Creció 12.4% la tasa de víctimas de delitos en Colima en 2015: Inegi


Colima, México, Avanzada (27/09/2016).- Se incrementó 12.4 por ciento la tasa de víctimas de delitos en el año 2015, en comparación con el año previo, en el estado de Colima, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública (Envipe) 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Conforme a los datos de esa medición, en 2015 Colima registró una tasa de 24 mil 244 víctimas por cada 100 mil habitantes, en tanto que durante 2014 la cifra había sido de 21 mil 562.

Así mismo, el año pasado Colima se colocó en cuarto lugar nacional en el margen de crecimiento de victimización, sólo por debajo de Coahuila, que tuvo un crecimiento de 25.9 por ciento; Sonora, 22 por ciento; y Guerrero, 13.1 por ciento.

En lo que se refiere a la victimización de delitos durante el año 2015, Colima estuvo en el lugar 15, por lo que en el lapso de un año escaló doce lugares, dado que en 2014 había estado en el lugar número 27.

Pese al notorio incremento de la tasa de víctimas, la encuesta reveló que en el periodo de 2014 a 2015 disminuyó en Colima 11.4 por ciento la tasa de delitos por cada cien mil habitantes, al pasar de 30 mil 535 a 27 mil 045.

En cuanto a los delitos más frecuentes por entidad federativa, en Colima encabezan la lista la extorsión, seguida por fraude y robo parcial de vehículo.

Respecto de la percepción de la inseguridad pública en el estado de Colima, la encuesta arrojó que 72 por ciento de la población se siente insegura, porcentaje ligeramente inferior a la media nacional que es 72.4.

El año pasado, Colima ocupó el cuarto lugar en defunciones por homicidio, con una tasa de 31 por cada 100 mil habitantes, por debajo de Guerrero (67), Chihuahua (42) y Sinaloa (36).

 

 

 

Abelardo Ahumada publica “Camino de Miraflores”, su cuarta novela histórica



Colima, México, Avanzada (23/09/2016).- El escritor Abelardo Ahumada, cronista de esta ciudad, publicó su cuarta novela histórica, “Camino de Miraflores”, en la que aborda algunos de los más relevantes acontecimientos de la época de la Guerra de Reforma y la Intervención Francesa en el estado de Colima, durante la segunda mitad del siglo XIX.


El personaje central de esta obra, que será presentada próximamente, es Ramón de la Vega, empresario, precursor del periodismo, inspector general de educación, jefe político del territorio de Colima, diputado federal, presidente de la Primera Legislatura estatal y gobernador del estado, a quien le correspondió recibir a Benito Juárez durante su presidencia itinerante.


En su libro, Abelardo Ahumada recrea una travesía efectuada en 1880 por De la Vega, cuando recibió el nombramiento como inspector general de educación, quien a lomo de caballo —todavía no llegaba el ferrocarril a Colima— recorrió todo el estado con el propósito de verificar las condiciones en que se encontraba la infraestructura educativa.


Publicada bajo el sello colimense Puertabierta Editores, la novela es narrada a dos voces, entre el autor y el protagonista. “Valiéndome de ese viaje, hice que el personaje nos platicara qué fue lo que ocurrió en nuestra región durante la Guerra de Reforma, la Intervención Francesa y el Imperio de Maximiliano, apuntalado todo esto con datos de una investigación que yo había hecho y que también abarca desde luego la perspectiva nacional”, explica el autor.


En entrevista, Ahumada refiere que “Camino de Miraflores” es una obra que casi se vio invitado a escribir después de trabajar en la Secretaría de Educación, los últimos cinco años de su servicio docente, como investigador de la historia de la educación en Colima y surgieron temas colaterales que le parecieron muy importantes.


De esa experiencia, dice, surgió su libro “La participación de Colima en las luchas por la Independencia”, que se presentó el 14 de septiembre de 2010 con motivo del bicentenario del inicio de ese movimiento armado.


