Sin servicios de emergencia, mueren estudiantes en escuelas de Colima

Escuela Secundaria en Minatitlán, Colima.

Colima, México, Avanzada (28/03/2017).- El fallecimiento de una alumna de la secundaria Enrique Corona Morfín de 14 años de edad, por un presunto aneurisma cerebral según información extraoficial, se suma a una serie de casos de muertes de menores ocurridas en los últimos años en planteles escolares de la entidad.

Las versiones preliminares de este suceso, ocurrido la mañana de este martes 28, señalaron que los paramédicos de la Cruz Roja tardaron en llegar porque el sistema de denuncias 911 no pasó el reporte de inmediato.

Apenas hace un año, a finales de febrero de 2016, el diario Avanzada dio a conocer la muerte de una alumna de segundo grado de la secundaria 12 del municipio de Minatitlán, en un hecho en el que se presumió negligencia en la atención de la menor por parte de la directora del plantel.

De acuerdo con los testimonios publicados en este portal, cuando la menor empezó a sentirse mal sus amigas le avisaron a la directora, pero ésta habría restado importancia al asunto al decir que se trataba de “un berrinche”.

Fue hasta que la alumna empezó a convulsionar cuando fue trasladada al centro de salud de la localidad, donde murió.

También en febrero, pero de 2015, en el municipio de Cuauhtémoc un estudiante de primaria de 10 años de edad tuvo una crisis de asma en su plantel escolar y fue trasladado al centro de salud del lugar, pero en el lugar no había los medicamentos ni el equipo necesario para su atención, por lo que murió antes de ser trasladado a un hospital de la capital del estado.

En su momento, este caso conmocionó fuertemente a la opinión pública.
En julio de 2013 se había presentado el caso de una niña de 12 años de edad que murió cuando desayunaba en la secundaria Silverio Cavazos, sufrió convulsiones, cayó al suelo y perdió la vida.

Cuando llegaron los paramédicos de la Cruz Roja ya no pudieron hacer nada por reanimarla.

Frente a casos de este tipo, en febrero de 2015 el presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, Julio Magaña Cervantes, declaró a Avanzada que para garantizar la salud de la población estudiantil el gobierno estatal debería adquirir una póliza de seguro médico para todos los alumnos de nivel básico o asignar personal clínico para todos los planteles escolares.

Dijo que desde el sexenio del gobernador Silverio Cavazos Ceballos la agrupación había propuesto a esa medida, pero no fue atendida.

“Propusimos la adquisición de una póliza de seguro médico, la empresa con la que habíamos hecho la cotización iba a cobrar 12 pesos por niño; la ventaja es que el maestro ya no iba a tener la preocupación sobre qué hacer, sino que ya teniendo los números de teléfono de una clínica que tiene ambulancia para emergencias, de inmediato cualquier incidencia iba a ser atendida por un hospital privado”, expuso Magaña Cervantes.

Sin embargo, la respuesta de la autoridad estatal fue que los estudiantes no requerían de una póliza, pues podrían ser atendidos a través del Seguro Médico Popular de la Secretaría de Salud.

En esa ocasión, cuando faltaban unos meses para el final del sexenio de Mario Anguiano Moreno, el presidente de la Asociación de Padres de Familia consideró que el tema podría plantearse nuevamente para que las autoridades pudieran considerar esa posibilidad,
sin esperar a que ocurriera otra circunstancia como la del niño que murió en Cuauhtémoc.

“La Secretaría de Salud y la de Educación deben analizar una propuesta viable, porque no queremos que ningún niño arriesgue su salud y mucho menos que pierda la vida”, concluyó en esa ocasión Magaña Cervantes.

Desde entonces, se ha conocido la muerte de al menos dos menores más en circunstancias similares: la de Minatitlán y ahora la de Colima en la secundaria Enrique Corona Morfín.