Chepo vive su peor año desde su llegada al Tri


Las victorias se han alejado, así como los goles, los puntos y la trascendencia en las competencias oficiales para la Selección Mexicana que dirige José Manuel de la Torre. El entrenador del Tri ha vivido dos etapas de contrastes en lo que lleva como seleccionador: mientras en 2011 y 2012 se acercó a la perfección en cuanto a efectividad, en este año le ha vivido lo contrario.
Si en 2011, año en el que De la Torre asumió la dirección técnica del combinado mexicano, tuvo una efectividad del 77 por ciento, mismo que incrementó el año pasado hasta el 83 por ciento, en este año ha bajado a un 38, cifra alcanzada producto de apenas dos victorias, ocho empates y un par de derrotas.

En el primer año del Chepo como entrenador del Tri ganó Copa Oro y cinco de los 10 partidos amistosos que disputó, mientras que solamente cayó en una ocasión, que fue ante Brasil en el Estadio Corona de Torreón. El año del debut de José Manuel de la Torre fue casi de ensueño, además, con el pase a la Copa Confederaciones en el bolsillo; todos esos logros llegaron gracias a 38 goles anotados.
Comenzó el 2012 y De la Torre se propuso mejorar sus números y dirigir al cuadro nacional al Hexagonal Final, además de ser parte del equipo que ganó la Medalla de Oro en Londres 2012 por el simple hecho de que es el encargado de las Selecciones Nacionales. En el combinado absoluto, después de 12 partidos tanto de preparación y de la Fase de Grupos de las eliminatorias, el Chepo sumó 10 triunfos y solamente dos descalabros, ante Colombia y Estados Unidos.

La tendencia era mantener la evolución y llegar a 2013 con la encomienda principal de lograr el pase al Mundial, además de tener una actuación decorosa en la Copa Confederaciones, así como ganar de nueva cuenta la Copa Oro. La situación del equipo; sin embargo, cambió de repente y las dudas comenzaron a ocupar la mente del Chepo. El resultado de ello, es que en 12 partidos que ha disputado el Tri en este año, apenas suma dos triunfos, ocho empates y un par de derrotas.
Además, el Tri ha anotado únicamente nueve goles mientras que ha recibido 10. De ahí el 38 por ciento de efectividad de la actualidad, que hasta ha provocado abucheos de parte de la afición mexicana.

Si en el pasado el combinado mexicano se había acostumbrado a ganar de cualquier manera los partidos que disputaba, en la actualidad ocurre lo contrario.
En este 2013, el Tri ha perdido efectividad, goles y hasta su primer partido oficial con De la Torre como estratega, luego del duelo en el que cayeron ante Italia en la Copa Confederaciones. Ahora, la posibilidad de revertir los números llega con la Copa Oro, en la que el equipo mexicano debuta el domingo con Panamá.

Bolt se reta a sí mismo: "Quiero dominar el sprint hasta Río 2016"

Bolt perdió esta temporada ante el estadounidense Justin Gatlin, su primera derrota en la prueba de los 100 metros lisos desde agosto de 2010.


París. El atleta jamaiquino Usain Bolt se retó hoy a sí mismo al asegurar que quiere dominar el sprint hasta los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y que está preparado para romper nuevos récords en el Mundial de Moscú.
"Quiero dominar el sprint y seguir siendo el mejor hasta Río a pesar de todos esos jóvenes ambiciosos que saltan a la escena y que me quieren ganar", dijo el atleta de 26 años en París, donde el sábado disputará la prueba de 200 metros de la Diamond League.

Bolt perdió esta temporada ante el estadounidense Justin Gatlin, su primera derrota en la prueba de los 100 metros lisos desde agosto de 2010.

"Lo veo como un toque, pero sé que yo me voy sintiendo mejor carrera a carrera", señaló el seis veces campeón olímpico.

Bolt correrá este fin de semana en París y regresará al tartán el 26 y 27 de julio en Londres para disputar los 100 metros y los relevos del 4x100 antes de la gran cita del año: el Mundial de Moscú de agosto.

El jamaiquino no sólo se propuso ganar en Rusia, sino batir un nuevo récord del mundo.

"El año pasado dije que quería recuperar mi antigua velocidad y trabajo para ello", dijo Bolt. "Sé que romper un récord es más fácil en un Mundial. Lo puedo lograr".

Pelé, el ídolo, repudiado

SAO PAULO, BRASIL.- “Callado, Pelé es un poeta.”  En los noventa Romario, figura de la selección brasileña de futbol en el mundial de Estados Unidos, soltó esa frase. Ahora –en medio de las protestas populares en Brasil– la repitió.