“Después —añade— hubo otros estímulos intelectuales que despertaron mi curiosidad y ahí fue que me encontré que también en Colima habían acontecido muchos eventos importantes durante la Guerra de Reforma y los siguientes años, lo que dio pie para un estudio muy amplio de más de dos años que derivó en una obra que se llama “El ciclo de las batallas inútiles”, en dos tomos que no he publicado: el primero abarca de la Revolución de Ayutla en 1855 hasta 1861, que es el final de la Guerra de Reforma, y el segundo tomo va desde 1862 con la Intervención Francesa, hasta 1867 con la muerte de Maximiliano, cuando Juárez y su gente retomaron de nuevo la conducción del país”.


La idea de este trabajo, cuenta el escritor, “era meramente histórica, pero desafortunadamente hemos visto los historiadores que aquí en Colima hay poca gente que tiene inclinación por la lectura de libros de historia, y al ver que al último secretario de Educación que me tocó le dio flojera publicarme esos libros, decidí darles forma de novela y fue así como surgió ‘Camino de Miraflores’, enriquecida con otros datos que ya había estado trabajando”.


—¿Por qué la Secretaría de Educación no publicó este trabajo?


—Porque ha tenido al frente individuos que más que a la educación se dedican a la política, esa es la verdad. Entonces, a pesar de que yo era investigador nombrado por ellos, el estímulo de la política hizo que otros proyectos se quedaran parados porque el proyecto de ellos es brincar a La Grande.


—¿Puede decirse que hubo desinterés por motivos políticos?


—Sí, no hay otra explicación… en los cinco años que estuve ahí, de 2005 a 2010, sólo me publicaron dos libros: “Andares y desandares de los vecinos del siglo XVI” y “La cara oscura del coloniaje en Colima durante el siglo XVII y XVIII”. La Secretaría de Cultura, por su parte, fue quien publicó “La participación de Colima en las luchas de independencia”, y eso fue todo.


La investigación histórica que sirvió de base para “Camino de Miraflores”, dice Ahumada, le llevó dos años de investigación y el primer borrador de la novela fue terminado en mayo de 2010.


“Lo tuve guardado, dejándolo enfriar, pero no lo saqué antes porque como soy presidente de la asociación de cronistas del estado me puse a trabajar otros libros colectivos que me tocó coordinar como resultado de los coloquios regionales de crónica, historia y narrativa y descuidé mi propio trabajo”.


Sobre la novela resultante, el autor expresa su apreciación personal:


“Creo que uno va madurando, que está bien armada; nunca he pretendido ganar premios por lo que escribo, nunca me meto a concursos, pero lo que me estimula es dejar constancia de cosas interesantísimas que han ocurrido en Colima y que se desconocen”.


Profesor de educación básica desde la década de los setentas, hubo un momento en que a Abelardo Ahumada el aula le pareció un espacio limitado para transmitir los conocimientos que adquiría a partir de sus constantes lecturas sobre historia de Colima y la región, por lo que empezó a escribir en la prensa local.


“A través de la escritura —cuenta— empecé a llegar a más gente, publicando en un periódico, y entonces salió una segunda vocación: no sólo ser profesor, sino profesor escritor, y he procurado que mis escritos sean sencillos, lo más amenos que se puedan, dirigidos al público general, y cuando en 2001 me nombraron cronista de la ciudad tuve que pulirme más para compartir la historia de Colima que está llena de interesantes datos”.


Antes de la aparición pública de “Camino de Miraflores”, Ahumada publicó la novela histórica “Colimotzin”, basada en el momento en que los colimecas supieron que los españoles habían llegado al territorio de lo que hoy es México, y describe la reacción de los habitantes de esta región ante la llegada de los conquistadores.


Aunque esa novela le produjo satisfacción, “la que más me llena el corazón es una que podría ser la segunda parte de “Colimotzin”, que se llama “Las últimas rebeliones”, pero aunque ya está terminada no la he publicado”.


Esta última es el relato de la tragedia que vivieron los pueblos originarios de Colima durante el lapso de los primeros diez años de la Conquista, en los que hubo aniquilación, sometimiento, esclavitud y mortandad por las epidemias que trajeron los españoles.


