NOTICIAS DE ÚLTIMA HORA

Incorporar a quienes laboran en disciplinas artísticas al régimen de seguridad social

La diputada Margarita Saldaña Hernández (PAN), presidenta de la Comisión de Cultura y Cinematografía, impulsa una iniciativa que plantea reformar el artículo 13 de la Ley del Seguro Social con el propósito de que compositores, escritores, actores, músicos y creadores de las diversas disciplinas artísticas se puedan integrar voluntariamente a un régimen de seguridad social.

 

La legisladora sostuvo que con la propuesta se prevé dotar de protección y apoyo en materia de seguridad social al gremio cultural, pues en la actualidad no cuentan con sistema de salud, lo cual los coloca en una situación de vulnerabilidad.

 

Agregó que estas medidas buscan brindar a quienes se dedican a las disciplinas artísticas la facilidad de acceder a la asistencia médica en casos de enfermedad general, accidente de trabajo o riesgo laboral, así como las previsiones relativas a la maternidad y las prestaciones que aseguren ingresos en el caso de pérdida de capacidades laborales, vejez y muerte.

 

Subrayó que es fundamental que se establezca en la fracción I del artículo 13 de la Ley del Seguro Social que a este sector se le brinde protección y acceso a la seguridad social como cualquier beneficiario.

 

Explicó que es labor de los legisladores dar certeza jurídica, de manera inmediata, con la intención de integrarlos a un régimen obligatorio del seguro social, permitiéndoles la posibilidad de su incorporación voluntaria, ya sea individual o colectiva, tal y como sucede con cualquier otro tipo de trabajador.

 

Afirmó que de esta manera se permitirá al artista, intérprete o ejecutante, al autor y al gestor del ámbito de la cultura acceder a esquemas integrales de seguridad social, al amparo de la norma que lo regula y a un costo accesible.

 

Saldaña Hernández destacó que una ventaja de la inscripción voluntaria al régimen obligatorio será garantizar a los trabajadores de las expresiones artísticas, que sin intermediarios ni terceros, accedan al sistema de seguridad social.

 

Añadió que de no realizarse estas acciones, se tendría que conformar un Fideicomiso, lo cual implica el arrendamiento o adquisición de un inmueble para su establecimiento, el costo por la constitución del mismo, la operación diaria y el gasto en personal burocrático, todo ello con cargo a la aportación individual del asegurado, con lo que su inscripción se encarecería de manera significativa.

 

La diputada concluyó que la iniciativa pretende terminar con la opacidad, pues en un Fideicomiso existiría la posibilidad de que las autoridades del ámbito cultural, inscriban de manera discrecional a algunos, dejando fuera a otros.

La Vitrina despide el año con la exposición No tengo futuro contigo

El artista oaxaqueño Joel Gómez presentará una instalación de arte textil titulada No tengo futuro contigo que será inaugurada el próximo jueves 18 de diciembre a las 19:00 horas, en “La Vitrina” del Ex Convento del Carmen como parte de las actividades de la Coordinación de Artes Plásticas de la Secretaría de Cultura de Jalisco. La exposición permanecerá hasta el 1 de febrero de 2015.

 

La pieza tejida en rafia y acompañada de elementos sonoros, fue realizada específicamente para este espacio. “Plantea la idea del tiempo como un ritmo permanente que fluye de pasado a futuro y que afecta a todos por igual”, señala el artista. También “cuestiona el grado de interrelación personal entre un individuo y otro, de ausencia o presencia de compromiso, ya que los tiempos son medibles no solo en planos físicos sino también psicológicos”.

 

Joel Gómez originario de Ejutla de Crespo, Oaxaca, estudió la Licenciatura en Arquitectura. Ha expuesto de manera colectiva en más de 50 ocasiones en Bélgica, Inglaterra, Francia, Canadá, España, Chile, Estados Unidos y México. Individualmente su trabajo se ha expuesto en distintos estados del país. Ha sido becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes Oaxaca, en las emisiones 2000, 2006, 2009, 2011 y en la actualidad se encuentra seleccionado dentro del Festival de Artes Visuales de Campeche donde realizará un proyecto con pescadores de la zona.

Llega el expresionismo y la gracia de Georg Rauch a Jalisco

 

El trabajo artístico de retrospectiva del óleo del pintor austriaco Georg Rauch (1924-2006) arribará al museo de sitio del Palacio de Gobierno, mientras que su obra gráfica será exhibida en el Centro Cultural “González Gallo” en Chapala, Jalisco.

 

Organizado por la Secretaría de Cultura (SC) de Jalisco, la exposición Pintura Georg Rauch constará de 35 óleos del artista nacido en Salzburgo, Austria, quien es considerado como un creador del estilo definido como “surrealismo sensual” o “expresionismo alemán tardío”.

 

Los temas de los óleos de Rauch revelan directamente las experiencias de su vida. Las máscaras de los payasos o arlequines proveen un formato ligeramente disfrazado para la expresión de su propio estado emocional, mientras que sus desnudos tranquilos, idealizados, son un homenaje a la belleza del sexo justo.

