Mueren niños con cáncer en Colima


**El Centro Estatal de Cancerología no cuenta con un área especial para menores, por lo que la Secretaría de Salud los atiende en Pediatría del Hospital Regional Universitario, en donde no se cuenta con oncólogo **La madre de un niño de cuatro años denuncia falta de medicamentos paliativos del dolor y vómito como consecuencia de la quimioterapia, por lo que el sufrimiento de los menores se incrementa, además de que hay  tardanza en la realización de estudios; advierte que familias de bajos recursos no pueden pagar los servicios y sus hijos podrían estar muriendo más rápidamente.


Colima, México (06 de agosto de 2013).- El número de muertes de niños con cáncer en el estado aumentó en las últimas semanas. En menos de quince días han perdido la vida al menos dos menores en el Hospital Regional Universitario (HRU) debido al contagio producto de la falta de un espacio adecuado, carencia de medicamentos y porque al parecer, "el secretario de Salud (Agustín Lara Esqueda) no quiere gastar más".
Así lo denuncia Alondra María Cortés Mares, madre de un menor de cuatro años con un tumor cerebral en el temporal izquierdo internado en el Hospital Regional Universitario. Explica que durante la hospitalización de su hijo se percató de irregularidades que ocurren, entre ellas, que cada vez existen peores condiciones para la atención de los pacientes y podrían estar muriendo por desinterés de las autoridades.
Hace dos semanas falleció 'Fernanda', una niña con cáncer que se infectó dentro del HRU ante la falta de cuidados y de un espacio especial donde los menores sean atendidos, "como antes". A la siguiente semana otra menor de quien se desconoce su identidad también murió de un infarto a consecuencia de la quimioterapia, explicó la señora Alondra.
Expone que las enfermeras comentan que a veces los niños no se mueren tanto por la enfermedad, sino por lo fuerte que son las quimioterapias y la falta de infraestructura adecuada. Refiere que cuando se creó el Centro Estatal de Cancerología el secretario Agustín Lara se opuso a que los niños con esta enfermedad también fueran trasladados debido a que tenía que gastar más en la contratación de personal e instrumentos.  
El lugar no es adecuado, dice, "ahí donde dan la quimioterapia porque no es una zona de oncología. La quitó el secretario de Salud. Haz de cuenta que están en Pediatría, con más niños, y se les bajan las defensas con las 'quimio', por lo que pueden contraer una infección más fácilmente, ese es nuestro temor de seguir con el tratamiento".
"El doctor nos ha dicho: 'Señora, nosotros ya nos quejamos, lo hablamos, pero no podemos hacer nada; pero ustedes síganse quejando porque el Hospital de Cancerología está ahí, lo que no hay son médicos y no hay enfermeros, y el secretario no los quiere mandar para no gastar".
En el Hospital Regional Universitario los niños que padecen cáncer no son tratados por un médico oncólogo, sólo por pediatras, "así lo indicó el secretario de Salud", continúa la madre afectada, "pero sabemos que debe ser un oncólogo el que los atienda y no precisamente los pediatras".

MÁS POBREZA, MÁS MUERTES
Además de las muertes de menores ocurridas en el HRU, Cortés Mares revela que conoce el caso de una menor de 2 años en Tecomán (desde donde viajan para que su hijo reciba atención), que también tiene cáncer pero el doctor ya la desahució y la mamá de 17 años no puede seguir con los gastos.
La niña tenía una posibilidad de irse a México a ser tratada, platica, "pero creo que no están pagando los convenios, dejaron de pagar las cuotas, y ante eso la niña ni fue aceptada y está a punto de morirse. Al parecer el secretario ya también canceló eso".
Expone que hay mucha gente humilde, trabajadora, que no puede con los gastos, por lo que sus familiares pudieran estar muriendo más fácilmente ante la falta de material y medicamentos. Comenta que en muchos casos los familiares de los menores no tienen recursos para comprar los medicamentos para contrarrestar los efectos colaterales de la quimioterapia, como lo son medicamentos paliativos del dolor y otros para evitar los vómitos, y es que el sector salud no los está dando, detalla.
El doctor pide los exámenes urgentes y los dan para un mes, denuncia al advertir que las familias de los niños que no tienen para pagar podrían estar muriendo antes de tiempo. Un medicamento al mes puede valer más de mil pesos, mientras que un estudio hasta más de 6 mil pesos, "y no los da el hospital, cada quién las consigue por su lado".
Pero además de eso subraya la urgencia de acondicionar un espacio para los niños con cáncer o trasladarlos al centro estatal, aunque ello tenga un costo para el gobierno estatal, debido a que así las autoridades evitarían más muertes. "Las instalaciones no son las adecuadas, queríamos que todo se cambiara al Centro Estatal de Cancerología, pero lo que nos dicen es que el secretario no quiere gastar", insiste la madre afectada.
Sólo en la última semana la familia de Alondra gastó 8 mil pesos de dos estudios que le realizaron a su hijo debido a que el Hospital no había, "no es cierto que el Seguro Popular te cubre mucho, porque estamos pagando casi todo (…) Han estado cobrando algunos servicios y medicamentos. Te traen 'vuelta y vuelta', que no hay medicamentos, que no hay para los estudios, vente para acá, para allá; y ya me dijeron que los estudios los van a quitar del cuadro médico. Hemos tenido que pagar estudios particulares porque aquí son muy lentos".
Refiere que los mismos médicos y personal del HRU tienen miedo a hablar sobre el tema, porque existe el antecedente de que un doctor habló, "se puso al 'tú por tú' con el secretario y lo corrieron, luego les redujeron el sueldo".
Al hijo de esta mujer le detectaron el ganglioglioma en octubre del año pasado, le realizaron una operación en noviembre pero no fue posible extirparle todo el tumor, por lo que le realizan quimioterapias para evitar que se desarrolle. Sin embargo, luego de varias 'quimios' que han mermado la salud del menor, y ante las condiciones adversas que denuncian, la familia ha optado por que en breve suspenderán el tratamiento a su hijo.
"Sinceramente no sé qué es lo que está pasando, pero todo va decayendo más. No sólo en estos casos, sino en más personas que tienen otras enfermedades. Ahorita tenemos que pagar más y hay gente que no lo puede pagar, y a lo mejor hay gente que está muriendo. El secretario debería aportar más al hospital y así habría más beneficios porque las cosas cada vez están peor", concluye Alondra María Cortés Mares.