Ahumada destaca la importancia de la editorial colimense Puertabierta Editores, sello con el que ya ha publicado otros títulos, que “como su nombre lo dice, nos ha abierto la puerta a muchos que habíamos tenido que andar tocando muchas puertas casi en plan de limosneros para que nos publicaran nuestra obra”.


Puntualiza: “Desafortunadamente las instituciones locales que tienen la capacidad de publicar, como la Universidad de Colima, la Secretaría de Educación y la Secretaría de Cultura se han vuelto muy pichicatas para apoyar a la gente que escribe, es una realidad y eso lo vivieron antes que nosotros muchas personas. Qué criterio tienen las instituciones para decidir una publicación, no lo sé; tendría que ser la calidad, pero a veces hay rechazo por la forma cómo te comportas periodísticamente; si eres crítico del sistema, con eso estás condenado a que no te publiquen, así de fácil”.

Crecen los homicidios en Colima, 2016

De acuerdo con la base de datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), sobre la incidencia delictiva en Colima durante el periodo comprendido de 01 de enero al 30 de julio de 2016, el homicidio doloso repuntó en el estado. El número de averiguaciones previas o carpetas de investigación por ese delito pasó de 68 en 2015 a 338 este año, los homicidios dolosos se dispararon 397 % en comparación con el mismo periodo del año pasado


Si observamos el comportamiento de los siete meses (enero-julio) de 2015 y 2016, se puede apreciar como los homicidios intencionales continúan aumentando, y nuestro estado ocupa el no muy honroso primer lugar nacional con la mayor tasa de homicidios dolosos 33.30 (tasas por cada 100 mil habitantes); el segundo lugar lo ocupa el Estado de Guerrero con (23.88); el tercer lugar Sinaloa con (14.29); el cuarto lugar Baja California con (12.00); el quinto lugar Morelos con (11.7), y el sexto lugar Chihuahua con (11.10) averiguaciones previas de homicidios dolosos. (Gráfica 1).


Igualmente si hacemos un breve análisis retrospectivo en números absolutos observamos que desde 1997 hasta inicios de 2007 el homicidio doloso mantuvo un comportamiento a la baja. (Gráfica 2).  Esto lo podemos apreciar al analizar también las tasas por cada 100 mil habitantes de este delito, las cuales variaron de 18.61 en 1997 a 4.86 en 2007. No obstante, la disminución que se registró durante esos años no se mantuvo y fue precisamente a partir de finales de 2008 que el comportamiento cambió y el año terminó con una tasa de 5.23 por cada 100 mil habitantes.


Al finalizar el sexenio (2009-2015), una de las mayores preocupaciones de la sociedad colimense era el aumento de la inseguridad y la crisis de violencia en el estado. Hoy, a principio del nuevo sexenio la tendencia a la alza de homicidios dolosos no ha cesado y en los primeros meses de 2016 se registró un aumento en este delito.
Homicidios Dolosos por Mes, 2016


Durante el periodo comprendido de enero a julio de 2016, el total de homicidios dolosos que se registraron en el Estado de Colima fueron 338 casos, en el mes de enero se registró el nivel más bajo con 30 homicidios, el nivel más alto se observó en el mes de abril con 74 casos, y en julio se registraron un total de 50 homicidios dolosos. (Gráfica 3).


Homicidios por Municipio, 2016
Los municipios de Colima que registraron el más alto nivel en homicidios dolosos, durante el periodo de análisis enero a julio de 2016, fueron los siguientes: 1° Manzanillo con un total de 115 homicidios; 2° lugar Tecomán con 89 y el 3° Colima con 74 casos, que en conjunto
2
representan el 81 % del total de homicidios, y en el resto de los municipios (7) se registraron 67 casos que representan el 19 % del total de los homicidios en el Estado. (Gráfica 4).