 

Por otra parte, la exposición Obra Gráfica de Georg Rauch, se expondrá en Chapala, la cual consta de 21 carteles que presentan su faceta como diseñador y publicista.

 

Ya sea trabajando en proyectos personales o por encargo, el artista utiliza su conocimiento como artista plástico para lograr una síntesis, en donde la transmisión del mensaje es claro, concreto y ameno.

 

La exposición Pintura Georg Rauch será inaugurada mañana 11 de diciembre a las 19:00 horas, en tanto que la muestra Obra Gráfica se exhibirá el próximo 13 de diciembre a las 12:00 horas, en Chapala, Jalisco. La entrada es libre.

Encuentran investigadores en retablo del Siglo XVIII detalles y objetos ocultos

*La técnica de espectroscopia de equipo multidisciplinario también aplica en temas de historia; biomedicina, semiconductores e industria.

 

Un equipo multidisciplinario de investigación que encabezan especialistas del Centro de Investigación en Óptica (CIO) dió a conocer que en dos cuadros del retablo lateral de la Parroquia de Nuestra Señora de la Purísima Concepción, en Purísima del Rincón, Guanajuato de Hermenegildo Bustos identificaron tres capas con una serie de modificaciones no registradas y que a simple vista no pueden verse.

Estos cuadros fueron originalmente pintados en la primera mitad del siglo XVIII, retocados a principio del XIX y en 1903, tal y como ahora se aprecian. Durante un mes, los especialistas de CIO trabajaron con la técnica de espectroscopia en terahertz por medio de la cual generaron “imágenes escondidas” de la obra, reconstruyeron varios detalles y objetos que se encontraban en capas anteriores que ahora no son visibles.

El doctor Enrique Castro Camus de CIO explica que por medio de dicha técnica lograron ver las imágenes originales y los retoques de 1816 y 1903. En el primero hay candelabros y cortinas que Hermenegildo Busto decidió eliminar en 1903.

“Lo que hacemos es mandar un pulso de luz muy corto que llegue a la superficie de la obra; ahí se refleja parte de la luz y de manera sucesiva en cada capa de la pintura. Luego, detectamos el pulso de regreso, buscamos los ecos y de esta manera reconstruimos lo que hay en las capas interiores”.

Agrega que la técnica se aplica punto por punto y se recupera capa por capa mediante un software diseñado por el alumno Arturo Hernández.

De acuerdo con el especialista, esta técnica es de luz infrarroja lejana o “luz de terahertz” “es un tipo de luz entre el infrarrojo y las microondas, con esta es posible reconstruir capas delgadas de las pinturas”.

El doctor Castro Camus indica que durante un mes tuvieron acceso a las dos pintura originales, las estudiaron y de acuerdo al análisis de los datos obtenidos concluyen que mediante la técnica de espectroscopia en terahertz pueden reconstruir capas de obras e identificar en qué elementos hay cambios y ver lo que está oculto.

 

Un poco de historia

 

La idea de analizar los cuadros del retablo de la Purísima del Rincón en Guanajuato de Hermenegildo Bustos fue de una alumna de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente en Guadalajara, Montserrat Gómez, egresada de la Licenciatura en Restauración de Bienes Muebles y decidió hacer su tesis en CIO.

Contactó con su universidad, el Colegio de Michoacán y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de Guanajuato; se les planteó la idea de analizar los cuadros con esta técnica, ya que de acuerdo con el registro histórico, muy escueto, fueron retocados en varias épocas.

Después de realizar los trámites, el INAH les prestó a los investigadores dos cuadros, y los llevaron al laboratorio de CIO.

“Una vez analizados generamos imágenes de las capas escondidas de la pintura, mediante la técnica de espectroscopia en terahertz y logramos reconstruir muchos detalles y objetos que se encontraban en las capas anteriores que no son visibles en la última versión”.

Con esta técnica, los investigadores demostraron que tienen la capacidad de hacer reconstrucción tridimensional de cada una de las capas de pintura que hay detrás de la misma obra y, por otro lado, obtuvieron datos de interés para los historiadores y las personas que trabajan en la conservación del arte.

Con este resultado previo –señala Castro Camus-, podemos ofrecer esta herramienta a investigadores del INAH o especialistas en el área de patrimonio cultural y conservación de arte.

“El conjuntar ciencia y otras áreas disciplinarias puede rendir frutos interesantes; además del área cultural, podemos aplicar la técnica en biomedicina, celdas solares y semiconductores”, concluye el especialista de CIO.

Expertos preservan el arte rupestre de Baja California

*** En El Vallecito, especialistas del INAH desarrollan un proyecto de conservación, a la vez que generan un modelo de atención para este tipo de sitios en el Norte de México  ** Se trata del lugar con manifestaciones gráficas más importante de los indígenas kumiai y el más representativo del estilo La Rumorosa

 

Parte de la historia antigua de la península de Baja California quedó plasmada en los afloramientos rocosos de la Sierra de Juárez, donde la fuerza del viento no ha podido borrar cientos de pinturas rupestres elaboradas por los kumiai posiblemente desde hace 500 años. Para contrarrestar el deterioro que el paso del tiempo causa en estas páginas de piedra que describen el pensamiento indígena, manos expertas de restauradores trabajan desde 2013 en un proyecto de conservación que ya comienza ha desvelar avances.