Alcaldes, culpables de las crisis financieras en municipios: académico


Colima, México (30 de julio de 2013).- Pasan los años, los funcionarios brincan de uno a otro puesto, en donde pueden obtener más recursos en lo individual; pero las administraciones públicas que gobernaron las van dejando cada vez más endeudadas y con severas crisis financieras.
Las historias se repiten. Ayer el presidente de la Comisión de Gobierno Interno en el Congreso del Estado, Martín Flores Castañeda, reveló que los municipios de Armería, Ixtlahuacán y Tecomán están en riesgo de tener finanzas colapsadas debido al desequilibrio financiero en el que se encuentran.
De estos tres lugares han emanado funcionarios que además de enriquecer su patrimonio, aún continúan sirviéndose del pueblo. De la larga lista de alcaldes que han pasado por los municipios que hoy enfrentan preocupantes crisis financieras se puede contar a Carlos Cruz Mendoza, Óscar Armando Ávalos Verdugo, Juan Carlos Pinto Rodríguez y Germán Virgen Verduzco.
El problema de las administraciones públicas, principalmente de las municipales, es que no hay verdaderos administradores públicos, sostiene el profesor investigador de la Escuela de Mercadotecnia de la Universidad de Colima, Juan Flores Preciado, quien expone que: "En los ayuntamientos, que son organizaciones que tienen recursos y se deben de optimizar, la situación es que se maneja que en las elecciones gana el más popular, y no el que tiene mayores herramientas y capacidades para administrar un ayuntamiento".

ARMERÍA

Además de que el Ayuntamiento enfrenta un severo problema financiero, el municipio tiene el primer lugar estatal en extrema pobreza. Hay al menos 13 mil 500 pobres, "lo que es prácticamente toda la población del municipio", aseguró meses atrás la alcaldesa actual, Patricia Macías Gómez. Mientras tanto el Inegi reportó en su último conteo 28 mil 695 habitantes.
Con la intención de mejorar su economía y desarrollo, Armería se separó de Manzanillo en 1967, convirtiéndose en el décimo municipio en la entidad. Sin embargo las cosas han venido 'de mal en peor' desde entonces. Patricia Macías Gómez dio a conocer meses atrás que heredó una deuda histórica, con grandes rezagos y multas por parte de algunas instituciones federales.
Al inicio de su administración, el año pasado Patricia Macías dio a conocer que heredó una deuda histórica y "desastrosa", con grandes rezagos y multas por parte de algunas instituciones federales. A inicios de este 2013, Armería reportó un endeudamiento por alrededor de 16.7 millones de pesos.
Aunque no han sabido administrar el recursos de los armeritenses (la gente de ahí hoy sufre las consecuencias), algunos alcaldes destacan hoy en la política actual, destacando el caso del delegado de la Sedesol, Carlos Cruz Mendoza, quien gobernó el lugar de 1995 a 1997. Además fue diputado local (2003-2006), secretario de Educación en la administración de Silverio Cavazos (a partir de 2007) y diputado federal (2009-2012).
Este municipio costero ha sido gobernado tanto por priistas, panistas y perredistas. Luego de más de 30 años, Beatriz Guadalupe Izunza Burceaga llegó a la alcaldía con las siglas del PAN en el año 2000, para después ser dirigido por el PRD con Ernesto Márquez Guerrero, quien repitió periodo el trienio pasado con la bandera del blanquiazul. En medio de ese periodo el PRI ocupó el poder de 2006 a 2009, con Juan Manuel Covarrubias Leyva, y el año pasado otra priista lo recuperó (Patricia Macías), para encontrarse con las precarias arcas públicas. 
Otras de las personas que han gobernado Armería son Rosa María Espíritu Macías, Salvador Virgen Orozco, Cesáreo Muñiz Sosa, Miguel Chávez Michel, Roque Brambila Alvarado Rubén Vélez Morelos y Rosa Elena Pérez Carrillo.