Diputado federal por el Partido Socialista Brasileño, Romario ha retomado la voz de los futbolistas que se suman a la ola de protestas que sacuden a su país y que condenan los gastos –17 mil millones de dólares de orígenes público y privado– de preparación del Campeonato Mundial que se celebrará en 12 ciudades de Brasil el próximo año, pese a que su partido forma parte de la coalición que respalda a la presidenta Dilma Rousseff.

El mundo futbolístico no es ajeno a las manifestaciones que sacuden a todo el país y que van dirigidas contra la clase política y a favor de mejoras en los servicios públicos y rebajas en las tarifas del transporte.

“Lo repito ahora. Antes lo dije hablando sobre el Mundial de 1998, pero ahora lo repito: Callado, Pelé es un poeta. No está entendiendo nada de nada de lo que está ocurriendo. Y lo que está ocurriendo lo vengo avisando hace años: la FIFA no pagará ningún impuesto y no tendremos legado para el pueblo, que infelizmente no podrá pagar las entradas para ver el Mundial, porque la FIFA no organiza un mundial para el aficionado humilde”, afirmó Romario.

Edson Arantes do Nascimento, tres veces campeón mundial, ha sido repudiado por decir, en plena ebullición de la inconformidad popular, que “lo importante es alentar a la selección y no las protestas”.

Pelé siempre coqueteó con el poder. Fue ministro de Deportes del presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) y ahora es embajador especial de la Copa del Mundo.

Su rostro, con la frase de Romario, apareció en pancartas de algunas manifestaciones en esta ciudad. El rechazo a Pelé se hizo evidente en las marchas organizadas por los comités populares antimundial en las seis ciudades que albergaron la Copa Confederaciones: Brasilia, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Recife, Salvador y Fortaleza.

Otro ídolo del futbol brasileño ha sido criticado por defender la organización del Mundial de 2014 y mantuvo una fuerte polémica con Romario: Ronaldo, El Fenómeno, estrella del Brasil campeón del mundo en 2002. “No se puede organizar un mundial haciendo hospitales”, dijo. Después se disculpó por su dicho y se sumó a las protestas populares, aunque no a las que se oponen a la celebración del certamen.

Ronaldo es un multiusos desde 2010, cuando dejó el futbol profesional. Desde entonces, el máximo artillero de los mundiales se convirtió en miembro del Comité Organizador Local (COL), comentarista de los partidos de la selección para la cadena Globo (dueña de los derechos de transmisión de la FIFA) y agente de imagen del seleccionado Neymar por medio de su firma de mercadotecnia 9ine.

“No vemos problema en la función que está cumpliendo en el COL, que es totalmente voluntaria, sin recibir salario”, dice a Proceso Saint-Clair Milesi, director de Comunicación del Comité Organizador del Mundial.

En su alocución en cadena nacional el viernes 21 tras las manifestaciones que movilizaron a 1 millón de personas –y donde la frase más común en las pancartas fue “Queremos hospitales y escuelas de nivel FIFA”–, Rousseff afirmó que su gobierno “no usó ni un centavo del presupuesto” en el Mundial o en la Copa Confederaciones. “Lo que hicimos fue dar créditos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social a estadios y clubes, créditos que serán cobrados rigurosamente como lo hacemos con todos los préstamos oficiales”, explicó.

Romario y otros críticos sostienen que unos 7 mil millones de dólares fueron gastados en la adecuación de los estadios y que ese dinero provino de algunos presupuestos estatales y municipales.

El gobierno afirma que las obras públicas en las ciudades serán el legado del Mundial. Tales obras están incluidas en el Programa de Aceleración del Crecimiento, el plan de infraestructura con el que Rousseff ganó renombre nacional cuando era jefa de ministros del presidente Lula da Silva.



Callar a la selección



Algunos de los integrantes de la actual selección brasileña se han sumado a las protestas. Antes de que Brasil jugara con México, Neymar, la estrella del equipo, escribió en la red social de Instagram: “Estoy triste por lo que está ocurriendo, porque siempre tuve fe en que no sería necesario llegar al punto de salir a la calle para pedir mejores condiciones de transporte, educación, salud y seguridad, algo que es obligación del gobierno”.

En su mensaje dijo que al partido contra México iba a “entrar al campo inspirado por la movilización”.

En el mismo sentido se manifestaron los también seleccionados Dani Alves y David Luiz.

