Mañana inicia 2º Encuentro de Investigación Científica y Tecnológica de la UdeC

El objetivo de este evento es generar un cambio en la sociedad para que se valore el trabajo que realizan los investigadores, pues muchas veces éste se desconoce.

Miércoles, 23 de Noviembre de 2016.- Durante dos días, la investigación científica y tecnológica de la Universidad de Colima se concentrará en su segundo encuentro, dirigido al profesorado, alumnado y público en general de Colima, y en el que se dará a conocer lo que investigadores y académicos realizan en su plantel y en los centros de investigación.

Este 2º encuentro de Investigación Científica y Tecnológica de la Universidad de Colima 2016 permitirá que, cada 15 minutos, un investigador universitario de diferente disciplina charle sobre el trabajo científico que está desarrollando.

“Es un esfuerzo para tratar de generar un cambio cultural en la sociedad”, resaltó Juan González García, director general de Divulgación Científica, durante la rueda de prensa ofrecida para anunciar detalles de dicho encuentro: “Este cambio es nuestro objetivo principal, además de enterar a nuestra comunidad de lo que hace su universidad”, enfatizó.

El jueves 24 y viernes 25 de noviembre, en la Biblioteca de Ciencias “Miguel de la Madrid Hurtado”, se ofrecerán tres conferencias magistrales dictadas por las doctoras Elena Cáceres y Tania Ferrer y el doctor Miguel Ángel Tinoco.

Para el resto del encuentro, se programaron 33 charlas, cada 15 minutos, que dictarán alrededor de 30 profesores investigadores provenientes de los cinco campus de la Universidad de Colima: “Ellos son científicos, algunos conocidos y otros en proceso de consolidación, que se dedican a un tema o disciplina en general”, dijo Juan González.

Durante ese tiempo, expondrán de manera precisa y didáctica, con lenguaje de acceso fácil para todas las áreas y todos los niveles académicos, su tema de investigación, explicó por su parte el director general de Investigación Científica, José Clemente Vásquez Jiménez.

Adelantó también que Elena Cáceres Sánchez dictará la conferencia “Holografía: una nueva visión del universo” y Tinoco Zermeño empleará la econometría espacial para hablar de los efectos regionales del crédito bancario. En la tercera conferencia plenaria, Tania Ferrer, especialista en farmacología de canales biónicos, abordará los problemas de arritmias cardiacas.

El director general de Divulgación Científica, Juan González García explicó que la UdeC hace investigación científica y tecnológica; no obstante, “lamentablemente lo que hace la mayoría de los científicos es desconocido en Colima y México. Además, no necesariamente todo el conocimiento científico tiene una aplicación directa”.

Por lo anterior, “estamos tratando de generar un cambio cultural en la sociedad que es nuestro objetivo principal, y que también nuestra comunidad universitaria esté enterada en lo que hace su universidad”, comentó.

González García colocó la investigación científica que realiza la Universidad de Colima por arriba del promedio nacional. Explicó que el número de profesores investigadores de tiempo completo dedicados a la enseñanza y a la investigación son el parámetro que lo indica.

Se consolida grupo mexicano de física de altas energías

 

 

Ciudad de México.  2016 (Agencia Informativa Conacyt).- Con 342 integrantes, la Red de Física de Altas Energías (Red FAE) es una de las Redes Temáticas Conacyt más grandes, destacó el doctor Eduard de la Cruz Burelo, representante de dicha red.


Durante la segunda reunión de la Red FAE, que se realizó del 10 al 12 de noviembre, en Pachuca, Hidalgo, subrayó que esta agrupación surgió desde 2008, cuando nació el programa de Redes Temáticas.


A ocho años de su creación, esta red ha favorecido la colaboración entre los integrantes, lo que les ha permitido tener mayor impacto y presencia en los principales experimentos internacionales.

“A partir de que se creó la red se conformaron grupos de investigación. Antes los investigadores trabajaban cada uno en sus experimentos, ahora trabajan en conjunto”, señaló De la Cruz Burelo.

Además de la colaboración entre los investigadores mexicanos, la red también ha propiciado que los investigadores discutan y se pongan de acuerdo en cuáles serán sus prioridades científicas como comunidad para lograr mayor impacto.

Por estas razones, la red está concentrada en cinco grandes grupos de estudio: cromodinámica cuántica (QCD), física del sabor, física de aceleradores, física fundamental y astropartículas.

El primer grupo estudia la interacción de los quarks; el segundo, la interacción de la fuerza electrodébil; el siguiente es un equipo pequeño pero que en los últimos años ha crecido y se concentra en el desarrollo tecnológico de aceleradores.