IXTLAHUACÁN

De origen campesino, este municipio enfrenta otra severa crisis financiera. En el lugar la gente exige mejores servicios, pero debido a la poca población (5,300 habitantes según el Inegi), no ha sido posible detonar el desarrollo del lugar, al contrario, va en decadencia, a punto del abandono.
Pero de aquí también ha salido gente con poder y dinero, todos priistas. Entre los nombres de alcaldes podemos ubicar a los que han gobernado Ixtlahuacán en las últimas dos décadas. De ahí emana José Cortés Navarro, quien ya estuvo al frente del Ayuntamiento en dos periodos (1995-1997 y 2006-2009), y no quita el dedo del renglón para llegar a él por tercera ocasión. 
En esta región los alcaldes suelen brincar a la diputación local, o viceversa, entre ellos podemos enlistar a Germán Virgen Verduzco (alcalde de 2000 a 2003), quien en marzo pasado tomó posesión como subdelegado agropecuario de Sagarpa Colima; Crispín Gutiérrez Moreno (2003-2006) y el mismo José Cortés Navarro, quien en ocasiones anteriores ha considerado que el desarrollo del municipio se encuentra frenado y su deseo es proyectarlo nuevamente.
Actualmente el responsable del manejo del dinero de los ixtlahuaquenses es el también priista Carlos Alberto Carrasco Chávez. Otros personajes que han manejado el dinero del municipio son Florencio Llamas de la Mora, Juan Vizcaíno Torres, J. Concepción Campos Sánchez, Juan Cervantes Mercado, Héctor Peña Luna, Francisco Armando González Farías, Octavio Morfín Rincón, J. Guadalupe Peralta Licea y Daniel Contreras Lara.
 
TECOMÁN

Considerado 'la cartera verde' del estado en décadas pasadas, Tecomán ahora enfrenta una de las peores crisis de su historia. También de origen agrícola, las malas administraciones mantienen hoy en día más de 12 mil desempleados sólo a causa del los daños que ha dejado la plaga del dragón amarillo en el campo de cítricos, a ello hay que agregar el problema en cadena que se ha venido al no haber dinero para gastar, afectando a negocios locales y en consecuencia a las familias oriundas.
Contrariamente, quienes no sufren el hambre, son los exalcaldes que siguen de funcionarios en el gobierno estatal. Entre ellos están Óscar Armando Ávalos Verdugo (2000-2003), quien dirigen la Comisión Estatal del Agua; y Juan Carlos Pinto Rodríguez (2006-2009); ambos del PRI.
Los panistas Elías Martínez Delgadillo (2003-2005) y Saúl Magaña Madrigal (2009-2012) actualmente no ostentan funciones debido a que además de que no han participado por otro cargo público, ninguno de los gobiernos está a cargo de su partido, sin embargo no por ello pudieran ser culpables de la precariedad en que se encuentra Tecomán.
A su llegada a la alcaldía el año pasado, el priista Héctor Raúl Vázquez Montes denunció que la deuda pública "que dejó la administración anterior" se incrementó en 210 millones de pesos. Hoy las condiciones en Tecomán son negativas, a principios de este mes personal sindicalizado amenazó con marchas, paros, manifestaciones, e incluso hasta huelga; ante el adeudo del Ayuntamiento con los trabajadores.
Las arcas de los tecomenses también han sido administradas anteriormente por Ricardo Sevilla del Río, Filemón Cervantes Hernández, J. Concepción Rodríguez, Salvador Solís, Elías Lozano, Rubén Rosas, Jorge Mesina Peña, Juan José Sevilla Solórzano, Enrique Alcocer Acevedo, Federico Gudiño Novoa, Ma. Elena Espinosa Radillo, Jaime Castañeda Esparza y Gustavo Alberto Vázquez Montes, entre otros.

MALOS ADMINISTRADORES

El doctor en Administración, Juan Flores Preciado, mantiene que al igual que los tres municipios señalados, todos los Ayuntamientos en el estado atraviesan por una crisis financiera que les impide realizar grandes obras y llevar más programas sociales, los recursos son escasos y los que llegan se van en su mayoría al pago de nómina, "la problemática se ha dado debido a que no han existido personas capaces de manejar adecuadamente el dinero de los ciudadanos", sostiene.
Suelen entrar personas que no tienen los conocimientos para poder administrar grandes cantidades de dinero como los que se manejan en las arcas municipales, añade, "entonces hay muchas fugas, mala aplicación de recursos, errores que ellos mismos cometen por desconocimiento, no por mala fe; sencillamente no sabían que se tenía que hacer eso, entonces eso obliga a que se tengan que endeudar más de sus capacidades".
El investigador refiere que si a veces para administrarse uno de manera personal, que no es tan difícil, resulta complicado para algunos, ahora cuando tratas de administrar mucho dinero se vuelve complicado, porque estamos hablando de que es todo un ayuntamiento:
"Si para vida de poder hacer algo tengo que pedir prestado y no analizo el costo-beneficio, a la larga me va a traer consecuencias; y otra cosa para mí también es el periodo, de que a veces ese financiamiento de responsabilidades que debiera manejarse, piensan 'yo ya me voy y el que sigue que lo resuelva', y agarro deudas de 20, 30 años o más, y lo único que hago es prorrogarlo, un compromiso que yo lo estoy adquiriendo desde otras administraciones".
Hace un año la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) reportó que los diez ayuntamientos del estado de Colima tienen una deuda total de alrededor de 495 millones de pesos, el problema continúa.






Desaparecidos, ignorados por los gobiernos

**Dos, 12, 50… la cifra de personas no encontradas en Colima es inexacta **Aunque la PGR ofrece más de 10 millones de pesos por encontrar a siete michoacanos desaparecidos en el estado, la PGJE ni siquiera los contempla en su lista de 'búsqueda' **Falla Mario Anguiano a la sociedad porque siguen las desapariciones: Proceder.


