Estudian violencia escolar en Colima

 

Colima, Colima. 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Con el fin de analizar las estrategias que se implementan en las escuelas secundarias se llevó a cabo la investigación "Ambientes y culturas escolares: un análisis de las estrategias de prevención de la violencia y la promoción de ambientes protectores en la educación básica de la zona occidente", señaló la doctora en ciencias sociales Aideé Arellano Ceballos, miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).


La profesora investigadora de la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima (Ucol) dijo que en esta investigación, desarrollada con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de octubre de 2013 a abril de 2016, participaron 15 investigadores y 23 estudiantes de la Ucol, Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), Universidad de Guadalajara (UDG) y Universidad de Guanajuato (Ugto).

 

Muestra de cinco estados

El estudio fue de carácter descriptivo a través de un enfoque mixto, encuestas descriptivas y entrevistas semiestructuradas aplicadas a mil 858 alumnos y 43 profesores de 17 escuelas secundarias de cinco estados de la región centro occidente: Aguascalientes, Nayarit, Guanajuato, Jalisco y Colima.

En el estado de Colima, la muestra sobre violencia escolar estuvo conformada por 372 alumnos y 19 profesores, especificó la profesora investigadora durante la entrevista.

Indicó que los resultados de la investigación se presentan en dos apartados: el primero que corresponde a las respuestas dadas por los estudiantes, y el segundo apartado es el de los profesores.

En el primer apartado, se analizaron las categorías de relación familiar, apoyo familiar, la comunicación con otros, violencia escolar, víctimas y ambientes protectores. En el caso del profesorado, las categorías revisadas fueron: relación entre personal, relación con la familia, relación con el alumno, relación con manifestaciones agresivas, manifestación de agresividad, directivos, alumnos, familia y medidas para solucionar problemas dentro de la institución.


"Hay violencia en mi escuela"


Arellano Ceballos comentó que se analizó la violencia física, verbal y psicológica. Aunque los estudiantes entienden por violencia las acciones que están asociadas a la violencia simbólica. En cuanto a la edad, 46.1 por ciento de los jóvenes de 14 años vinculó sus opiniones con la violencia simbólica y 45 por ciento de los estudiantes de 16 años con la violencia física.

Para los estudiantes de secundaria, la percepción de seguridad que promueve la escuela es positiva. Sin embargo, existe un 25.5 por ciento que la considera insegura, sobre todo en Jalisco y Aguascalientes.

La investigadora dio a conocer que cuatro de cada diez estudiantes señalan que sí existe violencia en la escuela, siendo la verbal la principal agresión que observan en sus planteles, con 58.2 por ciento, seguida de la física, con 39.9 por ciento.

“El 25.5 por ciento de los escolares señala haber sido víctima de violencia en el centro escolar, y los estados con mayor casos de violencia son Jalisco y en segundo lugar, Colima”, resaltó Arellano Ceballos.

Al cuestionar a los estudiantes qué tipo de comportamientos relacionados con la violencia física se realizan en las escuelas, 64.9 por ciento señaló que es pegarle a un compañero, seguido de tirar o empujar y robar objetos. Además consideran que es el aula el espacio donde principalmente se genera este tipo de violencia, en el recreo y en las canchas deportivas.

En lo que se refiere a los comportamientos de violencia verbal, Aideé Arellano mencionó que los escolares ponen apodos y en ridículo a los compañeros frente al grupo. Respecto a la violencia psicológica, los estudiantes ignoran a sus compañeros y, en segundo término, ya no les hablan.

“El espacio de la violencia verbal y psicológica tiene lugar en el salón de clases y el recreo, siendo Aguascalientes el estado con mayor violencia verbal en el aula, y Nayarit, en el recreo”, sostuvo la catedrática.

Para ella, en el recreo subyacen dos escenarios: uno de ellos es el que de manera más lógica se asume, en el que se asimila como un espacio que fortalece la formación integral de los estudiantes porque es donde socializan, y el otro, es el recreo como un espacio oculto de la violencia.

De acuerdo con los resultados obtenidos, se debe implementar una estrategia a seguir para actuar en casos de agresión, en la que se involucren maestros, alumnos y padres de familia, aseguró.

