NOTICIAS DE ÚLTIMA HORA

Fallece la historiadora y crítica de arte Raquel Tibol

México.- La crítica de arte, cronista, historiadora, promotora cultural y periodista Raquel Tibol falleció ayer a los 91 años de edad en la Ciudad de México, indicaron medios nacionales de comunicación. 

 

Tibol, nacida en Argentina en 1923 y nacionalizada mexicana en 1961, publicó más de 40 libros sobre el arte mexicano y latinoamericano, entre ellos “Pasos en la danza mexicana”; “Siqueiros: vida y obra”; y “Frida Kahlo, una vida abierta”, entre otros.

 

Colaboró en diversos diarios y revistas como La Jornada, Proceso, Excélsior, y Siempre!, entre otros. Recibió el Premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez en 1998, y en 2007 el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma Metropolitana.

A propósito de “Pop Art”

¿Quién acude a una exposición de pop art como si se tratara de un concierto de rock?

Un análisis sobre el fenómeno cultural que provocó la exposición Obsesión infinita de  la artista japonesa Yayoi Kusama en el Museo Rufino Tamayo de la Ciudad de México, realizó la maestra en Estudios Cinematográficos por el CUAAD, Lorena Ortiz, quien es profesora del Taller de Fotografía y Video Etnográfico del Departamento de Historia del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la UdeG.

 

En un recorrido por el Tamayo, Ortiz prepara este video en el que destaca que la presencia de la obra de Kusama en este museo sobrepasó las expectativas en cuanto al número de visitantes: 335 mil. Dice que desde su inicio hasta el final de la exposición hubo un lleno total todos los días.

 

Obsesión infinita fue la primera muestra retrospectiva en América Latina de una de las artistas japonesas más relevantes de nuestro tiempo; la exposición estuvo conformada por más de 100 obras creadas entre 1950 y 2013, que incluye pinturas, trabajos en papel, esculturas, videos, performance e instalaciones.

{youtube}FsDN5D3PkEY{/youtube}

Restauran retablos barrocos en la mixteca oaxaqueña

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) finalizaron la restauración de cinco retablos barrocos que fueron atendidos in situ en las comunidades de Teotongo, Tejupan y Suchixtlahuaca, en la Mixteca Alta oaxaqueña.

 

Luego de concluir la intervención, recientemente el INAH hizo entrega de estos bienes culturales a sus comunidades. Los trabajos formaron parte de un proyecto de recuperación que realiza el área de conservación de altares y retablos de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), dirigida por el restaurador Luis Huidobro. 

 

En el templo de San Cristóbal, en la comunidad de Suchixtlahuaca, se trabajó en el retablo principal de finales del siglo XVIII, de 12 metros de altura, dedicado al santo patrono, y uno lateral de la misma época, de 4 metros de altura.

 

El restaurador explicó que el lienzo del retablo, alusivo al Juicio Final, está firmado por Miguel de Mendoza, pintor de la época novohispana. “Lo que más llama la atención es que integra desnudos, que es algo poco común, porque el Concilio de Trento estableció que las pinturas tuvieran el decoro suficiente, así que no sabemos cómo permitieron este tipo de imágenes, que es como estar viendo estampas de Rubens o Miguel Ángel”.

 

“Una vez intervenidas las obras, se logró recuperar el 85 por ciento de la capa de oro y los repintes fueron eliminados. Los desnudos, que en algún momento fueron opacados, ya se aprecian nítidamente”, puntualizó Huidobro. 

 

El especialista mencionó que las obras de Miguel de Mendoza reflejan la calidad técnica del pintor en el uso de luces y sombras en la representación de sus personajes, la construcción de texturas a base de veladuras (tinta transparente que se aplica para suavizar el torso de lo pintado). Algunas de sus creaciones se encuentran en comunidades de Oaxaca, Puebla y Guadalajara. 

 

En el caso de la comunidad de Tejupan, explicó, se entregó del retablo dedicado a El Señor de los Trabajos, cuyas dimensiones son de 6 metros de altura por 4 metros de ancho. Durante nueve años se han atendido siete retablos  barrocos que van del siglo XVI al XVIII, y uno neoclásico de principios del siglo XIX, todos pertenecientes al templo de Santiago Apóstol.

 

“El retablo El Señor de los Trabajos, fechado en 1849, fue objeto de limpieza y se hicieron labores de reestructuración. También se atendió la pintura que representa la advocación de este mismo Cristo, de 3 metros de alto por 2 metros de ancho”.

 

Finalmente, en Teotongo se entregó el retablo principal del templo de Santiago Matamoros (de 11 metros de altura y que data del siglo XVIII), el cual ameritó dos temporadas de trabajo. 

 

El restaurador Luis Huidobro puntualizó que “la intervención de estas obras tienen como finalidad recuperar sus valores agregados: su historia, tecnología, estética; de eso se trata la restauración, de rescatar la esencia”, concluyó.