Colima, México (26 de julio de 2013).- Mientras el presidente Enrique Peña Nieto aceptó recibir a las madres de desaparecidas en Chihuahua hasta el 2015, "porque antes no puede", el gobernador Mario Anguiano Moreno desconoce cuántas personas han desaparecido en Colima.
La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), a través de su página de internet en la sección 'Servicios en línea', busca sólo a una persona desaparecida este año, a doce desde 2009; pero deja a muchas personas fuera, cuyo paradero incluso ha sido denunciado por las autoridades federales, entre ellas la desaparición de siete jóvenes michoacanos.
Sus nombres son Roberto García Álvarez, Sergio Hernández Campos, Brian Hernández Arredondo, Arturo Martínez Sánchez, Fernando González Arzate, Jorge Eduardo Hiben Pimentel y José Carlos Novoa Ortiz, a quienes se les vio por última vez el 25 de septiembre de 2010 en Tecomán.
A pesar de que por medio del acuerdo A/001/12, publicado en el Diario Oficial de la Federación, la Procuraduría General de la República (PGR) sostiene su ofrecimiento de otorgar una recompensa de 10 millones de pesos para quienes den información que permita  localizar a siete jóvenes y de cinco millones por los probables responsables de este ilícito, la PGJE en Colima ni siquiera los contempla en su lista de 'buscados'.
A mediados de febrero de este año, la Secretaría de Gobernación (Segob) sostuvo que entre el 1 de diciembre de 2006 y el 30 de noviembre de 2012 se registraron en México 26 mil 121 casos de personas no localizadas. El mes pasado la revista Proceso publicó que "al menos 24 mil cuerpos permanecen en fosas comunes a la espera de una digna sepultura, pero por el desorden administrativo sufren una doble desaparición: la primera cuando fueron secuestrados, la segunda cuando los peritos forenses los clasificaron mal, perdieron las pertenencias que llevaban, registraron mal sus datos en la computadora o los mandaron a una fosa común, revueltos con otros, y muchas veces ni siquiera anotaron la ubicación final".
En lo que respecta a Colima la cifra no es exacta: La PGJE cuenta 12 personas sin rastro desde hace cuatro años: Miriam Arlette Priego Miranda, Sexni Bravo Ávila, Jesús Abundes Rodiles, Christhian Mateo Chávez Cuevas, Javier Hernández Núñez, Francisco Rodiles Pedroza, José Gómez Jiménez, Secundino Mendoza Valencia, J. Guadalupe González Berber, Emma Laura Ramírez Mandujano, Vidal Carrillo Molina y recientemente Teodoro Lozano Zamora, quien según la procuraduría desapareció el pasado mes de abril a la edad de 60 años en su casa de campo en Suchitlán, Comala.
Pero esta semana fue activada la plataforma https://desapariciones.crowdmap.com/, donde usuarios de redes sociales expusieron hasta el momento cuatro registros de personas desaparecidas: Candelaria Flores Meza, Jesús Abundes Rediles, José Gómez Jiménez y Miriam Arlette Priego Miranda. El Comité de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) señala que son alrededor de 50 los extraviados en la última década y el gobernador Mario Anguiano Moreno desconoce la cantidad. Por ninguno de ellos se ofrece una cantidad de dinero para dar con su paradero.

EL DESDÉN DEL EJECUTIVO
 
Miles de personas buscan a lo largo y ancho del país a sus hijos, padres, hermanos, amigos, vecinos… pero parece no importarle a los gobiernos.
“A Peña le importa más inaugurar eventos y quedar bien en el extranjero que las mujeres de Ciudad Juárez”, expresaron a mediados de junio las madres de las desaparecidas en Ciudad Juárez. Dijeron que no confían en el titular del Ejecutivo ni en su gobierno, y que su exigencia de ser recibidas por Peña Nieto deriva de la necesidad que tienen de agotar todas las instancias y recursos nacionales, pues es un requisito para acudir ante mecanismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
En Colima también la gente está desesperada. El integrante de la organización civil Promotores Ciudadanos en Defensa y Respeto de los Derechos Humanos (Proceder), A. C., Manuel Alexander Barreto Mendoza, expuso que la desaparición de personas no para en el estado y ello prende el foco rojo para que las autoridades pongan mayor atención en el fenómeno y logren frenarlo, porque hasta el momento no se han visto resultados significativos.
"El gobierno de Mario Anguiano le está fallando a la sociedad, a la población, en la cuestión preventiva", comentó para este medio al mencionar que se ha incrementado el riesgo de la integridad y vulnerabilidad de los menores. El gobierno ha estado 'aparentemente' llevando a cabo algunas medidas preventivas, añadió, "sin embargo, eso no es satisfactorio para los padres de familia que han sido víctimas de desaparición".
En términos generales, ponderó, "el gobierno ha fallado porque falta la cuestión preventiva. Y en cuanto a la investigación que hace la PGJE no podríamos decir porque no sabemos los trabajos que se han hecho o si hay indicio de algo. Sabemos que no lo comentan ante la opinión pública para no entorpecer la investigación, sin embargo en la medida preventiva, claro que falla, porque no cesan las desapariciones".
"Y sí, ha fallado la estrategia. Si falla en el país obviamente falla en Colima, no podemos decir que no, siguen desapareciendo, así sea solo uno, es algo lamentable. Y ahora son varios hechos los que se cuentan", subrayó Alexander Barreto al recordar que a Proceder han llegado algunos reportes de jovencitas desaparecidas, sobre todo de un foco rojo que es en Caleras.
Por otro lado el defensor de los Derechos Humanos, Efraín Naranjo Cortés, hizo a través de Avanzada un llamado a las autoridades "en el sentido de la responsabilidad que tiene de prevenir" para evitar que se sigan dando desapariciones, pero además advirtió que la sociedad debe de contribuir a hacer las denuncias correspondientes.