La doctora en ciencias sociales dijo que como resultado de esta investigación se han desarrollado cuatro tesis de licenciatura, se han presentado tres ponencias y próximamente se editarán tres libros, además se llevará a cabo una campaña de comunicación para la sensibilización y mitigación de la violencia escolar.

“El objetivo es concienciar a los actores involucrados en la problemática, padres de familia, docentes, directivos y alumnos, porque muchas veces la violencia se genera desde los hogares”, puntualizó.


Publicación de tres libros

Uno de los libros, que es coordinado por Arellano Ceballos llevará como título el nombre de la investigación, en el que se abordarán las cuestiones sociales y de comunicación. Otra de las publicaciones, coordinada por la doctora en educación física y artística, Ciria Margarita Salazar, se enfocará en la educación física, el esparcimiento y la recreación como elementos clave para la prevención de la violencia escolar.

Mientras que el doctor en educación Jonás Larios Deniz coordina una edición centrada en el rol de los profesores, los padres de familia y los estudiantes en la prevención de la violencia y la promoción de ambientes protectores.


Larios Deniz, nivel I en el SNI, señaló que el libro: Ambientes protectores en la escuela secundaria, el rol de los docentes, los padres de familia y los estudiantes está compuesto por seis capítulos: Control parental en las redes sociales para estudiantes de secundaria; Análisis de los contenidos de las guías manuales para educación secundaria del Programa Escuela Segura, y La motivación y la percepción de autoeficacia de adolescentes de nivel secundaria en ambientes sanos de aprendizaje de lenguas.

El cuarto capítulo se denomina Factores que inciden en la violencia escolar: un estudio de caso; el quinto, Charangay: formación de ambientes seguros a través de la radio, y por último, El método Feldenkrais, la educación especial y la escuela secundaria.

El profesor investigador de la Facultad de Pedagogía de la Ucol señaló que en esta investigación, que fue una iniciativa de Arellano Ceballos, se planteó indagar sobre la violencia, que es un elemento importante que está interfiriendo en la vida de los jóvenes.

“En la educación secundaria es donde se lleva a cabo una mayor cantidad de violencia o de actos violentos, además en una serie de estudios analizados se coincide que es la educación secundaria el punto donde brota o se dan las manifestaciones de violencia, que vienen desde el hogar”, resaltó.

Pero el equipo de investigadores multidisciplinarios de cuatro universidades, además de analizar este problema social, examinó los ambientes protectores, señaló el experto en educación.

“Mi aporte ha sido el análisis y la reflexión desde la educación inclusiva y la diversidad sexual, es decir, se conjunta toda esta lista de intereses y empezamos a dar sentido a la investigación, que retoma dos grandes variables, los tipos de violencia y los ambientes protectores generados por los profesores y las autoridades en la zona rural, suburbana y urbana”, expresó el pedagogo.

“Los jóvenes perciben la violencia, la viven y están ansiosos de que se den esos cambios y aunque ya se han implementado programas como Escuela Segura los estudiantes aún no los han visto”, comentó.

Por último, Larios Deniz insistió en la necesidad de hacer visible el ámbito de la educación inclusiva, visibilizando a todas las poblaciones en cuestiones de vulnerabilidad.

En volandas. Huele a feria

 

Los vientos de octubre nos saludan y anuncian la proximidad de la Feria e inconfundibles, perdurables olores, que acumulados en la memoria colectiva construyeron durante generaciones nuestra identidad. Noviembre trae consigo una brisa que refresca el ánimo festivo de las evocaciones, pues todos los colimenses poseemos recuerdos envueltos en algarabía, juguetes y música, desde nuestra infancia hasta la adultez.

Por eso, las últimas lluvias heredan un olor levantisco a tierra húmeda que presagia la cercanía de una costumbre anual, que convoca a la diversión, vendimia, paseos, bailes, juegos y sueños. Es cuando los colimenses expresamos: es aire de feria, huele a feria, y la convocatoria mayor donde nos encontramos en coincidencia e historia.