 

El sitio arqueológico se llama El Vallecito, ubicado al norte del estado de Baja California, en una planicie desértica dentro de la Sierra de Juárez. Constituye la zona de manifestaciones gráfico-rupestres más importante de la entidad, donde se identificó el estilo pictórico La Rumorosa, caracterizado por figuras humanas de grandes extremidades, principalmente dedos de pies y manos, y por una paleta roja en diversas tonalidades.

 

Investigaciones arqueológicas, a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), han derivado en el registro de 23 resguardos con pintura dentro de la poligonal de 180 hectáreas, de los cuales cinco están abiertos al público. El proyecto busca estabilizar y conservar los principales resguardos con manifestaciones, contrarrestando las acciones de cambios extremos de temperatura que en invierno desciende bajo cero y en verano puede alcanzar los 50 grados; así como la acción del viento que llega con gran fuerza arrastrando materiales y adhiriéndolos a las obras hasta formar una capa que evita apreciarlas en todo su esplendor.

 

Los trabajos del plan, denominado Proyecto de Conservación del Sitio Rupestre El Vallecito, Baja California, actualmente están enfocados en atender las áreas abiertas al público. Paralelamente, en dichos resguardos, el proyecto realiza diagnósticos y monitoreo en los paneles cerrados a la visita, con un avance de 10 resguardos concluidos y 13 en proceso de diagnóstico.

 

Durante el tercer trimestre del año en curso, un equipo de cinco restauradores, dirigidos por la especialista Sandra Cruz, finalizó en 90 por ciento la atención del resguardo más extenso y con mayor cantidad de discurso pictórico, conocido como Cueva del Indio, uno de los más significativos del sitio.

 

Asimismo, la intervención se extendió a otro resguardo llamado El Diablito, donde los trabajos están en la etapa de monitoreo medioambiental y estudio de las capas pictóricas y de las rocas donde están plasmados los motivos gráficos, labor que debe realizarse previamente a la intervención, informó la restauradora.

 

El Diablito es un diseño de forma humana pintado en rojo, porta un tocado que el imaginario popular ha interpretado como cuernos. La figura es emblema del sitio, se conoce principalmente porque cuando ocurre el solsticio de invierno entra un rayo de luz al resguardo donde está plasmado e ilumina sus ojos.

 

Sandra Cruz detalló que, a la par de los trabajos de conservación, se ha desarrollado investigación interdisciplinaria aplicada a la conservación del sitio, a través de estudios de caracterización de las pinturas rupestres, de procesos y mecanismos de deterioro, así como de impacto ambiental.

 

También se han levantado datos y realizado estudios para el desarrollo de propuestas de diseño de sistemas de desagüe en las áreas con pinturas. Se aprovechan tecnologías modernas como la fotogrametría 3D, aplicada en levantamientos tridimensionales volumétricos de los diferentes resguardos para realizar registro; visores térmicos IR digitales y data-loggers (medidores digitales de temperatura y humedad superficial) que se usan en cada panel. Además se lleva a cabo el registro documental, fotográfico y de contexto.

 

A la par, el proyecto recopila información respecto a la antigua tecnología aplicada para realizar las pinturas, principalmente para detectar capas de pigmentos sobrepuestas, ya que en una misma área hay plasmados diversos diseños que parecen corresponder a diferentes épocas históricas. La mejor ubicada en términos de estilo artístico es La Rumorosa, elaborada por lo menos hace 500 años, durante los periodos de ocupación más tardíos del lugar.

 

Sin embargo, el sitio tiene una historia cultural más amplia, hay evidencias arqueológicas que se remontan hasta 3,000 años, por lo que algunos diseños podrían haber sido creados desde entonces, aunque hace falta realizar un fechamiento directo en los pigmentos para confirmarlo, comentó Sandra Cruz.

 

Uno de los avances en materia de investigación asociada con la conservación se refiere a la composición de los principales pigmentos con que fueron plasmadas las obras. Los  restauradores han identificado una paleta amplia de tonalidades rojizas, naranjas, ocres, blancas y negras. Varios de los colores fueron elaborados a base de óxidos de hierro hidratados en diferentes niveles, lo que da la tonalidad. Los blancos, por ejemplo, son de carbonato o sulfato de calcio, y los negros se obtuvieron de humo.

 

En este momento se llevan a cabo estudios para identificar los aglutinantes, es decir, los componentes con los que se integró la capa pictórica, generalmente elaborados con productos orgánicos.

 

Finalmente la restauradora perito del INAH comentó que el proyecto, impulsado por la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, conjunta esfuerzos y se suma a las acciones del Centro INAH-BC para brindar atención integral al sitio, buscando a la vez generar un modelo de atención para sitios rupestres en el Norte de México. Sandra Cruz participó en el Simposio Internacional de Historia, Antropología y Estudios Culturales de las Tres Californias, que se llevó a cabo en La Paz, BCS, hace unos días.