Primer semestre de 2013, tan violento como el de 2012 en Colima

**Mientras el primer semestre de este año cerró con 110 asesinatos con la marca del crimen organizado, según confirmó el mismo gobernador Mario Anguiano; la prensa local contó durante el mismo periodo en 2012 un número muy similar de ejecuciones **En 2012 mayo fue el más sangriento, en éste lo fue enero.


Colima, México (25 de julio de 2013).- Sólo dos o tres asesinatos pueden hacer la diferencia entre el primer semestre de este año en relación con el mismo periodo en 2012. Los números son poco exactos debido a la falta de información oficial sobre acontecimientos trágicos en la entidad; sin embargo, a través de un análisis en la prensa local se pudo corroborar que las cantidades fueron aparentemente similares: 110 personas fueron ejecutadas de enero a junio de este 2013 y otras 110 fueron asesinadas en el mismo periodo del año pasado.
Apenas este martes el gobernador Mario Anguiano Moreno confirmó que en el primer semestre de este año se cometieron 110 crímenes: En enero se registraron 34 asesinatos en la entidad, en febrero hubo 27 homicidios; en marzo 17, en abril 11, en mayo sólo hubo 13 y el mes pasado de junio acontecieron 8 homicidios.
Mientras, 2012 también sumó alrededor de 110 asesinatos: 17 en enero, 23 en febrero, 14 en marzo, 13 en abril, 28 en mayo y 14 en junio. Durante este año muchos de los nombres de las víctimas no se dieron a conocer o no fueron identificadas, por lo que la cifra pudo haber sido mayor.
El año pasado, mayo fue el mes más sangriento del primer semestre, mientras en este, enero tuvo un repunte histórico de 34 asesinatos con la marca del crimen organizado.
Cabe destacar que con el cambio de estrategia de comunicación social por parte del gobierno que encabeza Mario Anguiano Moreno, las autoridades dejaron de informar a inicios de este año sobre los acontecimientos, sin embargo la prensa local ha monitoreado constantemente los hechos, el problema es que los nombres pocas veces se daban a conocer.
No obstante, después la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) comenzó a dar algunos datos sobre los asesinatos, pero la información ha sido muy escueta, generalmente se comentan pocos detalles y no se dan a conocer los nombres. En muchos otros casos a las víctimas las han encontrado después de varios días y sin identificación, por lo que no ha sido posible reconocerlas. De ahí que no aparezcan sus nombres. 
Con base a boletines de prensa del gobierno estatal y notas periodísticas presentadas en los diferentes medios de comunicación en Colima, a continuación presentamos la lista de las víctimas de la violencia en el estado:

<<< 2013 >>>

ENERO: 34
(+) Irma Jazmín Isaiza Arroyo, 11 años
(+) Fernando Rivera Álvarez,
(+) Antonio Cortés Reyes
(+) Jesús Ramos González, 30 años
(+) Manuel Castrejón, 27 años
(+) Artemio Mesina Macías, 37 años
(+) Ricardo Ceballos Guzmán, 40 años
(+) Un menor tecomense de 15 años
(+) Ismael Rodas Rosas, 30 años
(+) Óscar Chávez Alves, 33 años
(+) Julio Jurado Vázquez, 30 años
(+) Adrián Alberto Martínez Rocha, 54 años
(+) Nazario Luna Cruz, 28 años
(+) Crispín Campos Sánchez, 45 años
(+) Juan Diego Vicente Miranda, 14 años
(+)  Édgar Eduardo Vicente Miranda, 17 años
(+) Julio Barreto Montelano, 25 años
(+) Pascual Mercado Montaño, 42 años
(+) 16 personas no fueron identificadas *

FEBRERO: 19
(+) Álvaro Chávez Aguilar, 25
(+) José Luis Infante Guzmán, 18 años
(+) Gabriel Chávez Torres, 36 años
(+) Francisco Javier Pano Ortega, 24 años
(+) José Martínez Manzo, 40 años
(+) Daniel Valencia Farías, 56 años
(+) José Flores Preciado, 83 años
(+) Rodolfo Ruiz de la Cruz, 21 años
(+) Silvestre Montes Almánzar, 19 años
(+) 10 Sin ser identificados *

MARZO: 17
 (+) Carlos Jesús Priana Cázares, 40 años
(+) Josefina González Mendoza, 60 años
(+) Manuel González Calderón, 56 años
(+) Luis Omar Anguiano Chavarría, 22 años
(+) Mario Alberto Velásquez Araiza, 24 años
(+) Fidel Virgen Novela, 65 años
(+) Juan José Macías
(+) 10 sin identificar *

ABRIL: 13
(+) Germán Cano Valencia, 21 años
(+) José Luis Núñez Aviña, 26 años
(+) Armando Hernández Aguilar, 45 años
(+) Aristeo Alfaro Garibo, 52 años
(+) Joel Landín, 55 años
(+) José Apolinar González Morales
(+) Luis Mercado Ahumada,
(+) 2 desconocidos en narcofosa
(+) 4 no han sido identificados *

MAYO: 14

(+) Repartidor de agua asesinado en Manzanillo *
(+) Gabino Sotomayor López, 50 años
(+) Otro hombre en El Mezcalito *
(+) Dos delincuentes murieron en manos de policías en Comala *
(+) Félix Humberto Vuelvas dio a conocer que un hombre perdió la vida la noche del domingo en Tecomán
(+) Juan Abarca, 27 años
(+) Hallan cadáver cerca de la estación del Ferrocarril en Colima *
(+) Hombre de aproximadamente 35 años de edad *
(+) Germán García, 39 años
(+) En Tecomán mataron a una mujer *
(+) Un hombre baleado en El Diezmo *
(+) Martín Omar Vázquez
(+) José  Ortega Sánchez, 44 años