Cuando vamos a la feria vivimos al pie de la letra su etimología: procede del latín feria, es decir, solemnidad, fiesta, significado que permanece intacto en nuestro idioma, aunque ciertos autores proponen también como antecedente el término forum. Ambos remiten a los conceptos de solemnidad y peregrinación. Poco a poco, esas fiestas, unidas a prácticas y transacciones mercantiles, prevalecieron sobre aspectos religiosos, luego convertidos en elementos lúdico-culturales.

El escritor peruano José María Arguedas dice en su artículo La Feria que, desde tiempos remotos, éstas han sido vitales para el desarrollo comunitario en lo económico y cultural, aunque en su origen fueran concebidas para el culto religioso, luego como vitrinas del campo y más tarde para el intercambio comercial desde tiempos antiguos, las diversas culturas crearon espacios de exposición y culto a Dios cuando mostraban y entregaban lo mejor de la productividad. De ahí que en su evolución, las ferias se hayan sistematizado como espacios de muestra, socialización y conocimiento de la creatividad.

Cuando recorremos una feria también transitamos su camino histórico: se configuraron en la Edad Media y la conquista española las trajo a estas tierras, donde nuestros ascendientes prehispánicos tenían su versión comercial: los tianguis. Esas prácticas se fusionaron y, aunque se han ido desvaneciendo, sus funciones originales están presentes en nuestra vida cotidiana, enraizadas en la tradición y memoria colectiva.

Los primeros vientos frescos de octubre traen la historia de la Feria de Colima: un mestizo y varios indios pelean el 1 de noviembre de 1572 durante una ceremonia religiosa, según consta en un acta de cabildo del Archivo Municipal. En esta riña también se disputa la edificación de nuestra identidad, pues las costumbres catequizadoras inician el acrisolamiento cultural: se funden rituales católicos e indígenas, específicamente en liturgias funerarias cuya edad se pierde en la penumbra del tiempo. Por eso, la Feria se verifica en los últimos días de octubre y los primeros de noviembre, cuando el pueblo celebra a los muertos y la Iglesia a Todos los Santos, de ahí que esto último se incorpore al máximo festejo colimense.

Durante siglos hubo una nebulosa documental sobre la Feria de Colima. Sin embargo, sus registros aparecen en las últimas dos décadas de la centuria antepasada, cuando la entidad observa transformaciones de fondo al construirse un teatro (hoy Hidalgo) entre  1871 y 1883, la catedral (1875), el ferrocarril Manzanillo-Guadalajara entre 1880-1908 y algunas reglamentaciones públicas, como negar el uso del calzón de manta en la capital (1888), el de diversiones (1875), de toros (1873) y el vagos (1873). Eran tiempos de la influencia política y económica en pos de la modernidad de Porfirio Díaz, cuando los colimenses inician rutas de comercialización regional y empiezan a salir del aislamiento geográfico.

El siglo XX nace con la presencia de la Feria de Colima todavía en la Plaza Mayor (hoy jardín Libertad), pero en 1906 el gobernador Enrique O. de la Madrid la trasladó al Jardín Núñez,  conocida como La Alameda o Plaza Nueva. En 1934, por decreto gubernamental la Feria se denomina regional, agrícola, ganadera, comercial e industrial del estado de Colima. Otro traslado del festejo pasó en 1958 a la unidad deportiva Ignacio Zaragoza y la radicación definitiva y actual ocurrió en los años setenta.

La Feria de Colima es uno de nuestros ámbitos más vitales porque ha trascendido siglos y nunca ha perdido su sentido de construcción popular, de pertenencia, esparcimiento y búsqueda incesante del ser en cualquier tiempo. Somos depositarios de un legado de tradiciones inmemoriales. Nuestra obligación sencilla consiste en preservarlo y acrecentarlo.

En volandas. Chomsky: “la lengua vehículo de los sistemas de conocimientos”

3 de 3 partes

(Presentación y traducción: Rubén Carrillo Ruiz).


H.P.- ¿Por qué favorece la lengua entre todos los sistemas humanos de conocimiento?