De acuerdo con informes oficiales Colima sigue sumido en la espiral de violencia. En los primeros siete meses del año ya rebasó la cifra total de homicidios dolosos que tuvo durante 2015. Según las autoridades federales indican que el repunte de la violencia es atribuido a que los grupos en guerra son el Cártel de Jalisco Nueva Generación, a través del Grupo denominado La Barredora, y el Cártel de Sinaloa.


Ante este panorama desolador, las preguntas mínimas que como sociedad debemos hacer a la autoridad ente esta nueva crisis de violencia son: ¿qué está fallando?, ¿qué si y qué no ha funcionado?, ¿las políticas públicas están diferenciadas por fenómeno delincuencial, contexto, víctima?, ¿Dónde estaremos en 5,10 o 15 años en materia de incidencia delictiva y violencia?

NOTA DE INTERÉS:

Gobierno de Colima gastó en el 2015 más de 6 MDP en rentas de inmuebles

Imprecisiones en el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021

El nuevo marco jurídico en la materia contiene los principios y normas mediante los cuales se llevará a cabo el proceso de planeación democrática para el desarrollo del Estado de Colima, a fin de encauzar las actividades de la Administración Pública Estatal y precisa: “(…) que el Plan Estatal formalizará el diagnóstico sociopolítico, económico y ambiental del Estado, fijará los objetivos, estrategias y prioridades del desarrollo estatal, establecerá los lineamientos de política pública, indicará los programas (sectoriales, regionales, especiales, institucionales y operativos anuales) que deben ser elaborados y las acciones que deban ser realizadas y contemplará los demás elementos que se estimen necesarios (sic), para llevar a cabo la planeación del desarrollo del Estado…”. (Artículo 12° inciso 2 de la Ley de Planeación Democrática para el Desarrollo del Estado de Colima, Periódico Oficial Gobierno del Estado de Colima, 06/08/2016).


El Plan Estatal para el Desarrollo del Estado de Colima (PED) 2016-2021 contiene aciertos, tales como el diagnóstico y la orientación hacia el impulso a las actividades productivas; pero también contiene imprecisiones, errores e insuficiencias.


El diagnóstico del PED está bien en lo general, pero no se conecta necesariamente con las estrategias para resolver los problemas. Se detecta que en la mayoría de las 508 líneas de acción no ofrecen una metodología precisa (Vgr. Matriz del Marco Lógico) para definir las 32 metas, los 6 ejes temáticos y sus 81 objetivos.


El PED presenta inconsistencias en qué, cómo y cuándo llevar a cabo acciones gubernamentales, lo que quiere decir que no prioriza acciones, carece de plazos para el cumplimiento de algunas metas y tampoco define qué área será la responsable para ejecutar el trabajo gubernamental.


Imprecisiones
Las principales imprecisiones y carencias detectadas en el documento, entre otras, destacan las siguientes:


* El Plan carece de suficientes indicadores cuantitativos para impulsar el desarrollo económico y social del Estado;


* Falta de prioridades y plazos de cumplimiento en la mayoría de los objetivos, metas y líneas de acción;


* No se cuenta con un diagnóstico de recursos disponibles para la ejecución de cada uno de los 6 ejes temáticos (tres centrales estratégicos y tres transversales) del Plan Estatal de Desarrollo (PED);


* Se destaca la falta de transparencia en materia de financiamiento para los programas estratégicos y proyectos productivos;


* El PED carece de metas concretas para atraer la inversión nacional y extranjera a la entidad;


* No se dispone de una cartera de proyectos estratégicos prioritarios, lo que limita la implementación de una estrategia global de financiamiento para cada sector de la economía colimense;


* No se precisan los programas sectoriales, regionales, especiales, institucionales y operativos anuales para implementar el PED y los diez Planes Municipales. Ni siquiera se dispone de un listado de programas prioritarios, tal como lo establece el nuevo marco normativo estatal.


La Ley establece que los programas derivados del PED deberán publicarse a más tardar dentro de los seis meses posteriores a la publicación del Plan Estatal en el Periódico Oficial El Estado de Colima (Septiembre 07/09/2016), es decir hasta el 07 Marzo de 2017, lo cual significa que difícilmente los mencionados programas (sectoriales, regionales, especiales, institucionales) podrán contar con recursos del Presupuesto Estatal del Gobierno del Estado de Colima del 2017.


