, en el seminario de Pedagogía Universitaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Entre el 10 y 13 por ciento de la población a nivel mundial son siniestros (se les denomina así en contraposición al término diestro) y en México hay 13 millones, aseguró en el marco del Día Internacional del Zurdo, que se conmemora cada 13 de agosto desde 1976.

Aunque se trata de un tema tabú que persiste en pleno siglo XXI, es una característica consignada desde la antigüedad en diversos personajes, tanto míticos como reales. Un ejemplo es Huitzilopochtli, el dios azteca de la guerra, cuyo nombre significa ‘colibrí zurdo’ (huitzi, picaflor, y opochtli, opuesto); otro es Neil Armstrong, quien en 1969 pisó por primera vez la Luna con el pie izquierdo, comentó la investigadora.

En la naturaleza

El cerebro tiene dos hemisferios: el derecho, que rige los movimientos de su contraparte corporal, e interviene en el arte, la creatividad, la música, la imaginación, la perspicacia, la intuición, los sueños, la hipnosis y lo espiritual, entre otros, y el izquierdo, que dirige el costado opuesto y controla habilidades relacionadas con los números, los negocios, la redacción, el lenguaje, la razón, la ciencia, el ajedrez, la analítica y la objetividad.

Así, destacó Laila Yunes, hay zurdos en todos los niveles: visual, auditivo, manual e incluso podal (enfocan, escuchan y patean con el lado contrario al empleado por la mayoría). No hay diestros al 100 por ciento; no obstante, quienes son predominantemente siniestros enfrentan adversidades en su entorno, desde familiares, escolares y de salud, hasta sociales y religiosas.

La más común es que los obliguen a redactar con la mano derecha, pero en casos extremos, como en las zonas rurales de la India, no se admiten nueras con esta característica por ser de mal presagio, y en Japón no se permiten casamientos con estas personas.

En ocasiones, si estos sujetos son forzados a ir contra su naturaleza pueden sentirse contrariados, lo que merma su autoestima y productividad, dijo Yunes Nicolau.

En la Constitución

Las instituciones nacionales que avalan los derechos humanos anteponen lo dicho en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la cual establece, en el artículo 1 párrafo 3 de las garantías individuales: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, género, edad, capacidades diferentes, condición social y de salud, religión, opiniones, preferencias, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de la persona”.

Sin embargo, apuntó Yunes, no podemos quedar plenamente satisfechos con esta norma si no incluye la palabra lateralidad, que determina la preponderancia por el uso del lado fuerte del cuerpo, concluyó.