Noam Chomsky. Hay dos razones. La lengua es el vehículo de la mayoría, si no de la totalidad, de los otros sistemas de conocimiento importantes. Además, la lengua es el espejo directo de las posibilidades de nuestro espíritu. Cuando un físico quiere construir una teoría eficiente de los hechos del espacio físico, se limita en su construcción teórica, más por los propios hechos que por la forma general que impone nuestro espíritu a toda teorización. Sin embargo, para la práctica lingüística no hay limitaciones objetivas exteriores y en eso la lengua es reflejo fiel de la estructura del espíritu humano. Se puede, obviamente, decir que habitamos un mundo que habla y que venimos determinados por la estructura de lengua que los rodea; pero este mundo lingüístico es una proyección del espíritu de otros usuarios de la lengua, de la que la competencia sólo difiere poco de mí. No hay ningún criterio objetivo y exterior que mida nuestro conocimiento lingüístico inconsciente: creamos este conocimiento lingüístico con nuestras propias posibilidades intelectuales.


No se puede discutir que mi conocimiento del inglés sea falso; mi conocimiento del inglés, “como lingüista”, puede, por supuesto, ser verdadero o falso, pero tal es otra cosa. Se trata de un conocimiento expresado y articulado, mientras que el conocimiento lingüístico del tema que habla es inconsciente e inexpresado, precisamente porque mi sistema de conocimiento lingüístico es pura creación de mi espíritu, las características particulares de la lengua desempeñan un papel tan privilegiado en el estudio de la estructura misma del espíritu humano.


H.P.- ¿Admite que la manera en que conozco la lengua también viene determinada por la interacción con el ambiente social y físico? En el libro de B. F. Skinner, el psicólogo de Harvard, Beyond Freedom and Dignity, el concepto de “medio ambiente” ocupa un lugar central.


Noam Chomsky.- Siempre he destacado con insistencia que la forma, la organización y la estructura de todas las lenguas humanas posibles vienen determinadas de manera muy restrictiva por la naturaleza biológica del espíritu; es decir, un único tipo de lenguas es posible. En todos los principios del proceso de adquisición de la lengua, el niño ya posee una información inconsciente sobre el tipo de lengua posible. El medio ambiente determina la lengua concreta a la cual se someterá: el inglés, el neerlandés, el japonés… El niño entra así en contacto con algunas expresiones y los contextos donde se articulan. En estos datos más bien limitados y desvirtuados se aplican sus posibilidades muy limitadas y articuladas: se construirá una teoría rica y expansiva que le permitirá usar su lengua en la edad adulta. La interacción con el medio ambiente es necesaria, pero sin las posibilidades innatas del espíritu esta interacción no se reflejaría sobre nada.


H.P.- Según su libro, la eficiencia en la comunicación no es la esencia de la lengua.


Noam Chomsky.- No hay sentido de querer considerar la lengua en términos de medios de comunicación. La función esencial de la lengua consiste en permitirnos pensar y expresar nuestros pensamientos, desarrollar nuestras concepciones de manera libre y creativa. Está claro que empleamos la lengua para comunicar, pero eso no es más que una función secundaria. Hay tantos sistemas concebibles que serían más eficientes en el proceso comunicativo y que, sin embargo, no son lenguas. Seamos concretos. Se puede imaginar una lengua muy similar al inglés, excepto para la formación de las cuestiones. En vez de todas las operaciones complicadas que deben realizarse en inglés para formular una cuestión, se invertiría simplemente, en esta lengua imaginaria, el orden de la palabra. Sería una lengua muy eficiente, muy simple de emplear para la máquina también: la inversión de una frase, la construcción de la imagen-espejo de la frase afirmativa es, desde el punto de vista matemático, una solución mucho más simple que todas estas operaciones complejas, estructuralmente dependientes, empleadas actualmente en las lenguas existentes.

 

Segunda parte:

En volandas. Chomsky: “la lengua es el espejo del espíritu”

 

Las enfermedades del amor*

Ilustración: Luis Alberto Mejía Montaño


Ciudad de México, octubre 25 de 2016.- “Las pústulas del pene provienen de haber tenido comercio con un mujer de un temperamento caliente, y en el tiempo de su flujo menstrual”, describe Jean Astruc, médico de la realeza francesa del siglo XVIII, en su Tratado de las Enfermedades Venéreas. Ahí, atribuye estos padecimientos a tener relaciones sexuales con mujeres en período de menstruación o con úlceras en la vagina, y propone como solución utilizar las “unciones mercuriales” para erradicar este tipo de padecimientos.