En resumen, los objetivos del Eje Central I. Colima Competitivo muestran un aspecto insuficiente e impreciso, si de entrada los insumos para definir el Colima Competitivo, diagnosticar la realidad de la situación económica, argumentar, proponer y diseñar estrategias y proyectos relevantes están incompletos o carecen de justificación, entonces el eje en general no tiene la legitimidad que requeriría, especialmente pensando en un plazo sexenal 2016-2021.


El PED no sigue estrictamente las pautas que establece el nuevo marco jurídico de la materia, no fue elaborado conforme a los criterios establecidos en la nueva Ley de Planeación Democrática para el Desarrollo del Estado de Colima, lo cual constituye una desatención y desvinculación al marco jurídico vigente.


Producto Interno Bruto (PIB)
Aunado a lo anterior, el Plan contiene serias imprecisiones no menores como estimar el crecimiento real (ajustado por la inflación) de la economía estatal con una tasa baja de crecimiento de 3.5 por ciento, que se prevé alcanzar para lo que resta del sexenio 2016-2021.


El Eje Central I. Colima Competitivo: Propone en la Meta 1. Crecer, en términos reales, a una tasa promedio superior a 3.5 por ciento del PIB (sic), pero no se detallan las acciones que se llevarán a cabo por cada sector de la economía colimense (agropecuario, agro-industrial, pesquero, minería, industria, turismo, comercio y servicios), ni los recursos que se invertirán, ni establece la dependencia responsable para alcanzar esa meta. Al respecto, olímpicamente en el PED se le adjudica la responsabilidad al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cuando este organismo del gobierno federal es ajeno a la operación de la política del desarrollo estatal y que no forma parte de la estructura orgánica del Poder Ejecutivo estatal.


Por lo que es inconcebible, en materia económica, el que se haya elaborado el principal documento rector de la planeación estatal con una meta baja de crecimiento económico del 3.5 por ciento, cuando la economía estatal, de acuerdo a cifras oficiales del INEGI, en los últimos años se alcanzaron tasas de crecimiento real anualizadas superiores a las del crecimiento nacional, como el 5.2 %, en 2006; 6.2%, en 2007; 4.0%, en 2010; 7.7%, en 2011; 4.1%, en 2012 y 4.2%, en 2014, con excepción de la caída del PIB de (-6.0 %), en 2009, derivada de las crisis mundial. (Ver Gráfica 1). De manera insólita, los responsables de la elaboración del documento hicieron un ejercicio de planeación para no crecer y mantener la economía estatal en una condición semipermanente de “estancamiento secular”, tal como se observó en los sexenios de Silverio Cavazos (2004-2009) y Mario Anguiano (2009-2015).


Pobreza Extrema
Se establece como meta en el Eje II. Colima con Mayor Calidad de Vida. Meta 1: Eliminar la pobreza extrema en Colima, de acuerdo a la medición de la pobreza extrema para el 2014 del Consejo Nacional de la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), 3.4 por ciento de la población se encuentra en pobreza extrema, esto significa carecer del ingreso mínimo necesario para adquirir una canasta alimentaria, además de no poder ejercer tres o más derechos sociales. Mientras en 2008 se encontraban en esta condición 9 mil 800 personas, en 2014 la cifra se elevó a 24 mil 400 colimenses. (Ver Gráfica 2).


La medición de la pobreza en los estados y municipios está en riesgo debido a la nueva metodología que utilizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS) de 2015, ya que para medir los ingresos de las familias mexicanas no puede ser comparable con los años anteriores, entonces al no ser comparables con cualquier cifra para 2015 no se va a poder afirmar que la pobreza extrema se eliminó, bajó o creció y el gobierno estatal no podrá evaluar con seguridad cuál es el efecto de las políticas públicas implementadas para alcanzar la meta establecida en el PED, 2016-2021.