El cuarto trabaja principalmente en las teorías, "lo cual es muy importante porque los teóricos nos ayudan a predecir qué tipo de cosas podemos buscar, o bien ayudarnos a entender lo que estamos encontrando con los datos”, mencionó De la Cruz Burelo.


Mientras tanto, el equipo de físicos de astropartículas está concentrado en el estudio de neutrinos y materia oscura. De esta manera, se cubren los principales campos de investigación de la física de altas energías.

Lo cual le ha permitido al grupo de científicos mexicanos desempeñar un papel fundamental en descubrimientos tales como el bosón de Higgs y han obtenido mayor reconocimiento por la comunidad científica internacional.

Además de que han ampliado sus colaboraciones en experimentos como el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), Fermilab, Deutsches Elektronen-Synchrotron (DESY), High Energy Accelerator Research Association (KEK) y Coherent Neutrino Nucleus Interaction Experiment (CONNIE), entre otros.

La Red FAE también ha permitido la formación de recursos humanos altamente capacitados, ya que de los 342 integrantes, la mitad, es decir alrededor de 170, son estudiantes.

“La red siempre apoya a los integrantes, tanto investigadores como estudiantes, para que presenten sus trabajos en congresos internacionales y de esta manera dar a conocer lo que la comunidad mexicana está haciendo”, puntualizó el representante de la red.

Hongos macroscópicos: los centinelas del ecosistema

 

Puerto Escondido, Oaxaca. 17 de noviembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- El doctor en ciencias biológicas José Luis Villarruel Ordaz, jefe de la carrera de biología en la Universidad del Mar (Umar), campus Puerto Escondido, realiza estudios en el área de los hongos macroscópicos (macromicetos), mediante líneas de investigación que destacan su relevancia y distribución en México.


Villarruel Ordaz forma parte también del equipo de investigadores y docentes del Instituto de Genética de la Umar, mismo donde desarrolla la línea de investigación denominada Diversidad de hongos macroscópicos, con el propósito de adquirir conocimiento acerca de la diversidad de hongos en territorio nacional, mediante la elaboración de listados y monitoreo de diferentes taxones de macromicetos.

El estudio de los macromicetos contempla las distintas disciplinas científicas, como la taxonomía, ecología, biogeografía, etnomicología y sistemática. En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, indicó que los hongos son sensibles a los cambios del ecosistema, derivados de la contaminación ambiental, por lo que es importante el estudio multidisciplinario de estos organismos.


Como resultado de estas pesquisas, colaboró con la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el proyecto Ecología de la vegetación secundaria y los hongos como indicadores del estado de conservación de un bosque templado, con la doctora Silvia Castillo Argüero. La investigación generó un diagnóstico del estado de conservación de la cuenca del río Magdalena en la Ciudad de México, a través del análisis de la diversidad de hongos en un bosque templado para ser usados como indicadores biológicos.

En 2013 concluyó el proyecto de investigación Situación actual de la biodiversidad en la región costa y sierra sur de Oaxaca desde la sustentabilidad: el caso de los hongos y el caracol púrpura como patrimonio biocultural, en donde destaca el amplio conocimiento de los habitantes sobre la diversidad de especies de hongos, mismo que es transmitido de generación en generación como prueba de la memoria biocultural de las comunidades indígenas.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Por qué decidió trabajar sobre la línea de investigación de la micología?

José Villarruel Ordaz (JVO): Inicialmente fue por invitación a participar como servicio social en la sección de Micología del Herbario de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Posteriormente al ir conociendo más sobre este grupo de organismos fue creciendo mi interés debido a la enorme diversidad que existe y al poco conocimiento que se tiene de ellos. De este enorme grupo de seres vivos me dedico solo a los hogos macroscópicos o macromicetos.

AIC: ¿Cuál es la importancia de conocer la distribución y hábitat de los hongos?

JVO: Desde el punto de vista ecológico, la distribución de los hongos es importante porque permite establecer patrones de distribución, los cuales podemos correlacionar con diferentes factores como por ejemplo con los diferentes tipos de vegetación. Esto nos puede ayudar para determinar los efectos del impacto humano en esos ecosistemas, así como valorar si existe una alta o baja perturbación o si se trata de áreas muy bien conservadas.

AIC: ¿De qué forma se estudian los hongos para fungir como indicadores de conservación en un ecosistema?


JVO: Los hongos han sido reportados como organismos muy sensibles a los cambios en la vegetación generados por las actividades antropogénicas. Es sumamente importante conocer la diversidad de estos organismos, ya que el conocimiento de los patrones de diversidad sirve para hacer comparaciones en diferentes sitios y esos cambios pueden indicar condiciones ambientales particulares.