Pero antes de jugar la semifinal ante Uruguay, el miércoles 19, el plantel brasileño decidió bajar el perfil declarativo y concentrarse en el torneo. La orden partió del coordinador técnico de la selección, Carlos Alberto Parreira, quien afirmó que “futbol y política no deben mezclarse”.

Parreira es uno de los grandes nombres del futbol de Brasil. Fue entrenador de la selección campeona del mundo en 1994 y ayudante técnico de Mario Lobo Zagallo, que logró el subcampeonato en 1998. Además fue el preparador físico de la selección brasileña en 1970, cuando esa escuadra ganó su tercer Mundial.

En ese momento Brasil vivía la peor fase de la represión de la dictadura del general Emilio Garrastazu Médici, quien usó ese torneo para elevar su figura y presentar al equipo de Pelé, Tostao, Gerson, Rivelino y Jairzi­nho como una victoria nacional.

Hay que salir con la cabeza en alto: Arturo González

Luego de caer en Octavos de Final del Mundial del Sub 20 ante España, el jugador de la Selección Nacional, Arturo González,  quien fue que consiguió el único tanto contra los ibéricos, indicó que a pesar de la eliminación, México tiene que salir con la cabeza en alto tras el partido que realizó el equipo.
"Insatisfecho por el resultado, se hizo un gran partido, hay que salir con la cabeza en alto. Nos enfrentamos a un gran equipo, teníamos que mantener el cero atrás y al final cayeron los goles", indicó.
Además, González estableció que la eliminación del Mundial Sub 20 se debe de tomar como una lección.
"Pudimos haber dado más, hicimos un gran partido; aprendamos de esto para que no nos vuelva a pasar", externó.

México no supo concretar y se despide del Mundial Sub 20

El Tri tuvo a la Selección de España en su puño para aplastarla, la hizo como quiso, pero no supo matarla antes de tiempo, y al final terminó perdiendo 2-1 en el último minuto, con lo que se despidió del Mundial.
A La Rojita le bastó jugar bien los últimos 15 minutos para darle la vuelta a un partido que parecía perdido, aunque el Tri se cansó de fallar y con eso dejó vivo a los españoles.
España brincó como favorito a la cancha, pero en menos de dos minutos México le dio un duro golpe que lo puso de rodillas y no se pudo levantar en toda la primera mitad.
El juego no pudo haber iniciado de mejor manera para el Tri, que al minuto 1 sorprendió al conjunto ibérico con un golazo de Alfonso González, quien prendió de volea un centro hecho por Raúl López, para mandar a guardar el balón en las redes y poner adelante al equipo nacional.

La Selección Mexicana sacó el pecho con la ventaja y dominó de principio a fin de los primeros 45 minutos a un conjunto español que seguía noqueado. El equipo azteca atacaba con idea y defendía con intensidad, presionando desde la salida al rival.
Los dirigidos por Almaguer tuvieron la oportunidad de aumentar el marcador, pero le faltó puntería en el último toque. Espericueta y Corona los dos comandantes de la Sub 20, que hicieron una excelente primera mitad, aunque les faltó la cereza del pastel al fallar opciones claras de gol, por lo que se fueron al descanso 1-0.
Para la segunda parte la intensidad del partido bajo, y gracias a eso el equipo español equilibró un poco la balanza y al minuto 50 logró hacer su primer jugada de peligro, la cual aprovechó Richard Sánchez para vestirse de héroe con una gran atajada, manteniendo el cero en el arco Tricolor.
El juego empezó a disputarse más en el medio campo, con un Tri paciente para dar la mordida mortal al primer descuido de La Rojita. Al 66', Tecatico hizo una enorme jugada desparramando jugadores en el área rival, y posteriormente sacó un disparo que fue bien detenido por el guardameta.
España no encontraba la fórmula para para empatar el juego, pero tras un juego perfecto, la pelota parada volvió a ser el dolor de cabeza de México. El Tri se quedó dormido en un tiro de esquina, donde Derik remató solo a segundo poste para emparejar los cartones.

El gol derrumbó el ímpetu del equipo azteca, y con eso La Rojita se apropió del balón en los últimos minutos y jugó a su ritmo. Con el ánimo desmoronado México cayó en impresiones en la zona baja y España aprovechó eso para clavar el 2-1, tras un tiro de Jesé al 90', el cual desvió Fuentes y el portero nacional no alcanzó a reaccionar.

La Selección no tuvo ni tiempo ni capacidad de respuesta y terminó cayendo con el lamento de poder haber eliminado a España, pero la falta de contundencia terminó por ser otra vez su verdugo y México se despide de Turquía en Octavos de Final.