Presupuesto Basado en Resultados (PbR)
El PED establece en el Eje Transversal I. Colima con un Gobierno Moderno, Efectivo y Transparente: Meta 4. Posicionar a Colima entre los tres primeros lugares del país por su avance en el Presupuesto Basado en Resultados (PbR). El diagnóstico más reciente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) muestra que el Estado de Colima tiene un nivel de avance de 59 por ciento y ocupa el lugar 27 a nivel nacional en el “Índice de Avance en la Implementación del Presupuesto Basado en Resultados 2016” (Ver Gráficas 3 y 4), en el Plan no se contemplan las líneas acción de cómo solventar, entre otros, los siguientes problemas: se carece de un completo sistema de indicadores estratégicos; prevalece la indefinición de objetivos, indicadores y metas en los programas presupuestarios y no cuentan con la respectiva Matriz de Indicadores de Resultados (MIR); se carece de parámetros cuantificables y referenciales que permitan mejorar la eficiencia, eficacia, calidad, resultados, impacto y sostenibilidad del gasto público; no se cuenta con mecanismos vigorosos de evaluación ex-ante y priorización de proyectos.

Agenda por un Gobierno Abierto (AGA) y Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)
Es preocupante que en el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021 se haya otorgado una relevancia marginal al tema de la Agenda por un Gobierno Abierto (AGA) y minimizado los compromisos estatales en la adopción, en su ámbito de competencia, para cumplimiento de las 169 metas específicas y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El simple enunciado de la conformación del Consejo de Datos Abiertos del Gobierno del Estado que aparece en el PED es del todo insuficiente para elaborar una política pública articulada, completa y coherente que permita implementar una estrategia estatal vinculada con la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

 

PROPUESTAS

Hacer una revisión cuidadosa de los tiempos y pasos para la confección y publicación del PED y los planes municipales, los programas (sectoriales, regionales, especiales, institucionales y los operativos anuales), y que todos los programas presupuestarios cuenten con las respectivas matrices de indicadores de resultados (MIR), para evitar el desface del proceso de planeación-programación-presupuestación en la asignación de recursos y control del gasto público, tal como acontece actualmente.
Implementar políticas públicas bajo los criterios de viabilidad, sustentabilidad y productividad, mediante el cumplimiento de objetivos claros en materia de desarrollo económico y social, en un tiempo determinado.


Formular el Programa de Acción 2016-2018 de Colima en la Alianza para el Gobierno Abierto, e instalar una comisión coordinadora para el seguimiento y evaluación de los trabajos que se deriven del propósito de lograr las metas impuestas en los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).


Por lo anterior, se propone actualizar, modernizar y hacer más eficiente y corresponsable el Sistema de Planeación Democrática del Estado de Colima. El objetivo es que la acción de gobierno cuente con un sistema de planeación estratégica bien estructurado, con objetivos y metas medibles, con un seguimiento puntual de los avances, con una evaluación de resultados y rendición de cuentas, con el fin de que la gestión del gobierno de Nacho Peralta Sánchez, sea más económica, eficaz y eficiente para alcanzar un mayor grado de desarrollo en beneficio de los colimenses.

Identifican más de 20 medicamentos que reducen la infección por zika

 

Ciudad de México. 7 de septiembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Si bien el virus del zika constituye una emergencia de salud pública global, esto debido a que la infección transmitida principalmente por la picadura de un mosquito del género Aedes aegypti se ha asociado con el desarrollo de trastornos neurológicos y malformaciones congénitas, no existe aún tratamiento que haga frente a este problema sanitario.


A fin de proporcionar una solución inmediata a la amenaza del virus, un grupo de investigadores del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular del Centro Médico de la Universidad de Texas (UTMB, por sus siglas en inglés) analizó un grupo de 774 fármacos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, disponibles en el mercado.

El estudio dirigido por el doctor Mariano García Blanco, y en el que participó el investigador mexicano Rubén Soto Acosta, permitió identificar más de 20 productos terapéuticos —varios de ellos con actividad antiviral— que disminuyen la infección por zika en células de hepatoma humano Huh7, con capacidad para bloquear la infección por zika hasta un 90 por ciento.