JUNIO: 11

(+) En Armería fue localizado un cuerpo sin vida *
(+) Un elemento perteneciente a una empresa de seguridad privada *
(+) Una mujer de entre 40 y 50 años en El Salto, Minatitlán *
(+) Artemio Mellín Ruiz
(+) Un hombre de aproximadamente 25 a 30 años, en Colima *
(+) Santos Zúñiga Cisneros, 24 años
(+) Pedro Galván Farías, de 43 años
(+) Javier Bueno Trujillo, 75 años
(+) Otra víctima en Tecomán-Cerro de Ortega *
(+)  Restos de una mujer, de alrededor de 40 años en Manzanillo *
(+) Andrés Salvador Sánchez Aguilar

*En estos casos a las víctimas las han encontrado después de varios días y sin identificación, por lo que no ha sido posible reconocerlas. De ahí que no aparezcan sus nombres. 

<<< 2012 >>>

ENERO: 17
(+) María Candelaria Amezcua Cisneros, 45 años
(+) Jesús Salvador Cisneros Amezcua, 24 años
(+) Víctor Manuel Castro Lemus, 37 años
(+) Imelda Gallardo Juárez, 40 años
(+) Normal Leticia Ramírez Cruz, 25 años
(+) Michael Ventura
(+) Francisco Torres Mesina (30 años)
(+) Martín Pérez Delgado (47 años, +)
(+) Antonio Muñiz Ramírez (27 años, +)
(+) Juan José Pérez Gómez, 34 años
(+) Victoriano Cisneros Farías, 49 años
(+) Rita Moreno Campos, 66 años
(+) Porfirio Núñez Mancilla, 52 años
(+) Pedro Soto Zavala, 32 años
(+) José Antonio Lorenzo Nápoles, 20 años
(+) Migue Ángel Barbosa
(+) Salvador Mejía Valdez, 45 años
(+) Otros no fueron identificados


FEBRERO: 23
(+) Dos trabajadores del IMSS en Salahua
(+) Jaime González Sánchez, de 42 años
(+) Édgar Zaragoza Arias, de 36 años
(+) Hombre no identificado en Comala
(+) Miguel Ángel Méndez Álvarez, 38 años
(+) Ramón Villalobos Arellano, 36 años
(+) Julio César Salazar Velázquez, 30 años
(+) Gabriel Martínez Sánchez, 38 años
(+) Marco Antonio Soria Acosta, 27 años
(+) Iván Fabián Sepúlveda, 37 años
(+) Jesús Manuel Vargas Villa, 30 años
(+) César Omar Pérez Rincón, 27 años
(+) Francisco Ceballos Rangel, 40 años
(+) Guadalupe González Mendoza, 51 años
(+) Julio Estrada Vázquez, 19 años
(+) Walter Alain Virgen Tapia, 27 años
(+) Édgar Ulises Ruiz Campos, 25 años
(+) Miguel Ángel Zepeda Rivera, 35 años
(+) Carlos Cisneros Acevedo, 30 años
(+) Un adolescente de 15 años
(+) Víctor René Melgoza Rojas, 23 años
(+) Esteban Vázquez Meneses, 43 años
(+) Otros no fueron identificados

MARZO: 14
(+) Cristian Omar Isaías Lucas, 26 años
(+) José Adrián Salazar Rodríguez, 36 años
(+) Julio César Ruiz Ruiz, 27 años
(+) Ismael Díaz Cárdenas, 40 años
(+) Germán Chávez, 35 años
(+) Julio Mendoza Guízar, 75 años
(+) Pedro Deniz Serrano, 63 años
(+) Mujer no identificada, cerca de 30 años
(+) René Cuitláhuac Franco Tintos, 38 años
(+) José Eduardo Rodríguez López, 23 años
(+) Dionisio Alberto González Vargas, 30 años
(+) Luis Iván Rafael Aguilar, 29 años
(+) Sergio Arias Hernández, 30 años
(+) Ramón Retana Covarrubias, 24 años
(+) Otros no fueron identificados

ABRIL: 14
(+) José Rigoberto Macías, 20 años
(+) Mario Mendoza Chávez, 32 años
(+) Nadit Lizet Verduzco, 25 años
(+) Antonio "N", 50 años
(+) Sergio Valente Prados Ortiz, 25 años
(+) Sandra Alicia Barreto González, 21 años
(+) José Chávez, 40-45 años
(+) Nelfin Mérida Villatoro
(+) Omar Andrés Orozco Rodríguez.
(+) Adriana Berenice González Ceja
(+) Fredy Valencia Gutiérrez
(+) Teófilo Osuna Valencia
(+) Otros no fueron identificados

MAYO: 29

(+) María Dolores Sánchez, 34 años
(+) Rafael Orozco Magaña, 46 años
(+) Luis Alberto Espinoza Roque, 23 años
(+) Hernán Cruz Elías, 38 años
(+) Fernando Arreola Jiménez
(+) Efrén Serrano Magallón, 51 años
(+) Edgar Antonio Ruiz, 22 años
(+) Rodolfo Contreras Eudave, 24 años
(+) Luis Ignacio Carrillo Pérez, 36 años
(+) Marco Antonio Fernández Ramos, 32 años
(+) César Alejandro Montes Vallejo, 25 años
(+) Carlos Eduardo Castañeda Ortega, 32 años
(+) José Rubén Ramírez Solórzano
(+) Rosendo Ortiz López
(+) Juan Salvador Rocha Chaires, 24 años
(+) J. Jesús Delgado García
(+) Miguel Buenrostro Morfín
(+) Óscar Ulises Mariscal Ríos
(+) La prensa local dio testimonio del hallazgo de 11 cadáveres más sin identificar

