Medidas ciudadanas contra la inseguridad

La presente la escribe un ciudadano nacido en Colima, que ha sido fundador del cuerpo de bomberos local, Comandante de la Cruz Roja Delegación Colima, primer vice presidente del Club de Leones, past master de la logia hermes · 3, colaborador de los cuerpos policiacos de la entidad, que reside en esta ciudad y vive con su familia.


Sr. Gobernador del Estado José Ignacio Peralta Sanchez

Sres. Diputados Locales :


Por culpa u omisión de quien haya sido, la seguridad en el Estado es inexistente, asesinatos, robos de autos, robos a casas, asaltos y secuestros, son la nota diaria, todo parece que las leyes se han ido suavizando, favoreciendo a los delincuentes.


Hace pocos días se dotó a la policía con unidades y creo que armamento, pero eso solo sirvió para la foto, porque no ha disminuido la criminalidad, los vehículos y las armas no actúan por si solas, se necesita quien las opere y si de por si los agentes son insuficientes, sumémosle a eso que un alto porcentaje de ellos están comisionados, o sea que se dedican a servir de policía privada a funcionarios o de choferes o simples mandaderos.


Si la mayoría de los funcionarios recién acaban de ingresar, no sé por qué necesitan que los cuiden, ¿a que le tienen miedo?, si tienen enemigos que paguen con su propio dinero su seguridad, porqué tiene que pagarla el pueblo?


Desde hace muchos años, las autoridades se dieron a la tarea de desarmar a la población, prohibiendo los calibres gruesos, ¿cómo defenderse de un delincuente que porta un arma de calibre ofensivo con una que difícilmente puede inmovilizar al delincuente? y todavía se dan el lujo de ofrecer a cambio frijoles y arroz a quien entregue un arma de las señaladas, por supuesto si sorprenden a un ciudadano con un arma DE USO EXCLUSIVO PARA EJERCITO O FUERZAS ARMADAS, corre el riesgo de que se le detenga por varios años, por la simple posesión.


Los delincuentes saben de antemano que a donde se metan, los van a repeler con armas de calibre pequeño o con bolas de morisqueta hechas con el arroz y el frijol que catapixió la SEDENA.


En las cuadras donde se encuentra la casa que habito, solo las que no están habitadas no han sido saqueadas, el día de hoy sábado, a pleno mediodía robaron en una de las casas y no están situadas en las orillas de la ciudad, están en lo zona centro.


Por supuesto que existe la posibilidad d que la plaza se haya vendido a este tipo de delincuentes, no sería la primera vez que estén coludidos los policias con los rateros, como cuando declaró el entonces procurador Sam López, que tenían sitiado a un secuestrador y solo era cuestión de poco tiempo para que se le detuviera, corriendo el rumor de que había sido sustraído del lugar por unos policías en una patrulla y nunca se le detuvo.


Sé que lo anterior no es privativo de este estado o ciudad, `pero yo aquí vivo y me preocupa, cumplan con su compromiso de proteger a la población, retiren a los agentes comisionados y reincorpórenlos al servicio para el que fueron contratados, si algún funcionario se opone o molesta por esto, que renucie, gasten los impuestos en este renglón, la seguridad es prioritaria, den de baja a los corruptos, gánense la confianza de la población para que coopere con las autoridades, déjense de payasadas de que las llamadas son anónimas, tiene identificador de llamadas, aparte que quien atiende pierde mucho tiempo investigando a quien llama, ya basta de tanta inseguridad, nos van a obligar a defendernos con nuestros medios, de mi parte lo haré, no tengo la menos duda ni será la primera vez que me vea obligado a hacerlo, prefiero que el juez me pregunte que porqué le hice un hoyo en el pecho al delincuente a que ese juez le tenga que explicar a mis hijos el porqué un delincuente acabo con la vida de su padre.


A partir de ya empezaré a organizar a mis vecinos, empezaremos por citar a las autoridades correspondientes y si no encontramos resultados buscaremos la forma de defender nuestras vidas y nuestros bienes, para cualquier aclaración dejo mi número telefónico 312 12 0 45 82


ALVARO MENESES FERNANDEZ