El brillante proyecto del Museo de la Luz

México, DF. 19 de enero de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- El Museo de la Luz, en el marco del Año Internacional de la Luz 2015, plantea la construcción de nuevas instalaciones, las cuales serán muestra de la unión entre la ciencia y el arte para transmitir el conocimiento mediante experiencias cotidianas. El museo es el único en el mundo que tiene a la luz como protagonista. 

 

A raíz de la iniciativa que presentó el gobierno mexicano a la Asamblea General de las Naciones Unidas, se proclamó al 2015 como el Año Internacional de la Luz y las Tecnologías Basadas en la Luz, donde México es representado ante el Comité Directivo Internacional por la doctora Ana María Cetto, actual directora del Museo de la Luz. 

 

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Ana María Cetto, el físico José Ramón Hernández Balanzar, la maestra en Ciencias Gabriela Sara Guzzy Arredondo y el físico Federico Nájera Febles, integrantes del equipo del proyecto de renovación del Museo de la Luz, comentaron que se plantea al museo como un punto de encuentro entre la ciencia, la tecnología y el arte.

 

La nueva sede, la cual estará ubicada en la zona cultural de Ciudad Universitaria y abarcará una superficie de 9 mil 740 metros cuadrados, se prevé como un espacio permanente con proyección nacional e internacional a través de sus exposiciones y actividades, al emplear la ciencia, la tecnología y el arte para exponer los conceptos sobre la luz asociados a experiencias habituales de los visitantes.

 

Las grandes áreas temáticas implícitas dentro de este proyecto están diseñadas para visualizar la luz en todas sus facetas, ya sea en la naturaleza, en el universo, en la energía, en la salud y en las artes, y son plasmadas a lo largo del museo. “No habrá una sala donde se abarque un tema en particular; así, a pesar de que hay una sala designada para arte, no quiere decir que no se encuentre en todo el museo, al igual que la ciencia”, expresó Ana María Cetto. 

Concluye restauración de retablo sobre la pasión en santuario de Ocotlán, Tlaxcala

El retablo de la Pasión de Cristo, que forma parte del conjunto de tres estructuras que alberga el santuario de Nuestra Señora de Ocotlán, en el estado de Tlaxcala, ha recobrado su estabilidad, brillantez, policromía y los elementos decorativos que perdió con el paso del tiempo, lo que permite admirar nuevamente la pieza en todo su esplendor.

 

Creado a mediados del siglo XVIII, dicha obra escultórica vuelve a brillar con la intensidad de hace 300 años, luego de la restauración efectuada por un equipo de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

El retablo de la Pasión de Cristo mide 10.80 metros de altura y está totalmente dorado, con esculturas policromadas en su mayoría y sólo algunos elementos estofados que fueron modificados en el siglo XIX, a los que se les detectó mediante calas. 

 

Las imágenes del retablo de la Pasión representan a la Virgen Dolorosa, Jesús Nazareno, la Crucifixión y la Piedad, y hay un elemento pictórico alusivo al Divino Rostro.

 

La intervención de este bien cultural fue coordinada por la restauradora Claudia Jazziel Lumbreras Delgado, del Centro INAH Tlaxcala, cuyos trabajos comenzaron en mayo y concluyeron en diciembre.

 

Las labores de restauración permitieron corregir el desajuste de paneles, así como de molduras y de algunas tallas que se habían desprendido. Además de su fumigación, se le hizo limpieza, y la consolidación, fijado de escamas, resane y aplicación de hoja de oro. También se repusieron piezas faltantes con base en información documental.

 

La especialista informó que, paralelamente a la restauración del retablo de la Pasión de Cristo, se comenzó la atención del dedicado a la Virgen de Ocotlán, que ocupa la parte central del templo y mide 11.08 metros, cuyos trabajos permitieron que recobrara su estabilidad material así como el brillo de su superficie dorada, con un avance de 50%.

 

Dicha obra es la más antigua del templo, presenta una fina aplicación de hoja de oro y decoración muy detallada a base de flores y conchas. Sus esculturas estofadas son las originales y representan a san Joaquín, santa Ana, san José, san Juan Bautista, santa Isabel y san Juan Evangelista.

 

En la intervención de ambas obras participó un equipo de 28 personas entre restauradores, talladores, técnicos, ayudantes y arquitectos, coordinados por Claudia Jazziel Lumbreras. 

 

Se tiene proyectado continuar con la intervención del retablo de la Virgen de Ocotlán y comenzar la rehabilitación de un tercero dedicado a la Virgen de Guadalupe (de 11.16 metros de altura), que fue el último en crearse, lo cual se advierte en la técnica de manufactura y la ornamentación.

 

Por último, la restauradora comentó que la sociedad civil ha estado atenta al proceso de restauración y que el INAH ha ofrecido charlas a los padres y feligreses sobre cuestiones de conservación preventiva, en particular, sobre los cuidados que deben tener cuando la Virgen sale en procesión, dado que es la patrona de Tlaxcala, cuya festividad se realiza en mayo.

 

El santuario de Ocotlán es considerado uno de los más importantes de la entidad, e incluso llegan peregrinaciones de estados aledaños como Puebla.