Escrito en 1772, el tratado aseguraba que era imposible que tales infecciones hubieran surgido en Europa y atribuye su origen a los viajes de Cristóbal Colón a las islas del Caribe, donde “la adquirieron por el comercio impuro que tuvieron con las mujeres del país”. El nombre “enfermedades venéreas” deriva de su asociación con el amor, cuya máxima deidad en el imperio romano era la diosa Venus. Esto porque se contraen a través del contacto sexual.

Autores como Carlos Conde señalan que en México, durante la época virreinal, hubo registros muy tempranos de casos de sífilis. Alrededor de esta idea han surgido debates de corte histórico sobre si ésta era una enfermedad originaria de América y viajó en sentido contrario rumbo a Europa, o si llegó de Europa para quedarse en América. Lo que sí es una realidad es que casi desde el contacto entre culturas también se diseminaron las infecciones de transmisión sexual entre la población.

Estas enfermedades se asociaron desde un principio a quienes ejercían el trabajo sexual o cuyo comportamiento no era adecuado a la moral de la época. Sin embargo, eran más comunes de lo pensado, incluso entre las personas de las clases altas de la sociedad novohispana. Como medida preventiva, en el hospital de San Juan de Dios se les daba atención especial a quienes las padecían porque se les separaba de la sociedad hasta recuperarse. Posteriormente, a lo largo del siglo XIX, ya en el México independiente, se comenzaron a crear diferentes reglamentos de corte higienista para regular la posible transmisión de estas infecciones, consideradas “sucias” e “inmundas”.

Entre las medidas estaban reglamentar la prostitución a través de revisiones periódicas hacia quienes ejercían el oficio, y promover la figura del matrimonio como única manera de mantener un estado de salud óptimo.

Por mucho tiempo se les consideró enfermedades incurables o peligrosas. El descubrimiento de los antibióticos, desde principios del siglo XX hasta la década de los cincuenta, provocó que a este grupo de enfermedades, ahora denominadas infecciones de transmisión sexual (ITS), se les quitara el estigma de ser mortales y la percepción de riesgo alrededor de ellas disminuyó de manera sustancial.

 

Tricomonas: un parásito resistente

“Animalículos en los materiales purulentos y productos de secreción de los órganos genitales del hombre y la mujer” fue la descripción con la que, en 1836, el médico francés, Alfred Donné identificó por primera vez al Trichomonas vaginalis, un parásito cuya característica principal es que encuentra su hábitat en la vagina, provocando secreciones e irritaciones constantes. Al menos, una de cada cinco mujeres padece una infección por esta causa en algún momento de su vida sexual.

Por años, investigadores de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía y el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional y de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Cuajimalpa, han estudiado algunas proteínas del parásito, claves para el diseño de nuevos fármacos, a fin de ofrecer otra opción médica para esta ITS que, hasta la semana 36 de este año, había afectado a 32 mil 880 mujeres y mil 139 hombres, según datos recolectados por el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SNVE) de la Secretaría de Salud.

El equipo, liderado por Guadalupe Benítez, logró identificar aquellas proteínas que pudieron tener interacción con algunas moléculas, después de 100 millones de simulaciones por computadora, a fin de que afecten la replicación de los parásitos y así eviten su proliferación.

Con preocupación, la doctora en ciencias señaló que el único tratamiento disponible es el metronidazol, un antiparasitario muy fuerte que provoca ciertos malestares como mal sabor de boca y molestias en el aparato digestivo, sin embargo, añadió que, al igual que para otras enfermedades, algunos parásitos ya ofrecen resistencia al medicamento. Ejemplo de lo anterior, explicó, es que en Estados Unidos, cinco por ciento de las personas tratadas no reportaron mejoría.