AIC: Los hongos son contemplados por la medicina tradicional, particularmente en Oaxaca. ¿Ha utilizado alguno de ellos para el desarrollo de un producto dirigido a la salud?

JVO: Dirigí un proyecto de tesis de licenciatura sobre la actividad biológica de un extracto químico de una especie de macromiceto. Lo interesante de este proyecto es que la especie en cuestión es habitualmente comestible por comunidades indígenas en varios estados de la República Mexicana. Los resultados de esa investigación fueron que dicha especie tiene sustancias químicas que actúan matando o inhibiendo el crecimiento de algunas bacterias como Escherichia coli y Bacillus cereus, concluyendo sobre su uso potencial en la medicina.

AIC: ¿En qué consistió su proyecto Hongos como patrimonio biocultural?

JVO: En este proyecto se valoró la importancia que tiene el conocimiento tradicional como parte de la llamada memoria biocultural que tienen los pueblos originarios, específicamente los zapotecas en la sierra sur y los mixtecos en la región costa de Oaxaca.

En el caso particular de los hongos macroscópicos, el estudio se llevó a cabo con una comunidad zapoteca en el municipio de Santa Lucía Miahuatlán, enclavado en la sierra sur, en el estado de Oaxaca.

Entre los resultados de este proyecto destaca el amplio conocimiento que tienen los habitantes de esa comunidad sobre la diversidad de especies de hongos, principalmente de las especies silvestres comestibles.

Innovan exoesqueleto “desarmable” e “inteligente” para rehabilitación de zonas específicas del cuerpo


Los exoesqueletos son estructuras mecánicas aplicadas al organismo de manera externa y entre sus funciones está el mejorar el movimiento, sostener el cuerpo de personas que sufren de alguna lesión o aumentar la fuerza física para levantar objetos pesados.

A fin de mejorar y ampliar la funcionalidad de estos dispositivos, egresados del Tecnológico Monterrey (ITESM) desarrollan un exoesqueleto que trabaja con inteligencia artificial y está conformado por varias piezas independientes para rehabilitar partes específicas del cuerpo como articulaciones a través de realidad aumentada. El dispositivo adquiere movimiento gracias a señales cerebrales o musculares medidas y a la vez traducidas por el aparato de manera no invasiva.

El doctor Ernesto Rodríguez Leal, profesor del ITESM, explicó que el dispositivo puede adquirir movimiento gracias a una diadema que contiene electrodos, mismos que son encargados de recibir y calcular las señales electroencefalográficas emitidas por el cerebro y las electromiográficas, producidas por los músculos. Estos impulsos eléctricos van a un microprocesador que hace la tarea de clasificar y traducir las señales que mueven el aparato usando algoritmos de inteligencia artificial.

Asimismo, el especialista indicó que además de servir como soporte para personas con alguna lesión o parálisis y fungir como asistente de movimiento, el exoesqueleto contiene un visor de realidad aumentada que muestra espacios tridimensionales que al ser recorridos por el paciente se trabajan las rutinas de rehabilitación en la parte del cuerpo requerida.

Por otra parte, el también investigador del ITESM campus Monterrey, mencionó que el exoesqueleto está conformado por eslabones rígidos de aluminio y fibra de carbono con engranes y motores de corriente directa que tienen como función convertir la energía eléctrica en mecánica y aplicarla en las articulaciones de acuerdo a la necesidad del paciente. A su vez, el aparato cuenta con sensores denominados acelerómetros que son los que determinan la posición de cada eslabón para de esa forma indicar y determinar a los algoritmos de control la coordinación de cada motor.

El tecnólogo regio subrayó que el traje robótico ya patentado tiene como fin ayudarle a una persona de edad avanzada o con problemas de movilidad a pararse, desplazarse, sentarse y mantener el equilibrio. Cabe señalar que los candidatos a utilizar el exoesqueleto son entrenados previamente, para que la computadora pueda identificar y clasificar sus señales cerebrales. A la fecha ya se ha probado y se tienen protocolos clínicos de prueba de los pacientes.

Rodríguez Leal enfatizó en que el dispositivo sería accesible y su diseño puede adquirirse por partes, es decir, se pueden realizar articulaciones independientes con inteligencia artificial dependiendo de la coyuntura que necesite mejor movilidad.

Finalmente, el también ingeniero mecánico acotó que la investigación y experimentación se realiza en el Laboratorio Nacional de Robótica de CONACYT en el Tecnológico de Monterrey y que se busca apoyo económico para poder llevar el diseño al mercado.