JUNIO: 13

(+) Rogelio Sixto Quinto, 32 años
(+) José Omar Deniz Casillas, 40 años
(+) Julio Servando Martínez González, 39 años
(+) César Gerardo Larios García, 55 años
(+) Óscar Leopoldo Sánchez, 39 años
(+) Octavio González Farías, 25 años
(+) Hugo Villa Uvalle, 35 años
(+) Salvador Mendoza González, 30 años
(+) Héctor Martínez Pray, 40 años
(+) Rafael Bravo Castañeda, 35 años
(+) José Alfredo Munguía Cibrián, 20 años
(+) La prensa local dio testimonio del hallazgo de 2 cadáveres más sin identificar.

Aumentan los suicidios de policías

**En sólo tres meses Colima reporta al menos dos suicidios de agentes, uno de ellos era mujer; este sábado hubo otro intento **Las trágicas historias se repiten en el país y el mundo.

Colima, México (22 de julio de 2013).- Este sábado pasado un elemento de la Policía Estatal Preventiva intentó quitarse la vida consumiendo veneno para ratas en el interior de su vivienda. Según la prensa local, el sujeto, de nombre Ricardo, ingirió la sustancia tóxica sin hacerle reacción en un primer momento; sin embargo, al llegar a su trabajo empezó a sentirse mal.
Luego de que sus compañeros lo auxiliaran, el agente les confesó que había intentado suicidarse con veneno, por lo que enseguida lo trasladaron a bordo de una patrulla a la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Colima.
Por el momento no hay más información al respecto. Las autoridades se mantienen herméticas. No obstante, intentos y hechos consumados de suicidios se han reportado durante los últimos meses tanto en el estado como en el país.
En lo local destacan dos casos ocurridos en menos de tres meses:
El primero se dio el viernes 5 de abril de este año, cuando una mujer de la Policía Estatal Preventiva (PEP) se privó de la vida en las instalaciones de la corporación.
El incidente fue confirmado por el coordinador general de Seguridad Pública en el estado, Félix Humberto Vuelvas Aguilar, quien expuso que todo ocurrió alrededor de las 18:20 horas, en el sanitario para damas de la corporación, “y aunque de inmediato se le brindaron los primeros auxilios debido a la lesión producida perdió la vida momentos después”, precisó.
A más de tres meses, aún no se ha dado a conocer la causa que llevó a la agente a disparase en la cabeza con un arma de fuego. Trascendió que la finada es la agente Patricia Medina Morgan, de 30 años, quien presentó una herida en el cráneo con orificio de salida. Tenía alrededor de 8 años trabajando en la Policía Estatal y desde hace varios meses fue incorporada a la Policía Estatal Acreditable.
Exactamente dos meses después, y justo el día de su cumpleaños, el ex agente estatal Ramón Pérez Bejarano se quitó la vida el miércoles 05 de junio. El columnista Abel González Sánchez publicó en el Diario de Colima que el motivo se dio ante su situación precaria luego de haber sido despedido por el gobierno de Mario Anguiano Moreno.
Luego de 19 años de servicio, el hombre fue dado de baja de la corporación policiaca, "lo que le provocó una gradual depresión psicológica al verse frustrado por no encontrar otro empleo fijo para sostener los estudios profesionales de sus dos hijas, tomando la peor decisión de suicidarse".
Sus hijas, huérfanas de madre hace 5 años, y ahora de su padre también -relata el texto-, "le habían acondicionado la habitación a su papá, por motivo de su cumpleaños, con mensajes de felicitación para reanimarlo, ya que lo vieron muy deprimido por su infructuosa lucha para recuperar su trabajo, ya que le cerraron las puertas gubernamentales al intentarlo varias veces; al final, acudió a instancias legales particulares sin solución alguna, por lo que decidió mejor quitarse la vida".
Ramón Pérez ingresó como servidor público a los 23 años de edad y escogió su cumpleaños como el día de su muerte, cumplía 42 años. La mitad de su vida prácticamente la ocupó en su empleo en el gobierno. Su trabajo lo sostenía a base de esfuerzo y dedicación, no por recomendación ni influencias, por ser de familia humilde; acumuló diplomas y reconocimientos que le dieron y que tienen guardados hoy su familia; inclusive las autoridades le habían asegurado aumentar su sueldo si estudiaba el bachillerato, que lo terminó hace poco más de un año para mejorar; "pero de nada le sirvió", lamentó Abel González.
El culpable del despido, reflexiona, fue el famoso aparato llamado detector de mentiras o polígrafo que les aplican a quienes laboran en áreas de la policía de los diferentes niveles, "que aunque no está científicamente comprobado para medir el grado de confianza de los elementos policíacos, ni normado legalmente, lo usan aquí y en todo el país por razones de control interno por diferentes motivos, pero lo arbitrario es que a los que no lo pasan, sólo les dicen verbalmente que lo reprobaron sin registro documental, dejándolos en pleno estado de indefensión, pues era incongruente que si había sido distinguido constantemente como el policía del mes, inclusive del año, y estudiaba su bachillerato, era porque deseaba progresar. ¿Cuál será la garantía y seguridad laboral de los policías no pueden tampoco reubicarlos?".