A esto se suma que los varones en 99 por ciento de los casos son asintomáticos, y las mujeres en un 50 por ciento, lo cual, indicó la especialista en proteínas y sus interacciones, no significa que no puedan transmitir la bacteria, pues son personas portadoras y transmisoras.

Por el momento, su equipo de investigación cuenta con dos opciones farmacológicas, ambas con menos efectos secundarios, e incluso, probablemente disponibles en otras presentaciones como cremas y óvulos, y no sólo pastillas, los cuales, podrían ser más eficaces, sobre todo para las mujeres, el sector más afectado por el parásito.

La investigación culminó su etapa preclínica, es decir, en animales, sin mostrar problemas de seguridad ni toxicidad, por lo que el equipo de investigación confía en que una farmacéutica se muestre interesada por las moléculas y ayude al desarrollo de un fármaco que podría beneficiar a miles de personas.

 

Clamidia, la bacteria más común

La Chlamydia trachomatis es considerada la bacteria más común hallada en personas con alguna ITS en Europa, según datos de un equipo internacional de investigadores de Reino Unido y Dinamarca, quienes publicaron un análisis sobre la situación en el país escandinavo en la revista The Lancet Infectious Diseases. En el artículo, advirtieron que la falta de tratamiento puede derivar, en el caso de las mujeres, en salpingitis, es decir, la inflamación de las trompas de Falopio, afectando de manera considerable la salud reproductiva de la mujer, al grado de provocar infertilidad.

En nuestro país, hasta la semana 36 del año, el SNVE ha detectado 89 casos en mujeres y 64 en hombres. Entre sus características están el ardor al momento de orinar y enrojecimiento del pene, así como algunas secreciones, aunque no constantes. La falta de síntomas es más común en las mujeres, que suelen tener escasa presencia de secreciones amarillentas.

 

Gonorrea y sífilis: No es lo mismo

Considerada como sinónimo de la sífilis hasta la década de los treinta, la gonorrea pudo ser identificada por el médico alemán Albert Neisser, quien en 1879 halló en su laboratorio el gonococo Neisseria gonorrhoeae que produce la infección. Debido a que era asociada con la sífilis, algunos historiadores de la ciencia consideran que se le conocía desde tiempos ancestrales y había sido descrita por médicos de la China antigua.

Registrada como infección gonocócica genitourinaria, en México, hasta la semana 36 de 2016 se habian reportado 799 casos en mujeres y 651 en hombres, según datos del SNVE. Se caracteriza por la aparición de secreciones en el pene o la vagina a los 10 días de haberse contraído, y por provocar la necesidad constante de orinar. Es totalmente sintomática en la zona donde se produjo la infección.

En el caso de los hombres, provoca molestias en la uretra y dolor al orinar, así como la secreción de pus. En las mujeres, hay molestias en la zona genital y secreciones en la vagina. Al igual que otras infecciones, se trata con antibióticos y su presencia abre la puerta a otras ITS y a problemas de salud reproductiva.

Por otra parte, se cuenta que Syphilo, un pastor griego, fue castigado por el dios Apolo a sufrir la enfermedad que ahora lleva su nombre, por haber blasfemado en contra de la deidad del sol. Los orígenes de la sífilis, provocada por la presencia de la bacteria Treponema pallidum, han sido inciertos. La realidad es que hay una probabilidad de 30 por ciento de que se transmita durante un encuentro sexual, según información analizada por la investigadora Cecilia Gayet en su libro Infecciones de transmisión sexual en México: una mirada desde la historia y el género.

De acuerdo con el SNVE, en lo que va del año, mil 577 hombres han presentado la infección, al igual que mil 65 mujeres. En su primera fase, la sífilis hace aparecer una úlcera o llaga en la zona genital, entre tres y cuatro semanas posteriores a la infección. Si no se atiende en ese momento, se disemina, generando algunas erupciones, sobre todo en zonas húmedas del cuerpo como las axilas, el ano o la boca. Posteriormente, las erupciones desaparecen y la persona se mantiene asintomática por años, por lo que, en caso de no atenderse, puede sufrir daños en la piel y en los huesos, principalmente, pero también en órganos como el corazón y el cerebro. Además, la persona es portadora de la bacteria y puede transmitirla, también por vía perinatal en el caso de las mujeres.