Posteriormente, estos medicamentos se estudiaron en distintas líneas celulares que incluyen células del tracto genital femenino, placenta, células madre neurales primarias y células epiteliales amnióticas primarias, mediante técnicas de inmunoflorescencia. “Entonces observamos que fueron capaces de reducir la infección”, destacó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Rubén Soto Acosta, doctor en ciencias en infectómica y patogénesis molecular.

“Utilizamos células obtenidas de la placenta de humanos, se infectaron y se trataron. El porcentaje de reducción de la infección que se observó en estas distintas líneas celulares es mayor de 50 y 60 por ciento. Hay fármacos que reducen la infección en 90 y hasta 95 por ciento, el efecto es drástico. Es una respuesta rápida ante la infección”, detalló el investigador originario del estado de Chihuahua.

De acuerdo con el especialista en farmacología, para el desarrollo de un medicamento se llevan a cabo procesos largos que involucran pruebas en laboratorio, ensayos en animales, así como subsiguientes estudios clínicos que pueden tomar entre siete y hasta 10 años, por lo que contar con un tratamiento específico para prevenir o tratar la infección por zika es prolongado, situación que motivó a los investigadores del UTMB a brindar una solución inmediata ante la amenaza del virus.

“Por más esfuerzos que se hagan no vamos a tener un medicamento o una vacuna contra el virus en los próximos dos años, pero qué pasaría si hay evidencia in vitro de que los fármacos que ya están en el mercado —de los cuales ya se conocen los efectos adversos— son capaces de reducir la infección. Con esta idea se acortan los pasos que deben seguirse, es decir, nos brincamos las fases preclínicas. Basándonos en esta idea, pensamos en analizar un grupo de medicamentos todos aprobados por la FDA”, detalló el candidato al Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Rubén Soto Acosta explicó que algunos de estos medicamentos identificados —que se utilizan en la terapia contra el cáncer, para tratar infecciones causadas por bacterias y parásitos— podrían analizarse de forma inmediata en estudios clínicos que ayuden a identificar la dosis sugerida para su aplicación en el tratamiento contra el virus del zika.

El principal objetivo del estudio, dijo el científico que actualmente realiza investigación posdoctoral en el Departamento de Bioquímica y Biología Molecular del Centro Médico de la Universidad de Texas, fue proporcionar evidencia in vitro de qué fármacos pueden considerarse como una opción terapéutica. Indicó que se trata de un paso importante, considerando que no existe actualmente tratamiento específico que ataque la infección por zika.


Lo resultados de este estudio se publicaron a principios del mes de agosto del año en curso en la revista científica Cell Host and Microbe.

 

Diferencias epidemiológicas

Por último, y de acuerdo con el investigador, genéticamente existen tres linajes del virus del zika: dos africanos (east african, west african) y un asiático, de este último forman parte cepas aisladas en América reportadas en Puerto Rico, Guatemala y México, entre otros países.

Rubén Soto Acosta señaló que el virus del genotipo africano fue aislado de pacientes en Uganda y Tanzania y otros países; aunque, solo 14 casos de enfermedad fueron reportados en el periodo 1947-2007. Sin embargo, desde 2015 hasta la fecha, 45 regiones de América han confirmado casos autóctonos por transmisión vectorial del virus del zika, así como por transmisión sexual, situación que trata de explicar el científico mexicano mediante estudios celulares.

“No ha sido documentado un brote epidemiológico causado por el genotipo africano. En el 2007 se dio el primer brote epidemiológico y fue una cepa del genotipo asiático, y todos los brotes posteriores se deben a este genotipo. Queremos saber qué podría detonar las diferencias epidemiológicas entre los genotipos”, concluyó Soto Acosta.

En lo que va de 2016, el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica ha detectado dos mil 133 casos confirmados autóctonos de enfermedad por virus del zika, y 953 casos en embarazadas.