ECO EN EL PAÍS

Esta ola de suicidios entre agentes policiacos no es exclusivo de Colima, a lo largo y ancho del país se repiten historias lamentables, como es el caso del gente patrullero de la Policía Municipal de Tijuana, sección turística, Hugo García Aguilar, quien con su propia arma de cargo se dio un balazo en la cabeza.
Los hechos se dieron el sábado 29 de junio por la mañana. Se presume que el joven discutió con su esposa antes de quitarse la vida en su domicilio.
Contaba con más de dos años en la corporación, y se preparaba para irse a trabajar en su turno en la Sección Turística.
Según versión que dieron algunos vecinos a la prensa de la ciudad del norte, se pudo saber que poco antes de las 09:00 horas, es decir momentos después de que el agente había pasado su lista de orden de servicio por sus superiores a las 08:00 horas, llegó a este lugar donde vive la joven con la que tenía vida marital y ahí duró algunos minutos tocándole la puerta.
Indican los vecinos que así transcurrieron algunos momentos ya que él le pedía que regresara, le perdonara, sin embargo su pareja sentimental le contestaba que se fuera que ya no era posible estar juntos, que todo había terminado entre ellos. Fue en esos momentos cuando escucharon una detonación de arma de fuego, por lo que salieron a ver y encontraron ahí tirado sobre las escaleras el cuerpo ensangrentado del agente policiaco.
Antes, a principios de mayo, un policía de la Ciudad de México sintió que sus oportunidades se habían escapado y prefirió morir, dejando una carta en donde decía "Lo siento pero ya no puedo".
El policía preventivo se dio un balazo en la sien derecha cuando se encontraba a bordo de su patrulla frente al cuartel ubicado en la Unidad San Juan de Aragón primera sección, en la delegación Gustavo A. Madero. Alejandro Rosales Rodríguez murió esa noche de domingo en el Hospital Mocel donde nada pudieron hacer para salvarle la vida. Tenía 24 años de edad estaba adscrito al sector Cuchilla de la Secretaría de Seguridad Pública local.
Ese día, a las 18:10 horas, sus compañeros escucharon un balazo, de inmediato salieron y lo encontraron sangrando de la cabeza en el asiento del conductor de su automóvil, un Chrysler Spirit, negro con placas 232 UFE.
Rosales Rodríguez era soltero y vivía con sus padres. Sus compañeros coincidieron en mencionar que era bastante tranquilo. En el asiento trasero del automóvil encontraron su arma de cargo, mientras que en el asiento del copiloto fue hallado un recado que decía:
“Lo siento pero ya no puedo. Mamá y los demás cuídense mucho que yo los estaré cuidando je, je, je. Te amo mucho mamá: papá: Adri: María del Carmen: Adriana: en fin.”
En abril, otro elemento se suicidó tras atropellar a dos por persecución. Reyes Castellanos, Policía de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, perdió el control de su patrulla y se estrelló contra un puesto de jugos. Ahí arrolló a dos hombres uno de los cuales perdió la vida y el otro quedó lesionado.
De acuerdo con las indagatorias hechas por la procuraduría capitalina, los elementos Carlos Reyes Castellanos y su compañero David Cortés Mora perseguían a un taxista que se pasó un alto y no se detuvo. Cuando Carlos se dio cuenta de que había matado a una persona y herido a otra, se sintió más desesperado debido a que vecinos, familiares y testigos de los hechos comenzaron a rodear la patrulla para tratar de lincharlos. No soportó la presión, sacó su arma de cargo y se disparó en la cabeza al ver que algunos de los vecinos comenzaron a filmarlo con sus teléfonos celulares.

ALREDEDOR DEL MUNDO

Los hechos se repiten en el orbe. Recientemente, el 5 de julio pasado, un patrullero de la Policía Nacional en Colombia decidió matar a su hijo de solo 5 años de edad y luego se suicidó para vengarse de su esposa, con quien aparentemente había discutido, según un mensaje que dejó previamente en Facebook.
El agente Mauricio Pico Meldivieso se desempeñaba como escolta del alcalde, viajó llevando a su pequeño hijo a Pasto a bordo del vehículo oficial del burgomaestre. En la capital nariñense se hospedó en un motel, donde, con su arma de dotación le pegó un tiro al niño y luego se autoeliminó de forma similar.
Tras conocerse el hecho, los investigadores encontraron un mensaje del uniformado en Facebook, dirigido a su esposa, en el cual detalló las causas de su fatal determinación: “Somos dos angelitos y estaremos en el cielo descansando. Gracias caro pero te voy a condenar a muerte en vida y me llevo lo más preciado para ti”, escribió el policía en Facebook.
También en Sudamérica, en Bagua (Amazonas), un policía proveniente de Lima, Perú, se quitó la vida al disparase en la boca con su arma. Se trató del suboficial de tercera, Cristian Pérez Huamaní, quien según investigaciones preliminares, habría decidido acabar con su vida por problemas familiares.
Al ver dicha escena, su padre trató de quitarse la vida arrojándose en las guas del río Utcubamba; no obstante, fue rescatado por moradores. El suboficial había salido hace dos años y medio de la escuela de policías de la provincia de Utcubamba y prestaba servicios en esta zona.
Hugo Müller Solón, abogado, investigador Asociado del Taller de Asuntos Públicos/Perú, escribe en su texto "Policías Suicidas": los policías también son seres humanos y su salud debe ser un tema prioritario para la Institución Policial. Una crisis emotiva parece ser el móvil, pero no sabemos sus causas, celos, problemas familiares, enfermedad, depresión, inestabilidad de la vida familiar, el estrés laboral, la vulneración de sus derechos, sus bajas remuneraciones, el maltrato de sus superiores, no lo sabemos.