 

Jóvenes y prácticas de riesgo

Las prácticas sexuales se modifican de manera constante, pero los cambios de conducta que permanezcan a largo plazo parecen ser más difíciles de lograr. Cifras como los 77 de cada mil embarazos que se registran en México en mujeres de 19 años o menores indican que existen prácticas sexuales sin protección entre la población juvenil, lo cual se confirma con la estadística de que sólo uno de cada dos utilizó algún método anticonceptivo durante su primera relación sexual.

Al respecto, la doctora Josefina Lira Plascencia, primera secretaria del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia, explicó en entrevista que, de acuerdo con un estudio realizado por el órgano colegiado, de 500 adolescentes matriculados en escuelas públicas o privadas, 24 por ciento ya había iniciado su vida sexual y 22 por ciento había practicado sexo oral o anal.

Sobre la última respuesta, ahondó en que quienes practicaban el sexo anal, lo hacían como una manera de evitar embarazos o “de seguridad”, es decir, lo practicaban sin condón, por lo que no tomaban en cuenta la posibilidad de adquirir alguna ITS, ya que se piensa que éstas sólo se trasmiten por la vía vaginal.

Aunado a esto, la adquisición de ITS provocadas por bacterias abre la puerta a la presencia de otras derivadas de un virus como el VIH, el virus del papiloma humano o el herpes, y favorece los problemas de fertilidad, cuya cura es cada día más complicada ante la resistencia de las bacterias y parásitos a los fármacos actuales.

 

 

Para tomar en cuenta

De acuerdo con el Boletín del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, en 2015 se registraron dos mil 666 casos de sífilis adquirida en México, mil 472 de gonorrea, 142 de clamidia y 44 mil 975 de tricomoniasis.

*Publicado en el número 243 del suplemento Letra S del periódico La Jornada

Consulte la edición completa en http://letraese.jornada.com.mx/

Márgenes de Comercialización de la Papaya de Colima


En el pasado mes de septiembre 2016, el seguimiento de los precios de la Papaya Maradol (Colima), observados en el valle de Tecomán Col., y en tres ciudades seleccionadas: Guadalajara, Jal., Querétaro, Qro., y León, Gto., se registraron las cotizaciones siguientes:


Precios pagados al productor ($/Kg)
El precio pagado al productor de Papaya Maradol en el valle de Tecomán, Col., el más alto fue de 8.50 $/Kg, y el precio más bajo 7.50 $/Kg. (Fuente: PROPAPAYA).



Precios de venta al mayoreo ($/Kg)
El precio más alto de venta al mayoreo en las ciudades seleccionadas se detectó en el Mercado de Abasto de la ciudad de Querétaro, Qro.: 12.87 $/Kg.
El precio más bajo se encontró en la Central de Abasto de la ciudad de León, Gto.: 10.32 $/Kg. (Fuente: SNIIM).

 

 


Precios de venta al consumidor ($/Kg)
El precio más alto de venta al menudeo se registró en tiendas tradicionales y de autoservicio ubicadas en la ciudad de Guadalajara, Jal.: 20.27 $/Kg.
El precio más bajo de venta al consumidor se identificó en la ciudad de León, Gto.: 16.32 $/Kg. (Fuente: INEGI).


Márgenes de comercialización (%)
El margen de comercialización más alto se ubicó en la ciudad de Guadalajara, Jal., MC: 170 %. El margen de comercialización más bajo se registró en la ciudad de León, Gto., MC: 123 %.


Principales estados productores de Papaya en México (Toneladas)
En 2015 según cifras del SIAP (Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera), los estados más sobresalientes por el volumen de producción de Papaya, en orden de importancia son: Oaxaca, Chiapas, Colima, Veracruz y Michoacán que conjuntamente participan con el 79 % de la producción nacional (883 mil 859 toneladas); es de destacar, que el estado de Colima logró en el mismo año una producción de 108 mil 996 toneladas con lo que se posicionó en el 3er. lugar en el ranking nacional, por su volumen de producción de la fruta.