Una obra maestra despliega los caminos de luz del pueblo huichol

*** La visión de ‘Tatutsi Xuweri Timaiweme’, del mara’akame José Benítez, da continuidad a la serie de exposiciones temporales denominada Una pieza, una cultura  *** Mediante un lenguaje asequible y recursos digitales, la exhibición gira sobre cinco ideas que propician un encuentro con la cultura wixarika: el origen, el espacio, la comunidad, el ritual y el destino

 

 

Hace 36 años, el mara’akame (guía espiritual) José Benítez Sánchez, urdió la compleja cosmogonía de su pueblo sobre una gran tabla rectangular. La visión de ‘Tatutsi Xuweri Timaiweme’, una obra maestra en la que están entretejidos los mitos de creación de los wixaritari, es el punto de llegada y partida de Caminos de luz. Universos huicholes, muestra organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Durante la inauguración en el Museo Nacional de Antropología, el antropólogo Diego Prieto, secretario técnico y encargado de la Dirección General del INAH, expresó que con esta exposición “podremos saber que la comunidad wixarika se teje en el origen, en el espacio y en el mito. Y que de acuerdo con su creencia, gracias a ellos, el sol, el ritual y su arte mantienen la eternidad de las fuerzas con las que la vida se conserva”.


Por el vigor que entraña, La visión de ‘Tatutsi Xuweri Timaiweme’ (“Nuestro bisabuelo”) fue seleccionada para continuar la serie de exposiciones temporales del Museo Nacional de Antropología, denominada Una pieza, una cultura. Las vibrantes imágenes formadas de estambre que se despliegan en más de dos metros y medio de ancho por 122 centímetros de alto, esconden vínculos con antiguos relatos que se recrean hasta el día de hoy.

Al centro de la Sala A1 del recinto, sobre una pared que se despliega como un libro, los mitos de esta cultura que hermana a los estados de Nayarit, Jalisco, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí, en un solo territorio, el Gran Nayar, se reproducen a través de una proyección monumental. Una forma creativa y entretenida de adentrar al público en la visión de este pueblo.

El maestro Diego Prieto, secretario técnico del INAH, manifestó que de esta forma, “con los más modernos avances tecnológicos, la institución se hace contemporánea de todos los universos del ser humano para poner en valor piezas emblemáticas de las culturas mexicanas, que constituyen elementos esenciales de nuestro patrimonio arqueológico y etnográfico”.

Acompañado en el presídium por José Enrique Ortiz Lanz y Antonio Saborit, coordinador nacional de Museos y Exposiciones del INAH y director del Museo Nacional de Antropología, respectivamente, Diego Prieto recalcó que Caminos de luz. Universos huicholes, celebra las nuevas miradas que el INAH ofrece sobre las culturas vivas de México, “poniendo así, al alcance de los más jóvenes, la posibilidad de resignificar la pieza como síntesis y portavoz de la cultura a la que pertenece”.

En esto coincidió Pilar Cuairán Chavarría, curadora de la exposición, al señalar que de la colección que integra la Sala Gran Nayar, La visión de ‘Tatutsi Xuweri Timaiweme’ es, sin duda, de la que se desprenden más lecturas para el público. Se trata de un “enorme mosaico que contiene fragmentos de las ideas más representativos de la cosmovisión wixarika, identificándose al menos nueve símbolos, trece deidades y diez de sus episodios mitológicos más importantes”.

Hasta abril de 2017, el visitante tendrá la oportunidad de “descodificar” esta magistral obra realizada por José Benítez (1938-2009), también llamado Yucaye Kukame (“Caminante silencioso”). Una pieza que si bien no tuvo uso ceremonial, fue elaborada “con fundamento, conocimiento e intención ritual. Sus contenidos son propios de la sabiduría de un mara’akame”.

La curadora de Caminos de luz. Universos huicholes, explicó que mediante un lenguaje asequible, la muestra gira sobre cinco ideas para encontrarse con la cultura wixarika: El origen, sección en que se abstrae su pasado mitológico y su vivencia en el presente; El espacio, dedicado a la geografía sagrada, escenario de su acontecer ancestral y contemporáneo; y La comunidad, en donde se revela cómo se entrelaza la vida cotidiana de las comunidades huicholas (una población estimada en 48 mil habitantes).

Las dos ideas que concluyen el recorrido curatorial son El ritual, acercamiento a la manera en que su acontecer cobra sentido mediante un conjunto de ritos; y El Destino, un concepto que engloba el supramundo, la esfera en que habitan sus deidades, en donde se busca la iniciación chamánica y que está “encarnada” en espacios reales, de ahí que el viaje a Wirikuta —el bajío al pie de la sierra de Catorce y el cerro Paritekia— sea una búsqueda colectiva de visiones.

Caminos de luz. Universos huicholes, se apoya en cédulas digitales que despliegan fotografías obtenidas por etnógrafos en temporadas de campo junto a estas comunidades, así como en imágenes de los acervos del Sistema Nacional de Fototecas del INAH y de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas; también cuenta con animaciones que recrean episodios mitológicos de los wixaritari.

Quien desee recorrer a detalle la pieza central, puede hacer uso de las tabletas electrónicas colocadas en la sala, las cuales cuentan con una aplicación que les permitirá conocer más sobre cada elemento de la obra. Asimismo, a través de estaciones táctiles se tiene un acercamiento al trabajo de creación de una tabla ritual huichola, para derivar en una experiencia para diversos públicos, incluidos invidentes y débiles visuales.

Caminos de luz. Universos huicholes, resultado del esfuerzo conjunto de más de 200 profesionales y técnicos, representa a su vez una oportunidad para revalorar y acercarse de un modo distinto a las colecciones etnográficas del Museo Nacional de Antropología.

La exposición está pensada para que las personas con alguna discapacidad tengan plena accesibilidad. Permanecerá abierta hasta abril de 2017, de martes a domingo (9:00 a 19:00 horas). Acceso con el boleto de entrada. Domingos, entrada gratuita a público nacional y extranjeros residentes en México (documento FM vigente). Entrada gratuita a nacionales mayores de 60 años (credencial INAPAM), menores de 13 años, personas con discapacidad, profesores y estudiantes (credencial vigente).