Cáncer de mama: atención varones, no sólo afecta a las mujeres

Hay factores que los hombres deben tener en cuenta, como las afecciones a nivel testicular que pueden derivar en neoplasia


La Organización Mundial de la Salud plantea a nivel global que por cada 100 casos del cáncer de seno en damas hay uno en varones, de manera que la identifica como una enfermedad rara o “huérfana”. En México, como en muchos otros países, se cree que el cáncer de mama es una enfermedad exclusiva de mujeres.

“A decir verdad, el hecho de que las glándulas mamarias no se desarrollen en los hombres igual que en las mujeres por efecto de las hormonas, testosterona en concreto, no exenta al varón del cáncer en senos”, explica el doctor Christian Águila, investigador clínico del Instituto Nacional de Cancerología (INCan).

Agrega que el padecimiento no deja de ser raro en varones, pero no alcanzará la incidencia que se presenta en féminas, aunque de 25 años a la fecha la ocurrencia ha aumentado. “Hoy sabemos que el número de casos en Israel o en África supera el promedio mundial de uno por cada 100 mujeres, así como que hay factores a tener en cuenta”, refiere el especialista.

En mujeres, el cáncer de mama se diagnostica en un muy alto porcentaje entre 59 o 60 años de edad, pero en varones la media es 10 años después, es decir, casi a los 70 años. No obstante, ese lapso puede ser la diferencia en el avance de la enfermedad, pues en ellos al ser detectado de forma tardía puede denotar daños de consideración.

En 9 de cada 10 casos masculinos la causa es hormonal, por efectos de estrógenos y progesterona principalmente; se reconoce como la forma menos agresiva y que manifiesta un avance más lento. Para su atención lo indicado son medicamentos orales, como tamoxifeno, a los largo de 3 a 5 años, aunque los efectos secundarios no son tolerados por todos los pacientes, y en 60 por ciento de los casos abandonan el tratamiento y tienen un fatal desenlace.

Otro de los factores de riesgo es haber padecido trastornos a nivel testicular, por ejemplo, hernias inguinales en el nacimiento, criptorquidea (cuando uno de los testículos no desciende a los largo de la vida al escroto), inflamación por traumatismo o infección viral, o bien extirpación.

Por otra parte, anormalidades genéticas pueden ser derivativas de cáncer de seno en hombres; un ejemplo de ello se explica de la siguiente forma: las mujeres normalmente tienen dos cromosomas X, en tanto que los hombres tienen un cromosoma X y uno Y, pero cuando el varón nace con un X extra, XXY, se denomina síndrome de Klinefelter y quien lo padece tiene 50 por ciento de riesgo para desarrollo de cáncer de este tipo.

Otro factor a considerar es el hereditario en línea directa, es decir, si la madre del hombre tuvo cáncer de seno. Cuando este es el caso, en los exámenes de diagnóstico se busca como detonante el gen BRCA 2, y que de no detectarse a tiempo puede ser más invasor.

Es así que el investigador clínico del INCan identifica tres factores ante los cuales hay que prestar atención: las afectaciones en testículos, ser receptor hormonal positivo y la mutación del gen BRCA 2.

“Hay ocasiones que en los hombres hay un natural aumento de mamas (ginecomastia) y aunque no se alcanzará el tamaño de una mujer no quiere decir que sea factor —refiere el doctor Christian Águila, y añade—. El tratamiento al cáncer de mama en varones se ha ido conociendo a partir de la revisión de casos históricos, no hay un patrón a seguir, y en muchos casos se han empleado los mismos métodos que se prescriben a las mujeres”.

No es raro que el cáncer en varones se reconozca cuando tiene un avance significativo, con posibilidades de haber hecho invasión a los ganglios de la axila, ante lo cual se considera una cirugía para retirar tumor y tejidos afectados, pero el pronóstico no siempre es alentador.

Actualmente se lleva una importante investigación sobre cáncer de mama en varones a nivel internacional, la cual identifica características y cualidades de casos específicos para describir el problema y poder enfrentarlo. Por México, el INCan participa con los estudios registrados de 20 años a la fecha, y los de reciente identificación serán seguidos por 30 meses.

“No tenemos un dato preciso del registro en México, pero lo que podemos entender es la relación 100 a uno entre mujeres y hombres, como la media internacional”, incide el especialista.

Dado que no hay un programa preventivo o informativo, lo que podemos hacer es recordar que la enfermedad puede estar presente, y que ante cualquier anormalidad en el pezón o la detección de un pequeño abultamiento en la región cercana debe acudirse al médico para determinar pruebas de diagnóstico. Asimismo, la autoexploración es una sugerencia, sobre todo en quienes han experimentado un problema testicular.